Biblia online - Dios Habla Hoy

Capítulo 11

1¡Ojalá me soportaran ustedes un poco de locura! Como quieraque sea, sopórtenme.
2Porque el celo que siento por ustedes es un celo que viene deDios. Yo los he comprometido en casamiento con un solo esposo,Cristo, y quiero presentarlos ante él puros como una virgen.
3Pero temo que, así como la serpiente engañó con su astucia aEva, también ustedes se dejen engañar, y que sus pensamientosse aparten de la actitud sincera y pura hacia Cristo.
4Ustedes soportan con gusto a cualquiera que llega hablándolesde un Jesús diferente del que nosotros les hemos predicado; yaceptan de buena gana un espíritu diferente del Espíritu que yarecibieron y un evangelio diferente del que ya han aceptado.
5Pues bien, yo no me siento inferior en nada a esossuperapóstoles que vinieron después.
6Aunque yo sea torpe en mi modo de hablar, no lo soy en cuanto aconocimientos; y esto se lo hemos demostrado a ustedes siempre y entodos nuestros hechos.
7¿Será que hice mal en anunciarles el evangelio de Dios sincobrarles nada, humillándome yo para enaltecerlos a ustedes?
8Les he quitado su dinero a otras iglesias, al aceptar que ellosme pagaran para poder servirles a ustedes.
9Y cuando estando entre ustedes necesité algo, nunca fui unacarga para ninguno; pues los hermanos que llegaron de Macedonia medieron lo que necesitaba. Procuré no ser una carga para ustedes, yasí seguiré haciéndolo.
10Tan seguro estoy de que conozco la verdad de Cristo, como deque nadie me va a quitar este motivo de orgullo en toda la regiónde Acaya.
11¿Por qué hablo así? ¿Será porque no los quiero a ustedes?¡Dios sabe que sí los quiero!
12Pero voy a seguir haciendo lo que hago, para no daroportunidad a esos que andan buscando pretexto para tener un orgullocomo el nuestro;
13pues no son más que falsos apóstoles y engañadores que sedisfrazan de apóstoles de Cristo.
14Y esto no es nada raro, ya que Satanás mismo se disfraza deángel de luz;
15por eso resulta muy natural que sus servidores pretendanaparecer como defensores de la justicia. ¡Pero habrán de terminarcomo sus hechos merecen!

Sufrimientos de Pablo como apóstol

16Vuelvo a decirles que nadie piense que estoy loco; pero siasí lo piensan, déjenme que les hable como un loco, para quetambién yo pueda gloriarme un poco,
17aunque esta manera de gloriarme sea más bien una locura y nopalabras que el Señor apruebe.
18¡Ya que hay tantos que se glorían de sus propios méritos,también yo me gloriaré!
19Ustedes son muy sabios, pero soportan de buena gana a loslocos,
20y soportan también a aquellos que los obligan a servir, quelos explotan, que los engañan, que los tratan con desprecio o quelos golpean en la cara.
21Aunque me da verguenza decirlo, ¡nosotros fuimos demasiadodébiles para portarnos así! Pero si los otros se atreven a jactarse, también yo meatreveré, aunque esto sea una locura.
22¿Son ellos hebreos? Yo también. ¿Son israelitas? Yotambién. ¿Son descendientes de Abraham? Yo también.
23¿Son siervos de Cristo? Yo lo soy más que ellos, aunque aldecir esto hablo como un loco. Yo he trabajado más que ellos, mehan encarcelado más veces que a ellos, he sido azotado más queellos, y muchas veces he estado en peligro de muerte.
24En cinco ocasiones los judíos me castigaron con los treinta ynueve azotes.
25Tres veces me apalearon, y una me apedrearon. En tresocasiones se hundió el barco en que yo viajaba, y, a punto deahogarme, pasé una noche y un día en alta mar.
26He viajado mucho, y me he visto en peligros de ríos, enpeligros de ladrones, y en peligros entre mis paisanos y entre losextranjeros. También me he visto en peligros en la ciudad, en elcampo y en el mar, y en peligros entre falsos hermanos.
27He pasado trabajos y dificultades; muchas veces me he quedadosin dormir; he sufrido hambre y sed; muchas veces no he comido; hesufrido por el frío y por la falta de ropa.
28Además de estas y otras cosas, cada día pesa sobre mí lapreocupación por todas las iglesias.
29Si alguien enferma, también yo enfermo; y si hacen caer aalguno, yo me indigno.
30Si de algo hay que gloriarse, me gloriaré de las cosas quedemuestran mi debilidad.
31El Dios y Padre del Señor Jesús, que es digno de alabanzapor siempre, sabe que digo la verdad.
32Cuando estuve en Damasco, el gobernador que servía al reyAretas puso guardias a las puertas de la ciudad, para que mearrestaran;
33pero hubo quienes me bajaron en un canasto por una ventana dela muralla de la ciudad, y así escapé de sus manos.

Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996 (http://www.unitedbiblesocieties.org).

Ver en otras versiones:


N V IRV 1909RV 1960RV 1995B L AD H H
Biblia online
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Estudios en video

Predicaciones cristianas: La enfermedad de Lázaro (Juan 11:1-5)
Predicaciones cristianas: La enfermedad de Lázaro (Juan 11:1-5)

Libros electrónicos

Comentario bíblico de 2 Timoteo
Comentario bíblico de 2 Timoteo
Descarga gratuita