Biblia online - Nueva Versión Internacional

Job 34

Eliú justifica a Dios

1También dijo Eliú:
2"Ustedes los sabios, escuchen mis palabras; ustedes los instruidos, préstenme atención.
3El oído saborea las palabras, como saborea el paladar la comida.
4Examinemos juntos este caso; decidamos entre nosotros lo mejor.
5"Job alega: Soy inocente, pero Dios se niega a hacerme justicia.
6Tengo que resultar un mentiroso, a pesar de que soy justo; sus flechas me hieren de muerte, a pesar de que no he pecado.
7¿Dónde hay alguien como Job, que tiene el sarcasmo a flor de labios?[1]
8Le encanta hacer amistad con los malhechores y andar en compañía de los malvados.
9¡Y nos alega que ningún provecho saca el hombre tratando de agradar a Dios!
10"Escúchenme, hombres entendidos: ¡Es inconcebible que Dios haga lo malo, que el Todopoderoso cometa injusticias!
11Dios paga al hombre según sus obras; lo trata como se merece.
12¡Ni pensar que Dios cometa injusticias! ¡El Todopoderoso no pervierte el derecho!
13¿Quién le dio poder sobre la tierra? ¿Quién lo puso a cargo de todo el mundo?
14Si pensara en retirarnos su espíritu, en quitarnos su hálito de vida,
15todo el género humano perecería, ¡la humanidad entera volvería a ser polvo!
16"Escucha esto, si eres entendido; presta atención a lo que digo.
17¿Puede acaso gobernar quien detesta la justicia? ¿Condenarás entonces al Dios justo y poderoso,
18al que niega el valor de los reyes y denuncia la maldad de los nobles?
19Dios no se muestra parcial con los príncipes ni favorece a los ricos más que a los pobres. ¡Unos y otros son obra de sus manos!
20Mueren de pronto, en medio de la noche; la gente se estremece y muere; los poderosos son derrocados sin intervención humana.
21"Los ojos de Dios ven los caminos del hombre; él vigila cada uno de sus pasos.
22No hay lugares oscuros ni sombras profundas que puedan esconder a los malhechores.
23Dios no tiene que examinarlos para someterlos a juicio.
24No tiene que indagar para derrocar a los poderosos y sustituirlos por otros.
25Dios toma nota de todo lo que hacen; por la noche los derroca, y quedan aplastados;
26los castiga por su maldad para escarmiento de todos,[3]
27pues dejaron de seguirlo y no tomaron en cuenta sus caminos.
28Hicieron llegar a su presencia el clamor de los pobres y necesitados, y Dios lo escuchó.
29¿Pero quién puede condenarlo si él decide guardar silencio? ¿Quién puede verlo si oculta su rostro? Él está por encima de pueblos y personas,
30para que no reinen los malvados ni se le tiendan trampas a su pueblo.
31"Supongamos que le dijeras: Soy culpable; no volveré a ofenderte.
32Enséñame lo que no alcanzo a percibir; si he cometido algo malo, no volveré a hacerlo.
33¿Tendría Dios que recompensarte como tú quieres que lo haga, aunque lo hayas rechazado? No seré yo quien lo decida, sino tú, así que expresa lo que piensas.
34"Que me digan los sabios y ustedes los entendidos que me escuchan:
35Job no sabe lo que dice; en sus palabras no hay inteligencia.
36¡Que sea Job examinado, pues como un malvado ha respondido!
37A su pecado ha añadido rebeldía; en nuestra propia cara se ha burlado de nosotros, y se ha excedido en sus palabras contra Dios."

La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 by www.biblica.com, Inc.®. All rights reserved worldwide.

Ver en otras versiones:


N V IRV 1909RV 1960RV 1995B L AD H H
Biblia online
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Estudios en video

Predicación cristiana: El bautismo de Jesús (Marcos 1:9-11)
Predicación cristiana: El bautismo de Jesús (Marcos 1:9-11)

Libros electrónicos

Comentario bíblico de 2 Timoteo
Comentario bíblico de 2 Timoteo
Descarga gratuita