Estudio bíblico de Colosenses Introducción

Colosenses - Introducción - 1:2

Amigo oyente, al dar comienzo hoy al estudio de la epístola a los Colosenses, quisiéramos recordarle que, en primer lugar, esta es otra de las epístolas que el Apóstol Pablo escribió cuando se encontraba en la prisión en Roma. Usted recordará que dijimos que el Apóstol Pablo había escrito la carta a los Efesios en una prisión en Roma y, en ese mismo lugar, él escribió la carta a los Filipenses así como también la carta a los Colosenses. Y, todavía, nos falta considerar otra epístola bastante corta y una que es muy personal, es la carta a Filemón.

Aparentemente estas cuatro cartas fueron llevadas de Roma por medio de 4 mensajeros. Eso tuvo lugar alrededor del año 62 D.C. Cuatro hombres dejaron la ciudad de Roma sin ser observados y llevaron consigo estos valiosos documentos. Tíquico llevó la epístola a los Efesios a la ciudad de Éfeso donde aparentemente él era el pastor o el líder de la Iglesia. Epafrodito llevó consigo la epístola a los Filipenses, ya que él era el pastor de la Iglesia de Filipos. Y Epafras transportó la epístola a los Colosenses, porque aparentemente él era el líder o pastor de esa Iglesia. Y, luego, Onésimo llevó la carta a Filemón, ya que éste era su dueño y él estaba regresando a su casa.

Así es que tenemos que estas cuatro epístolas son complementarias entre sí, y todas ellas, en conjunto, han sido llamadas la anatomía del Cristianismo, o la anatomía de la Iglesia. Podemos ver que los temas de estas epístolas cubren todos los aspectos de la fe cristiana.

Según nuestra opinión, en la carta a los Efesios tenemos a la Iglesia misma, el cuerpo, del cual Cristo es la cabeza.

La carta a los Colosenses dirige nuestra atención hacia la cabeza del cuerpo, que es Cristo. El cuerpo mismo es secundario, porque el tema es Cristo. El es el centro alrededor del cual se lleva a cabo toda la vida cristiana. En esta carta que vamos a estudiar, se enfatiza el "Pleroma"; Cristo es la plenitud de Dios.

Filipenses nos muestra a la iglesia caminando por la tierra. El tema es la vida cristiana; es la periferia del círculo del cual Cristo es el centro. Filipenses enfatiza, la "kenosis", término griego relacionado con Cristo convertido en siervo.

Y la epístola a Filemón nos presenta a la cristiandad en acción, en la vida cotidiana, en la vida práctica de cada día, así como las sandalias que se usaban en aquella época estaban en contacto con los caminos romanos. Demostró como funcionaba el Cristianismo en una sociedad pagana.

Como hemos ya anticipado, podemos ver entonces como estos documentos han sido llamados la anatomía de la iglesia. Y se complementan unos con otros para constituir una unidad.

No podemos imaginar a un vehículo blindado que llevara cuatro documentos más valiosos. ¿Ha pensado usted alguna vez, amigo oyente, que si usted tuviera en sus manos hoy estos cuatro documentos, tal como salieron de las manos de su autor, el apóstol Pablo, probablemente podría obtener el precio que quisiera por ellos? Entonces usted tendría la riqueza de un rey. Bueno, nosotros los evaluamos, no en términos humanos, que les darían un valor económico: El valor espiritual de estos libros no se puede calcular en absoluto en términos humanos.

La iglesia de Colosas

A manera de introducción, queremos decir varias cosas en cuanto al lugar al cual fue enviada esta carta: Colosas. Colosas se encuentra en la misma zona donde está Laodicea, y donde también se puede ver a Hierápolis. Si usted tiene oportunidad de visitar este lugar, puede ver las ruinas de la ciudad, aunque no se ven ruinas de ninguna iglesia. La iglesia de Colosas se reunía en la casa de Filemón. Dudamos de que haya habido en esa ciudad un edificio para una iglesia.

En esa zona, existía una gran civilización y también una población numerosa. Era lo que se podía considerar como una puerta al Oriente, al este. Era conocida como la puerta de Frigia. Y allí se reunían el este y el oeste. Y, aquí fue donde el imperio romano trató de dominar al este y colocarlo bajo el dominio de Roma.

Colosas era una ciudad fortificada, lo mismo que Laodicea. Lo mismo que Filadelfia, Sardis, Tiatira y, también, como Pérgamo. Todas estas ciudades habían sido centros de defensa contra invasiones provenientes del oriente. Pero en la época del apóstol Pablo, el peligro ya había sido superado porque para ese entonces el imperio romano estaba en control de casi todo el mundo. Como resultado, en los días del apóstol Pablo, las personas se habían entregado al paganismo y a una gran inmoralidad. Y la ciudad de Colosas era una ciudad típica de aquellos tiempos.

Según los informes disponibles, Pablo nunca visitó la ciudad de Colosas. Ahora, ¿por qué no visitó Pablo ese lugar? Bueno, Pablo entró a la zona por el norte de Colosas. En su viaje, parece que él no pasó a través de las puertas de Frigia, sino que llegó al norte de Colosas, por Sardis. Aparentemente siguió por el camino romano que se encuentra en esa zona hacia Éfeso y evitó entrar en Colosas.

Aunque nunca estuvo en la ciudad de Colosas, Pablo fue el fundador de la iglesia en esa ciudad. Ahora, este hombre Epafras, aparentemente era el líder de esa Iglesia y bien puede haber sido el fundador directo de la misma. Pero fue Pablo realmente quien fundó la Iglesia, de la misma manera en que fue el fundador de la Iglesia en Roma. Él estuvo en contacto con multitudes de personas en el imperio romano que más tarde se dirigieron hacia Roma y formaron la iglesia en la capital del imperio. Ahora, existe la posibilidad de que Pablo haya ido a Laodicea, (aunque lo dudamos seriamente) y creyentes pueden haber venido desde allí hasta Colosas. Pero convertidos del ministerio de Pablo en Éfeso, definitivamente sí, pudieron venir a Colosas para formar el núcleo de esa iglesia. Colosas estaba situada a unos 160 Km, al este de Éfeso.

Pablo pasó tres años de ministerio en Éfeso, dos de los cuales estuvo enseñando en la escuela de Tirano. Había una civilización avanzada en aquella zona; tengamos en cuenta que la cultura del Imperio Romano estaba centralizada allí. Ya no estaba centrada en Grecia, que se había deteriorado mucho, junto con su filosofía y cultura. Pero la cultura griega estaba firmemente vigente en Asia Menor, la zona actualmente conocida como Turquía. Así es que fue en esa región donde Pablo realizó su mayor obra junto con sus ayudantes. Con él se encontraban Juan Marcos, Bernabé, Silas, Timoteo y aparentemente, algunos de los otros apóstoles. Sabemos que el apóstol Juan se convirtió más tarde en el pastor de Éfeso.

El problema en Colosas

Asia Menor era entonces un gran centro cultural, pero también era un centro para el paganismo y las religiones de misterios. En otras tierras ya existía el gnosticismo, que fue la primera herejía de la iglesia. Había muchas formas de gnosticismo, y en Colosas estaban los Esenios. Podemos citar 3 puntos de identificación en este grupo:

(1) Tenían un espíritu exclusivo. Eran los aristócratas de la sabiduría. Ellos pensaban que ellos eran el pueblo. Actuaban como si tuvieran el conocimiento encerrado en una jarra y tuvieran el tapón en sus manos. Creían tener el monopolio de todo el conocimiento. En consecuencia se consideraban los máximos exponentes del conocimiento y el pensamiento, creyendo saber más que cualquiera de los apóstoles. Pablo les dirigió una advertencia en el primer capítulo, versículo 28, diciéndoles: 28Nosotros anunciamos a Cristo, amonestando a todo hombre y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre. La perfección no se encontraba en ningún culto ni en ninguna herejía, sino en Cristo Jesús.

(2) Ellos mantenían principios especulativos sobre la creación. Enseñaban que Dios no había creado el universo directamente, sino que creó a una criatura que, a su vez, creó a otra criatura, hasta que una, finalmente, creó el universo físico. Cristo era considerado una criatura en esta larga serie de creaciones. Esta idea era conocida como la filosofía griega panteísta del demiurgo. Pablo refutó esta creencia en Colosenses 1:15-19 y en 2:18.

(3) Otra señal de identificación de este grupo era su práctica ética de ascetismo y libertinaje incontrolado. Ellos asumieron el ascetismo debido a la influencia del estoicismo griego y el libertinaje incontrolado de la influencia del epicureismo griego. Pablo refutó estas ideas en Colosenses 2:16, 23 y en 3:5-9.

El mensaje de colosenses

Colosenses contiene el trazado y los límites que capacitan al creyente para vivir esas situaciones, que siempre están presentes en la experiencia cristiana, de caer en extremos, o de no poder evitar un peligro sin caer en otro. Por una parte, siempre existe el peligro de un Cristianismo que se congele en una forma, en un ritual. En muchas áreas ha sucedido esto, de manera que el Cristianismo no implica más que cumplir un ritual. Por otra parte, existe el peligro de que el Cristianismo se evapore transformándose en una filosofía. En ese sentido alguien le preguntó una vez al profesor McGee: "¿Qué teoría de la inspiración tiene usted?" A lo cual el autor de estos estudios le respondió: "No creo en ninguna teoría. Creo que la Palabra de Dios es la Revelación de Dios, como alega ser. Y esta no es una teoría". Hasta aquí la cita. Cuando se llega a hablar tanto de teorías de la inspiración o de la expiación, por ejemplo, el Cristianismo se convierte en una filosofía más.

Así que hay dos peligros. Uno es congelarse en una mera forma y ser una iglesia ritualista; y el otro, desvanecerse como un vapor y terminar como una falsa filosofía. Recordemos que el Señor Jesucristo afirmo ser el agua de vida. No dijo que fuera el agua de vida transformada en hielo, ni afirmó ser el vapor de la vida. El es el agua de vida. El es al agua a la temperatura misma de la vida, ni congelándose, ni hirviendo.

El Agua de Vida es "Cristo en vosotros, la esperanza de gloria" (Col. 1:27). Cristo ha de vivir en usted. El ha de caminar por la calle en la que usted vive. El Cristianismo es Cristo allí mismo donde usted se encuentra, en la esencia misma de las circunstancias y experiencias de la vida.

Siempre existe el peligro de tratar de agregar algo a Cristo, o el de quitar algo de Él. Por cierto, la herejía más antigua es siempre la herejía más moderna. El cristianismo no es un problema matemático de sumar y restar. El cristianismo, estimado oyente, es Cristo. Y esta realidad es lo que Pablo enseñó en esta carta. Como dijo en 2:9, Porque en Él habita corporalmente toda la plenitud de la deidad. En Él reside o habita todo el pléroma - es decir, toda la plenitud. Toda la plenitud de Dios es visible en Cristo. Y todo lo que usted necesita es estar unido a Cristo.

Algunos comentarios generales

Tenemos aquí una cita de William Sanday: "En la carta a los Efesios, la Iglesia es el objetivo principal, y el pensamiento pasa, o se mueve hacia arriba, a Cristo, como la cabeza de la Iglesia. En la epístola a los Colosenses, Cristo es el objetivo principal, y que el pensamiento se dirige hacia abajo, a la Iglesia, como el cuerpo de Cristo". Hasta aquí, la cita.

El pensamiento que predomina en esta epístola es que Cristo es todo. Él es todo lo que necesito. ¡Él es todo! Carlos Wesley lo expresó de la siguiente manera en uno de sus hermosos himnos: "Tú, oh Cristo, eres todo lo que quiero, en Ti hallo más que todo".

El predicador Carlos Spurgeon dijo: "Mira a tu propia insignificancia; se humilde. Pero mira a Jesús, tu gran representante, y alégrate por ello. Te evitará dolores y angustias el aprender a considerarte a ti mismo como unido a El, aceptado en el Amado, encontrando en El nuestro todo."

Si usted está descansando espiritualmente en El, descubrirá que no necesita pasar por un ritual. No considerará necesario discutir en cuanto a teorías de inspiración. O usted cree que la Biblia es la Palabra de Dios, o usted no cree que sea la Palabra de Dios.

Dejemos de lado la aproximación intelectual que, a veces, tratamos de adoptar para ser teológicamente correctos. Recordemos que al exponer la Palabra de Dios debemos imitar el ejemplo de Jesucristo, que vino a alimentar ovejas, y no jirafas.

Y así, la sección práctica de esta carta nos señala a la persona de Cristo, la plenitud de Dios, derramada en las vidas de los creyentes. El frasco de alabastro de perfume costoso necesita hoy ser roto. El mundo no solo necesita ver algo, sino percibir un grato aroma. La contaminación del mundo está despidiendo en estos días un mal olor. Necesitamos algo de la fragancia y el encanto de Jesucristo, y solo a la iglesia se le permite romper el frasco de alabastro que contiene el valioso perfume, para dejar salir la fragancia.

Quizá lo mejor sería que observáramos un poco el bosquejo de esta epístola. Esta epístola se divide, como todas las epístolas de Pablo, en una sección que es doctrinal y una sección que es práctica.

En la sección DOCTRINAL, se expone a Cristo, como la plenitud de Dios: en Cristo somos hechos completos. Esta sección abarca los capítulos 1 y 2.

En la sección PRÁCTICA, Cristo, la plenitud de Dios, se derrama en la vida a través de los creyentes. Esta sección abarca los capítulos 3 y 4.

Llegamos así al

Capítulo 1 - Introducción

Las cuatro epístolas de la prisión, que incluyen a esta carta a los Colosenses, como dijimos anteriormente, han sido llamadas la anatomía de la Iglesia, porque sus temas cubren todos los aspectos de la fe Cristiana. En Colosenses, nuestra atención se dirige hacia la cabeza del Cuerpo, que es Cristo. El Cuerpo, es decir, la Iglesia, ocupa un lugar secundario. O sea, que Cristo es el tema, y el vivir del cristiano está centrado en El.

Leamos entonces los versículos 1 y 2 de este primer capítulo de Colosenses:

"Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Timoteo, a los santos y fieles hermanos en Cristo que están en Colosas: Gracia y paz sean a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo."

Pablo se llamó a sí mismo Apóstol de Jesucristo, y siempre dijo: por la voluntad de Dios. Pablo estaba viviendo de acuerdo con la voluntad de Dios cuando era un apóstol. Dios le convirtió a él en apóstol.

Y la pregunta importante que nosotros nos debemos hacer hoy es: ¿estamos cumpliendo hoy la voluntad de Dios? ¿Está usted sirviendo a Cristo? ¿Está usted seguro de estar ocupando el lugar apropiado? ¿Está usted seguro que está realizando las acciones adecuadas? Creemos que cada creyente ha sido llamado a actuar, a funcionar en el cuerpo de los creyentes, pero es importante que funcione de la manera apropiada. Hay muchos cristianos que se encuentran activos, y algunos de ellos quizás haciendo cosas que no tendrían que estar haciendo. Con frecuencia intentamos imitar a otras personas. Estimado oyente, tenemos que recordar que nuestros dones o capacidades espirituales son diferentes, y que cada uno de nosotros va a operar de una forma algo diferente. Pero, eso sí, sin ninguna duda, tenemos que estar funcionando. Dios hizo de Pablo un apóstol. Ahora, ¿le puso Dios a usted en el lugar donde se encuentra? Cuando usted sepa que está cumpliendo la voluntad de Dios, sentirá una profunda satisfacción.

Luego, Pablo continuó diciendo aquí en su introducción, y en el versículo 2: A los santos y fieles hermanos. Ahora, el no estaba hablando de dos grupos de personas. Los santos y los fieles hermanos constituían el mismo grupo de gente. Los hermanos fieles eran hermanos creyentes, y ellos eran los llamados santos. No somos llamados santos por lo que hacemos. Somos santos por nuestra posición. La palabra "santo" significa separado para Dios. Aquellos que han sido separados para Dios y los hermanos creyentes eran (y son hoy) el mismo grupo de personas.

Observemos que ellos estaban "en Cristo", esa era su posición - pero se encontraban físicamente en Colosas. Y la cuestión más importante, estimado oyente, no es donde está usted, sino en Quién está usted.

El versículo 2 continúa diciendo Gracia y paz sean a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. Aquí conviene destacar que debemos conocer la gracia de Dios, para experimentar la paz de Dios.

La frase y del Señor Jesucristo no se encuentra en los mejores manuscritos. El texto original dice simplemente Gracia y paz sean a vosotros, de Dios nuestro Padre. Aquí es importante recordar que Pablo estaba escribiendo para contrarrestar al gnosticismo, que fue la primera herejía de la iglesia. En aquella región predominaba una rama del gnosticismo que hemos identificado anteriormente como los Esenios. Ellos habían relegado a Dios a un lugar muy distante del ser humano, y enseñaban que uno tenía que pasar por ciertas emanaciones para llegar a Dios. Puede comprobarse que todas las religiones y cultos paganos requerían una especie de "Ábrete sésamo", a una fórmula secreta, o a ritos o personajes intermediarios para poder acceder a la presencia de Dios. Pablo aclaró bien que la gracia y la paz vienen directamente de Dios nuestro Padre. Es que, estimado oyente, el mensaje Bíblico enfatiza siempre que podemos acudir directamente a Dios por medio del Señor Jesucristo. Como el mismo apóstol Pablo, escribiendo a Timoteo en su primera carta, 2:5, dijo Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre.

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Prédica: El bautismo en el Espíritu Santo (Marcos 1:7-8)
Prédica: El bautismo en el Espíritu Santo (Marcos 1:7-8)