Estudio bíblico de Génesis 27:1-46

Génesis 27

Este capítulo nos relata cómo Jacob y Rebeca se confabularon para obtener de Isaac la bendición para Jacob que era, en realidad, la bendición que Isaac tenía reservada para Esaú. Jacob anhelaba recibir esa bendición de su padre. El sabía que Dios había prometido a su madre que el hijo mayor serviría al menor, por lo que la bendición ya le pertenecía a él. Sin embargo, Jacob no creyó en Dios ni su madre, Rebeca creyó en aquella promesa de Dios Es evidente que Isaac, su padre, tampoco la creyó, porque si no, no hubiera tratado de pasar por alto a Jacob, prometiéndole la bendición a Esaú. Su actitud revela que se dejó llevar por sus propios sentimientos y por su apetito, en contradicción con lo que la Palabra de Dios había expresado con claridad.

El método que Jacob utilizó para obtener su primogenitura no puede ser respaldado ni justificado por ningún motivo. Se valió del engaño y de una trampa, por lo que su conducta fue despreciable. Dios no toleró ese proceder, de la misma manera en que tampoco toleró la conducta de Sara y Abraham en el asunto de Agar e Ismael. Dios no podía utilizar ni el engaño ni el ingenio de Jacob. Como veremos más adelante en el relato, Dios se ocuparía de este hombre de una forma muy concreta, porque Jacob tuvo que pagar las consecuencias de su pecado con la misma moneda.

El capítulo anterior, el 26, concluía con la situación de Esaú, quien a la edad de cuarenta años se casó con dos de las hijas de Het, de aquella región. Aquella unión fue causa de aflicción para Isaac y Rebeca. Luego veremos que ellos reconocieron que Jacob no podría casarse con una de las hijas de Het o con una mujer filistea. Esto fue el motivo que les movió a enviarle a la zona de Harán, donde se casaría con una mujer de la familia de Abraham.

Leamos los primeros 4 versículos, que nos cuentan como

Isaac prometió la bendición a Esaú

"Y aconteció que siendo ya viejo Isaac, y sus ojos demasiado débiles para ver, llamó a Esaú, su hijo mayor, y le dijo: Hijo mío. Y él respondió: Heme aquí. Y dijo Isaac: Mira, yo soy viejo y no sé el día de mi muerte. Ahora, pues, te ruego, toma tu equipo, tu aljaba y tu arco, sal al campo, y tráeme caza; y prepárame un buen guisado como a mí me gusta, y tráemelo para que yo coma, y que mi alma te bendiga antes que yo muera."

Hemos considerado que Isaac era un hombre excepcional, una gran personalidad. Recordemos cuando el rey Abimelec y los filisteos, que le temían y respetaban, vinieron a concertar un tratado con él. Era un hombre paciente y pacífico y, al mismo tiempo, prominente y poderoso. Sin embargo, aquí reveló su debilidad. Durante toda su vida, Esaú había sido su hijo favorito, mientras que Jacob había sido el favorito de Rebeca. Esaú era el joven amante de la vida al aire libre, que salía de caza y volvería trayendo un ciervo u otro animal para asarlo, y para que su padre disfrutase así de una buena comida. Ahora Isaac, en su ancianidad, quería bendecir a su hijo favorito. Aunque él sabía bien que Dios había dicho que el hijo mayor serviría al menor, evitó cumplir lo que Dios había establecido porque, realmente, quería bendecir a Esaú. Es así que le pidió que saliese al campo a cazar para traerle y prepararle una comida, después de la cual le bendeciría. Así estaba la situación y las relaciones familiares en aquel hogar. Leamos los versículos 5 al 8, para ver de qué manera

Rebeca conspiró con Jacob para engañar a Isaac

"Rebeca estaba escuchando cuando Isaac hablaba a su hijo Esaú. Y cuando Esaú fue al campo a cazar una pieza para traer a su casa, Rebeca habló a su hijo Jacob, diciendo: He aquí, oí a tu padre que hablaba con tu hermano Esaú, diciéndole: Tráeme caza y prepárame un buen guisado para que coma y te bendiga en presencia del Señor antes de mi muerte. Ahora pues, hijo mío, obedéceme en lo que te mando."

Rebeca acertó a oír lo que Isaac dijo a Esaú. Y para proteger a Jacob, su favorito, concibió aquel plan basado en el engaño. Dios no podía tolerar ese astuto proceder, desde ningún punto de vista. El permitió que este incidente quedase registrado como historia, aunque lo condenase. Recordemos lo que sucedió en esta ocasión, porque luego comprobaremos como todo acabó volviéndose en contra de Jacob. Leamos el diálogo entre la madre y el hijo, y cómo resolvieron el problema del diferente aspecto físico de Esaú, en los versículos 9 al 17,

"Ve ahora al rebaño y tráeme de allí dos de los mejores cabritos de las cabras, y yo prepararé con ellos un buen guisado para tu padre como a él le gusta. Entonces se lo llevarás a tu padre, que comerá, para que te bendiga antes de su muerte. Y Jacob dijo a su madre Rebeca: He aquí, Esaú mi hermano es hombre velludo, y yo soy lampiño. Quizá mi padre me palpe, y entonces seré para él un engañador, y traeré sobre mí una maldición y no una bendición. Pero su madre le respondió: Caiga sobre mí tu maldición, hijo mío; solamente obedéceme, y ve y tráemelos. Y él fue, los tomó y los trajo a su madre; y su madre hizo un buen guisado, como a su padre le gustaba. Entonces Rebeca tomó las mejores vestiduras de Esaú, su hijo mayor, que tenía en la casa, y vistió a Jacob, su hijo menor; le puso las pieles de los cabritos sobre las manos y sobre la parte lampiña del cuello, y puso el guisado y el pan que había hecho en manos de su hijo Jacob."

La preparación de la trama no pudo ser más minuciosa, y Jacob estuvo listo para entrevistarse con su padre utilizando métodos fraudulentos con los cuales Dios, por supuesto, no tenía nada que ver. Continuaremos leyendo el relato Bíblico que, en el próximo párrafo nos relata cómo

La intriga tuvo éxito y Jacob engañó a su padre

Leamos, en primer lugar, los versículos 18 al 20:

"Entonces él fue a su padre, y dijo: Padre mío. Y éste respondió: Aquí estoy. ¿Quién eres, hijo mío? Y Jacob dijo a su padre: Soy Esaú tu primogénito. He hecho lo que me dijiste. Levántate, te ruego. Siéntate y come de mi caza para que me bendigas. E Isaac dijo a su hijo: ¿Cómo es que la has encontrado tan pronto, hijo mío? Y él respondió: Porque el Señor tu Dios hizo que así me acaeciera."

Resulta sorprendente aquí la utilización del nombre de Dios por parte de Jacob. Esto me lleva a añadir una breve reflexión sobre la importancia que tiene este asunto en la actualidad, en la que el comportamiento privado y público de los cristianos se halla bajo el escrutinio de otros. De acuerdo con los principios éticos de las Sagradas Escrituras, no existe tal cosa como una " piadosa " utilización de métodos dudosos o que impliquen engaño u ocultamiento, por más meritorios que puedan parecer los motivos o fines. Aquí se aplica, una vez más, la conocida expresión de que el fin no justifica los medios. No se puede manipular ni utilizar indebidamente el nombre de Dios, para encubrir o maquillar conductas claramente no aprobadas por la Palabra de Dios. Volvamos al relato de aquel lamentable encuentro y leamos los versículos 21 al 29:

"Isaac entonces dijo a Jacob: Te ruego que te acerques para palparte, hijo mío, a ver si en verdad eres o no mi hijo Esaú. Jacob se acercó a Isaac su padre, y él lo palpó, y dijo: La voz es la voz de Jacob, pero las manos son las manos de Esaú. Y no lo reconoció porque sus manos eran velludas como las de su hermano Esaú; y lo bendijo. Y le preguntó: ¿Eres en verdad mi hijo Esaú? Y él respondió: Yo soy. Entonces dijo: Sírveme, y comeré de la caza de mi hijo para que yo te bendiga. Y le sirvió, y comió; le trajo también vino, y bebió. Y su padre Isaac le dijo: Te ruego que te acerques y me beses, hijo mío. Y él se acercó y le besó; y al notar el olor de sus vestidos, lo bendijo, diciendo: He aquí, el olor de mi hijo es como el aroma de un campo que el Señor ha bendecido, Dios te dé, pues, del rocío del cielo, y de la grosura de la tierra, y abundancia de grano y de mosto. Sírvante pueblos, y póstrense ante ti naciones; sé señor de tus hermanos, e inclínense ante ti los hijos de tu madre. Malditos los que te maldigan, y benditos los que te bendigan."

Isaac estaba transmitiendo a Jacob la heredad de la promesa, es decir, la bendición que él había recibido de su padre Abraham, la promesa que Dios había dado a Abraham. Es interesante observar que tal bendición, como Dios había indicado anteriormente, ya pertenecía a Jacob. Dios bendeciría a Jacob pero no aceptaría el fraude, el engaño utilizado para obtener la bendición. Continuemos leyendo el próximo párrafo, los versículos 30 al 40, en el relato de cómo

La intriga fue descubierta cuando Esaú regresó

"Y sucedió que tan pronto como Isaac había terminado de bendecir a Jacob, y apenas había salido Jacob de la presencia de su padre Isaac, su hermano Esaú llegó de su cacería. Y también él hizo un buen guisado y lo trajo a su padre, y le dijo: Levántese mi padre, y coma de la caza de su hijo, para que tú me bendigas. Y su padre Isaac le dijo: ¿Quién eres? Y él respondió: Soy tu hijo, tu primogénito Esaú. Y tembló Isaac con estremecimiento muy grande, y dijo: ¿Quién fue entonces el que trajo caza, antes que tú vinieras, y me la trajo y yo comí de todo, y le bendije? Sí, y bendito será. Al oír Esaú las palabras de su padre, clamó con un grande y amargo clamor, y dijo a su padre: ¡Bendíceme, bendíceme también a mí, padre mío! Y él respondió: Tu hermano vino con engaño, y se ha llevado tu bendición. Y Esaú dijo: Con razón se llama Jacob, pues me ha suplantado estas dos veces. Me quitó mi primogenitura, y he aquí, ahora me ha quitado mi bendición. Y añadió: ¿ No has reservado una bendición para mí? Pero Isaac respondió, y dijo a Esaú: He aquí, yo le he puesto por señor tuyo, y le he dado por siervos a todos sus parientes; y con grano y mosto le he sustentado. En cuanto a ti ¿qué haré, pues, hijo mío? Y Esaú dijo a su padre: ¿No tienes más que una bendición, padre mío? Bendíceme, bendíceme también a mí, padre mío. Y Esaú alzó su voz y lloró. Entonces su padre Isaac respondió, y le dijo: He aquí, lejos de la fertilidad de la tierra será tu morada, y lejos del rocío que baja del cielo. Por tu espada vivirás, y a tu hermano servirás; mas acontecerá que cuando te impacientes, arrancarás su yugo de tu cerviz."

Según la narración, en el oportunismo de Jacob funcionó también el factor tiempo, pues apenas salió éste, entró Esaú. Una coincidencia de ambos en este episodio hubiese resultado trágica. En esto podemos ver la intervención de Dios, que evitó así que uno de los hermanos hubiera sido puerto por el otro, y que ese otro se convirtiese en homicida de su hermano. Y la reacción de dolor de Esaú fue comprensible, aunque debamos preguntarnos si su profunda tristeza se debía solamente a la pérdida de los beneficios materiales de aquella bendición, o si, en alguna medida, le afectaban también las implicaciones espirituales incluidas en la bendición. El escritor de la epístola a los Hebreos, comentando este incidente en el capítulo 12:17, y refiriéndose a Esaú, dice:

"Porque sabéis que aún después, cuando quiso heredar la bendición, fue rechazado, pues no halló ocasión para el arrepentimiento, aunque la buscó con lágrimas."

Aquí quizás pueda interpretarse que su arrepentimiento no fue completamente sincero, sino más bien la expresión de una frustración por las consecuencias del engaño que había sufrido. De todos modos, Isaac pronunció para él una bendición relacionada con su futuro, que finalizaba con una nota positiva, ya que la sumisión ante su hermano Jacob no sería para siempre.

También hemos de observar en los siguientes capítulos que la bendición a Jacob no implicaba una vida de bienestar ni carente de problemas. Su carácter tampoco cambió repentinamente al recibir esta bendición, sino que fue evolucionando en las sucesivas experiencias por las que Dios le fue llevando, y por haber tenido que sufrir las consecuencias de su engaño.

Leamos, pues, en el último párrafo del capítulo, en los versículos 41 al 46, el relato de cómo

Rebeca envió a Jacob a Labán

Para librarle de la ira de su hermano Esaú:

"Esaú, pues, guardó rencor a Jacob a causa de la bendición con que su padre le había bendecido; y Esaú se dijo: Los días de luto por mí padre están cerca; entonces mataré a mi hermano Jacob. Cuando las palabras de Esaú, su hijo mayor, le fueron comunicadas a Rebeca, envió a llamar a Jacob, su hijo menor, y le dijo: Mira, en cuanto a ti, tu hermano Esaú se consuela con la idea de matarte. Ahora pues, hijo mío, obedece mi voz; levántate y huye a Harán, a casa de mi hermano Labán. Y quédate con él algunos días hasta que se calme el furor de tu Hermano; hasta que la ira de tu hermano contra ti se calme, y olvide lo que le hiciste. Entonces enviaré y te traeré de allá. ¿Por qué he de sufrir la pérdida de vosotros dos en un mismo día? Y Rebeca dijo a Isaac: Estoy cansada de vivir a causa de las hijas de Het; si Jacob toma mujer de las hijas de Het, como éstas, de las hijas de esta tierra, ¿para qué me servirá la vida?"

Aquí hemos podido ver a la madre tomando este asunto en sus manos. Recordemos que Esaú se había casado con mujeres paganas, lo cual había traído gran aflicción al hogar. En vista de aquella situación, Rebeca encontró un motivo para convencer a Isaac de la conveniencia de que Jacob saliese de allí, para evitar que cometiese el mismo error. De esa manera, en realidad, le estaba protegiendo de su hermano Esaú. Lejos estaba de imaginar hasta qué punto pagaría ella las consecuencias de su propia actuación en este asunto. Nunca volvería a ver a su hijo Jacob; le envió fuera de su casa con la intención de mantenerle ausente por un tiempo breve, que en realidad se convertiría en un largo período de tiempo, nada menos que veinte años y, durante ese período, ella moriría. Y Jacob regresaría para el funeral de su padre, pero nunca volvería a ver a su madre.

Un detalle interesante es que Rebeca estaba enviando a su hijo favorito a la casa de su hermano Labán, precisamente al lugar en que Jacob tendría que aprender durísimas lecciones, ya que experimentaría en carne propia los malos resultados de su fraude, y el duradero y amargo fruto de su carácter engañoso. Creyó ser muy astuto pero, durante muchos años, tendría que soportar que su tío Labán, que le superaba en inteligencia, controlase su vida con engaños y artimañas.

Pero, volviendo a la secuencia final del relato, podemos imaginarnos cómo habrán sido aquellos años de la vida de Rebeca, al considerar el poco aprecio de su hijo Esaú a causa de este episodio.

Concluimos nuestro programa resaltando la amargura y el tiempo malgastado, o perdido, que resultan de actuar con incredulidad ante la Palabra y las promesas de Dios, obrando impulsivamente y en contra de los planes de Dios. Ciertamente, cada uno de los personajes que hoy hemos considerado permanece en la historia Bíblica, entre otras cosas, como un recordatorio de aquellas palabras del apóstol Pablo en su carta a los Gálatas, capítulo 6:7,

"No os dejéis engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará."

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Prédica: Juan el Bautista, un hombre de Dios (Marcos 1:4-6)
Prédica: Juan el Bautista, un hombre de Dios (Marcos 1:4-6)