Estudio bíblico de Mateo

Predicación escrita y en audio de Mateo 19:1-15

Mateo 19:1-15

Tema: Jesús entró en Judea: proclamó las normas de Dios para el matrimonio y los únicos motivos para el divorcio: bendijo a los niños: se encontró con un joven rico; y estableció a los apóstoles en su posición para el próximo reino.

En el movimiento narrativo de Mateo, concentraremos ahora nuestra atención en la geografía de este Evangelio. Jesús entró nuevamente en Judea al dirigirse por última vez hacia Jerusalén antes de Su crucifixión. Había una intención definida en todo lo que hacía y decía. Leamos el versículo 1, que inicia el relato en que

Jesús volvió a entrar en Judea

"Y aconteció que cuando Jesús terminó estas palabras, partió de Galilea y se fue a la región de Judea, al otro lado del Jordán"

¿A que palabras de Jesús se refiere el texto? A las que hemos estado considerando en los capítulos 16, 17 y 18. Habiendo terminado con lo que quería decir en Galilea, se desplazó hacia el sur, llegando hasta los límites de Judea, más allá del río Jordán, concretamente, a la orilla oriental de dicho río. Sus movimientos tenían entonces un sentido físico y geográfico. Allá en Cesarea de Filipos había anunciado que se dirigiría hacia Jerusalén para morir. Se trasladó entonces a Galilea, pasando algún tiempo alrededor del Mar de Galilea. Capernaun se convirtió en el centro de sus actividades, que se extendieron incluso hasta Gadara. Finalmente, se encontró en los límites de Judea. Continuemos la lectura con el versículo 2:

"y le siguieron grandes multitudes, y los sanó allí."

Quisiera relacionar dos palabras para enfatizar lo que se ha dicho anteriormente en varias ocasiones. Una palabra es multitudes y la otra, sanó. No fueron pocas las personas sanadas sino multitudes. Al avanzar en el relato, este hecho me impresiona cada vez más. Al pasar Jesús entre la gente, todo aquel que quiso ser sano, pudo ser sanado.

Pasemos al siguiente párrafo, en que los líderes religiosos se aproximaron a El para hacerle una pregunta sobre

Matrimonio y divorcio

El Señor reafirmó entonces el ideal de Dios para el matrimonio y los motivos para el divorcio. Leamos el versículo 3:

"Y se acercaron a El algunos fariseos para probarle, diciendo: ¿Es lícito a un hombre divorciarse de su mujer por cualquier motivo?"

Los Fariseos vinieron para provocarle y probarle. Le acosaban procurando que se mostrase contrario al sisTema de la Ley de Moisés. Le presentaron un problema que era tan difícil entonces como lo es precisamente en la actualidad, ya es un asunto igualmente candente para los cristianos de nuestro tiempo.

Quisiera mencionar algunos antecedentes sobre el Tema, afirmando que Dios ha provisto a toda la humanidad ciertas cosas para el bienestar de la familia humana. Por ejemplo, ha establecido el matrimonio para la protección del hogar, y como una bendición para creyentes y no creyentes. Otro ejemplo, fue la ley del día del reposo, para que el individuo tuviese un día para descansar. Dios dio estas leyes para proteger a la persona, a la familia y a la nación. Fueron leyes de carácter general para toda la humanidad que, más adelante, concretó específicamente para Su pueblo elegido.

Examinemos ahora la cuestión referente al matrimonio que en este pasaje, como es natural, se encuadraba en el contexto más reducido del pueblo de Israel, y que hoy consideramos a la luz del cristiano contemporáneo. Leamos el versículo 4:

"Y respondiendo El, dijo: ¿No habéis leído que aquel que los creó, desde el principio los hizo varón y hembra?"

En su respuesta el Señor Jesús les recordó el ideal original de Dios para el matrimonio. Después, la Ley de Moisés había permitido el divorcio en base a un criterio amplio, recogido en el Deuteronomio 24:1: "Cuando alguno toma una mujer y se casa con ella, si sucede que no le es agradable porque ha encontrado algo reprochable en ella, y le escribe certificado de divorcio, lo pone en su mano, y la despide de su casa".

Por lo que a la Ley de Moisés se refería, un divorcio no era tan grave como un matrimonio con un extranjero. Por ejemplo, si la hija de un sacerdote se casaba con un extranjero, era excluida de la nación de Israel. Pero la nación estaba dividida en cuanto al divorcio y había opiniones divergentes entre maestros como Hillel y Shammai, y que dieron sus nombres a las respectivas escuelas rabínicas. Los seguidores de Hillel consideraban que un hombre podía divorciarse de su mujer por cualquier motivo o pretexto, como por ejemplo, quemar el pan. Pero los de la escuela de Shammai, pensaban que uno no podía divorciarse de su mujer, a no ser que ella fuese culpable de un pecado sexual. El divorcio era, pues, un Tema muy polémico. Los versículos 5 y 6 amplían la respuesta de Jesús

"y añadió: Por esta razon el hombre dejara a su padre y a su madre y se unira a su mujer, y los dos seran una sola carne? Por consiguiente, ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe."

Sin entrar en esa controversia, les recordó el plan original de Dios antes de que el pecado entrase en la familia humana. Por lo tanto, el divorcio no estaba incluido en aquel plan divino original. ¿Y por qué? Porque el pecado no se encontraba en dicho plan y el divorcio fue siempre una consecuencia del pecado, que está presente en algún aspecto de una relación, y ese elemento provoca el divorcio. Por ello el Señor recordó aquel plan original de Dios. Leamos los versículos 7 y 8, teniendo en mente el pasaje ya citado del libro del Deuteronomio 24, que era el antecedente de la pregunta de los líderes religiosos:

"Ellos le dijeron: Entonces, ¿por qué mandó Moisés darle carta de divorcio y repudiarla? El les dijo: Por la dureza de vuestro corazón, Moisés os permitió divorciaros de vuestras mujeres; pero no ha sido así desde el principio."

Es que el matrimonio fue provisto a la humanidad como la más tierna y grata de las relaciones humanas, incomparable frente a cualquier otra forma de unión. De hecho, el matrimonio debía representar la relación entre Cristo y la iglesia. Por consiguiente, solo los creyentes pueden desarrollar esta relación importante y santa. Sin embargo, cuando fracasan, y en dicha relación surge la amargura, el rencor y la dureza del corazón, entonces el matrimonio se convierte en una imitación hueca, vacía de contenido, una verdadera parodia de unión y en una situación problemática que llega a ser un proyecto inseguro, incluso para los cristianos.

Debido a la dureza del corazón humano, Dios permitió el divorcio. Dios es inmensamente misericordioso y compasivo con nosotros, aunque su ideal nunca fue el divorcio. Reconozco que vivimos en una cultura relajada y permisiva con respecto a este Tema. Reitero que en el origen de todo proceso que conduzca al divorcio se encuentra siempre el pecado en alguna de sus variadas expresiones o consecuencias. Pero, después de todo, todos somos pecadores. Y ya que Dios puede perdonar pecados graves, también puede perdonar a los divorciados, pero tenemos que reconocer que la raíz que causa el divorcio es el pecado. Y el Señor añade algo nuevo; leamos el versículo 9:

"Y yo os digo que cualquiera que se divorcie de su mujer, salvo por infidelidad, y se case con otra, comete adulterio."

El adulterio rompe la relación matrimonial y proporciona el motivo fundamental para el divorcio. Algunos nos han presentado situaciones de parejas en las que uno de los cónyuges es una persona indeseable, con cuya convivencia la vida resulta insoportable. ¿Qué se hace en tales casos? Bueno, los creyentes pueden separarse por otras razones, que parecen estar tratadas en la primera carta del apóstol Pablo a los Corintios 7; pero el divorcio solo está permitido ante una única situación, que es el adulterio.

El divorcio fue concedido para permitir que la parte inocente pudiese volver a casarse. Esta regla se aplica solamente a los creyentes, porque Dios no está regulando las vidas de los no creyentes, a quienes desea primeramente comunicar el mensaje de la cruz, para que acudan a Cristo. El no creyente está perdido, ya sea que esté casado, divorciado o soltero; su estado civil da lo mismo hasta que acepte a Cristo. Lo importante aquí es destacar que para los creyentes, la única causa de divorcio es el adulterio.

Continuemos leyendo el resto del párrafo, los versículos 10, 11 y 12,

"Los discípulos dijeron a Jesús: pues si ésa es la situación del hombre respecto de la mujer, más vale no casarse. El les contestó: no todos pueden comprender lo que digo, sino solo aquellos a quienes Dios les da la inteligencia necesaria. Hay diferentes razones que impiden a los hombres casarse: unos ya nacen incapacitados para el matrimonio, a otros les incapacitan los hombres y otros renuncian al matrimonio a fin de estar más disponibles para el servicio del reino de Dios. El que pueda aceptar esto, que lo acepte."

Vemos que los discípulos consideraron que, permaneciendo solteros, se evitarían muchos problemas. No había la menor duda. Pero el Señor estableció un principio importante. Y es que algunos hombres y mujeres no necesitan casarse. En algunas iglesias, a aquellos que ocupan ciertas posiciones o responsabilidades se les prohíbe casarse; las Sagradas Escrituras no dan derecho a aplicar esta regla. Finalmente, otros renuncian voluntariamente a casarse, como especifica también el versículo 12. Entonces, si surgiese la pregunta sobre si un pastor, predicador o sacerdote debería o no casarse, diremos que Dios ha establecido una norma y que queda en manos del individuo el adoptar la decisión. Cada uno tiene que tomar la decisión por sí mismo.

Llegamos ahora a un párrafo que describe una hermosa escena, en la que

Jesús recibió a los niños

Leamos los versículos 13 al 15:

"Entonces le trajeron algunos niños para que pusiera las manos sobre ellos y orara; y los discípulos los reprendieron. Pero Jesús dijo: Dejad a los niños, y no les impidáis que vengan a mí, porque de los que son como éstos es el reino de los cielos. Y después de poner las manos sobre ellos, se fue de allí."

Este pasaje ofrece una amplia base para la salvación de los niños que mueren en su infancia. Es un hecho, que ningún niño rechazaría a Jesús si El le es presentado como lo indica la Biblia. Por ese motivo debemos comunicarles a ellos el mensaje del evangelio. Alguien podría objetar diciendo que si alcanzamos a todas las personas en su infancia, entonces se salvarían todos. Esto no es cierto porque los niños, después de unos años, llegan a una edad en que son responsables. La razón para que oigan el mensaje del evangelio es hacer posible que cuando alcancen la edad de la responsabilidad, puedan tomar una decisión con respecto a Cristo. Es importante seguir este proceso con ellos hasta el final. No debes dejarte estar porque tu hijo haya tomado una decisión a una edad muy temprana. Es mejor que, de vez en cuando, hables con él y le expliques lo que significa confiar en el Señor como su Salvador, para que en el momento oportuno pueda tomar su decisión personal de manera responsable.

Finalizamos nuestro programa de hoy destacando que resulta interesante que, habiendo explicado Jesús el asunto del divorcio, comenzase inmediatamente a hablar de los niños y de su preocupación por ellos. Los niños constituyen precisamente el Tema de consideración imprescindible y sumamente importante ante el divorcio. El hecho de que el Señor dijera "Dejad a los niños que vengan a mí" debiera impulsar a cualquier pareja, especialmente a la pareja cristiana, a realizar el mayor esfuerzo posible para mantener unido el matrimonio. Un enorme porcentaje de niños y jóvenes que se encuentran bajo la influencia de las drogas e implicados en actividades delictivas, provienen de hogares desechos, que les han alejado de Cristo y de su mensaje. Como resultado de esa situación, y a pesar de los loables esfuerzos de iglesias y organizaciones, la sociedad se encuentra hoy impotente para controlar un deterioro ético de imprevisibles consecuencias.

Recordemos, pues, que fue muy significativo que Jesús vinculase expresamente la cuestión del divorcio con su cariñosa preocupación por los niños, a quienes puso como ejemplo y modelo de actitud humana para entrar en el reino de los cielos.

Copyright © 2001-2014 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados - Condiciones de uso
Estudios bíblicos por libros de la Biblia
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)
Comentario bíblico de 2 Timoteo