Biblia online - Nueva Versión Internacional

Éxodo 20

Los Diez Mandamientos

1Dios habló, y dio a conocer todos estos mandamientos:
2"Yo soy el Señor tu Dios. Yo te saqué de Egipto, del país donde eras esclavo.
3"No tengas otros dioses además de mí.[1]
4"No te hagas ningún ídolo, ni nada que guarde semejanza con lo que hay arriba en el cielo, ni con lo que hay abajo en la tierra, ni con lo que hay en las aguas debajo de la tierra.
5No te inclines delante de ellos ni los adores. Yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso. Cuando los padres son malvados y me odian, yo castigo a sus hijos hasta la tercera y cuarta generación.
6Por el contrario, cuando me aman y cumplen mis mandamientos, les muestro mi amor por mil generaciones.
7"No pronuncies el nombre del Señor tu Dios a la ligera. Yo, el Señor, no tendré por inocente a quien se atreva a pronunciar mi nombre a la ligera.
8"Acuérdate del sábado, para consagrarlo.
9Trabaja seis días, y haz en ellos todo lo que tengas que hacer,
10pero el día séptimo será un día de reposo para honrar al Señor tu Dios. No hagas en ese día ningún trabajo, ni tampoco tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tus animales, ni tampoco los extranjeros que vivan en tus ciudades.
11Acuérdate de que en seis días hizo el Señor los cielos y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, y que descansó el séptimo día. Por eso el Señor bendijo y consagró el día de reposo.
12"Honra a tu padre y a tu madre, para que disfrutes de una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios.
13"No mates.
14"No cometas adulterio.
15"No robes.
16"No des falso testimonio en contra de tu prójimo.
17"No codicies la casa de tu prójimo: No codicies su esposa, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su burro, ni nada que le pertenezca."

El terror del pueblo

18Ante ese espectáculo de truenos y relámpagos, de sonidos de trompeta y de la montaña envuelta en humo, los israelitas temblaban de miedo y se mantenían a distancia.
19Así que le suplicaron a Moisés: Háblanos tú, y te escucharemos. Si Dios nos habla, seguramente moriremos.
20No tengan miedo les respondió Moisés. Dios ha venido a ponerlos a prueba, para que sientan temor de él y no pequen.
21Entonces Moisés se acercó a la densa oscuridad en la que estaba Dios, pero los israelitas se mantuvieron a distancia.
22El Señor le ordenó a Moisés: "Diles lo siguiente a los israelitas: Ustedes mismos han oído que les he hablado desde el cielo.
23No me ofendan; no se hagan dioses de plata o de oro, ni los adoren.
24Háganme un altar de tierra, y ofrézcanme sobre él sus holocaustos y sacrificios de comunión, sus ovejas y sus toros. Yo vendré al lugar donde les pida invocar mi nombre, y los bendeciré.
25Si me hacen un altar de piedra, no lo construyan con piedras labradas, pues las herramientas profanan la piedra.
26Y no le pongan escalones a mi altar, no sea que al subir se les vean los genitales.

La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 by www.biblica.com, Inc.®. All rights reserved worldwide.

Ver en otras versiones:


N V IRV 1909RV 1960RV 1995B L AD H H
Biblia online
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Estudios en video

Predicaciones cristianas: La piedra removida
Predicaciones cristianas: La piedra removida

Libros electrónicos

Comentario bíblico de 2 Timoteo
Comentario bíblico de 2 Timoteo
Descarga gratuita