Estudio bíblico de Judas 1:4-6

Judas 4-6

Continuamos hoy, amigo oyente, nuestra marcha por esta pequeña epístola del apóstol Judas. En nuestro programa anterior recordamos que el apóstol Pablo advirtió a sus lectores en varias ocasiones en cuanto a los peligros de la apostasía. En su último discurso ante los ancianos de la iglesia de Éfeso, y en medio de unas emotivas palabras de despedida, pronunció la siguiente advertencia que podemos leer en el libro de Los Hechos 20:29 al 31: "Por tanto, mirad por vosotros y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre, 29porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces que no perdonarán al rebaño. 30Y de entre vosotros mismos se levantarán hombres que hablarán cosas perversas para arrastrar tras sí discípulos. 31Por tanto, velad, acordándoos de que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno". Pero con el paso del tiempo, y a pesar de las advertencias del apóstol Pablo, llegó el día en que la iglesia en Éfeso quedó expuesta a la influencia de los apostatas.

Por otra parte, no debemos contemplar el tema de la apostasía como un tema lejano a la actual situación de algunos sectores que dicen aceptar las creencias del cristianismo. Haremos bien en dedicar cierto tiempo a observar, a leer y a escuchar lo que se enseña y se publica sobre las doctrinas importantes de la Biblia. Ello no debe crear desconfianzas injustificadas hacia nadie, ni tampoco promover actitudes hostiles hacia personas que parezcan tener otros puntos de vista. En tal sentido, recordemos que en nuestro programa anterior reconocimos que en el momento de corregir a quien necesite corrección, debemos presentar la verdad con amor. Así que las situación actual del cristianismo en general debería más bien estimularnos a profundizar en nuestro estudio de la Biblia para reforzar nuestra fe, y para mantenernos informados de todo lo que se comenta sobre estas creencias que hicieron crecer a las primeras iglesias cristianas, y transformaron las vidas de los apóstoles; creencias que ellos nos transmitieron bajo la guía del Espíritu Santo.

Comenzaremos nuestro programa añadiendo algunos comentarios sobre el versículo 4, que por falta de tiempo, no pudimos incluir en nuestro programa anterior.

La prueba final, la prueba decisiva de la apostasía o de cualquier movimiento es la enseñanza relacionada con la persona del Señor Jesucristo. Si un movimiento niega la deidad de Cristo, usted pueda descartarlo definitivamente, porque debemos ser muy cuidadosos con un tema tan importante como la deidad de Cristo. Hay muchas facetas en las cuales algunos niegan la deidad de Cristo y sin embargo, dan la impresión de que creen realmente en Él como el Salvador del mundo. El apóstol Pedro advirtió acerca de esta cuestión en su segunda carta, 2:1, cuando escribió: "Hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros que introducirán encubiertamente herejías destructoras y hasta negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina".

Y el apóstol Pablo, escribiendo a los Gálatas en 2:4, advirtió: "a pesar de los falsos hermanos que se habían introducido entre nosotros a escondidas, para espiar nuestra libertad-la que tenemos en Cristo Jesús-, para reducirnos a esclavitud". Así que tenemos que ser cuidadosos ante cualquier movimiento que parezca tener la bendición de Dios pues algunas organizaciones que actúan fuera de la iglesia pueden salirse por la tangente, en el sentido de expresarse de forma ambigua o valerse de subterfugios o evasivas para evitar definirse con claridad ante la deidad de Cristo. No olvidemos que el enemigo de Dios intenta introducirse en la iglesia pasando desapercibido, para crear confusión.

En el versículo 4 leímos que ciertas personas habían entrado a la iglesia de una manera encubierta, ocultando sus verdaderas intenciones. Estos hombres se han introducido, aparentando creer una cosa, pero en sus corazones, creían algo completamente diferente. Pretendían ser ministros de luz, pero, en realidad, eran ministros de Satanás. Y éstos, dijo aquí Judas, han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación.

Ahora, observemos la frase "hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios y niegan a Dios, el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo". Se está hablando aquí de personas que son malvadas por naturaleza, y que hacen dos cosas: (1) distorsionan o niegan la gracia de Dios, y como dice el texto, convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y (2) niegan la deidad del Señor Jesucristo, como dice el texto leído, y niegan a Dios, el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo. Se trata de personas que simplemente han dejado a Dios fuera de sus vidas.

Es importante saber si un hombre que enseña y predica la Palabra de Dios es un creyente auténtico y fiel, cuya conducta es un reflejo de lo que enseña y predica. O si se trata de alguien que ha dejado de lado a Dios en su vida.

La palabra "libertinaje", de este versículo 4, es importante: consiste en un desenfreno en las obras o palabras de una persona y contiene las ideas de rebeldía y arrogancia. Son personas que hacen lo que les place, incluso si con sus acciones ofenden la sensibilidad de otras personas. Judas dijo que tales personas convertían la gracia de Dios en libertinaje, en una conducta inmoral. Como hemos visto, el apóstol Pablo advirtió a los creyentes de Galacia sobre el peligro de transformar la gracia de Dios en esa especie de libertinaje que impulsa a las personas a hacer lo que les place. Y concretó su advertencia en las palabras que escribió en su carta a los Gálatas 5:13, cuando dijo: "os hablo así hermanos, porque habéis sido llamados a ser libres, pero no os valgáis de esa libertad para dar rienda suelta a vuestras pasiones. Más bien, servíos unos a otros con amor".

La apostasía de nuestro tiempo se caracteriza por una burda inmoralidad. Sus seguidores han descartado todos los grandes preceptos de la Biblia relacionados con la moralidad, aceptando una nueva moralidad. Es por ello que algunos sectores del cristianismo adoptan, consienten o toleran esa inmoralidad. Un escritor dijo que uno de los problemas actuales de la humanidad es que la gente confunde el sexo con el amor, y el dinero con la inteligencia. Un credo secular para la época actual podría resumirse en los siguientes 5 artículos: Dios es una creación de las ilusiones humanas; la religión es un mecanismo de escape de la realidad; el hombre es un gorila avanzado que formula demasiadas preguntas, y reprime demasiados deseos; los conceptos morales dependen del gusto de cada persona; el amor es un arte; y la vida es un conjunto de éxitos, fracasos, frenética actividad, bullicio, opresión, fraude y corrupción. Éste es para algunas personas, su punto de vista sobre la naturaleza de la vida.

El libertinaje o permisividad que estamos presenciando se caracteriza en general por un total alejamiento de Dios, y en algunos casos por una acción imprudente o temeraria de la justicia. El matrimonio está siendo ignorado y se considera no esencial. Una persona puede vivir con quien desee vivir, haciendo caso omiso de la moralidad que ha permitido el establecimiento de familias, sociedades estables y naciones sólidamente constituidas. Estos factores deberían constituir una advertencia en el proceso de selección de maestros o educadores de la Biblia. Estas consideraciones surgen del contexto de las señales de alarma expresadas por el apóstol Judas.

Otra característica de un apóstata, es que niega al Señor Dios y a nuestro Señor Jesucristo. Puede que hable sobre Dios, o sobre el Señor Jesús, aunque negará la verdadera naturaleza de Su persona, palabras y obras.

En los días de Judas, la apostasía se expresaba a través del Gnosticismo. Esta corriente de pensamiento enseñaba que el cuerpo era esencialmente malo, que toda la materia era mala, y que sólo el espíritu era bueno. La consecuencia de estas ideas era que daba lugar a pensar que no importaba lo que cada persona hiciera con su cuerpo, y por lo tanto tenía libertad pasa satisfacer las pasiones de su cuerpo. O sea que tenía libertad para practicar una flagrante inmoralidad, un pecado desvergonzado, y para hacer ostentación pública de su pecado con arrogancia y orgullo. Todas estas desviaciones que hemos expuesto constituían una perversión de la gracia divina.

Las mismas ideas han resurgido en nuestro tiempo. La nueva concepción de la moralidad no es más avanzada que el antiguo Gnosticismo, que fue la primera herejía. Y la otra faceta del Gnosticismo era una negación del Dios verdadero, y del hombre verdadero, que es nuestro Señor Jesucristo. Ésta es la señal de un anticristo. En su carta, el apóstol Juan llamó anticristos a tales personas. Estamos hablando siempre del espíritu del anticristo, que niega al Señor Jesucristo.

Hemos dedicado bastante tiempo a este versículo, teniendo en cuenta la importancia de los temas que trata. Llegamos ahora a un nuevo párrafo titulado:

Israel por incredulidad destruido en el desierto

Ahora Judas iba a darnos 6 ejemplos de apostasía del pasado. Ahora, antes de considerar esta nueva sección, recordemos el significado de la apostasía. El especialista Thayer nos da el significado de la palabra Griega "afistemi", que significa remover, retirar, irse, partir. Cuando la palabra se usó en Primera de Tesalonicenses, creemos que tenía un significado doble. Significaba remover la iglesia, porque en la primera epístola, el apóstol Pablo hablaba del arrebatamiento de la iglesia. Ahora, él dijo que el arrebatamiento de la iglesia debía venir primero, es decir la afístemi, la partida, la remoción de la iglesia. La salida de los creyentes de esta tierra, traerá una apostasía total; es decir, un alejamiento total de la fe. Y el Señor Jesucristo hizo esta pregunta que leemos en Lucas 18:8: "¿Pero cuando el Hijo del Hombre venga, hallará fe en la tierra?" De acuerdo con la forma en que está redactada la respuesta en griego, requiere una respuesta negativa. La respuesta es que no, que cuando Él regrese, no hallará fe en la población de la tierra. Habrá un alejamiento total por parte de la gente hacia Dios, una apostasía total. Eso no puede llegar a suceder hasta que los verdaderos creyentes, la iglesia, hayan sido quitados de la tierra. Y este acontecimiento, por supuesto, puede ocurrir en cualquier momento.

Ahora, como ya anticipamos, Judas nos daría aquí los 6 ejemplos de la apostasía del pasado, es decir, una serie de alejamientos de la fe. Encontraremos mencionados 3 grupos, y luego 3 personas. En primer lugar, el apóstol presentó los 3 grupos, y después, las 3 personas. En el versículo 5 de su epístola, leemos lo siguiente:

"Mas quiero recordaros, ya que una vez lo habéis sabido, que el Señor, habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto, después destruyó a los que no creyeron."

Cuando el pueblo de Israel estaba en el desierto, fue destruido por su incredulidad, y aquí tenemos un ejemplo de cómo Dios castiga a los apóstatas. Cuando Israel se encontraba en Cades-Barnea, se negó a entrar en la tierra prometida.

Los espías que habían sido enviados a explorar la tierra habían traído un informe que confirmaba que todo lo que Dios les había dicho sobre aquella tierra era cierto. Pero los espías, (con la excepción de dos de ellos) no creyeron que Dios podría introducirles en la tierra. Y entonces convencieron al pueblo para que creyera en esa supuesta imposibilidad. Al principio los espías no quisieron creer que aquella era una buena tierra. Ahora, cuando por sí mismos se convencieron de que era una tierra rica en agricultura y ganadería, no estuvieron dispuestos a creer que Dios podría introducirlos en la tierra. Prefirieron quedarse en el desierto, que creer en Dios. Éste fue un ejemplo de apostasía, un alejamiento de la fe. Ellos se apartaron de aquella base en la cual habían sido liberados de Egipto. Dios les había dado una promesa que incluía dos partes, porque les había dicho: "Yo os sacaré de Egipto, y os llevaré a la tierra prometida". Pero la incredulidad de aquel pueblo les impulsó a regresar al desierto, y Dios los dejó allí durante 38 años más, hasta que toda aquella generación adulta murió, con la excepción de aquellos dos espías fieles, Josué y Caleb. Los Israelitas habían usado a sus hijos como una excusa para no tener que entrar en la tierra prometida. Así que Dios les dijo lo siguiente, que podemos leer en el libro de Números 14:31, "Pero a vuestros niños, de los cuales dijisteis que se convertirían en botín de guerra, yo los introduciré, y ellos conocerán la tierra que vosotros despreciasteis". Pero la generación anterior, recibió el castigo de su rebeldía e incredulidad, reflejado también en las palabras de este mismo capítulo de Números 14:32 y 33, que dicen: "32En cuanto a vosotros, vuestros cuerpos caerán en este desierto. 33Vuestros hijos andarán pastoreando en el desierto cuarenta años, y cargarán con vuestras rebeldías, hasta que vuestros cuerpos sean consumidos en el desierto".

Y así, la nueva generación de israelitas cruzó el río Jordán y entró en la tierra prometida, tal como Dios lo había prometido. Y su primera conquista fue la ciudad de Jericó. Como hemos leído, la generación que cayó en la apostasía, que se había alejado de la fe, fue destruida en el desierto. Y éste fue el primer ejemplo que nos presentó el apóstol Judas. Después, tenemos aquí otro ejemplo:

Los ángeles en rebelión fueron encadenados

En el versículo 6, de esta epístola del apóstol Judas, leemos:

"Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día"

Este versículo abre para nosotros una gran verdad que no captamos con tanta claridad en ninguna otra sección en la Palabra de Dios, aunque hemos leído en otro pasaje que habría otro juicio de ángeles. En algún momento del pasado, ciertos ángeles no conservaron su estado o condición original. Dios les había creado con una libre voluntad. Y ellos no se reproducen como los seres humanos, así que no heredaron una naturaleza pecaminosa, como los seres humanos. Cada ángel fue creado por Dios con una voluntad libre. Ahora, algunas de esas criaturas espirituales fueron captadas y participaron en una rebelión, por la cual fueron mantenidos en prisión.

Aparentemente los ángeles caídos están divididos en dos grupos. Uno de estos grupos, está formado por aquellos ángeles que evidentemente se habían rebelado tanto que tuvieron que ser puestos en prisiones, encarcelados y ya no tienen más libertad de movimiento. Pero, aparentemente hay otro grupo de ángeles caídos en la rebelión, que tiene libertad de movimiento, y están bajo el liderazgo de Satanás. Parece evidente que estos son los demonios mencionados en las Sagradas Escrituras, y alcanzado una cierta importancia en nuestro tiempo.

Por muchos años el grupo crítico del cristianismo ha negado todo lo sobrenatural que aparece en la Biblia, y ha negado la existencia de criaturas como los ángeles. Estamos viviendo en una época materialista, y el punto de vista que ha predominado en tales círculos es que la idea Bíblica de Dios y de los ángeles fueron en su tiempo supersticiones en las cuales la gente ya no necesita creer. Creemos que fue Huxley el que dijo que la creencia en Dios se estaba apagando con perspectivas de desaparición en esta era científica. Queremos reservar la exposición del resto de este tema para nuestro próximo estudio, en el cual hablaremos de este asunto, que es de suma importancia. Porque aún la gente habla hoy sobre personas que son poseídas por los demonios que, como dijimos antes, serían aparentemente aquellos ángeles caídos que no fueron colocados en las prisiones, y que actúan en el presente bajo la autoridad de Satanás. Y el ser poseído por un demonio es algo aceptado por muchas personas como una realidad, por lo cual este tema es de rigurosa actualidad, siendo un tema de mayor o menor importancia, o de popularidad variable, dependiendo del país del que estemos hablando. Y paradójicamente, en esta era en la cual predomina el materialismo, la secularización de los valores en todos los órdenes, y el escepticismo hacia todo lo que se considere religioso, sagrado o espiritual, aún se da énfasis a aquello que es estrictamente espiritual. Esto es algo realmente sorprendente y significativo, que nos indica el gran vacío que existe en el corazón humano. Y por otra parte, ¿qué diremos de aquellos ángeles que han sido encarcelados y están esperando un día de juicio? Así que teniendo en cuenta todos los interrogantes e inquietudes que este tema plantea, queremos dedicarle el tiempo apropiado y entonces continuaremos tratando este asunto en nuestro próximo programa, en el cual continuaremos con la exposición de este versículo 6, con la meta de considerar también el versículo 7. Así que, amigo oyente, al concluir nuestro estudio de hoy le invitamos a acompañarnos en nuestras reflexiones sobre este importante tema, que forma parte de nuestro extenso recorrido "a través de la Biblia". Es nuestra ferviente oración que Dios nos ilumine a todos ante los temas que estamos tratando, para que aclare las dudas de aquellos pasajes de la Biblia en los cuales quizás no se haya profundizado lo suficiente. De corazón deseamos que los estudios resulten de provecho espiritual y de utilidad en la vida cotidiana. Así que, si Dios lo permite, nos despedimos hasta nuestro próximo encuentro.

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Estudios relacionados

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Predicaciones cristianas: La enfermedad de Lázaro (Juan 11:1-5)
Predicaciones cristianas: La enfermedad de Lázaro (Juan 11:1-5)