Estudio bíblico de Números

Predicación escrita y en audio de Números 1:1

Introducción - Números 1:1

Volvemos hoy al Antiguo Testamento y comenzamos a estudiar el cuarto libro de Moisés llamado Números. Quizá podemos llamar a este libro, el libro de la aritmética del Antiguo Testamento, o en realidad, de toda la Biblia. En la versión griega de los Setenta, que se conoce como la Septuaginta, fue llamado "aritmoi" que significa aritmética. Su nombre Números, proviene del censo que se describe en el primer capítulo y del censo que se menciona en el capítulo veintiséis. El libro de Números reasume la historia de un pueblo donde el libro del Exodo la interrumpió.

El Tema de este libro es: El Progreso del Peregrino. Claro que nos damos cuenta que Juan Bunyan utilizó primero este título para su famoso libro "El Progreso del Peregrino" mucho antes de nosotros, pero hemos pedido prestado su título como Tema de este libro de Números.

Aquí encontramos el caminar, el viajar, el trabajar, el luchar, el testificar y el adorar del peregrino - del peregrino de Dios. Es una guía para peregrinos, es un mapa de carreteras para atravesar el desierto de este mundo. También hoy en día este libro también nos puede proporcionar gran ayuda en nuestro peregrinaje espiritual. Las lecciones que los hijos de Israel tuvieron que aprender son las mismas lecciones que nosotros necesitamos aprender. Y este fue el motivo por el cual Dios incluyó en la Biblia esta historia para usted y para mí.

Esto mismo es lo que dice el Apóstol Pablo en su carta a los Romanos capítulo 15, verso 4 donde dice: "Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza." Este Tema también lo desarrolla en su primera carta a los Corintios capítulo 10, versículo 11 donde dice: "Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos."

En cuanto a esto, no olvidemos que el autor de la carta a los Hebreos dice así en el capítulo 11, versículo 13: "Conforme a la fe murieron todos estos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra." Por otra parte, el Apóstol Pedro nos declara como peregrinos en su primera carta, capítulo 2, versículo 11 cuando dice: "Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma." Y por último consideremos lo que dice el propio Señor Jesucristo en el evangelio según San Juan capítulo 17, versículos 14 y 15. Dice el Señor: "Yo les he dado tu palabra; y el mundo los odió porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal."

Pasando ahora al autor de este libro de Números, aunque la paternidad literaria de Moisés ha sido cuestionada por algunos críticos, los estudiosos conservadores y los creyentes en la Biblia aceptan que el escritor fue Moisés, lo cual ha sido ratificado por la arqueología. En cuanto a la posición histórica de este libro, Números es el cuarto libro del pentateuco, el cuarto libro que escribió Moisés. Al comenzar el libro encontramos que los israelitas todavía están en el monte Sinaí, tal como lo estaban al comenzar nuestro estudio del libro anterior, es decir, el libro de Levítico. Y es porque los hijos de Israel no marcharon durante el libro de Levítico y así todavía están acampados en el Monte Sinaí. En nuestro estudio del primer libro del Antiguo Testamento y del Pentateuco, el Génesis, hemos considerado la creación y la caída del hombre; es el libro de los principios. El libro registra el principio de Israel, no todavía una nación sino como una familia en crecimiento que emigra a Egipto para escapar de la extinción que trae el hambre.

El libro del Exodo es el gran libro de la redención. Los hijos de Israel se habían dirigido a Egipto y el Exodo es la historia de su salida de Egipto. Este libro principia con los israelitas trabajando en las fábricas de ladrillos de Egipto y concluye dándonos a conocer la maravillosa manera de cómo Dios los libra de su esclavitud. Ahora, el libro de Levítico es el libro de la adoración y de la comunión. Allí Dios les habló desde el Tabernáculo. No hay ningún movimiento, ni viaje evidente en el libro de Levítico. Y así llegamos entonces al libro de Números que es el libro del progreso del peregrino. El tiempo entre estos dos números, o sea entre estos dos censos, revela la tragedia de este pueblo en el desierto.

En nuestro estudio del libro de Números, veremos la partida de los israelitas del monte Sinaí y su marcha a Cades Barnea. Ahora en Cades Barnea su actitud de incredulidad se cristaliza en desobediencia cabal. Sin duda el autor de la carta a los Hebreos se refiere a esta situación al decir en el capítulo 3, versículo 19: "Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad." (Hebreos 3:19). Después de Cades Barnea, comenzaron a viajar como vagabundos por el desierto hasta cuando murió toda aquella generación en ese desierto. Las dos excepciones notables fueron Josué y Caleb. Los años de este viaje sin rumbo, constituye una verdadera cadena de sufrimientos, una jornada de tragedias, y una historia de extravíos.

Había una distancia de unos 240 kilómetros entre el monte Sinaí y Cades Barnea - un viaje que en aquellos tiempos no debería demorar más de 11 días. Teniendo en cuenta que pasaron 30 días en Kibrot, notamos que se demoraron 40 años para realizar un viaje que debieron haber hecho en 40 días. En Cades Barnea su caminar se convirtió en extravío total. Y debido a que rehusaron entrar en la tierra prometida, Dios no les permitió avanzar más allá de Cades Barnea. Lo que ocurrió al fin de su jornada entonces, es que volvieron al mismo sitio. De modo que en Números capítulo 20 versículo 1, les encontramos nuevamente en Cades Barnea. Por lo tanto, entre el censo del primer capítulo y el censo en el capítulo 26, hallamos una historia de las jornadas de los israelitas en el desierto por unos 38 años y 10 meses, comenzando esta historia con el primer desplazamiento del campamento, después que el tabernáculo fue erigido.

Ahora una comparación entre los dos censos que aparecen en el libro de Números, indicará que hubo una gran mortandad. El capítulo 1 versículo 46 dice que Israel tenía 603.550 hombres que podían salir a la guerra. Pero el capítulo 26 versículo 51 declara que había solo 601.730 hombres que podían salir a la guerra. Ahora esto representa una pérdida de 1820 hombres en condiciones de luchar. Y recordemos que esto ocurrió después que ellos habían recibido el mandamiento de Dios de "Fructificad y multiplicaos." Como podemos ver, pues, no crecieron sino que por el contrario, decrecieron durante los años que pasaron en el desierto.

El censo inicial nos ayudará a determinar el número que había salido de Egipto. Estamos citando el cálculo del Dr. Melvin Grove Kyle. El Dr. Kyle era un gran egiptólogo y uno de los redactores de la enciclopedia bíblica Standard Internacional y también en una época fue miembro del cuerpo de redactores de la revista National Geographic que tal vez usted conoce. Pues bien, el Dr. Kyle era un gran arqueólogo que solía divulgar una gran cantidad de información interesante. Y él ha calculado que junto con esta cantidad aproximada de 600.000 hombres que podían salir a la guerra, habría aproximadamente 400.000 mujeres. Ha calculado el número de ancianos en 200.000 y la cifra de los niños en 800.000. Luego añadió la gente extranjera que seguía al pueblo escogido y la ha calculado en unos 100.000. Esto da un cálculo total de unas 2.100.000 personas que salieron de Egipto, sin incluir a la tribu de Leví.

Personalmente creemos que la cifra total probablemente se aproximaba más a los tres millones de personas. Pero el hecho es que no tenemos los números exactos. Ahora, al estudiar este libro de Números, encontramos seis aspectos principales. En primer lugar tenemos el aprovisionamiento de la nación de Israel para la marcha por el desierto, que comprende los capítulos 1 hasta el 8. Y dentro de este aspecto tenemos la disposición del campamento en los capítulos 1 al 4. Ahora, bajo el Tema de la disposición del campamento, tenemos el primer censo en el capítulo 1.

El capítulo 2 nos da las normas y la posición de las 12 tribus en su marcha por el desierto.

En el capítulo 3 encontramos el censo, la posición y el servicio de los Levitas en la marcha por el desierto.

En cuarto lugar encontramos el servicio de los levitas en el Tabernáculo, en el capítulo 4.

Ahora en segundo lugar, dentro del aprovisionamiento de la nación de Israel para la marcha por el desierto, encontramos la purificación del campamento en los capítulos 5 al 8. Como dijimos, los primeros cuatro capítulos nos presentan la disposición del campamento. Y en los capítulos 5 al 8 tenemos entonces, la purificación del campamento. Ahora, dentro de la purificación del campamento, encontramos:

1. La ofrenda de restitución y de celos, en el capítulo 5.

2. El capítulo 6 nos presenta el voto de los nazareos.

3. El capítulo 7 nos habla de las ofrendas de los príncipes.

4. Y el capítulo 8 nos presenta las luces del candelero y la pila para los levitas.

Estos, pues, son los Temas que nos presentan los primeros 8 capítulos de este libro de Números, que constituyen el primer aspecto, o sea el aprovisionamiento de la nación de Israel para la marcha por el desierto.

Ahora, el segundo aspecto que encontramos en este libro es "En marcha hacia adelante," que comprende los capítulos 9 y 10.

A. En el capítulo 9 tenemos el Tema de la fiesta de la pascua y la nube que cubría el Tabernáculo.

B. Y el capítulo 10 nos presenta el orden de la marcha. Estos dos Temas comprenden, pues, el segundo aspecto, o sea, "en marcha hacia adelante."

Ahora, el tercer aspecto que encontramos al estudiar este libro de Números, es desde Sinaí hasta Cades, comprendido en los capítulos 11 y 12.

A. El capítulo 11 nos presenta las quejas y la murmuración del pueblo que desagradan al Señor.

B. Y el capítulo 12 nos habla de los celos de María y Aarón y el juicio de María. Estos, pues, son los dos Temas contemplados dentro del tercer aspecto desde Sinaí hasta Cades.

El cuarto aspecto que encontramos al estudiar el libro de Números es el fracaso en Cades, comprendido en los capítulos 13 y 14.

A. El capítulo 13 en particular nos presenta los espías que son escogidos y enviados a la tierra de Canaán; y allí vemos como regresan y dan su informe.

B. Y el capítulo 14 nos dice que Israel rehúsa entrar debido a su incredulidad. Esto es pues lo que constituye el cuarto aspecto, o sea el fracaso en Cades.

El quinto aspecto lo encontramos contenido en los capítulos 15 al 25 de Números y allí encontramos a Israel, sumido en la indecisión y preocupándose por pequeñeces en el desierto.

A. El capítulo 15 en particular, nos dice que esta actitud de Israel retarda la bendición de Dios, pero no destruye el propósito de Dios.

B. Los capítulos 16 al 19, nos presentan incidentes en cuanto al sacerdocio.

1. El capítulo 16, por ejemplo, nos habla de la oposición de Coré.

2. El capítulo 17 nos dice que la vara de Aarón florece.

3. El capítulo 18 nos habla de la confirmación del sacerdocio.

4. Y el capítulo 19 nos presenta la ofrenda y cenizas de la vaca de pelo rojizo.

C. Ahora en tercer lugar, dentro de este quinto aspecto donde el pueblo de Israel indeciso, se inquieta por pequeñeces en el desierto, encontramos en el capítulo 20 la muerte de María y de Aarón y también, agua que sale de la roca.

D. En cuarto lugar dentro de este mismo aspecto, tenemos en el capítulo 21, la primera victoria de Israel; el primer cántico y la serpiente de bronce.

E. Y en quinto lugar en los capítulos 22 al 25 tenemos al profeta Balaam.

1. Ahora el capítulo 22 nos presenta el camino de Balaam.

2. El capítulo 23, el error de Balaam; y

3. Los capítulos 24 y 25 nos presentan la doctrina de Balaam. Todo esto, pues, constituye el quinto aspecto que encontramos al estudiar ese libro de Números donde el pueblo de Israel está indeciso, y se preocupa por pequeñeces en el desierto.

Ahora el sexto y último aspecto que encontramos al estudiar este libro de Números, se relaciona con el futuro. La nueva generación se prepara para entrar en la tierra. Este aspecto está incluido en los capítulos 26 hasta el 36.

A. Dentro de este aspecto del futuro y la preparación de la nueva generación para entrar en la tierra prometida, tenemos que el capítulo 26 nos habla del censo de la nueva generación.

B. El capítulo 27 nos presenta el lugar de la mujer bajo la ley.

C. Los capítulos 28 y 29 nos hablan de la ley de las ofrendas.

D. El capítulo 30 nos habla de la ley de las promesas y juramentos.

E. El capítulo 31 nos presenta el juicio de Madián.

F. El capítulo 32 nos dice que las tribus de Rubén y de Gad piden quedarse en el lado oriental del Jordán.

G. El capítulo 33 nos presenta el diario de las jornadas.

H. El capítulo 34 nos da los límites de la tierra prometida.

I. En el capítulo 35 las ciudades de refugio son entregadas a los Levitas.

J. Y en el último capítulo de este libro de Números, el capítulo 36, encontramos la ley de la tierra prometida en cuanto a la herencia. Todo esto, pues, lo encontramos dentro del sexto y último aspecto que consideraremos en nuestro estudio de este libro de Números y que se relaciona con el futuro y la preparación de la nueva generación para entrar en la tierra prometida. Y este es, pues, el bosquejo que seguiremos, al estudiar este libro de Números.

Entremos ahora al capítulo 1. Los primeros 8 capítulos del libro de Números cuentan el aprovisionamiento de la nación de Israel para su marcha a través del desierto. Esta es la preparación para su peregrinaje. Los primeros 4 capítulos tienen que ver con el orden del campamento o como dijimos antes, con la disposición del campamento. Ahora no vaya usted a creer ni siquiera por un momento que lo que aquí se describe es una multitud desordenada atravesando el desierto a la desbandada. Ningún grupo jamás ha marchado de una manera más ordenada que éste. Al estudiar esto, estamos seguros que usted también quedará impresionado por la manera en que Dios insistió en el orden de este campamento.

El Apóstol Pablo en su primera carta a los Corintios, capítulo 14 versículo 40, nos habla también del orden cuando dice: "Pero hágase todo decentemente y con orden." Amigo oyente, Dios quiere que las cosas sean hechas con orden y El hace las cosas con orden. ¿Ha contemplado usted alguna vez la rosa, por ejemplo? Dios la ha creado con gran delicadeza. ¿Ha notado lo bien que El ha formado un árbol? ¿Se ha fijado alguna vez en el orden del universo? Sus elementos no se están colisionando entre sí, ni yendo de un lado para otro. Hay bastante espacio para que los cuerpos celestes maniobren porque el Señor lo ha arreglado así. Vivimos en un universo extraordinario. Un universo que revela a un Dios de poder y un Dios de orden. Y El es también un Dios personal, ¡y esto es algo maravilloso!

En el Salmo 14:1 leemos: "Dice el necio en su corazón: no hay Dios." El autor de este salmo utiliza este calificativo porque el universo proclama el mensaje de la existencia de Dios, y el orden del universo lo evidencia. El poder de este gran universo revela que hay una persona que lo está controlando. No sólo revela Su persona, sino también Su carácter genial. Leamos lo que nos dice el Rey David en su salmo 19 versículo 1. Dice David: "Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos."

Como lo dijimos cuando esbozábamos el bosquejo que vamos a seguir en nuestro estudio de este libro de Números, el capítulo 1 nos habla de El Primer Censo. Leamos pues el primer versículo: "Habló Jehová a Moisés en el desierto de Sinaí, en el Tabernáculo de reunión, en el día primero del mes segundo, en el segundo año de su salida de la tierra de Egipto, diciendo:" Ahora, Dios hablaba a Moisés en el desierto, pero hablaba desde el tabernáculo. El tabernáculo estaba en el desierto. De la misma manera, amigo oyente, la iglesia hoy en día está en el mundo. El Señor Jesús oró en Juan 17:15: "No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal." Dios, pues, habló desde el tabernáculo. Hoy en día hay un edificio especial en el mundo. Este edificio no es en realidad una construcción física, sino un grupo de personas. Es lo que conocemos como "La Iglesia."

El Apóstol Pablo escribiendo a los Efesios, dice en el capítulo 2 de esa carta, versículos 19 al 22: "Así que ya no sois extranjeros ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu". Ahora esta iglesia incluye a las personas que son hechura Suya, como dice el versículo 10, capítulo 2 de Efesios: "Creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de anTemano para que anduviéramos en ellas".

Pero antes de vivir la experiencia de una vida de buenas obras que agradan a Dios, es indispensable tener en cuenta lo que San Pablo afirmó antes de presentar esta ilustración de la iglesia como un organismo vivo, en pleno crecimiento. Les dijo el apóstol a sus lectores, en esta misma carta a los Efesios, 2:8 y 9: por gracia sois salvos por medio de la fe; Es que esto no es algo que los seres humanos hayan conseguido por sí mismos, no es el resultado de las propias acciones, sino algo que Dios ha dado gratuitamente. Por eso, hablando de la salvación, San Pablo concluye con la siguiente declaración: No es por obras, para que nadie pueda jactarse de nada.

Bueno, amigo oyente, se nos acabó el tiempo, así que, por hoy, tenemos que detenernos en nuestro viaje. Si Dios lo permite, continuaremos este interesante estudio en nuestro próximo programa.

Copyright © 2001-2014 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados - Condiciones de uso
Estudios bíblicos por libros de la Biblia
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)