Estudio bíblico de Apocalipsis Introducción 1

Apocalipsis

Introducción (continuación)

En nuestro programa anterior, estimado amigo oyente, concluimos con el pensamiento de que en el presente siglo 21, con tantos asombrosos avances científicos y tecnológicos, sin embargo estamos sufriendo un desgaste cultural, ético y moral que supone un gran fracaso en el intento de mejorar, globalmente, a nuestro planeta Tierra. La falta de modelos creíbles, tanto de parte de muchos líderes y dirigentes políticos, como de padres y educadores, han fomentado un clima de desconfianza, inseguridad y desprecio hacia aquellos valores que antaño eran necesarios y valorados "como imprescindibles" en una sociedad que se preciaba ser moderna y sólida. Hay mucha confusión, desorientación y desánimo entre las generaciones más jóvenes. Son interesantes algunas citas que hemos recopilado de personajes públicos conocidos.

El Dr. John R. Mott, después de concluir un viaje alrededor del mundo dijo lo siguiente: "La era más peligrosa que el mundo ha conocido es la del presente. Cuando pienso en la tragedia humana, como la que vi y sentí, en la que los ideales cristianos han sido sacrificados por intereses ocultos y egoístas; se me ocurre que Dios debe estar preparando el camino para una inmensa acción directa". Amigo oyente, éste es el tema del libro de Apocalipsis. Dios está preparando al mundo para una acción directa suya.

El gran estadista inglés Winston Churchill, antes de morir dijo: "El tiempo que nos queda es corto". El Sr. Luce, quien fue propietario y editor de las revistas Life, Time y Fortune, dijo en una ocasión que en su juventud, siendo hijo de un misionero presbiteriano en la China, él y su padre a menudo discutían sobre la Segunda Venida de Cristo, porque pensaba que todos aquellos que creían en esa enseñanza eran unos religiosos fanáticos. A continuación el Sr. Luce comentó, y citamos sus palabras: "Sin embargo, me pregunto si no había algo de cierto en esa posición, después de todo".

Por su parte, el historiador norteamericano, Charles Beard, dijo: "Por todo el mundo, los pensadores y filósofos sondean el horizonte del futuro, y están tratando de fijar los valores de la civilización, y están especulando en cuanto a su destino".

El Dr. William Yogt, en su libro "El Camino hacia la Civilización", escribió: "La Escritura en la pared de cinco continentes nos dice ahora que el día del juicio está a la puerta". El Dr. Raymond B. Fosdick, quien fue presidente de la Fundación Rockefeller, dijo: "A muchos oídos les llega el ruido de las pisadas del juicio. El tiempo es corto".

Por su parte, H. G. Wells, antes de morir, declaró lo siguiente: "Este mundo se encuentra en las últimas. El fin de todo aquello que llamamos vida está a la puerta". El General Douglas McArthur dijo: "Hemos tenido nuestra última oportunidad". También, el ex-presidente norteamericano Dwight Eisenhower, dijo: "Sin una regeneración moral a través de todo el mundo no hay ninguna esperanza para nosotros. Vamos a desaparecer un día en el polvo de una explosión atómica". El que fue Secretario de Defensa de los Estados Unidos hace muchos años, el señor James D. Forrestal, dijo: "En mi opinión, el estado de tensión continuará por el resto de nuestras vidas, y la de nuestros hijos; es un porvenir tenebroso, pero se aprecia un rayo de esperanza. Nuestras vidas terrenales pueden ser cortadas en cualquier momento por la voz del arcángel y la trompeta de Dios a la venida de Cristo, quien es anunciado por segunda vez a un mundo destrozado por las luchas".

De modo que, por mucho tiempo, amigo oyente, los hombres que han ocupado altos cargos han intentado proyectar sus reflexiones mirado hacia el futuro, y sus conclusiones no podían ser más pesimistas, porque están convencidos de que irremediablemente se avecinaba una gran crisis mundial. Nos preguntamos lo que dirían si hubieran vivido en nuestros días, en este siglo. Como resultado de esa incertidumbre económica, social, de esa devaluación moral y ética se ha producido un gran interés por las ciencias ocultas, los horóscopos y cartas astrales, la magia y todo tipo de esoterismo. Además del florecimiento de sectas y cultos, cada cual más extravagante e irracional, también hay un creciente interés por la profecía bíblica. A través de la historia de la Iglesia, ha habido muchas interpretaciones de las profecías, pero se han determinado cuatro métodos o sistemas diferentes de aproximación a la interpretación de las profecías bíblicas, en su mayoría contenidos en el libro de Apocalipsis, que son:

1.- La interpretación "preterista", o pretérita, que afirma que toda el contenido de este libro ya ha sido cumplido en el pasado. Que todo tenía que ver con referencias locales en los días de Juan, el autor, y los difíciles tiempos bajo Nerón o Domiciano. Este método alega que el propósito del libro de la "revelación", el Apocalipsis, era el de consolar a la iglesia perseguida y que fue escrito en un lenguaje simbólico que los creyentes, los cristianos de esa época, pudieran identificar. Y aunque fue ciertamente un gran consuelo para los hijos de Dios a través de todos los tiempos, sin embargo si todo ya estaba concluido y cumplido, este libro no tendría ningún valor para nuestros tiempos presentes.

2.- La interpretación histórica determina que el cumplimiento es una acción continuada en la historia de la iglesia, desde los tiempos de Juan hasta el presente. Hasta cierto punto, esto es verdad con respecto a las siete iglesias que mencionaremos más adelante, pero es obvio que este libro es un libro profético.

3.- La interpretación histórico-espiritual, es un refinamiento de la teoría histórica que fue presentada por el Dr. William Ramsey, que identificó a las dos bestias como la imperial y provincial Roma, y que el propósito del libro es el de animar a los creyentes. Según esa teoría, el Apocalipsis ya se ha cumplido en su mayor parte y que su contenido son mayormente lecciones para la iglesia del presente.

El concepto que conocemos como amilenarismo ha adoptado este punto de vista. Esto por supuesto disipa y derrota el propósito del libro. En este sistema es sorprendente ver cómo las cosas mencionadas pueden disiparse hasta el punto de desaparecer, al ser calificadas, sencillamente, como símbolos.

4.- La interpretación futurista, mantiene el punto de vista que el libro de Apocalipsis es primordialmente profético, y su cumplimiento, será en el futuro, especialmente a partir del capítulo 4 de Apocalipsis hasta el final del libro. Este es el punto de vista de todos los pre-milenaristas, y es el punto de vista que aceptamos nosotros; y que le presentaremos a usted, amigo oyente. El libro de Apocalipsis comienza con una revelación de Cristo glorificado; a continuación se nos presenta la Iglesia, y toda la historia de la Iglesia es dada. Y, al final del capítulo 3, la Iglesia es removida a los Cielos, y ya no la contemplamos como "iglesia", sino como "la novia" que regresará a la Tierra, juntamente con Cristo, cuando Él regrese para establecer Su Reino, el Reino de los Mil Años, que Juan nos describe. Será un tiempo de prueba, porque al final de ese período Satanás, el enemigo de Dios y del ser humano, será liberado por un breve espacio. Después, la rebelión final será aplastada y comenzará la Eternidad. Este es el punto de visto acerca del Apocalipsis mayormente aceptado.

Ahora veremos seis características singulares que encontramos en este libro de Apocalipsis.

1.- Destacaremos que este es el único libro profético en el Nuevo Testamento. Hay 17 libros proféticos en el Antiguo Testamento, y solamente uno, el Apocalipsis, en el Nuevo Testamento.

2.- Juan, el autor, se remonta, retrocede y adentra mucho más en la eternidad pasada que cualquier otro escritor en las Escrituras. Hizo lo mismo en el Evangelio que lleva su nombre que comienza con estas palabras: En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. (Jn. 1:1).

Luego, Juan avanza hacia el tiempo de la Creación: Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. (Jn. 1:3). Ahora, al escribir el libro de Apocalipsis, él se extiende y se adentra en la eternidad futura, hacia el reino eterno de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo.

3.- Hay una bendición especial que se promete a los que leen el libro: en el capítulo 1, versículo 3, donde leemos: Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca. Esta es una promesa de bendición.

Al final del libro encontramos una seria advertencia a todos aquellos que alteran el texto: en el capítulo 22, versículos 18 y 19 donde leemos: Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.

4.- El libro de Apocalipsis no es un libro sellado. Quizá usted recuerda que, cuando estudiamos el libro del profeta Daniel, éste recibió la orden de Dios, de cerrar y sellar el libro, hasta el tiempo del fin (Dn. 12, 9). Pero a Juan, el Señor le dice en el capítulo 22, versículo 10: Y me dijo: No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca.

5.- El libro contiene una serie de visiones expresadas en símbolos que tratan con la realidad. Es preferible la interpretación literal, a menos que Juan exprese claramente lo contrario.

6.- El libro de Apocalipsis no origina, y tampoco da principio a nada, sino que concluye, y es la consumación de aquello que ha comenzado en otra parte de las Escrituras. Es imperativo, para comprender correctamente este extraordinario libro, que se pueda trazar perfectamente una profecía, desde su origen, desde su primera referencia, hasta la última. Esa es la razón por la cual mencionamos que es imprescindible un conocimiento previo de los demás libros, es decir, de toda la Biblia, para poder comprender el Apocalipsis.

Se han encontrado más de 500 referencias o alusiones al Antiguo Testamento en el libro de Apocalipsis y que, de sus 404 versículos, 278 contienen referencias al Antiguo Testamento. Es decir, que más de la mitad de este libro depende de nuestra comprensión del Antiguo Testamento.

Hay diez grandes temas proféticos que aquí encuentran la consumación

1.- El Señor Jesucristo. Él es el tema del libro. El tema no es la bestia, ni lo son las copas de la ira, sino Aquel que carga con el pecado. El Señor Jesucristo es el tema de este libro. La primera mención que se hace, referente al Señor Jesucristo, la encontramos en Génesis, capítulo 3, versículo 15, como "la simiente de la Mujer".

2.- La Iglesia no comenzó en el Antiguo Testamento. La primera mención viene de los propios labios del Señor Jesucristo, anotada en el evangelio según Mateo, capítulo 16, versículo 18, cuando dijo: Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

3.- Tenemos la resurrección y la traslación de los santos, o sea, el traslado de los santos. Ese es el tercer gran tema, y se encuentra en el capítulo 14 del evangelio según el Apóstol Juan. También en la primera epístola del Apóstol Pablo a los Tesalonicenses, capítulo 4, versículos 13 al 18. En la Primera Epístola a los Corintios, capítulo 15, versículos 51 y 52; hay otros pasajes más, que veremos oportunamente algo más adelante.

4.- El cuarto gran tema es la Gran Tribulación, del que se comienza a leer en el capítulo 4 de Deuteronomio, donde Dios manifiesta que Su pueblo sufrirá tribulación.

5.- El quinto tema es Satanás y el mal. ¿Dónde comenzó él, que fue un ángel brillante, lleno de luz y poder, el más hermoso? Podemos encontrar esa mención en el capítulo 28 de Ezequiel. También será un tema que trataremos en su momento.

6.- El sexto tema es "el hombre de pecado", también mencionado en el mismo capítulo 28 de Ezequiel.

7.- El séptimo tema es "la trayectoria y el fin de la cristiandad apóstata". Eso se nos presenta en el evangelio de Mateo, capítulo 13. También el profeta Daniel tenía algo que decir al respecto en el capítulo 2, 31- 45.

8.- El octavo tema profético tiene que ver con el comienzo, el desarrollo y el fin del tiempo de los gentiles. El Señor Jesucristo dijo en el evangelio de Lucas, capítulo 21, versículo 24: Y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan. También el profeta Daniel se refiere a este tema en el capítulo 2, versículos 37 al 45.

9.- El noveno gran tema es "la Segunda Venida de Cristo". Tenemos una descripción muy detallada. Judas, el apóstol escribió acerca del tema en su epístola, en los versículos 14 y 15; Enoc habló del mismo, lo que nos lleva a los comienzos, al tiempo de los escritos del Génesis.

10.- Finalmente, el décimo tema son los pactos de Israel, comenzando con el pacto que Dios hizo con Abraham, en el libro de Génesis, capítulo 12. Dios prometió a su pueblo escogido, y muy amado cinco cosas, y Dios dice en el libro de Apocalipsis que Él va a cumplir todas ellas. Dios siempre cumple, Dios no habla ni promete en vano, Él cumplirá todas las promesas que también a nosotros, los Gentiles nos ha hecho.

Bien, estimado amigo oyente, hemos dedicado dos programas con explicaciones preliminares, a modo de introducción, muy necesarias para un mejor aprovechamiento de este importante libro. Confiamos en que podamos comunicarles la importancia de este libro profético, cuyo texto es desconocido por la mayoría de nuestra audiencia. Con la ayuda de Dios comenzaremos en nuestro próximo programa, a cruzar los umbrales fascinante libro de Apocalipsis. Por su extraordinaria grandeza e importancia, este texto necesita ser tratado apropiadamente. Para ello, para poder comunicar con sencillez y claridad las grandes verdades que Dios ha revelado a la Humanidad, por medio de sus profetas, necesitamos que nos guíe el Espíritu de Dios, el Espíritu Santo.

Este libro es la revelación y la exaltación del Señor Jesucristo, y es únicamente el Espíritu de Dios, quien, como dijo el mismo Señor Jesucristo, puede darnos la suficiente luz para revelarnos los misterios de Dios; esa es Su misión, revelarnos al Señor Jesús, y así podremos comprender y aceptar el plan divino de salvación que Dios tiene preparado para Sus criaturas.

Si Dios dispuso los medios para que podamos comprender, anticipadamente, lo que le ocurrirá a la Humanidad, y a este planeta Tierra, será vital prestarle la suficiente atención, ¿no le parece, estimado amigo oyente? Por nuestra parte anticipamos con gran expectativa los próximos programas. Adentrarse en las claves que Dios dejó a lo largo de los siglos de la historia humana será nuestro cometido en las próximas semanas.

Le invitamos, por lo tanto a que nos acompañe en nuestro recorrido por el último libro de la Biblia, las Sagradas Escrituras, el libro profético llamado "El Apocalipsis". Su ubicación final en el Nuevo Testamento tiene su razón de ser, porque así como el mismo comienza con los cuatro evangelios, que relatan la venida del Hijo de Dios a la Tierra, el Nuevo Testamento finaliza con los temas que rodean Su Segunda Venida.

Le invitamos, pues, a que continúe con nosotros en nuestro recorrido a través de las páginas de Apocalipsis. También nos permitimos sugerirle que usted comience a leer el texto de este libro para familiarizarse con su contenido. Será entonces, hasta nuestro próximo programa, amigo oyente, ¡que Dios le bendiga con Su Presencia cercana, la única que puede darle paz, fuerza y aliente para cada circunstancia de su vida!

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO