Estudio bíblico de Judas 1:6-7

Judas 6 y 7

Continuamos hoy, amigo oyente, como parte de nuestro viaje a través de la Biblia, recorriendo la epístola universal del apóstol Judas. Y volvemos al versículo 6 de esta epístola, cuya consideración no pudimos completar en nuestro programa anterior. Leamos entonces este versículo 6, que encabezaba un párrafo que titulamos: "Los ángeles rebeldes fueron encarcelados"

"Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día"

Este versículo abre para nosotros una gran verdad que no captamos con tanta claridad en ninguna otra sección en la Palabra de Dios, aunque hemos leído en otro pasaje que habría otro juicio de ángeles. En algún momento del pasado, ciertos ángeles no conservaron su estado o condición original. Dios les había creado con una libre voluntad. Ellos no se reproducen como los seres humanos, así que no heredaron una naturaleza pecaminosa, como los seres humanos. Cada ángel fue creado por Dios con una voluntad libre. Ahora, algunas de esas criaturas espirituales fueron captadas por un líder y participaron en una rebelión, por la cual fueron mantenidos en prisión.

Aparentemente los ángeles caídos están divididos en dos grupos. Uno de estos grupos, está formado por aquellos ángeles que evidentemente se habían rebelado tanto que tuvieron que ser puestos en prisiones, encarcelados, o sea, que dejaron de tener libertad de movimiento. Pero, aparentemente hubo otro grupo de ángeles caídos en la rebelión, que tienen libertad de movimiento, y están bajo el liderazgo de Satanás. Parece evidente que estos son los demonios mencionados en las Sagradas Escrituras, y que han alcanzado una cierta importancia en nuestro tiempo.

Por muchos años el grupo crítico del cristianismo ha negado todo lo sobrenatural que aparece en la Biblia, y ha negado la existencia de criaturas como los ángeles. Estamos viviendo en una época materialista, y el punto de vista que ha predominado en tales círculos es que las ideas Bíblicas de Dios y de los ángeles fueron en su tiempo supersticiones en las cuales la gente ya no necesita creer. Creemos que fue Huxley el que dijo que la creencia en Dios se estaba apagando con perspectivas de desaparición en esta era científica. Aún la gente habla hoy sobre personas que son poseídas por los demonios, que serían aparentemente aquellos ángeles caídos que no fueron colocados en las prisiones, y que actúan en el presente bajo la autoridad de Satanás. Y el ser poseído por un demonio es algo aceptado por muchas personas como una realidad, por lo cual este tema es de rigurosa actualidad, siendo un tema de mayor o menor importancia, o de popularidad variable, dependiendo del país del que estemos hablando. Y paradójicamente, en esta era en la cual predomina el materialismo, la secularización de los valores en todos los órdenes, y el escepticismo hacia todo lo que se considere religioso, sagrado o espiritual, aún se da énfasis a aquello que es estrictamente espiritual. Esto es algo realmente sorprendente y significativo, que nos indica el gran vacío que existe en el corazón humano que se encuentra alejado de Dios, vacío que el ser humano necesita llenar con una realidad que le permita sobrevivir en un mundo hostil y controlado por el mal.

En el año 1.963, Ben Hecht escribió un artículo en el cual presentaba la idea de un nuevo dios para la era espacial. Citaremos sólo unos párrafos de este artículo.

"Uno de los hechos más sorprendentes de la historia moderna ha sido generalmente despreciada por nuestros cronistas. Y es el decaimiento o la lenta desaparición del cristianismo. No sólo las historias bíblicas están siendo abandonadas, sino que, en general, aunque también se observa un tratamiento más profundo de la religión. Nos referimos al concepto místico del alma humana y su supervivencia después de la muerte. Los pastores continúan predicando sobre este tema, y las congregaciones aún los están escuchando. Pero las congregaciones y los pastores parecen estar convirtiéndose en museos. Hace cincuenta años, la religión ocupaba una parte preponderante en nuestra sociedad. Sus opiniones, celebraciones tradicionales, días festivos, recibían una atención especial que se reflejaba en los medios de comunicación".

"La religión hoy es un tema delicado, no porque la gente tenga creencias profundas, o esté dispuesta a defender sus creencias en la Biblia, sino porque no quieren escuchar ninguna discusión en cuanto a estos temas que son, frecuentemente, objeto de burla o desprecio. Las personas no saben qué decir en cuanto a Dios, ni en cuanto a Sus ángeles, ni sobre la historia de Sus milagros. Y aquellos que no quieren aparecer como anticristianos, optan por el silencio o adoptan un lenguaje agnóstico. En fin, que estas reacciones ante el hecho religioso apuntan más bien hacia un final del Cristianismo". Hasta aquí, las opiniones de Ben Hecht. Aunque recordemos que estos puntos de vista fueron expresados en el año 1.963 y desde entonces, se han producido, en diversos países del mundo grandes movimientos de retorno a un cristianismo Bíblico.

Por muchos años, los sectores críticos del cristianismo han estado prediciendo la defunción del cristianismo, o del cristianismo tradicional o Bíblico, dependiendo del sector del que se trate, y alejándose de toda creencia que acepte los elementos sobrenaturales de la Biblia. Un profesor de un Seminario Teológico de la ciudad de Chicago, en los Estados Unidos, escribió lo siguiente en un libro titulado "El cautiverio urbano de las iglesia": "El protestantismo estadounidense, una vez famoso por su diversidad, se está homogeneizando en lo que es casi una nueva fe, y si continúa en la dirección actual, irá dejando progresivamente de existir durante los próximos años". Hasta aquí la cita. Y uno podría continuar citando gran cantidad de declaraciones de este tipo.

Sin embargo, más recientemente y en los últimos años, se ha producido un retorno a la fe, una renovada atención a todo aquello que es sobrenatural. En algunos países este movimiento de renovación y énfasis en lo sobrenatural, se ha iniciado fuera del contexto de la iglesia institucional, es decir, en círculos de convivencia social tales, como por ejemplo, entre estudiantes de universidades o en algunos de los movimientos o grupos llamados "paraeclesiales". Y en otros países se ha iniciado en el seno de iglesias históricas tradicionales, tanto conservadoras como de otras tendencias. Por todo ello, en la actualidad se está hablando sobre los demonios, Satanás, los ángeles, etc., y mayormente, sobre el poder y la acción de Dios tal como la Biblia trata este tema. Por ello decimos que lo sobrenatural ha aparecido nuevamente en esta era espacial y materialista por excelencia.

Así es que, tanto hombres como mujeres de cualquier edad, hoy muestran cierta preocupación al mirar a su alrededor a un mundo secularizado, en el cual todos los valores parecen haber sido cambiados o deformados según las preferencias y las costumbres o modas de la sociedad, hablando en general. Sabemos ahora cómo llegar a la luna y a otros planetas del sistema solar, pero no sabemos cómo controlar la naturaleza humana aquí en la tierra. Uno sólo necesita leer los periódicos o enterarse por medios de difusión tales como la radio y la televisión, del panorama que impera en ciertas grandes ciudades. Esta situación, debido a la precaria o insuficiente vigilancia y al aumento de la delincuencia del carácter más violento, ha dado lugar a la aparición de urbanizaciones protegidas por personal armado. A muchas personas, dependiendo del lugar en que residan, les resulta imposible salir de noche, sin correr graves riesgos. Y éste es el mismo riesgo de muchos cuando permanecen en sus hogares sin haber dotado a sus casas o pisos de sistemas de vigilancia y alarma. Hace algunos años, aun en esta edad materialista en la cual vivimos, se había dicho que la naturaleza humana estaba mejorando a causa de las grandes oportunidades para la educación y el desarrollo, tanto técnico como intelectual. En realidad, los grandes avances en el campo de las comunicaciones y la informática, que pueden ser aprovechados por un numeroso grupo de personas de todas las edades, han creado nuevos campos para la penetración y promoción de nuevas formas de delincuencia, que afecta a todos en general, pero de manera especial a la niñez y a la juventud, que tiene acceso a tales medios sin salir de su propio hogar. Ahora bien, ¿de dónde proviene originalmente toda esta maldad, toda esta infamia, esta bajeza moral? Según la Biblia, proviene del maligno, del enemigo de Dios. Como dijo alguien: "Si no estuviera el diablo, habría necesidad de inventar a alguien más para explicar todo los males que existen en la sociedad actual". O sea que, es imposible negar que la humanidad está depravada o viciada por el pecado. Ninguno de nosotros parece ser plenamente consciente de que usted y yo pertenecemos a una raza afectada por el pecado y a un mundo que está bajo el control del poder del mal, del diablo. Algunos creen que por suprimir algunas leyes o modificar otras, la sociedad se librará de ciertas tendencias al mal, como por ejemplo el fraude o la corrupción, y se llegará a una sociedad libre que viva en armoniosa convivencia. Sin embargo, como ya hemos visto, el desarrollo de las tendencias al mal y los hechos que ocurren a diario, han logrado que muchas personas concentren su atención en lo sobrenatural. Desgraciadamente el énfasis ha recaído en los espíritus malos, porque las personas se ven impulsadas a creer en los espíritus malignos para explicar la maldad que encuentran a su alrededor y en el mundo, en general. La Biblia tiene algo que decir con respecto a esta situación, porque las Sagradas Escrituras están puestas al día. Es la Biblia la que nos informa sobre los ángeles que se rebelaron contra Dios. Recordemos que el versículo 6 dice: "Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propio hogar, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día."

La Palabra de Dios tiene mucho que decir en cuanto los juicios que vendrán. Incluso aquellos que no conocen bien la Biblia hablan en cuanto a un gran día de juicio final, y debemos aclarar que el juicio del Gran Trono Blanco vendrá en el futuro, y será para los incrédulos, es decir, para los que no han querido creer en el Señor Jesucristo como su Salvador, como podemos leer en Apocalipsis 20:11-15. Aunque hay 8 juicios mencionados en la Biblia, uno de ellos será el de los ángeles, y tendrá lugar en los últimos días. Tenemos un pasaje que nos habla de este tema en la Primera Epístola a los Corintios, capítulo 15, versículos 23 al 25: "23Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. 24Luego el fin, cuando entregue el Reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y todo poder". Aquí el escritor se refirió a ese poder maligno, a esas fuerzas demoníacas que existen en el mundo. Así, durante el reino milenario, estas fuerzas serán juzgadas. Por ello el versículo 25 finaliza diciendo: "25Preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies."

Y después, el último enemigo que será destruido será la muerte. Las Escrituras tienen mucho que decir en cuanto a este juicio de los ángeles, y queremos mencionar varios pasajes que se refieren a este tema. En la Primera Epístola a los Corintios, capítulo 6, versículo 3, leemos: "¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida?"

Ahora, esto es algo que no hubiéramos sabido si el apóstol Pablo no nos hubiera dicho que nosotros vamos a tener una parte en este acontecimiento, y creemos que éste tendrá lugar durante el reino milenario de Cristo en la tierra, cuando estemos con Él como creyentes, pero situados en la nueva Jerusalén, que según creemos, será el hogar eterno para la iglesia. Así es que en algún momento durante ese tiempo, o sea, durante el reino de Cristo sobre la tierra, tendrá lugar el juicio de los ángeles. Y aunque nosotros hemos sido creados inferiores a ellos, un día tendremos parte en ese juicio de los ángeles. En la segunda epístola del apóstol Pedro, capítulo 2, versículo 4, tenemos otra referencia que corresponde al juicio de los ángeles mencionado por el apóstol Judas en esta epístola. Dijo allí Pedro: "Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, donde están reservados para el juicio".

Ahora, esta palabra infierno aquí, en realidad, significa Hades, que se refiere al lugar de los que no son salvos. Ahora, en cuanto a la declaración que hemos leído del apóstol Pedro, diremos que estas "prisiones", no deben imaginarse parecidas a las actuales, que son medios materiales o físicos, en las cuales, a veces las personas han sido retenidas por cadenas. Este lenguaje descriptivo se refiere a un lugar especial apropiado para mantener prisioneros a seres espirituales. Y esta compañía de ángeles está esperando el juicio que aparentemente tendrá lugar durante la época del reino. Una traducción de un erudito Bíblico adaptó este versículo 6 de la siguiente manera: "Y a los ángeles que no se preocuparon por proteger su posición original de dignidad preeminente, sino que abandonaron definitivamente su propia morada, con miras al juicio del gran día, Él los aprisionó en la oscuridad y los ha puesto bajo vigilancia estricta y permanente."

Así, hemos visto que esta compañía de ángeles está esperando el juicio que aparentemente vendrá durante los últimos días. Ahora, el otro grupo de ángeles caídos son los demonios que se encuentran por todas partes del mundo en la actualidad. Y este poder demoníaco, por supuesto, es una realidad, aunque este énfasis está siendo exagerado en algunas ocasiones. Algunas manifestaciones de la llamada actividad demoníaca pueden ser falsas, aunque hay que reconocer que algunas partes de esa actividad no pueden explicarse como su fueran fenómenos naturales o meramente psicológicos. Fue por tal motivo que, en su momento, alguna película como "El Exorcista" haya afectado o impresionado a mucha gente. Aunque alguna parte de esta producción podía calificarse como ficticia, estaba basada en hechos reales, en datos objetivos. Fue un ejemplo más de la actividad de las fuerzas del mal que operan en el mundo. O sea que esa historia tuvo lugar en la realidad, y hay también otros casos de la misma naturaleza.

Bien, tenemos otras referencias, aparte de la epístola de Judas. En el libro de Apocalipsis, encontramos varias referencias al juicio de los ángeles caídos. Por ejemplo, en el capítulo 20, versículo 10, leemos: "Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos".

Aquí tenemos una referencia al infierno, que es el lago de fuego. Algunos discuten sobre si se tratará de un fuego literal. Podríamos decir que será más literal y peor que el fuego. En realidad el fuego es un símbolo débil de lo que ese castigo implicará. Después de todo, los aquí mencionados son seres espirituales y el fuego, tal como nosotros lo conocemos, no tendría ningún efecto sobre un ser espiritual. En este pasaje que hemos leído, también comprobamos que el diablo aún no se encuentra hoy en el infierno, sino que está muy ocupado en algunas circunstancias que rodean su vida y la mía, amigo oyente. Y desgraciadamente tiene un numeroso grupo de colaboradores, tanto sobrenaturales como naturales, porque muchas personas le están ayudando, quizás sin ser conscientes de ello. De la misma manera, el diablo ha sido responsable por las persecuciones que sufren los creyentes, incluyendo también las que sufrirá el pueblo de Israel durante la gran tribulación de los últimos días. Pero llegará un día cuando esta criatura va a ser expulsada. Leemos en Apocalipsis, capítulo 12, versículos 7 al 9: "Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él".

El profesor McGee, autor de estos estudios cree que Satanás será aprisionado durante el período del reino, en base a Apocalipsis 20:1-3, que dice: "1Vi un ángel que descendía del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en la mano. 2Prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años. 3Lo arrojó al abismo, lo encerró y puso un sello sobre él, para que no engañara más a las naciones hasta que fueran cumplidos mil años. Después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo". Y finalmente, él será destinado al llamado lago de fuego, como leímos anteriormente, en Apocalipsis 20:10. Ahora, estamos considerando este tema de forma concisa, pero cuando lleguemos en nuestro estudio al libro de Apocalipsis lo trataremos con mayor detalle. Así es que, vamos a pasar al siguiente versículo de la epístola del apóstol Judas, y es el versículo 7, que dice:

"Como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra la naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno."

Este fue el tercer ejemplo que Judas nos dejó sobre la apostasía en el pasado. Él ha mencionado al pueblo de Israel en su incredulidad, a los ángeles que no mantuvieron su estado original y se corrompieron, y finalmente a los pueblos de Sodoma y Gomorra y de las ciudades que estaban a su alrededor. Estas ciudades fueron castigadas de tal manera que probablemente están sepultadas en el fondo del Mar Muerto. Existe la creencia de que han sido localizadas en ese lugar.

No sabemos si en realidad las han localizado o no. Y no estamos seguros de que esto sea de mucha importancia para el hijo de Dios. Lo que nos interesa saber es que Dios destruyó a estas ciudades porque sus habitantes profanaron la dignidad de sus propios cuerpos e indujeron a la gente a entregarse a las formas más extremas de inmoralidad. Es interesante ver como el lenguaje y los criterios de evaluación de la gente han cambiado con respecto al vocabulario de la Biblia, que prevaleció por un extenso período de tiempo. Al adulterio y las aberraciones morales se las considera como el amor libre. A la persona que suele embriagarse se la considera como un alcohólico respetado, a los que comienzan a probar las drogas y acaban siendo controlados por ellas, se las considera como personas que ejercen su libertad de optar por nuevas formas de placer. Por otra parte, algunos consideran al asesino como una persona "temporalmente enajenada". Así que Satanás, el enemigo de Dios, está haciendo una buena labor adoctrinando al mundo con un nuevo vocabulario. A pesar de ello, el pecado no ha cambiado de significado ente la mirada de Dios. Y el hecho de que en el pasado Dios haya castigado a las personas y sociedades por estos pecados de sensualidad, debería constituir una seria advertencia para nuestra generación. En el pasado Dios ha juzgado este pecado y en nuestro tiempo también castigará a cualquier civilización que se aleje demasiado en esa dirección. Y por nuestra parte nos preguntamos si nuestras sociedades no han emprendido ya ese camino, que parece no tener retorno. Bien, amigo oyente, vamos a detenernos aquí por hoy. Dios mediante, continuaremos nuestro estudio de esta epístola universal del apóstol Judas, en nuestro próximo programa. Mientras tanto, le sugerimos que lea el resto de la epístola para familiarizarse mejor con su contenido. Y le invitamos cordialmente a continuar acompañándonos en esta etapa de este viaje de largo recorrido, como es nuestro viaje "a través de la Biblia".

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Estudios relacionados

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Prédica: Juan el Bautista, un hombre de Dios (Marcos 1:4-6)
Prédica: Juan el Bautista, un hombre de Dios (Marcos 1:4-6)