Estudio bíblico de Apocalipsis 1:4-9

Apocalipsis 1

Versículos 4-9

Continuamos hoy, estimado amigo oyente, nuestro recorrido por el libro de Apocalipsis, el último libro de la Biblia, las Sagradas Escrituras. Apocalipsis también es el único libro profético del Nuevo Testamento.

En nuestros anteriores programas hablamos del bosquejo general de este libro que muchos consideran como difícil o complicado. Pero, Dios quiere hablarnos por medio de Su Palabra, y el objetivo de esta revelación es el alertarnos sobre lo que ocurrirá en un futuro a nuestro planeta Tierra, a los creyentes en Jesucristo, y a aquellos que Le rechazan. El autor de este libro, recordemos, es el apóstol Juan, quien recibió, de parte de Dios, estas visiones proféticas durante su exilio en la Isla de Patmos,

Regresamos ahora a la primera sección del capítulo 1, versículo 4. Este primer capítulo realza y destaca a la persona del Señor Jesucristo, y podemos contemplarle a Él como Cristo glorificado. Desde los versículos 4 al 8, veremos los saludos de Juan, el autor, y también los saludos del Señor Jesucristo, desde Su Gloria, en el Cielo. Leamos el versículo 4 de este capítulo 1 de Apocalipsis:

4 Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete espíritus que están delante de su trono; (Ap. 1:4)

Observemos que Juan no se presenta colocando algún título delante de su nombre, y simplemente se identifica por su nombre, Juan. Suponemos, por lo tanto que Juan era muy conocido en estas siete iglesias. Sabemos que Juan había sido pastor de la iglesia en Éfeso, y se estima que también supervisaba a las iglesias en aquella zona. Asia abarcaba mucho de lo que conocemos actualmente como Asia Menor.

Antes de proseguir vamos a comentar la mención del número 7. En este versículo se mencionan las 7 iglesias, y los 7 espíritus. El número 7 tiene un significado religioso en la Palabra de Dios, obvio y conocido por la gente en los días de Juan. La humanidad, desde siempre, le ha dado cierta relevancia a los números, hasta llegar a la superstición. Pero en la Palabra de Dios el número 7 tiene una especial relevancia. No necesariamente significa "la perfección", sino más bien el estar "completo", en su "totalidad". A veces lo completo significa perfección, aunque no siempre. Pero cuando Dios utiliza el número siete, es que desea hablarnos de algo que es "completo". Más adelante veremos que el número 7 es un número clave en el libro de Apocalipsis. También en el Antiguo Testamento el número 7 era considerado como representativo de lo "completo"; está relacionado con los pactos de Dios y su trato con Israel. El sábado, día del reposo, por ejemplo, es observado el séptimo día, como también el importante rito simbólico de la circuncisión y la adoración, todos giran alrededor del séptimo día. Al recorrer las páginas de las Escrituras, la Biblia, Dios ordenó a Su pueblo, el pueblo de Israel que caminara 7 veces, en 7 días, alrededor de la ciudad de Jericó, para conquistarla, no por fuerza, ni violencia, sino con Su Poder. También hemos estudiado en el pasado la historia del importante militar llamado Naamán, quien tuvo que sumergirse 7 veces en el río Jordán, para recibir sanidad para su grave lepra. Hay muchas referencias en las que no podemos abundar, pero mencionaremos algunas, a modo de recordatorio: en los tiempos de José, en Egipto, siendo hebreo de nacimiento, había llegado a ser muy poderoso, hubo 7 años de abundancia, y 7 años de gran hambre. El poderoso rey Nabucodonosor estuvo enajenado mentalmente por 7 años. Hay 7 bienaventuranzas en el Nuevo Testamento. El "Padre Nuestro", la Oración del Señor, contiene 7 peticiones. Jesús relata 7 parábolas en el evangelio de Mateo, capítulo 13; y Él alimentó a las multitudes con 7 panes. El Señor Jesucristo habló 7 veces desde la cruz. Al llegar al libro de Apocalipsis, el número 7 continúa destacándose, y por lo tanto no debe ser una mención casual.

Ahora, Juan escribe: a las siete iglesias que están en Asia. ¿No había otras iglesias en Asia? Sabemos que había iglesias en Colosas, en Mileto, en Hierápolis, en Troas, y en muchos otros lugares. Cuando Juan mencionó el número siete, daba a entender que abarcaba la totalidad de la historia de la iglesia, y que estas iglesias representaban las características de todas las congregaciones. Así que, aquí se refiere a la provincia de Lidia, la zona de Nisea, partes de Persia. No significa todo el continente de Asia, pero sí señala una gran área, especialmente en la zona costera. La expresión de "Asia Menor" no fue utilizada hasta el cuarto siglo.

El saludo comienza con "Gracia y paz". La palabra "gracia" viene de la palabra griega "caris". La "Gracia" significa el favor inmerecido de Dios, y la fuerza que se precisa en la vida cristiana, cada día. Y la paz, el habitual saludo "shalom" que se utiliza en hebreo, significa la serenidad resultante que capacita al creyente a hacer frente a todas las circunstancias de la vida. La Gracia y la Paz provienen de la Trinidad, y son la fuente de todas las bendiciones nuestras, los creyentes en Cristo Jesús, en el presente.

Tenemos delante de nosotros a la Trinidad, y la mención de los siete espíritus hace referencia a Dios, Espíritu Santo, en Su Plenitud. "del que es y que era y que ha de venir" enfatiza la eternidad y la inmutabilidad de Dios. Observemos que se menciona a cada miembro de la Trinidad: a Jesucristo, en el versículo siguiente, como Hijo de Dios, y los 7 espíritus, una clara referencia al Espíritu Santo, y a Dios Padre, El que es, era y ha de venir". Leamos el versículo 5 de este capítulo 1 de Apocalipsis:

5 y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, (Ap. 1:5)

Y de Jesucristo el testigo fiel, ? dice ? el primogénito de los muertos. A partir de este versículo veremos que se le otorgan siete títulos al Señor Jesucristo. En este versículo 5, encontramos los primeros cinco. El primer título de Jesucristo es el de "el testigo fiel". Jesucristo es el único testigo digno de confianza para relatar los hechos de este libro; Él es el único testigo digno de confianza para usted y para mí en el presente. Muchas personas nos pueden haber defraudado, pero podemos creer y depositar nuestra confianza en el Señor Jesucristo.

El segundo título es: El primogénito de los muertos. Primogénito en griego es "prototocos", y está relacionado con Su resurrección. Él fue el primero en levantarse de entre los muertos, para no morir jamás. Este es un cuadro maravilloso que tenemos delante de nosotros. La muerte, el sepulcro, fue la matriz que le dio a luz. Él vino de la muerte a la vida. Él es el único que ha regresado de entre los muertos con un cuerpo glorificado. Nadie más ha recorrido ese camino hasta el presente. Pero los creyentes, los Suyos, le seguirán en la resurrección. Tercero: Él es soberano de los reyes de la tierra. Esto nos habla de la posición final que Jesucristo ocupará durante el milenio, donde cada rodilla se doblará ante Él, y cada lengua confesará que Él es el Señor. (Fil. 2:10-11)

El cuarto título que encontramos en este versículo 5, del capítulo 1 de Apocalipsis es "al que nos amó". Es una expresión realmente en tiempo presente, que enfatiza Su actitud fiel y constante hacia los Suyos. El estudio de este libro, amigo oyente, no debería causarnos ningún temor, porque proviene de Aquel que nos ha amado. Él no sólo nos amó cuando murió por nosotros en la cruz, sino que Él nos ama hoy. ¡En este mismo minuto Jesús le ama, estimado amigo, amiga, oyente!

El quinto título es: Y nos lavó de nuestros pecados con Su sangre. La sangre de Cristo no es solamente un símbolo, es de suma importancia. Quizá, si es un oyente habitual de nuestro programa, usted recuerde que al estudiar el Antiguo Testamento, en el libro de Levítico, capítulo 17, versículo 11, vimos que Dios le enseñó a Su pueblo que la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas. Ahora, cuando Cristo derramó Su sangre, hasta la última gota que salió de Su cuerpo, allí en la cruz, Él la entregó voluntariamente por usted y por mí, amigo oyente. Él entregó Su vida totalmente. ¡Él murió por Amor, por nosotros! Por su profundo y trascendente significado no podemos tomar a la ligera el eterno valor de la sangre de Jesucristo. "Hay un precioso manantial de sangre de Emanuel (Dios con nosotros), que purifica a cada cual que se sumerge en Él", es el título de un precioso himno tradicional que expresa claramente los efectos de ser lavados y limpios por ese supremo sacrificio de amor de Jesucristo. Y la sangre de Jesucristo todavía hoy, ahora mismo, puede lavarnos de cualquier pecado, de cualquier maldad. Con todo respecto y mucho afecto le preguntamos, estimado amigo oyente, ¿ya ha probado ser limpiado por la sangre de Jesucristo?

El Apóstol Pedro escribió en su primera epístola, capítulo 1, versículos 18 y 19: Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un Cordero sin mancha y sin contaminación.

Y por ello, el Apóstol Pablo pudo escribirle al joven Timoteo en su primera carta a este joven creyente, en el capítulo 2 y versículo 5, y decirle: Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.

Él, y sólo Él derramó Su sangre. Él, sólo Él, nos liberó de nuestro pecado por entregarse hasta la muerte, hasta dar toda Su propia sangre. ¡Qué inmenso e inmerecido regalo nos ofrece Dios, y no se cansa nunca en ofrecérnoslo: el perdón y la paz, por medio del único mediador, entre Él, y el ser humano! Continuemos con el versículo 6, que dice:

6 y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén. (Ap. 1:6)

Y aquí llegamos al sexto título que significa en realidad: "Y nos hizo un reino, sacerdotes para Dios, Su Padre". Como santos sacerdotes, ofrecemos sacrificios espirituales a Dios: nuestras personas, nuestras posesiones, nuestra alabanza y nuestro servicio. Como regios sacerdotes proclamamos las excelencias de Aquel que nos llamó de las tinieblas a Su luz admirable. Leemos que nosotros somos un reino de sacerdotes, y que vamos a reinar con Él. Ahora, Jesucristo dice a continuación: "Para Dios, su padre". ¿Por qué no dijo nuestro Padre? Por la razón de que esa es Su eterna posición en la Trinidad. Nosotros llegamos a ser hijos de Dios a través de la regeneración. Pero Jesucristo es, ha sido y será el Hijo de Dios. Él nació de arriba. Nosotros solamente podemos llegar a ser hijos de Dios si aceptamos a Jesucristo, Su Hijo, como nuestro único y suficiente Salvador.

Ahora, el séptimo título es: a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Esta frase concluyente enfatiza la eternidad. Un amor tan inmenso, eterno, entregado, incondicional, incomprensible, Le hace a Jesucristo digno de toda nuestra alabanza, gloria, honra, y adoración. Amén. Cuán maravilloso es meditar en las profundidades de la riqueza espiritual que Dios nos revela, por puro Amor. El versículo termina con un Amén. Él es el Amén. En el libro de Isaías, que estudiamos hace algunos meses atrás vimos que ese era uno de Sus título. Amén. Jesucristo, Él es el tema y el sujeto principal de este libro. Él es el motivador de todas las cosas, de todos los sucesos, y todos los eventos se dirigen hacia Él. Todas las cosas no sólo fueron creadas por Él, sino que todas las cosas fueron creadas para Él. Este universo existe para Él. Continuemos con el siguiente versículo 7 de este capítulo 1 de Apocalipsis:

7 He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén. (Ap. 1:7)

Ahora, ¿qué quiere decir "los que le traspasaron"? Esto es una referencia a la nación de Israel. Y luego: y todos los linajes de la tierra. Es decir, todos los gentiles, Harán lamentación por él. Sí, amén. También finaliza este versículo con un Amén. Ese es Su título, ese también es Su nombre.

Hemos leído: He aquí que viene con las nubes. Eso revela la venida física de Cristo. Y cuando Juan, el autor, escribió: Y todo ojo le verá, eso indica que será una aparición física corporal, que podrá apreciarse visualmente. Según las Escrituras, cuando Jesucristo retire y saque a la Iglesia de la Tierra, es decir a todos los creyentes de este mundo, y los lleva a los Cielos, Él no será visible. Nosotros vamos a encontrarnos con el Señor en las nubes, según podemos leer en 1 Ts. 4:17.

Ahora, aquí dice que "todo ojo le verá". El énfasis en este libro profético de Apocalipsis es sobre Su venida a la Tierra a establecer Su reino, y aquí tenemos unas referencias al respecto.

Se nos dice que todos los linajes de la tierra harán lamentación por Él. Esta será la reacción de todos aquellos que rechazan a Cristo. Es que, estimado amigo oyente, el mundo, los habitantes de este planeta, no le darán la bienvenida.

Y la palabra "Amén" significa que, así será, porque Él es "fiel". Él no va a cambiar Su plan, ni Su modo de pensar. Él es fiel, y constante en todo, siempre. El versículo 8 de este capítulo 1 de Apocalipsis continúa:

8 Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso. (Ap. 1:8)

Jesucristo dice que Él es el Alfa y la Omega. Esta afirmación es muy importante porque en el idioma griego, el Alfa y la Omega son la primera y la última letra del alfabeto griego; el principio y el final. De un alfabeto se construye un lenguaje, por la formación de palabras. Y Jesucristo es llamado El Verbo de Dios. Él es la revelación completa, y Él es la comunicación inteligente, comprensible, de Dios. Amigo oyente, Él es el único alfabeto, el único lenguaje que usted puede usar para llegar al corazón de Dios. El único idioma que Dios habla y comprende es este idioma del cual Jesús es el Alfa y la Omega. El cubre el tiempo y la eternidad, y agota el vocabulario de la excelencia. Él es la fuente y la meta de la creación, y es Él quien comenzó y pondrá fin al programa de Dios en el mundo. Si usted, amigo oyente, quiere comunicarse con Dios, ya sabe, lo tendrá que hacer en el Nombre de Jesucristo, por medio del Señor Jesucristo.

Ahora, el principio y el fin se refieren a la eternidad del Hijo, y a Su inmutabilidad. Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos (Hebreos, 13, 8). Eterno en Su ser y el Todopoderoso en poder. Significa que Él es el mismo. Él no ha cambiado. Él es inmutable.

Ahora, se nos dice que Él es Principio y fin, Él abarca todo el tiempo y toda la eternidad. Continúa el versículo: Dice el Señor. Esta es una afirmación de la deidad del Señor Jesucristo. El que es, esto es tiempo presente. El Cristo glorificado. Y que era, tiempo pasado, la primera venida de Cristo, el Salvador. Y que ha de venir, tiempo futuro, la segunda venida de Cristo, como el soberano a esta tierra. Él es, era y ha de venir.

Hemos completamos esta primer y muy profunda sección, del saludo de Juan, el escritor y también del Señor Jesucristo. Continuamos ahora, el versículo 9 de este capítulo 1 de Apocalipsis, leemos:

9 Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo. (Ap. 1:9)

Esta expresión, "Yo Juan", se usa solamente tres veces en este libro de Apocalipsis. Las dos últimas se encuentran al final del libro. Dice: "Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación". El apóstol Juan estaba teniendo graves problemas. Usted recordará que Domiciano, el emperador romano, le había exiliado en la isla de Patmos, en el mar Egeo, porque Juan era muy activo en la iglesia de Éfeso. Pero, además tenía a su cargo la supervisión de todas las demás iglesias. El estaba privado de libertad a causa de su lealtad a la Palabra de Dios y al testimonio de Jesucristo.

Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación. ¿Tribulación? Sí, la primera Iglesia, la mal llamada iglesia "primitiva", también sabía lo que era padecer tribulación y persecución.

Y continúa Juan diciendo: En el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo. Permítanos cambiar un poco la estructura y volver a leerlo. "Yo Juan, quien soy vuestro hermano y copartícipe con vosotros en la persecución por amor a Cristo, en el reino y en la paciencia de Jesús, estaba en la isla llamada Patmos, a causa de la Palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo. Ahora, Juan no se está refiriendo aquí a la Gran Tribulación, sino a la persecución que ya estaba cayendo sobre los creyentes; al mencionar "el reino" se refiere al reino, al que, por virtud del nuevo nacimiento entra el pecador, que ha aceptado que Cristo le limpiara y lavara con Su preciosa sangre. Juan se refiere al Reino de Cristo al que pertenecemos todos los creyentes. No es el reino de los mil años, el Milenio, que no ha sido establecido aún porque Cristo lo va a instituir en Su Segunda Venida.

Juan relaciona la tribulación, la perseverancia, que es paciencia, y el Reino de Dios. Y a continuación Juan explica la razón por la cual se encuentra en la isla de Patmos. Su exilio se produjo entre los años 86 al 96 D. C. Patmos es una isla volcánica, árida, en la costa de Asia Menor, de unos 16 kilómetros de largo, por 10 kilómetros de ancho. Pero su cárcel, su aislamiento y privación se convirtieron en una antesala del cielo al recibir las visiones de la gloria y del poder de Dios, y las revelaciones acerca del juicio establecido por Dios.

Estimado amigo oyente, continuaremos en nuestro próximo programa. Le sugerimos adelantarse en el texto bíblico y leer todo el capítulo 1 de Apocalipsis. Confiamos y pedimos al Señor Jesucristo que las palabras oídas, las que con reverencia hemos pronunciado aquí, hagan eco en su alma y corazón, para que sólo Él reciba toda la gloria y honra, como sólo Él se merece. ¡Amén!

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Prédica: Juan el Bautista y el bautismo de arrepentimiento
Prédica: Juan el Bautista y el bautismo de arrepentimiento