Estudio bíblico de Joel 1:3

Joel - Introducción - 1:3

Continuamos hoy, amigo oyente, nuestro recorrido bíblico y llegamos al Antiguo Testamento para comenzar nuestro estudio del libro del profeta Joel. Este libro quizá no nos parezca muy importante, ya que solamente tiene tres breves capítulos. No es extenso, pero tiene un contenido poderoso y de grandes proyecciones. En primero lugar diremos algo sobre

El autor

Sabemos muy poco sobre el profeta Joel. Todo lo que se dijo de él se encuentra en el capítulo 1, versículo 1 , que dice: Palabra del Señor que vino a Joel hijo de Petuel. El significado de su nombre es "el Señor es Dios" y era un nombre muy común. Algunos han llegado a la conclusión de que el profeta Joel era hijo de Samuel, porque el primer libro de Samuel, capítulo 8, versículos 1 y 2 dice: 1Aconteció que cuando Samuel envejeció puso a sus hijos por jueces sobre Israel. 2Su hijo primogénito se llamaba Joel. Pero si continuamos leyendo veremos que el versículo siguiente dice: 3Pero no anduvieron los hijos por los caminos de su padre, sino que se dejaron llevar por la avaricia, dejándose sobornar y pervirtiendo el derecho. Por ello concluimos que el hijo de Samuel no pudo haber sido el mismo que el profeta Joel. A continuación diremos algo sobre

Su tiempo

Podemos estar seguros de que Joel profetizó en Jerusalén y en la zona en que se encontraba esta ciudad. Una y otra vez en su profecía él se refirió a "la casa del Señor". Por ejemplo, en el capítulo 1, versículo 9 leemos: desapareció de la casa del Señor la ofrenda de cereal y la libación, los sacerdotes ministros del Señor están de duelo. También el profeta mencionó a Jerusalén en el capítulo 3, versículo 20, que dice: Pero Judá será habitada para siempre, y Jerusalén por generación y generación. Y retrocediendo unos versículos, en este mismo capítulo 3, versículo 17 dice: Entonces conoceréis que yo soy el Señor, vuestro Dios, que habito en Sión, mi santo monte. Jerusalén será santa y extraños no pasarán más por ella. Por lo tanto, sabemos que Joel fue un profeta en el reino del sur, es decir, en el reino de Judá.

El profetizó como uno de los primeros profetas. En realidad, hubo bastantes profetas, por lo menos 50 profetas, y los eruditos conservadores admiten en general que Joel profetizó durante el reinado de Joaz, rey de Judá. Eso quiere decir que probablemente fue contemporáneo y probablemente conoció a Elías y a Eliseo. Ahora consideraremos

El tema

El tema de Joel fue "el día del Señor". Se refirió específicamente a él unas 6 veces. (en 1:15; 2:1 y 2; 2:10 y 11; 2:30 y 31; y 3:14 al 16). Los profetas Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel se refirieron todos al "día del Señor". A veces lo llamaron "aquel día". El profeta Zacarías enfatizó especialmente "aquel día". ¿Y cuál fue aquel día? Joel fue quien introdujo al "día del Señor" en la profecía. Desde la cima de la montaña de la profecía, ese hombre miró a través de los siglos y vio mucho más allá que cualquier otro profeta. Él vio el día del Señor.

El "día del Señor" es una expresión técnica de las Sagradas Escrituras que está cargada de significado. No solo incluye al reino de Cristo sobre la tierra que vendrá después de Su segunda venida, pero este profeta iba a dejarnos bien en claro que este "día" comenzaría con el período llamado "la gran tribulación", un período de graves problemas y conflictos. Si uno colocara un límite o cerrara un paréntesis al final del Día del Señor, éste estaría situado al final del período del reino, cuando el Señor acabará con toda las injusticias y establecerá Su reino eterno aquí en la tierra, que se proyectará por la eternidad.

El "día del Señor" fue una expresión peculiar de todos los profetas del Antiguo Testamento. No incluye el período en que la iglesia está en el mundo, porque ninguno de los profetas habló de un grupo de personas que serían llamados de entre los pueblos no judíos, del pueblo de Israel y de todos los pueblos de la tierra, para ser integrados en un gran cuerpo llamado la iglesia, que será removida de este mundo. Los profetas tampoco hablaron ni escribieron sobre la iglesia.

Ahora, Jacobo, en el gran concilio de Jerusalén que se mencionó en el capítulo 15 del libro de los Hechos de los Apóstoles, más o menos bosquejó este período. Él dijo en el capítulo 15 de los Hechos de los Apóstoles, versículos 14 al 16: Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles para tomar de ellos pueblo para su nombre. Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito: "después de esto volveré y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; y repararé sus ruinas, y lo volveré a levantar. Ahora, Jacobo dijo: "Después de esto". ¿Después de qué? Después que Él llamara a Su iglesia de este mundo, Dios nuevamente regresaría a Su programa de Israel, y fue a esta época a la cual se refiere "el día del Señor". Y Jacobo continuó diciendo, en el versículo 17 de este mismo capítulo 15, del libro de los Hechos de los Apóstoles: Para que el resto de los hombres busque al Señor, y todos los no judíos, sobre los cuales es invocado mi nombre. Así que Dios está hoy llamando de entre los no judíos y de todos los pueblos Ahora, Él está separando, está llamando a un pueblo. En aquel día, todos los no judíos que estarán entrando en el reino buscarán al Señor. Creemos que habrá un gran retorno espiritual a Dios en aquel tiempo, a diferencia de cualquier época que la iglesia haya podido presenciar en la historia.

Alguien podría preguntar: "¿Por qué está Dios siguiendo este programa?" Bueno, aquí podríamos leer lo que dijo Jacobo, o sea Santiago, en el versículo 18 de este capítulo 15 de los Hechos: Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos. En realidad, no tenemos respuesta para esa pregunta ni nadie la sabe. El está siguiendo ese programa y éste es Su universo. Él no es responsable ante usted ni ante mí, ni tiene por qué darnos explicaciones sobre qué ha estado haciendo para recibir o no nuestra aprobación. Sería una lástima que a usted o a mí no nos agradara porque, después de todo, somos simplemente criaturas aquí en esta tierra. Veamos ahora algunas

Características especiales

Hay algunas características peculiares sobre la profecía de Joel, que nos gustaría destacar. Joel fue el primero de los profetas escritores, y cuando el miró a través de los siglos, vio la llegada del "día del Señor". Sin embargo, no creemos que haya vista en absoluto a la iglesia ---así como ninguno de los profetas la vio. Cuando el Señor Jesús fue a la cima del Monte de los Olivos, hombres que habían estudiado el Antiguo Testamento se acercaron a Él y le preguntaron: "¿Qué señal habrá del fin del siglo?" El Señor, al responder, no les mencionó Su cruz en aquel momento. No les habló sobre la venida del Espíritu Santo. No les habló del período de la iglesia, ni les mencionó el arrebatamiento de la misma. En cambió, el Señor se refirió al comienzo del "día del Señor". Él le puso una fecha, pero no ésta no se encuentra en su calendario ni en el mío; los eventos predichos identificarán esa fecha para los que estén en aquel tiempo en que comience el "día del Señor". Dice Mateo capítulo 24, versículo 15: Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda) Así que esa será la forma en que se sabrá cuando comience el "día del Señor". Joel dejaría en claro que comenzará con una noche, es decir, como un tiempo de dificultadas y problemas. Después de todo, el día Hebreo comienza con el atardecer, con la puesta del sol. Génesis nos dijo en su primer capítulo, Y fue la tarde y la mañana del primer día. Nosotros comenzamos con la salida del sol, pero Dios comienza al atardecer. El "día del Señor", por lo tanto, comenzará con la llegada de la noche.

Hay un detalle notable que observar. A diferencia del libro de Oseas, el profeta Joel no dice prácticamente nada sobre sí mismo. En Oseas, encontramos el escándalo que se produjo en su hogar, es decir, las peripecias de su esposa infiel. No sabemos qué clase esposa tenía Joel y ni siquiera sabemos si era casado o no. El primer versículo del libro nos da todos los datos que conocemos, es decir, como ya hemos visto, que su padre se llamaba Petuel.

Y a diferencia de muchos de los demás profetas, Joel no condenó a Israel por su idolatría. Anteriormente en la historia de los israelitas, en la época en la cual Joel estaba profetizando, la idolatría no era el gran pecado de Israel. Joel solo mencionó un pecado, el de la embriaguez.

Él comenzó su profecía con una descripción única y excepcional de una plaga literal de langostas. Después, el profeta usó esa plaga de langostas para compararla con los juicios futuros que vendrán sobre esta tierra. El primer capítulo es una joya dramática y literaria. Es un pasaje notable de la Biblia, diferente a cualquier otro en el área de la literatura.

Finalmente, la profecía de Joel contiene un pasaje muy polémico, en el cual él mencionó el derramamiento del Espíritu que fue citado por el apóstol Pedro en el día de Pentecostés. Nos referimos a Joel capítulo 2, versículos 28 y 29. Hay diferentes interpretaciones sobre el derramamiento del Espíritu Santo, y las examinaremos en detalle cuando llegamos al mencionado pasaje Bíblico.

Así es que, vamos a comenzar ahora nuestro estudio en este libro de Joel. Un breve bosquejo nos presentará la estructura de este libro. En el primer capítulo, y en los primeros 14 versículos, tenemos "una plaga literal y local de langostas". Luego, tenemos la segunda división, que es como un preludio y que llamamos "mirando hacia el día del Señor". Esta división se extiende desde el capítulo 1, versículo 15 hasta el final del capítulo 2. Después tenemos una tercera división que hemos titulado "mirando hacia el día del Señor", que es como un postludio y abarca todo el capítulo 3. Dentro de este último capítulo del libro, encontramos dos subdivisiones. (1) La gran tribulación, en los versículos 1 al 15; y (2) El reino milenario, en los versículos 16 al 21. Comencemos entonces nuestro estudio del

Joel 1

Ya hemos visto que la profecía de Joel abarca solo tres breves capítulos, pero mantiene una posición importante en la Biblia. Como primero de los profetas escritores, y como destacamos en la introducción al libro, el primero que introdujo el término "el día del Señor". Leamos entonces el primer versículo de este primer capítulo, que inicia el relato de

Una plaga literal y local de langostas

"Palabra del Señor que vino a Joel hijo de Petuel."

En la introducción ya aclaramos que algunos pensaron que Joel era hijo del profeta Samuel (siguiendo a 1 Samuel 8:1 y 2) pero los hijos de Samuel fueron muy malvados y con toda seguridad el profeta Joel no lo fue. El padre fue Petuel, y el nombre del profeta significa "el Señor es Dios". Continuemos leyendo el versículo 2 de este primer capítulo:

"Oíd esto, ancianos, y escuchad, todos los moradores de la tierra. ¿Ha acontecido algo semejante en vuestros días o en los días de vuestros padres?"

Aparentemente, Israel se encontraba en ese tiempo en medio de una gran plaga de langostas. Las plagas de langostas eran bastante comunes en esa tierra. Pero Joel se dirigió a los ancianos del pueblo y les dijo: ¿Ha acontecido algo semejante en vuestros días, o en los días de vuestros padres? Seguramente habrán tenido que responder que no, que esa plaga era la peor que habían tenido. El problema de algunas personas es que, a medida que van entrando en la edad madura les surgen ideas grandiosas acerca del pasado. Si algún joven viene a contarles algo extraordinario que les haya sucedido, las personas mayores responden que en el pasado, la experiencia resultó mucho mejor. Y dice el versículo 3 de este primer capítulo:

"De esto contaréis a vuestros hijos, y vuestros hijos a sus hijos, y sus hijos a la siguiente generación."

Él les estaba diciendo: "Podéis divulgar esto. Decidles a vuestros hijos y ellos a sus descendientes. Porque no va a haber una plaga de langostas como ésta otra vez". Esto nos recuerda otro pasaje de la Biblia. Nos referimos a Mateo 24, donde se encuentra el discurso del Monte de los Olivos, cuando el Señor identificó el período que Él mismo llamó "la gran tribulación". Él dijo lo mismo de ese período. Dijo que no había ocurrido nada como él en el pasado, y que después de transcurrido ese tiempo, no habría nada semejante en el futuro. Esa característica convierte a ese período en un paréntesis y le asigna un lugar único en la historia. Durante la gran tribulación, nadie podrá decir que esos años le recuerdan a uno difíciles tiempos del pasado. Nunca hemos leído acerca de un período semejante a la gran tribulación. Para todos los períodos de la historia registrada, en el pasado, siempre ha habido tiempos anteriores que pudieron equipararse. Sin embargo, el Señor Jesús enfatizó claramente el carácter de la gran tribulación, cuando dijo, en Mateo capítulo 24, versículo 21, porque habrá entonces Gran Tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Cuando la gente se encuentre viviendo en esos días, no expresará las dudas que podemos oír hoy sobre ese período. Pero ante esas dudas revisten gran claridad las palabras del Señor Jesucristo. Ya leímos que Él dijo que no hubo nada semejante en el pasado. Y observando el empeoramiento de la situación en la escena internacional, así como las predicciones sobre las consecuencias del cambio climático, no podemos negar que no habrá un período como el descrito por el Señor en el futuro.

En una forma dramática, el profeta Joel estaba diciendo: "Mirad, la plaga de langostas es algo único. Nunca ha habido algo como ella, pero se aproxima un período único llamado el día del Señor". Así que el día del Señor se inaugurará con la gran tribulación, después de que la iglesia haya dejado este mundo. Será un tiempo terrible que vivirá esta tierra, horrible y más allá de toda descripción y después, Cristo vendrá y establecerá Su reino. Nos agradaría que las personas que niegan de que la Biblia enseña estas cosas estudiaran la totalidad de la Palabra de Dios, en vez de escoger algunos versículos de un pasaje y algunos versículos de otro. Necesitamos estudiar toda la Palabra de Dios para conocer realmente lo que ella enseña.

Esta plaga de langostas se destacó por encima de otras plagas que tuvieron lugar. La plaga de langostas que tuvo lugar en Egipto en el tiempo de Moisés fue una plaga milagrosa ---en realidad fue un juicio de Dios. Sin embargo, esta plaga descrita en Joel, fue lo que llamaríamos un evento natural.

Hay varios detalles que necesitamos entender sobre la langosta, ya que muchos de nosotros no estamos familiarizados con ese insecto. A veces habremos escuchado el rumor de las langostas que se encuentran en los árboles. Sin embargo, ello no constituye una plaga, y probablemente, estas langostas mencionadas en Joel no eran de la misma clase de langostas que podían verse en Israel en los tiempos Bíblicos o incluso en la actualidad. Si usted ha visto alguna vez fotografías de campos devastados después de una plaga de langostas, sabe que las langostas han dejado los campos verdes como si un incendio hubiera arrasado esas extensiones destruyendo todo signo de vida.

La Palabra de Dios habló de langostas y, al concluir nuestro estudio de hoy, estimado oyente, quisiéramos dirigir su atención a Proverbios capítulo 30, versículo 27, que dice: Las langostas, que no tienen rey, pero salen todas en escuadrones. Las langostas marchan como si fueran un ejército, y al avanzar lo hacen divididas y organizadas en diferentes y perfectas formaciones. Este detalle nos ayudará a comprender que la descripción que el profeta Joel hizo de esta plaga de langostas. Le invitamos, entonces, a acompañarnos en nuestro próximo encuentro y le sugerimos que lea hasta la mitad de este primer capítulo para estar más familiarizado con este pasaje único de las Sagradas Escrituras.

Esto, pues, lo veremos, Dios mediante, en nuestro próximo programa. Será, pues, hasta entonces, es nuestra oración ¡que el Señor le colme de bendiciones!

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO