Estudio bíblico de Génesis 40:1-23

Génesis 40

En vez de avanzar en el curso de nuevos escenarios de la historia de José, este capítulo aminora el ritmo de la acción y el movimiento, concentrándose en un lugar concreto. La cárcel donde se encuentra José. Aquí le vemos demorado y circunscrito en una prisión por la ingratitud del copero principal de Faraón. Ante la incertidumbre que podría implicar esa situación, lo cierto es que todo esto forma parte del cumplimiento del plan y propósito de Dios para la vida de José, lo cual comprobaremos al leer este capítulo 40.

En el capítulo 37, comenzamos una comparación entre José y el Señor Jesús. Ahora que nos encontramos en el pleno desarrollo de esta historia, nos detendremos para efectuar algunas comparaciones más:

1. José fue enviado a sus hermanos. El Señor Jesucristo fue enviado a sus Hermanos, las ovejas perdidas de la casa de Israel.

2. José fue odiado por sus hermanos sin motivo, y eso es lo que el Señor Jesús dijo de sí mismo: "me odiaron sin causa".

3. José fue vendido por sus propios hermanos, y el Señor Jesucristo fue vendido por uno de sus propios hermanos.

4. José fue vendido por 20 piezas de plata. El Señor Jesús fue vendido por 30 piezas de plata.

5. Los hermanos conspiraron para matar a José. Los hermanos de Jesús conspiraron para matarle; "a lo suyo vino, y los suyos no le recibieron".

6. José fue colocado en un pozo, que para él iba a ser un lugar de muerte. El Señor Jesucristo fue crucificado.

7. José fue quitado fuera del pozo. El Señor Jesús fue resucitado de los muertos al tercer día.

8. José obedeció a su padre. El Señor Jesús obedeció a Su Padre de tal manera que pudo decir que El hacía siempre lo que al Padre le agradaba.

9. El padre de José le envió a buscar a sus hermanos. Las Escrituras nos dicen que el Señor Jesús vino a hacer la voluntad de Su Padre cuando vino a este mundo a buscar a sus hermanos.

10. José fue objeto de la burla de sus hermanos. Cuando le vieron venir, dijeron: "Aquí viene el soñador". El Señor Jesús recibió la burla de sus hermanos. Cuando estaba colgado en la cruz, dijeron: "Si tu eres el Cristo, desciende de la cruz".

11. Los hermanos se negaron a recibir a José, y los hermanos del Señor Jesús, los judíos, se negaron a recibirle.

12. Ellos celebraron consultas para matar a José, y las Escrituras nos dicen que celebraron consultas para tramar la muerte del Señor Jesús.

13. La túnica de José fue devuelta a su padre manchada con sangre. La túnica del Señor Jesús le fue quitada y echaron suertes sobre ella.

14. Después de que José fue vendido y llevado a Egipto, se le perdió de vista por muchos años. Antes de ascender a los cielos, Cristo les dijo a sus discípulos que no le verían más hasta su venida.

15. José fue tentado por el mundo, la carne y el diablo, y resistió. El Señor Jesús fue tentado por el mundo, la carne y el diablo, y venció.

16. José se convirtió en el salvador del mundo durante este período, en un sentido físico, pues les salvó de la muerte por hambre. El Señor Jesús es, en todos los sentidos, el Salvador de todo el mundo.

17. José fue odiado por sus hermanos, y ellos le entregaron a los Gentiles. No pudo defenderse y fue acusado injustamente. El Señor Jesús también fue entregado por los suyos a los dirigentes religiosos quienes, a su vez, le entregaron a los Gentiles. El era inocente.

18. Pilato no creyó la acusación presentada contra el Señor Jesús; le encontró inocente y, sin embargo, le azotó. Y José tuvo que sufrir, aunque Potifar probablemente sabía que él era inocente. Potifar tuvo que salvaguardar su responsabilidad frente al Faraón, así como Pilato tuvo que salvaguardar la suya ante el Cesar.

19. José se ganó el favor del carcelero. Y en el caso de Jesús, el centurión Romano dijo de Él: "En verdad este hombre era hijo de Dios".

20. José fue contado con los transgresores. El fue una bendición para el copero, y un juicio para el panadero. El Señor Jesús fue crucificado entre dos ladrones. Uno de ellos fue juzgado y el otro, bendecido con la salvación.

En este capítulo comenzaremos a ver por qué la voluntad de Dios era que José estuviese durante aquel tiempo en la cárcel. El primer párrafo contiene el relato de cómo

José interpretó los sueños del copero y del panadero

Leamos los versículos 1 al 4:

"Después de estas cosas, sucedió que el copero y el panadero del rey de Egipto ofendieron a su señor, el rey de Egipto. Y Faraón se enojó contra sus dos oficiales, contra el jefe de los coperos y contra el jefe de los panaderos. Y los puso bajo custodia en la casa del capitán de la guardia, en la cárcel, en el mismo lugar donde José estaba preso. El capitán de la guardia se los asignó a José, y él les servía; y estuvieron bajo custodia por algún tiempo."

Aquella situación no constituía una mera casualidad. Y este incidente nos revela la posición arbitraria y dictatorial, y la política que tenía el Faraón de Egipto. No sé que habría hecho el panadero, quizás se le quemaron las tostadas del desayuno. Por algún capricho de esos, el Faraón le envió a la cárcel. ¿Y que habrá hecho el copero? Quizás estaba trayendo un vaso de vino al Faraón, tropezó y lo derramó sobre una alfombra persa. No se dan los motivos, pero allí fueron a parar los dos servidores del soberano, y allí estaban, en el mismo lugar que José, quien ocupaba, aún en la prisión, una buena posición, ya que dondequiera que fuese, su capacidad era reconocida.

Continuemos leyendo los versículos 5 al 8:

"Entonces el copero y el panadero del rey de Egipto, que estaban encerrados en la cárcel, tuvieron ambos un sueño en una misma noche, cada uno su propio sueño, y cada sueño con su propia interpretación. Y José vino a ellos por la mañana y los observó, y he aquí, estaban decaídos. Y preguntó a los oficiales de Faraón que estaban con él bajo custodia en casa de su señor: ¿Por qué están vuestros rostros tan tristes hoy? Y ellos le respondieron: Hemos tenido un sueño y no hay nadie que lo interprete. Entonces José les dijo: ¿No pertenecen a Dios las interpretaciones? Os ruego que me lo contéis."

José era optimista, brillante y perspicaz y se dio cuenta de que estos presos, funcionarios de Faraón, estaban preocupados. Observemos que José le atribuye a Dios la gloria, el mérito, reconociendo que la sabiduría para tratar el asunto de la interpretación de los sueños provenía de Dios. Más adelante en nuestro estudio Bíblico hablaremos de otro joven llamado Daniel, que en la corte de Babilonia actuó de la misma manera. Estos ejemplos nos advierten sobre cómo debemos reconocer y honrar la intervención de Dios a favor nuestro, de tantas maneras. Muchas veces, cuando recibimos su ayuda y bendiciones, damos por sentado que tenía que ser así. Pero, volvamos a José para destacar que El se sentía, evidentemente, aunque nadie se lo hubiese dicho, un instrumento de Dios.

Leamos en los versículos 9 al 13, el sueño del copero:

"Contó, pues, el jefe de los coperos a José su sueño, y le dijo: En mi sueño, he aquí, había una vid delante de mí, y en la vid había tres sarmientos. Y al brotar sus yemas, aparecieron las flores, y sus racimos produjeron uvas maduras. Y la copa de Faraón estaba en mi mano; así que tomé las uvas y las exprimí en la copa de Faraón, y puse la copa en la mano de Faraón. Entonces José le dijo: Esta es su interpretación: los tres sarmientos son tres días. Dentro de tres días Faraón levantará tu cabeza, te restaurará a tu puesto y tú pondrás la copa de Faraón en su mano como acostumbrabas antes cuando eras su copero."

Es interesante observar cómo Dios utilizó los sueños en el Antiguo Testamento. No le vemos actuar así en el Nuevo Testamento, porque ya no era necesario. El plan de Dios para la salvación del hombre se había hecho realidad en Cristo, y el conjunto de las Sagradas Escrituras ya estaba completo. Pero en aquellos tiempos antiguos, Dios habló por medio de sueños, empleando símbolos comprensibles para las personas. El copero podía entender todo lo relacionado con el servicio del vino al Faraón. Más tarde en la historia, el rey Nabucodonosor soñaría con una imagen y como estaba ciertamente familiarizado con imágenes e ídolos, podría entender mejor su significado.

Leamos los versículos 14 y 15:

"Sólo te pido que te acuerdes de mí cuando te vaya bien, y te ruego que me hagas el favor de hacer mención de mí a Faraón, y me saques de esta casa. Porque la verdad es que yo fui secuestrado de la tierra de los hebreos, y aun aquí no he hecho nada para que me pusieran en el calabozo."

Y así fue que José fue capaz de interpretar aquel sueño y le prometió al copero que sería restaurado a su servicio dentro de 3 días. Le rogó que se acordase de él, presentando su caso ante el Faraón y le contó algo sobre su pasado. Aunque el texto no lo dice, el copero probablemente le prometió ocuparse del asunto.

Leamos ahora desde el versículo 16 al 19, sobre el sueño del panadero:

"Cuando el jefe de los panaderos vio que había interpretado favorablemente, dijo a José: Yo también vi en mi sueño, y he aquí, había tres cestas de pan blanco sobre mi cabeza; y sobre la cesta de encima había toda clase de manjares hechos por un panadero para Faraón, y las aves los comían de la cesta sobre mi cabeza. Entonces José respondió, y dijo: Esta es su interpretación: las tres cestas son tres días; dentro de tres días Faraón te quitará la cabeza de sobre ti, te colgará en un árbol y las aves comerán tu carne."

Vemos que en el caso del panadero se utilizaron símbolos significativos propios de su profesión, que podía entender muy bien. José interpretó su sueño pero advirtiéndole que no sería favorable para él. Dentro de 3 días, sería quitado de allí y ahorcado. Como podemos leer en los versículos 20 al 23, este relato culmina con

El cumplimiento de los sueños

"Y sucedió que al tercer día, que era el día del cumpleaños de Faraón, éste hizo un banquete para todos sus siervos, y levantó la cabeza del jefe de los coperos y la cabeza del jefe de los panaderos en medio de sus siervos. Y restauró al jefe de los coperos a su cargo de copero y éste puso la copa en manos de Faraón; pero ahorcó al jefe de los panaderos, tal como les había interpretado José. Más el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que se olvidó de él."

¡Pobre José! Su situación era realmente difícil. Aquí le vemos no solo convertido en un esclavo sino también en un prisionero encarcelado bajo falsas acusaciones, como si fuese culpable de un crimen. El propósito de Potifar era olvidarle; era su manera de encubrir el escándalo ocurrido en su propia casa y José estaba pagando por ello. Humanamente hablando, la única esperanza de José era que el copero le recordase ante Faraón; ésa habría sido una forma ideal para exponer su caso ante el soberano. Pero el copero, seguramente estaba tan feliz por haber recuperado su antigua posición y el favor de Faraón que se olvidó completamente de José. Es que Dios quería dejarle en la prisión por un motivo. Supongamos que el copero le hubiera dicho al Faraón: "Hay un prisionero en la cárcel que es inocente. No debería estar allí porque ha sido acusado con falsedades. El fue el que interpretó mi sueño y yo apreciaría, Faraón, que Ud. le pusiese en libertad". Supongamos también que, en consecuencia, Faraón le hubiera permitido salir en libertad. ¿Qué habría sucedido? Pues que él habría regresado a su hogar en Canaán, justo en el momento en que Faraón le necesitaría para interpretar su propio sueño. Está claro que Dios deseaba mantener a José cerca, y la prisión era un lugar adecuado para ello, ya que el Faraón podría localizarle apenas le necesitase.

A pesar del desaliento, José creyó que Dios estaba actuando en su vida. Y su fe estaba produciendo frutos evidentes. El era fiel en todas las relaciones de su vida. Había sido fiel a Potifar. En la prisión había sido fiel al carcelero. Fue fiel a Dios, atribuyéndole en todo momento el mérito y la gloria. Pronto veremos que sería fiel al Faraón, y más adelante, sería también fiel a sus propios hermanos. Es que la fe de José, le hizo fiel. Creo que si eres realmente un creyente, serás fiel a Dios y a todas tus relaciones.

Y José era esa clase de persona. Su fe le transformó en una persona fiel. También le dio una perspectiva optimista de la vida, incluso bajo todas las pruebas y tentaciones. Y fue su fe la que le proporcionó su sensibilidad y una actitud amable y comprensiva hacia todos los demás. Observemos su bondad para con el copero y el panadero. Más tarde en el relato histórico, veremos su benevolencia ante sus hermanos. Y otra cosa que su fe logró fue convertirle en un hombre muy humilde. Le atribuyó a Dios todo el mérito por todos sus éxitos. ¡Qué personaje maravilloso! Y ¿quién fue responsable por ello? Bueno, él creyó en Dios, como también su padre Abraham había creído, y su carácter y actitudes eran el fruto producido por esa fe en su vida.

Estimado oyente. Esta historia tiene un mensaje para ti, y para mí. No se cuales son, en este momento, las circunstancias de tu vida. Pero sí sé, juzgando por las cartas que recibo, que muchas personas están pasando por momentos muy difíciles. Un oyente me acaba de escribir, diciéndome: "Estoy entre la espada y la pared. Veo las cosas muy negras". Pienso que tú no ves una salida, y te preguntas si Dios se ocupa realmente de ti. Es por ese motivo que Dios nos ha presentado la historia de José. El quiere que sepas que sí se preocupa y que está actuando en tu vida. Si tú eres un hijo de Dios, El está permitiendo que te ocurran ciertas cosas y que pases por algunas pruebas difíciles, por tu propio bien. Su disciplina, que El ejerce con Su amor, será siempre beneficiosa.

Si, por el contrario, aún no has confiado tu vida a Dios, puedes estar completamente seguro de que te ama y quiere tomar en Sus manos la guía de tu vida, tal como hizo con José en el pasado. La única cosa que tienes que hacer es creer en El y en su mensaje de salvación. No debes hacer otra cosa que aceptar a Jesucristo como tu Salvador personal; debes creer que El ha muerto en la cruz ocupando tu lugar, para pagar la deuda que tú tienes con Dios, una deuda que es fruto y consecuencia de tu pecado. Este sencillo acto de fe, te convertirá en una persona nueva, una persona salvada, un hijo de Dios, y como tal, podrás también experimentar, como José, su guía y amoroso cuidado paternal.

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Predicación: La importancia de la resurrección (1 parte)
Predicación: La importancia de la resurrección (1 parte)