Biblia online - Nueva Versión Internacional

Lucas 4

Tentación de Jesús

1Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y fue llevado por el Espíritu al desierto.
2Allí estuvo cuarenta días y fue tentado por el diablo. No comió nada durante esos días, pasados los cuales tuvo hambre.
3--Si eres el Hijo de Dios --le propuso el diablo--, dile a esta piedra que se convierta en pan.
4Jesús le respondió: --Escrito está: 'No sólo de pan vive el hombre.'*
5Entonces el diablo lo llevó a un lugar alto y le mostró en un instante todos los reinos del mundo.
6--Sobre estos reinos y todo su esplendor --le dijo--, te daré la autoridad, porque a mí me ha sido entregada, y puedo dársela a quien yo quiera.
7Así que, si me adoras, todo será tuyo. Jesús le contestó:
8--Escrito está: Ádorarás al Señor tu Dios, y a él sólo servirás.'*
9El diablo lo llevó luego a Jerusalén e hizo que se pusiera de pie en la parte más alta del templo, y le dijo: --Si eres el Hijo de Dios, ¡tírate de aquí!
10Pues escrito está: "'Ordenará a sus ángeles que te guarden con cuidado;
11te sostendrán en sus manos, para que no tropiece tu pie con piedra alguna.'*
12--También está escrito: 'No pongas a prueba al Señor tu Dios.'* --le replicó Jesús.
13Así que el diablo, habiendo agotado todo recurso de tentación, lo dejó hasta otra oportunidad.

Jesús principia su ministerio

14Jesús regresó a Galilea en el poder del Espíritu, y se extendió su fama por toda aquella región.
15Enseñaba en las sinagogas, y todos lo admiraban.

Jesús en Nazaret

16Fue a Nazaret, donde se había criado, y un sábado entró en la sinagoga, como era su costumbre. Se levantó para hacer la lectura,
17y le entregaron el libro del profeta Isaías. Al desenrollarlo, encontró el lugar donde está escrito:
18"El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado para proclamar libertad a los presos y dar vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos,
19para proclamar el año del favor del Señor."*
20Luego enrolló el libro, se lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos los que estaban en la sinagoga lo miraban detenidamente,
21y él comenzó a hablarles: "Hoy se cumple esta Escritura en presencia de ustedes."
22Todos dieron su aprobación, impresionados por las hermosas palabras* que salían de su boca. "¿No es éste el hijo de José?", se preguntaban.
23Jesús continuó: "Seguramente ustedes me van a citar el proverbio: '¡Médico, cúrate a ti mismo! Haz aquí en tu tierra lo que hemos oído que hiciste en Capernaúm.'
24Pues bien, les aseguro que a ningún profeta lo aceptan en su propia tierra.
25No cabe duda de que en tiempos de Elías, cuando el cielo se cerró por tres años y medio, de manera que hubo una gran hambre en toda la tierra, muchas viudas vivían en Israel.
26Sin embargo, Elías no fue enviado a ninguna de ellas, sino a una viuda de Sarepta, en los alrededores de Sidón.
27Así mismo, había en Israel muchos enfermos de lepra en tiempos del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue sanado, sino Naamán el sirio."
28Al oír esto, todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron.
29Se levantaron, lo expulsaron del pueblo y lo llevaron hasta la cumbre de la colina sobre la que estaba construido el pueblo, para tirarlo por el precipicio.
30Pero él pasó por en medio de ellos y se fue.

Un hombre que tenía un espíritu inmundo

31Jesús pasó a Capernaúm, un pueblo de Galilea, y el día sábado enseñaba a la gente.
32Estaban asombrados de su enseñanza, porque les hablaba con autoridad.
33Había en la sinagoga un hombre que estaba poseído por un espíritu maligno, quien gritó con todas sus fuerzas:
34--¡Ah! ¿Por qué te entrometes, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Yo sé quién eres tú: ¡el Santo de Dios!
35--¡Cállate! --lo reprendió Jesús--. ¡Sal de ese hombre! Entonces el demonio derribó al hombre en medio de la gente y salió de él sin hacerle ningún daño.
36Todos se asustaron y se decían unos a otros: "¿Qué clase de palabra es ésta? ¡Con autoridad y poder les da órdenes a los espíritus malignos, y salen!"
37Y se extendió su fama por todo aquel lugar.

Jesús sana a la suegra de Pedro

38Cuando Jesús salió de la sinagoga, se fue a casa de Simón, cuya suegra estaba enferma con una fiebre muy alta. Le pidieron a Jesús que la ayudara,
39así que se inclinó sobre ella y reprendió a la fiebre, la cual se le quitó. Ella se levantó en seguida y se puso a servirles.

Muchos sanados al ponerse el sol

40Al ponerse el sol, la gente le llevó a Jesús todos los que padecían de diversas enfermedades; él puso las manos sobre cada uno de ellos y los sanó.
41Además, de muchas personas salían demonios que gritaban: "¡Tú eres el Hijo de Dios!" Pero él los reprendía y no los dejaba hablar porque sabían que él era el Cristo.

Jesús recorre Galilea predicando

42Cuando amaneció, Jesús salió y se fue a un lugar solitario. La gente andaba buscándolo, y cuando llegaron a donde él estaba, procuraban detenerlo para que no se fuera.
43Pero él les dijo: "Es preciso que anuncie también a los demás pueblos las buenas nuevas del reino de Dios, porque para esto fui enviado."
44Y siguió predicando en las sinagogas de los judíos.*

La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 by www.biblica.com, Inc.®. All rights reserved worldwide.

Ver en otras versiones:


N V IRV 1909RV 1960RV 1995B L AD H H
Biblia online
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Estudios en video

Prédica: Juan el Bautista y el bautismo de arrepentimiento
Prédica: Juan el Bautista y el bautismo de arrepentimiento

Libros electrónicos

Comentario bíblico de 2 Timoteo
Comentario bíblico de 2 Timoteo
Descarga gratuita