Estudio bíblico de Josué 6:1-20

Josué 6:1-20

En nuestro programa anterior estábamos hablando de la visita divina, o sea la visita del Príncipe del Ejército del Señor. Y decíamos que en los últimos tres versículos del capítulo 5 de Josué, los versículos 13 al 15, tenemos el llamamiento y la comisión de Josué, similar al encuentro de Moisés con el Señor en el llano de Madián, ante la zarza ardiente. Y recordamos que en el capítulo 3 de Éxodo, versículo 5 se le mandó a Moisés quitarse el calzado de sus pies, porque el lugar en que estaba era tierra santa, a causa de la presencia del Señor.

Ahora los israelitas habían cruzado el río Jordán de manera milagrosa y estaban acampando al otro lado del río. Suponemos que un día por la mañana Josué probablemente se levantó, pasó revista al campamento y quizá hasta se llenó de orgullo al examinar las tiendas de las doce tribus. El es el líder de ese gran grupo y el sucesor de Moisés. Debe haberse sentido bastante bien. Luego sucedió que miró hacia el borde del campamento y vio a un hombre con su espada desnuda en la mano. ¿Sabe usted quién era este hombre? Creemos que no era otro que el llamado Angel del Señor, el Cristo pre-encarnado.

Al mirarle Josué, probablemente pensó: "Es seguro que él no sabe que aquí yo soy el general y no he dado ninguna orden para que alguien desenvaine su espada. Mejor es que yo hable con ese individuo". Josué pues, se acercó donde estaba el hombre y le dijo: "¿Eres de los nuestros o de nuestros enemigos?" Y entonces el varón se puso de pie con la espada en la mano, se volvió hacia Josué y le dijo: "Soy príncipe del ejército del Señor". ¿Y sabe usted lo que sucedió? Josué se postró en adoración delante de Él. Josué se dio cuenta que el cuartel general no estaba en su tienda. Descubrió que estaba ante el trono mismo de Dios. Era Dios quien estaba guiando a Israel. Josué recibiría sus órdenes, del Príncipe del ejército del Señor. Un soldado tiene que obedecer a su superior, al estado mayor. Y Josué se doblegó y saludó a su jefe.

Pasemos pues, al capítulo 6. Hemos llegado a la conquista misma de la tierra prometida. En este capítulo vemos que la ciudad de Jericó sería sitiada. Se rodeó la ciudad, los muros cayeron. Rahab la ramera fue salvada y se maldijo a quien tratase de reconstruir la ciudad.

Los israelitas ya habían cruzado el Jordán y habían entrado en la tierra de Canaán. Pasaron el Jordán de una manera muy extraordinaria. Los sacerdotes llevaron el arca, símbolo de la presencia del Señor, a la orilla del río. Al entrar sus pies en contacto con las aguas, éstas se separaron. Éste fue un milagro más notable que el de cruzar el Mar Rojo. En el verano, el río Jordán es una corriente pequeña. Pero en el invierno llega a ser un río caudaloso y peligroso en la época de inundación.

Luego, se nos dice que dos cosas sucedieron. Doce piedras, una para cada tribu fueron tomadas del Jordán y levantadas en la orilla occidental. Estas piedras hablaban de la resurrección de Cristo. Se constituyeron en un monumento. Fueron puestas allí para llamar la atención a las generaciones futuras, sobre la manera en que Dios les había guiado con seguridad. Luego, doce piedras, una por cada tribu, fueron puestas en el Jordán, y estas piedras hablaban de la muerte de Cristo. Estas piedras fueron puestas en las aguas, que ilustraban la muerte.

El arca que habla de Cristo cruzó el Jordán. Los israelitas pudieron pasar porque fueron guiados por el Señor. Para los cristianos, Él es el Príncipe de nuestra salvación que, habiendo cruzado el Jordán, nos guía al lugar de bendición espiritual. Las piedras conmemorativas dentro del río hablaban de la muerte de Cristo por los pecados suyos y por los míos, estimado oyente. Ahora, las piedras puestas en la orilla del Jordán ilustraban Su resurrección. Y cuando las futuras generaciones preguntaran el significado de las piedras, oirían entonces la maravillosa historia de cómo Dios había guiado a sus padres, y cómo los había cuidado. Las piedras eran un monumento conmemorativo, y un tiempo de comunión para los hijos de Israel.

Nosotros también tenemos, en la actualidad, un monumento conmemorativo y una comunión. Lo llamamos la Cena del Señor. Y nos reunimos alrededor de la mesa del Señor. Y el pan y el vino hablan del cuerpo y de la sangre de Cristo. Él bajó por las aguas de la muerte y de juicio, por usted y por mi estimado oyente. Pero subió del sepulcro mediante una resurrección poderosa. Es mediante Su muerte y Su resurrección que entramos en bendición espiritual, y luego por último, entraremos en el mismo cielo.

Los israelitas pues, estaban acampados ahora en la orilla occidental del Jordán con un gran sentimiento de expectativa. Ésta era la tierra que Dios había prometido darles. Era la tierra que fluía leche y miel, es decir, rica en agricultura y ganadería. Era la tierra que se les había mandado a poseer. Y sus corazones se llenaron de emoción y de alegría, con la expectativa de ocupar su propia tierra.

Dios preparó a Su pueblo para entrar en la tierra. Y tres cosas importantes habían tenido lugar. Primero, los israelitas fueron circuncidados. La circuncisión era la señal del pacto que Dios había hecho con Abraham. En segundo lugar, comieron del fruto de la tierra. Y en tercer lugar, a Josué le fue dada una visión del Príncipe de las huestes del Señor. Cuando Josué se preparó para circuncidar a los varones de Israel, preparó cuchillos afilados. Y esos cuchillos nos hablan de la Palabra de Dios. Dijo el escritor a los Hebreos en el capítulo 4 de su carta, versículo 12, que la Palabra de Dios tiene vida y poder, es más aguda que cualquier espada de dos filos, penetra hasta lo más íntimo de la persona, y somete a juicio los pensamientos y las intenciones del corazón. La Palabra de Dios estimado oyente, le ayuda a uno a discernir entre lo bueno y lo malo. Hoy en día las pautas de conducta moral han sido prácticamente borradas en muchos de nuestros países. Y lo que necesitamos es volver a la moralidad bíblica, porque no puede haber bendición alguna para ninguna nación, ni para ningún pueblo, hasta que no se experimente un retorno a la Palabra de Dios.

Por último, a Josué le fue dada una visión del Príncipe del ejército del Señor. Y Josué se dio cuenta que estaría recibiendo sus órdenes del Señor. Los israelitas ya estaban para la conquista, y listos para entrar a habitar la tierra.

En este capítulo 6 de Josué, tenemos la caída de Jericó. Josué usó ciertas tácticas para lograr sus fines. Y es importante que veamos lo que Josué hizo. Echando una mirada panorámica al resto de este libro que estamos estudiando, veremos que avanzó y al tomar las ciudades de Jericó y Hai, en el centro de la tierra, Josué dividió el territorio y luego marchó hacia el sur. Luego, Josué se equivocó al hacer un pacto con los gabaonitas. Dios expresamente le mandó que no hiciera ningún pacto con los cananeos. Ahora, debido a la desobediencia de Josué, le fue necesario conquistar a cinco reyes de los amorreos. Luego, desarrolló una campaña en el norte, y vemos la conclusión de la jefatura de Josué en la guerra. El libro de Josué termina con la lista de los reyes conquistados, la repartición de la tierra, y el último mensaje de Josué.

Había tres campañas importantes al comenzar los israelitas a conquistar la tierra. Primero, la Campaña de Jericó. En segundo lugar, la de Hai. Y en tercer lugar, el Pacto con los Gabaonitas. Estos fueron los enemigos que estorbaron cuando Israel entró en la tierra. Y tenían que ser conquistados. Ahora, ¿Cuál fue el método de Josué? ¿Cómo logró Josué conquistar la tierra? ¿Cuál es el mensaje para nosotros hoy en día? Bueno, como creyentes tenemos tres enemigos: el mundo, la vieja naturaleza controlada por las pasiones, y el diablo. Jericó representa el mundo. Hai representa la vieja naturaleza, y los gabaonitas representan el diablo.

El pasaje que hoy estudiamos incluye el relato del primer enemigo que los israelitas enfrentaron fue la ciudad de Jericó. Dios hizo uso de un método muy extraño, el cual puso a los israelitas en situación de tomar la ciudad de Jericó. Los métodos usados por ellos son los mismos métodos que nosotros debemos usar. La división del campo enemigo es un método que ha sido empleado por los grandes genios militares hasta hoy. Dividir a los enemigos permite tomar un ejército poco a poco. Este método fue empleado en la primera guerra mundial; en la segunda guerra mundial y también en otras partes. Y Josué usó este mismo método.

Comencemos pues leyendo el primer versículo de este capítulo 6 de Josué:

"Ahora, Jericó estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel; nadie entraba ni salía."

Los habitantes de Jericó se habían preparado para el ataque de los israelitas. No creían que los israelitas llegarían tan pronto como llegaron, pero cerraron la ciudad y se prepararon para el ataque. Ahora leamos los versículos 2 hasta el 4 de este capítulo 6 de Josué:

"Mas Jehová dijo a Josué: Mira, yo he entregado en tu mano a Jericó y a su rey, con sus varones de guerra. Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días. Y siete sacerdotes llevarán siete bocinas de cuernos de carnero delante del arca; y al séptimo día daréis siete vueltas a la ciudad, y los sacerdotes tocarán las bocinas. Y cuando toquen prolongadamente el cuerno de carnero, así que oigáis el sonido de la bocina, todo el pueblo gritará a gran voz, y el muro de la ciudad caerá; entonces subirá el pueblo, cada uno derecho hacia adelante."

Llegó el día para comenzar la campaña. Los ciudadanos de Jericó estaban preparados. Había soldados en los muros y el atalaya estaba en la puerta. El comandante militar y su estado mayor estaban dentro de la ciudad recibiendo informes desde el muro. Por fin llegó la noticia: "Aquí viene el enemigo". Josué y el ejército de Israel avanzaban hacia la ciudad. Delante de la procesión iba el arca llevada por los sacerdotes. Los sacerdotes también llevaban cuernos. Un atalaya en el muro gritó: "Aquí vienen. Prepárense. Parece que intentan atacar por la puerta". Y por tanto, las fuerzas de Jericó se reunieron en la puerta. Estaban listos para la batalla, en caso de que la puerta fuera destruida. Leamos los versículos 8 al 11:

"Y así que Josué hubo hablado al pueblo, los siete sacerdotes, llevando las siete bocinas de cuerno de carnero, pasaron delante del arca de Jehová, y tocaron las bocinas; y el arca del pacto de Jehová los seguía. Y los hombres armados iban delante de los sacerdotes que tocaban las bocinas, y la retaguardia iba tras el arca, mientras las bocinas sonaban continuamente. Y Josué mandó al pueblo, diciendo: Vosotros no gritaréis, ni se oirá vuestra voz, ni saldrá palabra de vuestra boca, hasta el día que yo os diga: Gritad; entonces gritaréis. Así que él hizo que el arca de Jehová diera una vuelta alrededor de la ciudad, y volvieron luego al campamento, y allí pasaron la noche."

Pero luego, sucedió una cosa muy extraña. De nuevo, el atalaya gritó: "No. No van a atacar en la puerta. Se volvieron, y parece que van a dar una vuelta a la ciudad. Atacarán por otro lugar". Y, por tanto, creemos que el ejército dentro de la ciudad comenzó a dar una vuelta al muro. Los israelitas dieron una vuelta al muro, pero en lugar de atacar, volvieron a su campamento. Y estimado oyente, usted puede estar seguro de una cosa, esa noche hubo una reunión en Jericó, entre el Rey y los hombres militares para estudiar lo que pensaban hacer. Estaban perplejos. Leamos los versículos 12 al 14:

"Y Josué se levantó de mañana, y los sacerdotes tomaron el arca de Jehová. Y los siete sacerdotes, llevando las siete bocinas de cuerno de carnero, fueron delante del arca de Jehová, andando siempre y tocando las bocinas; y los hombres armados iban delante de ellos, y la retaguardia iba tras el arca de Jehová, mientras las bocinas tocaban continuamente. Así dieron otra vuelta a la ciudad el segundo día, y volvieron al campamento; y de esta manera hicieron durante seis días."

Al día siguiente los israelitas volvieron a hacer lo mismo. El atalaya en el muro gritó: "Aquí vienen de nuevo". Luego, los israelitas dieron otra vuelta alrededor del muro y volvieron a su campamento. Todos los días durante seis días hicieron lo mismo. Quizá algunos de los hijos de Israel dijeron: "Lo que hacemos parece que no tiene mucho sentido". Y si usted hubiera preguntado a Josué, ¿por qué hacía esto? Probablemente le habría contestado: "Bueno, recibo mis órdenes del Príncipe del ejército del Señor. Esto es lo que me ha mandado hacer, y eso es lo que estoy haciendo". Leamos ahora el versículo 15:

"Al séptimo día se levantaron al despuntar el alba, y dieron vuelta a la ciudad de la misma manera siete veces; solamente este día dieron vuelta alrededor de ella siete veces."

Ahora, al séptimo día, los israelitas dieron otra vuelta a la ciudad. Los habitantes de Jericó exhalaron un suspiro de alivio cuando terminaron de dar la vuelta. El ejército adentro del muro también había dado su vuelta y se sentía consolado por haber finalizado su labor diaria. Todo el mundo se sentó para descansar, cuando de repente el atalaya avisó: "Esperen un momento. Van a dar otra vuelta". Por tanto, los israelitas dieron otra vuelta a Jericó. Dieron la tercera y la cuarta vuelta. Dieron la vuelta siete veces. Luego, los sacerdotes tocaron las bocinas y los muros de Jericó cayeron. Pasando ahora al versículo 20 leemos:

"Entonces el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron las bocinas; y aconteció que cuando el pueblo hubo oído el sonido de la bocina, gritó con gran vocerío, y el muro se derrumbó. El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia adelante, y la tomaron."

La Palabra de Dios dice que el muro se derrumbó. Las excavaciones en Jericó indican que esto fue definitivamente cierto. Debe notarse que hubo un desacuerdo entre el señor Carlos Marsdon y la señorita Kathleen Kenyon, en cuanto al muro de la antigua Jericó, pero la verdad es que la fe del creyente no se apoya en la pala del arqueólogo. Por otra parte, las explicaciones de que se produjo un terremoto, o de que el sonido combinado de las trompetas y el griterío del pueblo produjo ondas sonoras que derribaron la muralla, o de que la marcha del pueblo alrededor de la ciudad debilitó la muralla hasta que ésta se cayó, constituyen explicaciones que son, incluso, más difíciles de aceptar y son intentos claros para desacreditar el relato Bíblico. El escritor a los Hebreos en el capítulo 11 de su carta, versículo 30 dijo: "Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días". Jericó representa el sistema de valores del mundo para el creyente. Es fuerte, y formidable, y temible - la conquista depende de la fe. El apóstol Juan en su primera carta capítulo 5, versículo 4 dijo: "Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe". Y el capítulo 11 de la carta a los Hebreos, revela cómo la fe obró durante todas las épocas, en las vidas de los siervos más selectos de Dios, al hacer frente al mundo, y vencer por la fe. Sin embargo, lo interesante de todo esto es el método que fue usado. Y la pregunta es: ¿Luchó Josué? No, amigo oyente. Josué no luchó. Fue Dios quien luchó. Y fue Dios quien ganó la victoria. Y Su pueblo consiguió la posesión.

La dificultad con muchos cristianos en la actualidad es que, desde un punto de vista espiritual, ellos mismos tratan de librar la batalla de Jericó y vencer al mundo. Pero necesitamos estar dispuestos a recibir nuestras órdenes de nuestro Capitán Jesucristo. Él es el Príncipe de nuestra salvación. Y entonces, veremos un cambio en nuestras vidas. Fue la fe la que salvó a Rahab y a su familia transformando sus vidas a partir de aquel día.

Estimado oyente, le invitamos a convertirse en una de esas personas que, por la fe reconocen al Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, como su Salvador. Esa fe le permitirá alcanzar la victoria sobre su propia naturaleza humana, sobre una mentalidad controlada por las fuerzas que se oponen a Dios. Esa fe le permitirá dejar actuar al poder de Dios, y entonces podrá imponer en su vida las demandas de la Voluntad de Dios, frente al sistema de valores que controla a este mundo. Porque, ¡vale la pena luchar por esa calidad de vida! ¡Vale la pena vivir una vida rica en significado! ¡Merece la pena disfrutar de las bendiciones que Dios tiene para Sus hijos! No olvide las palabras del Antiguo Testamento, citadas por San Pablo en el Nuevo Testamento. La antigua cita dice que Dios ha preparado para los que le aman cosas que nadie ha visto ni oído y ni siquiera pensado. Le invitamos pues, a disfrutar de todo lo que Dios tiene preparado para usted.

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Estudios relacionados

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Prédicas cristianas: Resurrección de Lázaro (Juan 11:38-44)
Prédicas cristianas: Resurrección de Lázaro (Juan 11:38-44)