Estudio bíblico de Apocalipsis 12:10-17

Apocalipsis 12

Versículos 10-17

Un día más continuamos con nuestro estudio de un libro extraordinario y diferente que ha fascinado a millones de personas a través de muchos siglos. Para los amigos y amigas oyentes que nos acompañan por primera vez les aclaramos que desde hace varios programas, estamos recorriendo el libro de Apocalipsis. Es el libro con el que concluye La Biblia, las Sagradas Escrituras, cuyo tema son las profecías reveladas al apóstol y evangelista Juan, cuando éste se encontraba exiliado en la Isla de Patmos. No es un libro tan complejo, ni tan misterioso. Sólo hay que conocer las claves del significado de los muchos símbolos que Juan describe. También es de suma importancia conocer los libros anteriores, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, porque sólo así podremos comprender los mensajes y avisos que el Señor Jesucristo nos envió por medio de las visiones de Juan.

Regresamos al capítulo 12 de Apocalipsis, y vamos a leer los versículos 10 al 12:

10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. 11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. 12 Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo. (Ap. 12:10-12)

El apóstol Juan dice: Entonces oí una gran voz. Juan es un espectador privilegiado al que se le ha ordenado escribir todo lo que ve y oye. Es testigo presencial de unos hechos reales. En nuestro programa anterior, leímos como el enemigo de Dios y del ser humano, Satanás, había sido arrojado del Cielo. Esto causó gran regocijo entre la multitud de redimidos que ya están en el Cielo. Sabemos que se trata de un gran grupo de santos personajes del Antiguo Testamento, y de santos que fueron martirizados hasta este momento en ese período que se llama la Tribulación. Por fin El acusador de los hermanos había sido arrojado de la presencia de dios, porque recordemos, él tenía acceso hasta ese momento ante el Trono para acusar y difamar con toda su furia a los creyentes fieles que viven ese difícil tiempo de pruebas.

Esta es la primera gran demostración de poder ejecutada contra "el mal" después de la muerte y resurrección de Cristo: la expulsión o el lanzamiento de Satanás fuera del Cielo. Este es el comienzo de una serie de acciones que llevarán al Señor Jesucristo a tomar el control del gobierno mundial, y que comience Su reinado sobre toda la Tierra.

Cuando Cristo murió en la cruz, Él preparó el camino para que Satanás pudiera ser arrojado del Cielo, fuera de la presencia de Dios Padre. El Apóstol Pablo escribió en su epístola a los Colosenses, capítulo 2, versículo 14: Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio, y clavándola en la cruz. Eso es la obra de Cristo en la cruz. Jesucristo hizo posible, con su muerte, la salvación del ser humano. Dios canceló nuestra deuda de pecado al clavarlos en la cruz de Cristo. Jesucristo pagó nuestras deudas con Dios con Su propia muerte. El precio fue su sangre inocente. Pablo continuó en el versículo 15: Y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

Opinamos que cuando Él ascendió al Cielo, Él llevó a una gran multitud de almas consigo. Él llevó a la presencia de Dios los santos cautivos en cautividad, del Antiguo Testamento; creemos que ellos se encuentran en ese grupo que ahora está proclamando, en el texto que leímos, que la salvación ha llegado. Leímos:

10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo

¿Qué significa esto? Vamos a puntualizar las cuatro libertades celestiales que han sido compradas por medio de Su sangre; cuatro libertades que se completarán cuando el Señor Jesucristo regrese a la Tierra, Su Segunda Venida:

1.- La salvación ? la consumación de la salvación sólo está en la persona de Cristo. Nuestra salvación se consumará cuando estemos en Su presencia. Juan en su 1ª carta, capítulo 3, versículo 2 escribió: Aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Esto llegará a realizarse cuando Él regrese aquí, a la Tierra. Creemos que aquí se nos habla de Su regreso visible a nuestro planeta.

2.- Luego dice: Y el poder ? Controlar el poder no es tarea fácil, y en la mayoría de las naciones ha habido muchos abusos, y mal uso, del poder. Algunas grandes naciones han sido capaces de provocar y disputar guerras, que como un gran incendio en una pradera, se desparramaron a otras naciones, destruyen ciudades y matando a millones de personas. Todas las naciones de la Tierra han abusado del poder. El reinado de Jesucristo sobre todas las naciones será totalmente diferente. Cuando Él tome el poder y el control sobre esta Tierra, reinará la justicia perfecta y la paz perfecta.

3.- La tercera gran libertad que tenemos es el reino de nuestro Dios que se establecerá sobre la Tierra. Hasta entonces no conoceremos la verdadera paz, la justicia, y la auténtica libertad sobre la Tierra. Será maravilloso cuando este reino perfecto llegue y gobierne en nuestro mundo. Esta declaración en tiempo futuro revela que Su reino no ha sido establecido en la primera venida de Cristo.

4.- La cuarta libertad es la autoridad de Jesucristo. Eso demuestra que Cristo aún no ha tomado el control y la autoridad para regir este mundo. Él no está construyendo Su Reino en el presente. Él no está estableciendo Su Reino. Todos Sus juicios, que ya hemos visto, son una mera preparación para Su regreso a esta tierra. Jesucristo está dando al hombre, a nosotros, una seria advertencia y una oportunidad para volverse a Él, ? y multitudes lo harán. Y observemos, siempre hay una nota de gracia y misericordia en el juicio de Dios.

Termina el versículo 10: porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche, revela que esta es una parte de la presente estrategia de Satanás que trata de frustrar, de anular los propósitos de Cristo con Su Iglesia hoy en día, y en un futuro, con los santos que vivirán durante el período de la Tribulación. Eso hace necesario el presente ministerio de Cristo como Abogado nuestro, de Sus hijos que ya le hemos aceptado como Salvador y Señor de nuestras vidas.

Pero hay victoria de los santos que han sido acusados por el enemigo. Lo veremos por medio de tres vías que es mencionan en este texto que ya hemos leído.

1.- Por medio de la sangre del Cordero. Hay un milagroso poder en la sangre del Cordero. No se olvide de eso. No tratemos de minimizarlo. Las muchas referencias a la sangre del Cordero validan su mención en el Cielo. Esta no es una concepción cruda de su sacrificio. En realidad, lo ofensivo, crudo y cruel está en nuestros pecados, que han hecho necesario que "alguien", sin pecados propios, pagara por nuestras culpas. Y por ese motivo Él tuvo que derramar, y pagar, con Su sangre. Y si usted y yo obtenemos alguna victoria en nuestra vida como cristianos, será porque Él derramó Su sangre por usted y por mí, estimado amigo, amiga oyente. Usted y yo nunca, nunca seremos capaces de vivir una vida victoriosa sobre el pecado. Las personas más espiritualmente "derrotadas" pueden ser personas que supuestamente deberían estar viviendo una vida "victoriosa", parecen anémicos, sin vitalidad, sin fuerzas, sin gozo, ni paz. Pero si somos vencedores, sólo es por medio de la sangre del Cordero.

2.- La segunda razón para su victoria es la palabra del testimonio de ellos, que revela que eran auténticos mártires. Aquellos que pertenecemos a Cristo no podemos negarle, aún poniendo en peligro nuestra vida. Jesucristo dijo, y lo podemos leer en el evangelio de Mateo, capítulo 10, versículo 33: Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos. Un testimonio personal de nuestra fe debe estar respaldado por una vida que no contradice la Fe que nuestros labios proclaman. Es fácil hablar de nuestra relación personal con Jesucristo en un ambiente religioso, pero el lugar donde se debe presentar con claridad nuestro mensaje de esperanza, debe ser la sociedad que nos rodea, donde problemas, angustias, dramas humanos, donde haya conflictos, incredulidad, y oposición a cualquier tema espiritual. La sociedad, sus amigos, su familia debe saber que usted pertenece a Cristo, y que usted está en Cristo. Estimado amigo, amiga oyente, el Señor Jesucristo dice que si nosotros Le negamos delante de los hombres, Él nos negará ante el Padre en el Cielo. Estos son verdaderos mártires, porque la palabra mártir, en griego "martus", significa "testigo".

3.- Lo siguiente que se menciona es que estos menospreciaran sus vidas hasta la muerte. Aquí se refiere a un plano más elevado en nuestra relación personal con el Señor Jesucristo; es cuando el primer amor en nuestra vida es el Señor Jesucristo, y todo lo demás, sin restarle importancia, sin embargo queda en un segundo o tercer lugar. Debemos colocarle a Él en el primer lugar, y cuando Él ocupa ese puesto, entonces nos será difícil vivir para Él aquí en la Tierra. ¿Qué hay detrás de las reglas por las cuales usted, estimado oyente, dirige su conducta, su vida? Esto es lo que necesitamos: que la sangre del Cordero nos limpie de todos nuestros pecados; que nuestro testimonio de palabra y de hechos sean coherentes, y que Le amemos sobre todas las cosas. El amor es la base de una vida de servicio. El Señor Jesucristo preguntó al Apóstol Pedro si le amaba; y cuando Simón Pedro, después de tres intentos, pudo expresarle su amor rendido, el Señor Jesucristo le dijo que le iba a usar para alimentar sus ovejas (Juan 21, 15-17). Fue el apóstol Pedro quién predicó el primer mensaje de la iglesia y varios miles aceptaron la oferta del perdón de sus pecados, por el sacrificio de Jesucristo en la cruz.

Observemos ahora que hay dos reacciones radicales por la expulsión de Satanás del Cielo. Hay regocijo en el cielo, porque esta serpiente terrible, traicionera, peligrosa y mortífera ha salido de allí para siempre. Pero hay un "ay" en la Tierra. Aquí encontramos el tercer ay que se extenderá a través del período del "derramamiento de las siete copas de la ira". El único consuelo para la Tierra es que la permanencia de Satanás es por un breve espacio de tiempo, por sólo unos 42 meses, los últimos tres años y medio de la Gran Tribulación, cuando la intensidad de las tribulaciones aumentará.

Ahora, Juan nos describirá otra escena: Satanás es arrojado a la Tierra, que comienza a perseguir "a la mujer". Este relato ocupa los versículos 13 al 16. Veamos los versículos 13 y 14 del capítulo 12 de Apocalipsis:

13 Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón. 14 Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo. (Ap. 12:13-14)

Esta será la última ola del antisemitismo que se expandirá sobre toda la Tierra, pero será la más cruel. Satanás, arrojado de la presencia de Dios, sabe que le queda poco tiempo. Él aborrece a nación de Israel porque Cristo se encarnó y vino al mundo, por medio de ese pueblo, por esa nación. No podemos regocijarnos en el regreso de los judíos a Su tierra prometida. Hay personas que opinan que ellos han regresado allí para la llegada del milenio, el reinado del anhelado Mesías. Pero no es así. Según la Palabra de Dios, ellos han regresado para sufrir primero el período de la Gran Tribulación.

Juan nos dice en el versículo 14: Se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto. Hay quienes ven en esto una mención de un avión, que los llevará a un lugar donde ocultarse, y muchos creen que el lugar elegido será la ciudad de Petra, una ciudad enclavada en la roca, que podría servir como un lugar de refugio.

Estas dos alas de una gran águila que se le da a "la mujer" no es una mención extraña para el pueblo de Israel. Nos recuerda la gracia de Dios al librar en el pasado a Israel del dominio de Egipto. Dios, en el libro de Éxodo, capítulo 19, versículo 4: Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y como os tomé sobre alas de águilas, y os he traído a mí.

Amigo, amiga oyente: el pueblo hebreo no había salido por su propio esfuerzo, o gracias a su propia habilidad de Egipto. Ellos pudieron marcharse de allí porque Dios les había sacado milagrosamente, y las alas de águila llegaron a ser un símbolo para ellos. Nuevamente en el tiempo de la Gran Tribulación, Israel no podrá librarse a sí misma, y no obtendrá ayuda, pero Dios lo sacará sobre alas de águila, por medio de Su Gracia.

Continua Juan: Para que volase . . .al desierto, a su lugar. No especifica ni señala ningún lugar en particular. Petra no es el único lugar posible. En el evangelio de Mateo capítulo 24, 16, Cristo dijo que "huyeran a los montes". Creemos que la mención de un desierto será un desierto literal. El período que el pueblo de Israel pasó en el desierto bajo el liderazgo de Moisés fueron 40 años, y este tiempo anunciado será de 42 meses. Ese es el significado de un tiempo y tiempos y la mitad de un tiempo. Pero, recordemos que lo importante no es el lugar del refugio, sino el hecho de que Dios les protegerá por Su Gracia.

Se nos dice que ella, "la mujer", que es figura del pueblo de Israel,"es sustentada". Eso nos recuerda que en el pasado Dios los alimentó milagrosamente con el diario maná del cielo, y con el agua que manaba de la roca. Él les alimentará nuevamente, posiblemente de la misma manera. Leemos los siguientes versículos 15 y 16 de este capítulo 12 de Apocalipsis:

15 Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río. 16 Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había echado de su boca. (Ap. 12:15-16)

Debido a que creemos que Juan se refiere a un desierto literal, el agua también debe ser literal. Dios, había librado dos veces al pueblo de Israel del agua al comienzo de su larga marcha por el desierto, ante el Mar Rojo, y nuevamente, al finalizar su viaje, en el río Jordán. Sin embargo, aquí, cuando se habla de que "la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río, se habla de agua como un río; podría tratarse de ejércitos que fluyen como un río sobre ellos. Esta figura retórica ha sido utilizada por el profeta Isaías en el capítulo 8 y versículos 7 y 8 de su libro.

El libro del profeta Ezequiel describe el cuadro de los últimos días, en el que el rey del norte marcha sobre Israel. ¿Cómo será detenido? Satanás usará todo tipo de estrategia para destruirlos. Ninguna nación está presente para detenerle. Pero aquí está Dios, y Él le destruirá, con las fuerzas naturales, cuando ese rey invada la tierra que Dios les había dado. Ezequiel, capítulo 38, versículo 22, dice: Y yo litigaré contra él con pestilencia y con sangre; y haré llover sobre él, sobre sus tropas y sobre los muchos pueblos que están con él, impetuosa lluvia, y piedras de granizo, fuego y azufre. Eso nos ofrece más detalles de los que Juan menciona. En el versículo 17 de este capítulo 12 de Apocalipsis, el último versículo del capítulo 12, leemos:

17 Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo. (Ap. 12:17)

Ahora, el resto de la descendencia de ella se debe referir al remanente, los fieles testigo de Dios durante este período, los 144.000 judíos que han sido sellados. Ellos están testificando a través de todo el mundo. Son los que guardan los mandamientos de Dios. Esta mención los coloca a este grupo nuevamente bajo la ley, y por ello creemos que se excluye la posibilidad de que estos testigos sean la Iglesia.

Todo antisemitismo es inspirado por Satanás. Satanás finalmente culminará su odio al realizar un supremo esfuerzo para destruir a esta nación, algo que ha tratado de hacer a lo largo de toda la historia de la Humanidad, desde la esclavitud, bajo el faraón egipcio, al patíbulo de Amán, en tiempos de la Reina Esther, al edicto cruel de Herodes, al matar a todos los recién nacidos en Belén, a través de la infamia del Holocausto, con Hitler al poder, hasta los tiempos de la Gran Tribulación, donde Satanás encabezará el ataque definitivo contra ese pueblo a causa de este Hijo varón, Jesucristo.

Y así llegamos al capítulo 13 de Apocalipsis, y aquí veremos a los últimos 2 personajes, de los 7 que habíamos mencionado en programas anteriores. Serán las dos bestias: la bestia que sale de la mar, y la bestia que sale de la tierra. En el capítulo 12, que hemos finalizado, se nos presentó a la mujer, a Israel; al dragón escarlata, que es Satanás; al hijo o niño de la mujer, que es Cristo; a Miguel, el arcángel; y al remanente, los 144.000 sellados de Israel. Y ahora, veremos a los dos últimos personajes del Apocalipsis

En nuestro próximo programa hablaremos del Anticristo, y estos dos personajes que salen del mar y de la tierra. Nos detenemos aquí y esperamos que usted nos acompañe en la continuación de este interesante estudio del libro de Apocalipsis. Pedimos a Dios que Él nos ayude a comunicar Su Palabra y que ésta, como una sencilla semilla, germine en la mente y el corazón de cada oyente. Y recuerde, estimado amigo, amiga oyente, Dios está muy interesado en usted, en sus problemas, dificultades, en sus sueños y deseos. ¿Por qué no Le da una oportunidad a Dios, para que Él pueda demostrarle lo valioso, valiosa, que es ante Sus ojos? ¡Que Dios bendiga Su Palabra!

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Prédica: Juan el Bautista, un hombre de Dios (Marcos 1:4-6)
Prédica: Juan el Bautista, un hombre de Dios (Marcos 1:4-6)