Estudio bíblico de Génesis 12:13-14:11

Génesis 12:13-14:11

Al comenzar nuestro programa de hoy, quiero comentar brevemente un asunto relacionado con la arqueología.

En la zona costera del Noroeste del Mar Muerto y en unas cuevas, se descubrieron unos antiguos rollos que pasaron a la historia como los "Rollos del Mar Muerto". Al principio, científicos no creyentes pensaron haber descubierto documentos que refutasen la veracidad del texto Bíblico. Pero, ante posteriores exámenes, dichos especialistas optaron por el silencio. En un principio algunos de los rollos, por haber permanecido envueltos por tanto tiempo, no pudieron ser abiertos, ya que por su fragilidad se habrían destruido. Solo podía leerse en uno de ellos el nombre "Lamec". Entonces algunos críticos se apresuraron a opinar que podría tratarse del Libro de Lamec, uno de los libros apócrifos de la Biblia. Esta teoría resultó ser errónea, pues posteriormente los expertos de un museo los sometieron a un tratamiento humidificador para ablandarlos y así poder abrirlos. Al final resultaron ser una interpretación del texto del Génesis, concretamente de los capítulos 12 al 15. En la parte correspondiente al capítulo 12, el que estamos estudiando, se hablaba de la belleza de Sarai, describiendo sus características y confirmando el relato Bíblico. El mismo rollo incluía una descripción del viaje de Abraham, escrita en primera persona y el testigo ocular, ya fuese Abraham mismo u otra persona, confirmaba lo que la Biblia dice sobre la belleza y fertilidad de aquella tierra. Una vez más la arqueología, contra el pronóstico de algunos críticos, ha confirmado la veracidad del texto de las Sagradas Escrituras.

Al terminar nuestro programa anterior, acabábamos de ver como Abraham, ya llegado a la tierra de Canaán, y a pesar de que Dios no le había dicho en ningún momento que abandonase dicha tierra, tomó con Sarai su mujer la decisión de descender a Egipto huyendo del hambre que asolaba a la región. Pero al acercarse a Egipto se dio cuenta de que podría enfrentar graves problemas a causa de la belleza de Sarai. Para ver cómo resolvió afrontar Abraham la situación, iniciemos nuestra lectura con el versículo 13:

"Di, por favor, que eres mi hermana, para que me vaya bien por causa tuya, y para que yo viva gracias a ti."

En realidad, tal afirmación, hecha para engañar, era una media mentira porque Sarai también era hija de Taré, pero concebida por otra madre. Como un paréntesis, luego veremos que en el capítulo 20:13, con el rey Abimelec, usarían la misma estratagema. En este caso, los temores de Abraham se confirmaron. Veamos lo que sucedió. Leamos los versículos14 al 20:

"Y aconteció que cuando Abram entró en Egipto, los egipcios vieron que la mujer era muy hermosa. Y la vieron los oficiales de Faraón, y la alabaron delante de él; y la mujer fue llevada a la casa de Faraón. Y éste trató bien a Abram por causa de ella; y le dio ovejas, vacas, asnos, siervos, siervas, asnas y camellos. Pero el Señor hirió a Faraón y a su casa con grandes plagas por causa de Sarai, mujer de Abram. Entonces Faraón llamó a Abram, y le dijo: ¿Qué es esto que me has hecho? ¿Por qué no me avisaste que era tu mujer? ¿Por qué dijiste: Es mi hermana, de manera que la tomé por mujer? Ahora, pues, aquí está tu mujer, tómala y vete. Y Faraón dio órdenes a sus hombres acerca de Abram; y ellos lo despidieron con su mujer y con todo lo que le pertenecía."

A pesar de la debilidad del patriarca, Dios estaba controlando la situación y protegiéndole a él y a su familia. Esto nos recuerda las palabras del apóstol Pablo cuando dijo en una ocasión que si nosotros somos infieles, El permanece fiel.

Llegamos así al

Capítulo 13

Tema: Abraham se separa de Lot, Lot va a Sodoma; Dios se le aparece a Abraham y le reafirma Su promesa.

Este capítulo nos relata el regreso de Abraham de las tierras de Egipto, junto con Lot, hacia la tierra prometida. Lot se separó de Abraham, dirigiéndose a Sodoma. Entonces Dios se le apareció a Abraham por tercera vez. Mientras él estuvo en Egipto y asociado a Lot, Dios no se le apareció. Apenas llegó a la tierra y se produjo la separación de Lot, Dios se le apareció. Leamos los primeros 4 versículos:

"Subió, pues, Abraham de Egipto al Neguev, él y su mujer con todo lo que poseía; y con él, Lot. Y Abraham era muy rico en ganado, en plata y en oro. Y anduvo en sus jornadas desde el Neguev hasta Betel, al lugar donde su tienda había estado al principio, entre Betel y Hai, al lugar del altar que antes había hecho allí; y allí Abram invocó el nombre del Señor."

Aunque había tenido un tropiezo y una caída en su vida, este hombre volvió a Dios. Sus riquezas materiales eran inmensas y, desde ese punto de vista no tenía motivos para lamentarse. Pero después de las experiencias de un viaje equivocado a Egipto y del engaño al Faraón, sintió el deseo, o mejor dicho la necesidad de recuperar su comunión con Dios. Siempre hubo un camino de regreso al altar para Abraham, como lo hubo para el hijo pródigo del Evangelio según Lucas, en el Nuevo Testamento, y para cualquier mujer u hombre que quiera volver a Dios. Los brazos de Dios, el Padre, han estado y permanecen siempre abiertos para recibirlos. Porque siempre hay un camino para regresar a Dios. El Evangelio según Juan, en el capítulo 14:6, registra las propias palabras de Jesucristo, que dijo:

"Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí."

Es así que Abraham salió de Egipto. De la parte sur, cerca de Hebrón, se dirigió hacia el norte, a la región de Jerusalén con una meta; el altar que había edificado al Señor en Betel, y donde había invocado su nombre.

Leamos los versículos 5 al 7:

"Y también Lot, que andaba con Abram, tenía ovejas, vacas y tiendas. Y la tierra no podía sostenerlos para que habitaran juntos, porque sus posesiones eran tantas que ya no podían habitar juntos. Hubo, pues, contienda entre los pastores del ganado de Abram y los pastores del ganado de Lot. Y el cananeo y el fereceo habitaban entonces en aquella tierra."

Abraham había conseguido dos cosas en las tierras de Egipto, que le causarían una profunda aflicción. Una de ellas consistió en riquezas y la segunda, una criada egipcia llamada Agar, acerca de quién oiremos más adelante. Y ahora que Abraham tenía riquezas, resulta que éstas hicieron que él y Lot tuvieran que separarse; porque surgió una disputa entre ellos.

Observemos que se nos aclara que los cananeos y fereceos habitaban en aquella tierra. Y resulta que los pastores de Abram y de Lot discutieron y Abram y Lot no se ponían de acuerdo. Al mencionarlos aquí, parece que se nos quiere indicar que aquellos dos pueblos no debieron quedarse, en esta ocasión, con una buena impresión de Abram y Lot, especialmente porque cuando el patriarca llegó allí por primera vez, los cananeos y fereceos les habían visto construir un altar dedicado al Dios viviente y verdadero. ¡Qué diferente era el Abraham que contemplábamos entonces con admiración, por su honestidad, veracidad y grandeza espiritual! ¡Qué contraste al observarlo en este pasaje discutiendo con Lot!

Veamos en qué terminó la disputa, leyendo los versículos 8 y 9:

"Y Abram dijo a Lot: Te ruego que no haya contienda entre nosotros, ni entre mis pastores y tus pastores, porque somos hermanos. ¿No está toda la tierra delante de ti? Te ruego que te separes de mí: si vas a la izquierda, yo iré a la derecha; y si a la derecha, yo iré a la izquierda."

Fue Abraham quien tomó la iniciativa en esta separación. Solo un gran hombre podía tener una actitud generosa y desinteresada como ésta. Abraham le dio a Lot la oportunidad de elegir lo que quisiese, y él se conformaría con lo que quedase. También se destaca aquí su fe en las promesas de Dios. Leamos los versículos 10 al 12, para ver cómo se resolvió el asunto:

Lot va a Sodomoa

"Y alzó Lot los ojos y vio todo el valle del Jordán, el cual estaba bien regado por todas partes (esto fue antes de que el Señor destruyera a Sodoma y Gomorra) como el huerto del Señor, como la tierra de Egipto rumbo a Zoar. Y escogió Lot para sí todo el valle del Jordán; y viajó Lot hacia el Oriente. Así se separaron el uno del otro. Abram se estableció en la tierra de Canaán, en tanto que Lot se estableció en las ciudades del valle, y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma."

Lot se sintió atraído por aquellas verdes llanuras, atravesadas por el río Jordán. Debía haber sido una tierra muy bella como para ser comparada, como expresa el versículo 10, con el huerto del Señor. Entonces escogió Lot aquellas regiones, estableciéndose en ellas y extendiendo sus tiendas hasta llegar a la ciudad de Sodoma, en la que finalmente habitó. Al hacerlo así estaba cometiendo, quizás inconscientemente, el mayor error de su vida. Veamos la afirmación del versículo 13:

"Y los hombres de Sodoma eran malos y pecadores contra el Señor en gran manera."

Evidentemente Lot no sabía nada de esto. Más adelante leeremos el relato de lo que le sucedió a Lot y a su familia en la ciudad de Sodoma.

Prosiguiendo con nuestro estudio veremos ahora que

Dios aparece a Abraham y le reafirma su promesa

Leamos los versículos 14 al 16:

"Y el Señor dijo a Abram después que Lot se había separado de él: Alza ahora los ojos y mira desde el lugar donde estás hacia el norte, el sur, el oriente y el occidente, pues toda la tierra que ves te la daré a ti y a tu descendencia para siempre. Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; de manera que si alguien puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia podrá contarse."

Esta es la tercera aparición de Dios al patriarca y en ella le muestra, de forma precisa, la inmensidad de la tierra que iba a darle a él y a su descendencia, que iba a ser increíblemente numerosa. Dice el versículo 18:

"Levántate, recorre la tierra a lo largo y a lo ancho de ella, porque a ti te la daré."

Aquí Dios le invita a tomar posesión efectiva de la tierra, tierra de gran riqueza y belleza en aquellos tiempos. Este capítulo finaliza con el versículo 18 que nos dice lo siguiente:

"Entonces Abram mudó su tienda, y vino y habitó en el encinar de Manre, que está en Hebrón, y edificó allí un altar al Señor."

Evidentemente Abraham era un gran constructor de altares. Como hemos indicado anteriormente, siempre iba señalando los lugares que para él tenían un significado especial, dejando en ellos un testimonio de su relación con Dios. Era su forma de honrar y adorar al Dios de la promesa, por todo lo que Él le había prometido y entregado.

Uno de los significados de Manre es "riqueza" y Hebrón significa "comunión". Aquel sí que era un lugar maravilloso para vivir y quedarse. Era el lugar de la riqueza y la comunión con Dios. Este fue el hogar de Abraham, y el lugar donde, tas su muerte, sería enterrado.

Pasamos ahora al

Capítulo 14

Tema: Los reyes del este capturan Sodoma y Gomorra. Abraham libera a Lot; Abraham rechaza el botín.

En este capítulo 14 encontramos la primera guerra registrada en un relato de la Biblia, en la que Abraham libera a Lot. También tenemos la aparición del primer sacerdote, llamado Melquisedec, quien bendijo a Abraham. Estos son los dos incidentes de este pasaje Bíblico, que lo convierten en un capítulo notable, aunque no parezca encajar con la narración histórica, como si el suprimirlo no afectase a la continuidad del relato. Sin embargo, es uno de los capítulos más importantes del libro del Génesis. Vamos pues a leer los versículos 1 y 2, que nos presentan el marco histórico de la crónica en la que

Los reyes del este capturan Sodoma y Gomorra

"Y aconteció en los días de Amrafel, rey de Sinar, Arioc, rey de Elasar, Quedorlaomer, rey de Elam, y Tidal, rey de Goim, que éstos hicieron guerra a Bera, rey de Sodoma, y a Birsa, rey de Gomorra, a Sinab, rey de Adma, a Semeber, rey de Zeboim, y al rey Bela, es decir, Zoar."

En primer lugar, diremos que este es un documento histórico. En los primeros 11 versículos se nos informa que los reyes del este derrotaron a los reyes de Sodoma y Gomorra. Por bastantes años los eruditos críticos y radicales rechazaron la veracidad de este relato, alegando que los nombres de los hombres aquí citados no aparecen en la historia secular. Pero la arqueología ha respaldado este relato y nombres equivalentes de estos reyes fueron hallados inscriptos en monumentos y tablillas, así como los nombres de ciudades y otras áreas geográficas. confirmando su existencia en la historia.

Al ser, como ya hemos indicado, la primera guerra mencionada en las Sagradas Escrituras, aunque no sepamos si ésta fue realmente la primera que tuvo lugar en la historia. Al menos, el escritor aquí no pretende dar esa impresión; su motivo para citar esta guerra concreta es que Lot, el sobrino de Abraham, estuvo implicado en ella. Lo que también es evidente, es el hecho de que la humanidad empezó a participar en guerras bastante temprano en la historia de los pueblos. Leamos los versículos 3 y 4:

"Todos ellos vinieron como aliados al valle de Sidim, es decir el mar Salado. Doce años habían servido a Quedorlaomer, pero en el año trece se rebelaron."

Esta rebelión es la que enfrentó a los reyes del este contra Sodoma y Gomorra. Evidentemente, estos reyes habían combatido antes, porque los reyes del este habían subyugado a estas ciudades de la llanura. Pero estas ciudades, al fin, habían alcanzado el momento de rebelarse. En los versículos 5 hasta el 11, se nos presenta un informe sobre cómo aquellos reyes del este vencieron a los reyes que se habían reunido en la región baja del Mar Muerto. El resultado de la contienda es descrito en los versículos 10 y 11, que dicen:

"Y el valle de Sidim estaba lleno de pozos de asfalto; y el rey de Sodoma y el de Gomorra huyeron y cayeron allí. Y los demás huyeron a los montes. Entonces tomaron todos los bienes de Sodoma y Gomorra y todas sus provisiones, y se fueron."

Llegamos, pues, al final de nuestro programa de hoy, con la derrota y saqueo de las ciudades de Sodoma y Gomorra, ciudades que por el nivel de corrupción que alcanzaron han pasado a la historia como emblemas de degeneración y corrupción, y de los extremos a los que la alienación de Dios y el pecado de los seres humanos puede llevar, en su proceso inexorable de pérdida de la dignidad humana, de destrucción moral y física.

En nuestro próximo programa continuaremos con este relato, que nos mostrará la cadena de errores y consecuencias que Lot, habitante de Sodoma, tuvo que soportar a causa de su equivocada elección de la tierra. También continuaremos con la vida de Abraham que, en contraste, basó su elección en los planes y promesas de Dios, que aceptó por la fe, e hizo realidad en su vida a través de su obediencia. Que estas palabras claves, fe y obediencia controlen nuestra actitud frente a la Palabra de Dios y a sus promesas.

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Prédicas cristianas: El evangelio de Jesucristo Hijo de Dios
Prédicas cristianas: El evangelio de Jesucristo Hijo de Dios