Estudio bíblico de Génesis Introducción 7

Génesis

Introducción

En primer lugar diremos que el conjunto de los primeros cinco libros de la Biblia es llamado el "Pentateuco" porque esta palabra significa, precisamente, cinco libros. Estos libros, Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio, fueron escritos por Moisés y en las Sagradas Escrituras se los identifica como la Ley. Aunque la paternidad literaria de Moisés ha sido cuestionada, tanto los eruditos conservadores como los descubrimientos arqueológicos confirman a Moisés como el autor, lo cual es también aceptado por la mayoría de los creyentes. En este sentido podemos mencionar citas Bíblicas del Antiguo y del Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento, el libro llamado Deuteronomio dice en su capítulo 31, al relatar las últimas instrucciones al pueblo de Israel:

"Y escribió Moisés esta ley y la dio a los sacerdotes, hijos de Levi, que llevaban el arca del pacto del Señor, y a todos los ancianos de Israel" (v. 9)

"Y sucedió que cuando Moisés termino de escribir las palabras de esta ley en un libro, hasta su conclusión, Moisés ordeno a los Levitas que llevaban el arca del pacto del Señor, diciendo: tomad este libro de la ley y colocadlo junto al arca del pacto del Señor vuestro Dios, para que permanezca allí como testigo contra vosotros." (vv. 24-26).

Por otra parte y ya en el Nuevo Testamento, en el libro de los Hechos de los Apóstoles, en el capítulo 7, encontramos otras citas significativas en el célebre discurso de Esteban, primer mártir de la iglesia cristiana, cuando recordaba a sus oyentes la historia del pueblo de Israel en tiempos del liderazgo de Moisés:

"Este es el mismo Moisés que dijo a los hijos de Israel: "Dios os levantara un profeta como yo de entre vuestros hermanos." Este es el que estaba en la congregación en el desierto junto con el ángel que le hablaba en el Monte Sinaí, y con nuestros padres, y el que recibió palabras de vida para transmitirlas a vosotros." (vv. 37-38).

El título hebreo del primer libro del Pentateuco es la palabra inicial be-re-shith, que es la palabra hebrea con que se inicia la obra y que se traduce "en el principio".

El nombre "Génesis" procede de la Septuaginta. La Septuaginta es una traducción griega del Antiguo Testamento, escrito originalmente en Hebreo. La traducción se efectuó en Alejandría a pedido de Tolomeo Filadelfo, aproximadamente entre los años 285 y 247 AC. El historiador Josefo nos cuenta que esta versión fue hecha por 72 sacerdotes (de ahí procede su nombre ¨Septuaginta") en un periodo de 72 días. En este grupo había 6 sacerdotes de cada una de las 12 tribus de Israel. Esta traducción del Antiguo Testamento fue utilizada por Jesucristo y por el apóstol Pablo, quienes citaron partes de la misma y es más antigua que cualquiera de los textos hebreos del Antiguo Testamento existentes en la actualidad.

El título "Génesis" fue adaptado después por la Vulgata Latina, nombre dado a la Biblia traducida al latín por Jerónimo a fines del siglo IV.

Génesis significa "orígenes", "fuente", "nacimiento". Este último es el más cercano al significado original. El título en castellano se deriva del verbo Griego "genao", que significa engendrar o dar a luz. Génesis es así el libro de los comienzos u orígenes. Más concretamente podríamos decir que es el libro de los nacimientos, lo cual es frecuentemente pasado por alto. Es el libro de las generaciones.

Expresado en pocas palabras, este libro es el registro del árbol genealógico de los Judíos. Es la genealogía de los cielos, la tierra y el ser humano. Algunos creen incluso que Génesis 3:15 sugiere un nuevo nacimiento y la primera mención de un Redentor.

El libro del Génesis, que inicia el Antiguo Testamento, es uno de los 2 libros claves de la Biblia. El otro libro clave es el Evangelio según Mateo, que inicia el Nuevo Testamento. Estos dos libros son esenciales para la comprensión de las Sagradas Escrituras.

Antes de comenzar este estudio me agradaría sugerirte que leas todo el libro del Génesis. Sería preferible que lo leyeses de un tirón, aunque reconozco que quizás te resulte imposible hacerlo así. La verdad es que yo mismo no he podido leerlo de una vez, habiendo tenido que hacerlo en varias sesiones a causa de las interrupciones. Sin embargo, si te fuese posible leer todo Génesis en una sola sesión, comprobarás que tiene sus ventajas y que vale la pena.

Permíteme presentarte una vista panorámica del Génesis. Una visión de conjunto que abarque el espectro total del libro. Hay ciertos detalles que deberías observar, porque el libro del Génesis está realmente relacionado con la totalidad de las Escrituras. La verdad es que esta obra menciona ciertos términos por primera vez: creación, hombre, mujer, pecado, sábado, matrimonio, familia, trabajo, civilización, cultura, asesinato, sacrificio, razas, lenguas, redención y ciudades.

También encontrarás frases que se repiten con mucha frecuencia. Por ejemplo, la frase " estas son las generaciones de " es una expresión importante utilizada frecuentemente porque el libro del Génesis detalla las familias de los primeros tiempos de la historia. Para nosotros esto es importante, al ser miembros de la familia humana que aquí comienza.

Igualmente, el texto Bíblico describe a varios personajes muy interesantes. Alguien ha llamado al Génesis " el libro de las biografías." Estos personajes son Abraham, Isaac, Jacob, José, Faraón, y los once hijos de Jacob, además de José. Encontrarás que Dios está bendiciendo continuamente a Abraham, Isaac, Jacob y José. También observarás que aquellos que están asociados con éstos personajes, como Lot, Abimelec, Potifar, el mayordomo y Faraón, también son bendecidos por Dios.

En este libro verás que se menciona al pacto. Hay apariciones frecuentes del Señor a los patriarcas. El altar ocupa un lugar destacado. Los celos en el hogar aparecen aquí. Egipto se nos presenta en este libro como en ningún otro. También se mencionan los juicios sobre el pecado, y hay ocasiones en las que es evidente la guía de la Providencia.

A medida que avanzamos en el estudio, tenemos que recordar algo que Browning escribió hace años, en la composición fúnebre de un gramático: "Imagina la totalidad, luego ocúpate de las partes. Imagina la estructura, tranquilamente, siempre que construyas, siempre que golpees con dureza haciendo saltar fuego del cuarzo, siempre que golpees ligeramente la argamasa para formar el ladrillo)." En otras palabras, busca y consigue el cuadro o imagen total de este libro. Suelo decirles a los estudiantes que hay dos maneras de estudiar la Biblia; una, con el telescopio y la otra, con el microscopio. Al principio, necesitas ver una vista telescópica. Después, estúdiala con el microscopio.

Un gran predicador del pasado, llamado Robinson, de Inglaterra, ha escrito algo que a mí me gustaría escribir, de forma indeleble, en las mentes y corazones del pueblo de Dios de nuestro tiempo. Dice este predicador, en su obra "La vida personal del clero":

"Vivimos en una época de libros. Salen para nosotros y profusamente de las editoriales en creciente multitud. Y siempre estamos leyendo manuales, libros de texto, artículos, libros devocionales, libros críticos, libros sobre la Biblia, libros sobre los Evangelios. Todos ellos son devorados con avidez. Pero, ¿ qué cantidad de tiempo y esfuerzo dedicamos a la consideración de los Evangelios mismos ? Nos sentimos constantemente tentados a imaginar que obtenemos algo bueno más rápidamente, leyendo alguna declaración moderna sobre la verdad, que encontramos comparativamente fácil de asimilar porque se nos presenta en una forma y desde un punto de vista con el cual nuestra educación, o quizás parcialmente por asociación, nos hace sentir familiarizados. Pero lo bueno que conseguimos fácilmente no es aquello que penetra más profundamente en nuestro ser, convirtiéndose en una posesión duradera. Sería bueno darnos cuenta, con sencillez total, de que nada que merezca la pena poseer ha de obtenerse sin lograr una victoria. Las grandes verdades de la naturaleza no se nos ofrecen en una forma tal como para que resulte fácil captarlas. Los tesoros de la gracia deben ser buscados con toda la habilidad y energía características del hombre que está buscando perlas preciosas."

Me agrada esta declaración porque creo que la Biblia misma hablará a nuestros corazones en una forma como ningún otro libro puede hacerlo. Por lo tanto, hemos incluido el texto de la Escritura en nuestro estudio. En nuestros días, están apareciendo muevas traducciones; en realidad, están saliendo de las imprentas tan rápida y prolíficamente como se multiplican algunas especies animales. Sin embargo prefiero las versiones que más literalmente reproducen el texto original. Me niego a sustituir la fuerza del genio por la mediocridad suave, incolora e insípida de nuestro tiempo.

Principales divisiones del libro

¿Dónde dividirías el libro si lo hicieses en dos partes? Observa que los primeros once capítulos constituyen una totalidad y que, comenzando por el capítulo 12 y continuando hasta el final del libro, encontramos una sección completamente diferente. Las dos partes se diferencian de varias maneras. La primera sección se extiende desde la creación hasta Abraham. La segunda sección abarca desde Abraham hasta José. La primera sección trata sobre Temas principales, Temas que ocupan las mentes de muchas personas en la actualidad: la creación, la Caída, el Diluvio, la Torre de Babel. La segunda sección está centrada en personalidades: Abraham, el hombre de fe; Isaac, el hijo amado; Jacob, el hijo elegido y castigado; y José, en sus sufrimientos y gloria.

Aunque ésta esta es una división importante, hay otra división aún más significativa. Tiene que ver con el factor tiempo. Los primeros once capítulos abarcan un período de tiempo mínimo de dos mil años --en realidad, más de dos mil años. Creo que sería prudente decir que abarcan algunos centenares de miles de años. Creo que esta primera sección de Génesis pude abarcar cualquier extensión de tiempo que necesites para adaptarla a tu teoría particular y aún así, hay posibilidades de que te quedases corto. Al menos sabemos que el libro se extiende, en sus primeros once capítulos y como mínimo, por unos dos mil años. Pero la segunda sección, de treinta y nueve capítulos, cubre solo trescientos cincuenta años. En realidad, comenzando por Génesis capítulo 12 y recorriendo todas las épocas del Antiguo y Nuevo Testamentos, se abarca un período de tiempo de solo dos mil años. En consecuencia y por lo que se refiere al tiempo, tu estarías a mitad camino de la Biblia cuando cubrieses los primeros once capítulos del Génesis.

Esto debiera sugerir a tu mente, a tu corazón que Dios tuvo un propósito definido al dejarnos esta primera sección. ¿ Piensas que Dios está colocando más énfasis en la primera sección o en el resto de la Biblia ? ¿ No es evidente que el está poniendo un mayor énfasis en la última parte ? La primera sección tiene que ver con el universo y con la creación, pero la última trata sobre el hombre, las naciones y la persona de Jesucristo. Dios estaba más interesado en Abraham que en la totalidad del universo creado. Hoy puedo decirte que Dios está más interesado en ti, y que te otorga más valor a ti que a todo el universo físico. Porque El quiere establecer una relación contigo, conmigo, con cada uno de nosotros. Por eso en el Nuevo Testamento, en el evangelio según Juan, en el capítulo 3:16, encontramos estas palabras:

"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna."

Permíteme ilustrar esto más ampliamente. De los ochenta y nueve capítulos de los cuatro relatos de los Evangelios, solo cuatro capítulos cubren los primeros treinta años de la vida del Señor Jesús, mientras que ochenta y cinco capítulos están dedicados a narrar los tres últimos años de su vida, y veintisiete capítulos, a relatar los últimos ocho días de Su vida. ¿Dónde indican estos ejemplos que el Espíritu de Dios coloca el énfasis? Está claro que el énfasis recae en la última parte, en los ocho días relatados por los veintisiete capítulos. ¿ Y de que tratan capítulos ? De la muerte, sepultura y resurrección del Señor Jesucristo. Y ésta es la parte importante de la narración de los Evangelios. En otras palabras, Dios ha provisto los Evangelios para que tú puedas creer que Cristo murió por nuestros pecados y que resucitó para nuestra justificación. Esto es esencial. Esta es una verdad sumamente importante.

Yo diría que los primeros once capítulos del Génesis son simplemente una introducción a la Biblia y que tendríamos que considerarlos de ese modo. Ello no quiere decir que vamos a pasar por alto a esos once capítulos. En efecto, les dedicaremos bastante tiempo.

Génesis es el "vivero" de la Biblia. Aquí encontramos el principio, el origen, el nacimiento de todo. El libro del Génesis es precisamente como el brote de una rosa maravillosa, que se extiende por el resto de la Biblia. La verdad se encuentra aquí en forma embrionaria.

Una de las mejores divisiones que se puede hacer de este libro, está basada en las genealogías, es decir, en las familias.

(Génesis 1-2:6) Libro de las generaciones de los Cielos y la Tierra
(Génesis 2:7-6:8) Libro de las Generaciones de Adán
(Génesis 6:9-9:29) Generaciones de Noé
(Génesis 10:1-11:9) Generaciones de los Hijos de Noé
(Génesis 11:10-26) Generaciones de los Hijos de Sem
(Génesis 11:27-25:11) Generaciones de Taré
(Génesis 25:12-18) Generaciones de Ismael
(Génesis 25:19-35:29) Generaciones de Isaac
(Génesis 36:1-37:1) Generaciones de Esaú
(Génesis 37:2-50:26) Generaciones de Jacob

La descripción de estas familias está presentada en el libro del Génesis que es, por lo tanto, un libro de familias. Este punto de vista nos ayudará en la consideración de este libro sorprendente.

A continuación voy a presentar un esquema general de este libro, para visualizar las dos grandes divisiones del libro y sus correspondientes subdivisiones, encabezadas por los principales acontecimientos y personajes.

Esquema general

I. Entrada del pecado en la tierra, capítulos 1 --- 11

A. La creación, capítulos 1 y 2,
B. La caída, capítulos 3 y 4
C. El diluvio, capítulos 5 --- 9
D. La torre de Babel y la confusión de las lenguas, capítulos 10 y 11

II. Preparación para la venida del Redentor de toda la humanidad capítulos 12 --- 50. En esta sección encontramos los relatos de la historia de los siguientes personajes:

A. Abraham (el hombre de fe), capítulos 12 --- 23
B. Isaac (el hijo amado), capítulos 24 --- 26
C. Jacob ( ejemplo de que "a quien el Señor ama, castiga"), capítulos 27 --- 36
D. José (las experiencias del sufrimiento y la gloria), capítulos 37 al 50.

Después de esta breve introducción sobre el libro del Génesis, nos disponemos, pues, a iniciar el estudio comenzando, en nuestro próximo programa, con el primer capítulo.

Pero antes conviene enfatizar que, aparte lo que científicos y teólogos pretendan ver -- especialmente en el relato de la creación -- este no es un libro de carácter científico sobre la creación sino que, más bien, contiene un relato de los aspectos más relevantes del origen del universo. En él encontramos una descripción de lo que Dios hizo y quiere hacer a favor de los seres humanos en el transcurso de la historia, narrado y explicado de una manera que resulte comprensible, no solo para la generación del siglo XXI sino para las personas de todos los tiempos.

Esta obra no tiene un objetivo científico. Es una historia de la relación de Dios con los hombres que tiene un objetivo espiritual. Este es, en resumen, el propósito de este libro y, concretamente, de los primeros once capítulos.

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO