Estudio bíblico de Deuteronomio 1:3

Deuteronomio

Introducción - 1:3

Al llegar al libro de Deuteronomio, debemos recordarle que éste es el último libro del Pentateuco. Los primeros cinco libros de la Biblia fueron escritos por Moisés y constituyen el Pentateuco. Estos libros son los siguientes: Génesis, Éxodo, Levítico, Números, y Deuteronomio.

Los títulos

La palabra "Deutero" significa dos o segundo, y "nomion" es la ley. Por tanto, la palabra Deuteronomio, nombre dado a este libro en la traducción griega del Antiguo Testamento, significa la segunda ley. No hemos de inferir que fue una repetición de la ley, como fue dada a Moisés en el monte Sinaí. Ésta fue más que una recapitulación. Fue otro ejemplo de la ley de repetición o de recurrencia, que ya hemos visto anteriormente en las Escrituras Sagradas. El Espíritu de Dios tiene su método de decir algo en forma de bosquejo o plan general, y luego vuelve al mismo y pone énfasis sobre una porción concreta de lo que ha dicho. Es el método que Dios usó para llamar nuestra atención sobre ciertos asuntos de especial importancia. Las leyes específicas que necesitaban énfasis, se repitieron y fueron tratadas detalladamente. Por ejemplo, éste fue el caso de los Diez Mandamientos en el capítulo 5. Así pues, Deuteronomio es un comentario sobre la ley mosaica.

Hay cuatro títulos hebreos del Deuteronomio.

1. Debarim - "Las Palabras" o "Éstas son las Palabras", que se deriva de la primera frase del libro.

"Éstas son las palabras que habló Moisés a todo Israel a este lado del Jordán" (Dt.1:1). Estas palabras que habló Moisés se pueden clasificar en un bosquejo, cuyas divisiones principales serían las siguientes:

I. Los primeros 4 capítulos miran retrospectivamente hacia los viajes de los hijos de Israel. Moisés repasó su historia para esta nueva generación.

II. Luego reiteró la ley en los capítulos 5 al 26: en esta sección encontramos una repetición e interpretación de los 10 mandamientos (capítulos 5 al 7), una serie de reglas religiosas y nacionales (capítulos 8 al 21) y una serie de reglas para las relaciones domésticas y personales (capítulos 22 al 26) Luego, habiendo mirado atrás al pasado, llegamos a otra sección,

III. en la que se miró adelante, al futuro, y el autor presentó una de las más grandes porciones proféticas en toda la Escritura (en los capítulos 27 al 30). Por último, hay un réquiem a Moisés en los capítulos 31 al 34. Así pues, todo este bosquejo proviene de uno de los nombres del libro de Deuteronomio - "Debarim" o "Las Palabras". Continuando con los otros títulos hebreos de este libro tenemos:

2. El Kith o sea, Quinto Libro de la Ley.

3. El Libro de Reproches, y

4. La Reiteración de la Ley.

El escritor

Moisés escribió el Deuteronomio. Moisés, fue un hombre que conoció a Dios, y con el cual Dios habló cara a cara. Los hijos de Israel vieron las obras de Dios, pero no le conocían a Él. Moisés sí conoció Sus propósitos. "Sus caminos notificó a Moisés, y a los hijos de Israel sus obras" nos dice el Salmo 103:7. Deuteronomio fue el resultado de este conocimiento íntimo, además de la experiencia de los 40 años en el desierto.

La sección que trata sobre la muerte de Moisés, Deuteronomio 34:5-12, fue probablemente escrita por Josué y pertenece al libro de Josué. Cuando este libro de Josué fue escrito, fue colocado en el rollo del Pentateuco, convirtiéndolo en un Hexateuco.

El libro de Deuteronomio ha sido el centro de ataque de los críticos. La paternidad literaria del libro fue primero puesta en tela de juicio. La crítica original era que Moisés no pudo haberlo escrito porque el arte de escribir no existía en los tiempos de Moisés. Aquella crítica fue refutada posteriormente en forma absoluta, ya que hoy se sabe que la escritura existió desde mucho antes que la época de Moisés.

Luego los críticos declararon que el fin del libro era glorificar el sacerdocio en Jerusalén, pero no se mencionan en el Deuteronomio, ni el sacerdocio ni Jerusalén.

Mucha de esta crítica se derivó de la hipótesis de Graf-Wellhausen, la cual surgió hace muchos años de las universidades alemanas. Todavía se enseña en muchos de los seminarios en los Estados Unidos.

El motivo probable del ataque satánico contra el libro de Deuteronomio, es que el Señor Jesucristo citó exclusivamente de este libro cuando Satanás le tentó.

La primera tentación - (Mateo 4: 4 y Lucas 4: 4) En ese pasaje, Satanás sugirió a Jesús que convirtiese a las piedras en pan. Jesús citó Dt. 8:3, y dijo: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

La segunda tentación - (Mateo 4: 7 y Lucas 4:12) En este pasaje, Satanás le ofreció a Jesús arrojarse al vacío desde el pináculo del templo. Entonces Jesús citó de Dt. 6:16, y dijo: No tentarás al Señor tu Dios.

La tercera tentación - (Mateo 4:10 y Lucas 4: 8) En este pasaje, Satanás le llevó a un lugar desde el que le mostró y ofreció todos los reinos del mundo. Entonces Jesús citó de Dt. 6:13 y 10:20; y dijo: Al Señor tu Dios adorarás y sólo a él servirás.

El Deuteronomio exalta la Palabra de Dios. "Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón" (Dt. 6:7). Estimado oyente, no es la Biblia que usted lleva bajo el brazo, o la que conserva en su biblioteca como un recuerdo, lo importante. Sino más bien, la Biblia que usted abre delante de sus ojos y que estudia y lee. Los profetas del Antiguo Testamento citaban con mucha frecuencia del Deuteronomio. En el Nuevo Testamento hay más de 80 referencias al libro.

El Tema

El Tema de este libro es el amor y la obediencia. A algunos podría sorprenderles que el Tema del amor de Dios figure mencionado tan temprano en la historia Bíblica. La palabra "amor" aparece 22 veces, y "obedecer" aparece 10 veces.

El móvil de la obediencia es el amor. El Señor Jesús no trató de enseñar algo nuevo. Estaba enseñando una verdad eterna, cuando dijo, en Juan 14.15, "Si me amáis, guardad mis mandamientos". Este libro enseña que la obediencia constituye una respuesta al amor de Dios. El verdadero móvil de la obediencia se declara en Dt. 6:4,5: "Oye, Israel: el Señor nuestro Dios, EL Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas."

El amor del hombre para Dios es el móvil de su obediencia. Éste no es el evangelio, pero su gran principio se halla aquí. Esto nos ayudará a tener una perspectiva justa de la ley. Vamos a entender una cosa. ¡La ley es buena!

Aunque ponemos énfasis en el hecho de que no podemos ser salvos por la ley, ello no implica que la Ley no sea buena. Por supuesto, ¡la ley es buena! Entonces, ¿dónde se encuentra el problema? La dificultad está en usted y con cada uno de nosotros. En consecuencia, Dios tiene que salvarnos solamente por Su Gracia.

El principio del amor y la obediencia es la senda de la bendición. Es también la respuesta a aquellos que no hallan al amor en el Antiguo Testamento. El amor sí se halla en el Antiguo Testamento, así como la ley también se encuentra en el Nuevo Testamento. Moisés le suplicó al pueblo que obedeciera. Debía obedecer porque Israel pertenecía a Dios. Dios les amaba y quiso guardarles y prosperarles. Debían manifestar a Dios su agradecimiento.

Dios nos ha dado leyes porque nos ama. Sus leyes son eternas, y gran bendición resulta del obedecer aquellas leyes. La dificultad se halla en el corazón humano.

El propósito del libro

El libro de Deuteronomio fue escrito para esa nueva generación que había llegado a la orilla oriental del río Jordán (Dt.1:5), que no estaba familiarizada con las experiencias del monte Sinaí. Había llegado a la orilla oriental del Río Jordán, y les quedaba un mes para entrar en la tierra prometida (Dt.1:3). Los adultos de la generación que había salido de Egipto, ya estaban muertos y sus huesos se desintegraban bajo los cielos del desierto, a causa de su incredulidad y desobediencia. Habían violado la ley de Dios por los pecados que habían cometido. Habían demostrado su falta de fe en Dios, lo cual abarcaba sus pecados por omisión, es decir, aquellas cosas que debían haber hecho y no hicieron. ¡Porque la incredulidad es pecado!

Como dijimos anteriormente, no es que la ley fuera mala, sino que era incapaz de ser llevada a la práctica a causa de la debilidad humana. El Apóstol Pablo dijo en Romanos 8:3, Porque Dios ha hecho lo que no pudo hacer la ley de Moisés, que era incapaz de hacerlo a causa de la debilidad humana: Dios envió a su hijo en la misma débil condición del hombre pecador y como sacrificio por el pecado, para de este modo condenar el pecado en la propia debilidad de nuestra condición. La carne era mala así como lo es hoy. Ésa era la razón por la cual Dios había de tener una base totalmente diferente para salvarnos.

Esta nueva generación de personas adultas, necesitaba recibir la ley interpretada a la luz de treinta y ocho años de experiencias en el desierto. Habían surgido nuevos problemas no tratados específicamente por la ley. Como ejemplo de nuevas situaciones, recordemos, de nuestro estudio del libro de Números, que las hijas de Zelofehad se habían presentado ante Moisés y le habían dicho que su padre no tenía hijos varones vivos. La familia estaba formada por aquellas cinco mujeres. La ley decía que un hijo varón era quien debía heredar la tierra, y por tanto le preguntaron si ellas tendrían derecho de herencia, o si la tierra dejaría de ser de la familia de su padre si ellas no podían heredarla. Por tanto, tuvo que haber una interpretación de la ley, y la interpretación fue que las mujeres, las que eran herederas, podrían heredar la tierra justamente como los hombres.

Por otra parte, Dios también le dijo a Su pueblo que debían enseñar la Ley constantemente a sus hijos. Por cierto, me pregunto si ésa no es un área descuidada en el hogar de nuestra época y en algunos sectores del cristianismo contemporáneo.

Moisés le dio a esta nueva generación las instrucciones finales del Señor antes de ceder, al morir, el liderato de la nación. Pasó revista a las experiencias del desierto, y puso énfasis nuevamente en ciertos aspectos de la ley. Les dio a conocer su próximo recorrido, a la luz del pacto palestino, el cual Dios había hecho con relación a la tierra prometida. En este libro no solo veremos que la ley mosaica no fue dada sólo a un pueblo, sino que también fue dada a una tierra. Finalmente, Moisés les enseñó un nuevo cántico, bendijo a las doce tribus, y se preparó para morir. Concluye el libro con un réquiem a Moisés.

Recapitulando, el Deuteronomio sigue la forma o el esquema de los tratados que los reyes del segundo milenio A.C. concertaban con un país vasallo, lo cual nos lleva a fijar una fecha temprana para la redacción de este libro. Pero a pesar del citado esquema, la naturaleza de esta obra es más bien del tipo del sermón. Moisés estaba predicando la ley al pueblo israelita, para que la Palabra de Dios se grabase en sus corazones. Su meta era conseguir que la gente renovase el pacto realizado en el monte Sinaí. En otras palabras, su propósito era lograr un compromiso renovado con el Señor. Porque sólo comprometiéndose incondicionalmente con el Señor podría aquel pueblo entrar, conquistar y tomar posesión de la tierra prometida, para vivir en paz y prosperidad. Pasemos ahora a considerar

Deuteronomio 1:1-3

Tema: el fracaso de Cades-Barnea

Es importante notar aquí que los primeros 4 capítulos de este libro dan una mirada retrospectiva a las jornadas de los hijos de Israel. En realidad, estos cuatro capítulos constituyen el primer discurso que fue pronunciado por Moisés. Este discurso se extiende desde Dt. 1:6 hasta Dt. 4:40. Moisés está recordando su historia pasada y, concretamente, los viajes de los israelitas e interpretando muchos de los eventos ocurridos. Toda aquella generación había muerto, con la excepción de Caleb y Josué. Estaba preparando a la nueva generación para entrar en la tierra prometida, y repasando las experiencias de sus padres, para que la nueva generación obtuviese un provecho de ellas y no repitiese los fracasos de sus antepasados. Leamos el versículo 1 de este primer capítulo de Deuteronomio:

"Éstas son las palabras que habló Moisés a todo Israel a este lado del Jordán, en el desierto, en el Arabá, frente al Mar Rojo, entre Parán, Tofel, Labán, Hazerot y Dizahab."

Desde ese monte, le es posible a uno ver la ciudad de Jerusalén. Lo que se ve hoy no parece ser, de ninguna manera, una tierra prometida. Se ve más bien como una tierra deshabitada, y esto revela lo que le ha ocurrido a dicha tierra a través de los siglos. Cuando Moisés la miró desde la cima de aquel monte, creemos que vio una tierra floreciente y buena. Hoy en día, es un desierto. Continuemos leyendo el versículo 2:

"Once jornadas hay desde Horeb, camino de los montes de Seir, hasta Cades-barnea."

El monte Sinaí está en Horeb. Era un viaje de unos once días desde Horeb hasta Cades-barnea. Ésta era la entrada a la tierra prometida. Israel pasó 38 años peregrinando, cuando debía haber tardado sólo once días hasta entrar en la tierra. ¿Por qué? Por causa de su incredulidad. Su marcha se convirtió en un vagar errantes, y llegaron a ser simplemente extranjeros y peregrinos en aquel desierto. Éste es el resultado triste. ¿Por qué fue así? Porque eran lentos para aprender. Se desviaron a causa de su incredulidad y deambularon durante treinta y ocho años por aquel extenso y terrible desierto.

Nosotros también somos tardos para aprender, estimado oyente. Creemos que nos describiríamos a nosotros mismos al decir que tenemos un coeficiente mental bajo, espiritualmente hablando. Continuemos leyendo el versículo 3, de este capítulo 1 de Deuteronomio:

"Y aconteció que a los cuarenta años, el primer día del undécimo mes, Moisés habló a los hijos de Israel conforme a todas las cosas que el Señor le había mandado acerca de ellos"

Al final de su tiempo de aquel andar errantes por el desierto, Moisés les pronunció su primer discurso. Obviamente, Sus palabras fueron dadas primero verbalmente, y luego más tarde fueron escritas. Moisés fue el portavoz que pronunció el discurso, y sin embargo, dejó en claro que estas palabras le fueron reveladas por el Señor.

El Tema de este libro está basado en el amor y la obediencia, así como se destaca el propósito de su autor al inculcar a aquel pueblo los valores espirituales y humanos de la Revelación divina, tanto en la relación entre los seres humanos y Dios, como en la relación horizontal de la convivencia social de las personas. Este Tema tiene gran actualidad para esta época en la que nos ha tocado vivir. La obediencia a las leyes divinas le parecen al ser humano imposibles de cumplir o, en el mejor de los casos, las considera como una carga pesada de soportar. Es que dichas leyes se oponen al pecado y al control que éste mantiene sobre la naturaleza humana. Pero cuando el corazón humano es cautivado por el amor de Dios revelado en Jesucristo y en su obra de salvación en la cruz, los sentimientos de los seres humanos redimidos y liberados de la esclavitud, sienten gratitud hacia Dios. Y cuanto más llegan a amarle, más grato les resulta vivir de acuerdo con la voluntad, las palabras y los principios de su Creador y Salvador. Y creo que todos comprendemos esa situación, con la que, a nivel humano, estamos tan familiarizados. ¿Acaso no hemos sentido una verdadera satisfacción en agradar a quienes amamos? Pues así sucede con aquellos que aman a Dios.

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Predicación cristiana: El bautismo de Jesús (Marcos 1:9-11)
Predicación cristiana: El bautismo de Jesús (Marcos 1:9-11)