Estudio bíblico de 1 Timoteo 4:1-6

1 Timoteo 3:16-4:6

Antes de entrar en nuestro estudio del capítulo 4 de la primera epístola a Timoteo, quisiéramos leer nuevamente del capítulo, el versículo 16, para enfatizar especialmente su primera parte:

"Indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, contemplado por ángeles, predicado a las naciones, creído en el mundo, recibido arriba en gloria."

Este versículo fue probablemente uno de los primeros credos de la Iglesia. Algunos opinan que fue una de las canciones de la Iglesia primitiva.

El versículo comienza diciendo Indiscutiblemente, o sea, obviamente, y continúa diciendo grande es el misterio de la piedad. Este misterio de la piedad fue que Dios, en la persona de Jesucristo, entró en el mundo en que vivimos, pagó el castigo del pecado, y está actuando en hombres y mujeres para que sean piadosos, cada vez más santos y semejantes a Jesucristo.

Y este credo o canción continúa con la frase Dios fue manifestado en carne. Con toda seguridad, Pablo estaba enseñando el nacimiento virginal de Cristo, pero también estaba hablando de la existencia de Cristo antes de Su encarnación. Esa existencia era espiritual. Como dijo el apóstol en Filipenses 2:6, Siendo en forma de Dios?La carta a los Hebreos 1:3 habló de Cristo el resplandor de su gloria (la gloria de Dios) y la expresión exacta de su naturaleza?El Señor Jesucristo mismo dijo en Juan 4:24, Dios es Espíritu.

Ahora desde su condición como Dios, no visto por ojos humanos, Cristo se hizo visible en un cuerpo humano. Se convirtió en un hombre y asumió la condición humana. Y bajo esa condición humana, los atributos de Su personalidad espiritual esencial fueron velados, encubiertos. Este es el pensamiento que Juan nos transmitió en su Evangelio, en 1:14, cuando escribió: Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros? Así como Dios no era visible en el tabernáculo o tienda del desierto, Jesucristo fue encubierto (en Su divinidad) cuando instaló su tienda entre nosotros como un cuerpo humano. Él no apareció ante los hombres como realmente era; los hombres no reconocieron quien era. Aquel que en el principio era Dios, estaba con Dios y creó todas las cosas, se convirtió en un niño pequeño e indefenso. Él era la imagen del Dios invisible y tenía todo el poder en el cielo y en la tierra. Pero aquí en la tierra asumió un cuerpo humano. Como no fue reconocido por los hombres, fue tratado como un impostor, un usurpador y un blasfemo. Fue odiado, perseguido y asesinado. Él, Dios manifestado en un cuerpo humano fue pobre, tentado y probado, e incluso derramó lágrimas.

El versículo continúa diciendo que Él fue justificado en el Espíritu. Sin embargo y con todo, no fue justificado en la carne, sino en el Espíritu. Él fue manifestado en la carne, y así fue como el mundo lo vio; pero fue justificado o reivindicado en el Espíritu, en Su resurrección. Hubo ocasiones en las que Su gloria brilló aquí en la tierra. Hubo revelaciones y expresiones y testigos de quién era Él realmente. Hubo ángeles en su nacimiento virginal. Su gloria fue vista en Su bautismo, en Su transfiguración, y en el momento de su detención. Los eventos que ocurrieron en el momento de su crucifixión hicieron que el centurión que lo observaba dijera, como vemos en Mateo 27:54, Verdaderamente este era Hijo de Dios. Pero fue cuando regresó de los muertos que le vimos justificado, reivindicado. Así que Él fue manifestado en un cuerpo, pero justificado en el Espíritu: como dijo Pablo en 1 Corintios 15:44, se siembra un cuerpo natural, se resucita un cuerpo espiritual. Ningún enemigo pudo poner su mano sobre Él después de que resucitó de los muertos: jamás sería deshonrado otra vez.

Sin embargo, como Él descendió a esta tierra y después regresó al cielo a la derecha de Dios, nosotros podemos ser justificados. Aquí Él fue entregado por nuestras ofensas, ocupó nuestro lugar como pecador, y ahora Él nos da Su lugar allí en la presencia de Dios y somos declarados justos.

Y ahora llegamos al

1 Timoteo 4

El tema de este capítulo es la apostasía en las iglesias. Vamos a leer el versículo 1, que comienza a hablarnos sobre

Cómo reconocer a los apóstatas

"Pero el Espíritu dice claramente que, en los últimos tiempos, algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios"

Al comenzar con la palabra Pero lo que viene a continuación nos indica el marcado contraste que existe entre el credo doctrinal de la iglesia primitiva del versículo final del capítulo anterior, y la apostasía dentro de la iglesia que el apóstol Pablo se disponía a examinar en este capítulo 4.

Veamos la expresión los postreros tiempos. Dijo el profesor McGee que en otros escritos suyos sobre 1 Timoteo había dicho que esta expresión se refería a los últimos días de la iglesia sobre la tierra. Pero después cambió de opinión y creyó que esta expresión se refería a los días de la iglesia que siguieron inmediatamente a la vida de Pablo. Porque la apostasía en la iglesia ya había comenzado en ese tiempo. Recordemos que cuando Pablo estaba en Éfeso, Él les había advertido que llegarían lobos vestidos con pieles de cordero, que engañarían a los creyentes. El apóstol Juan pudo decir: "Ya hay muchos anticristos" y el error ya había entrado en la Iglesia. La primera gran Iglesia fue la Iglesia Copta en África, que estaba muy adelantada a las demás. África del Norte ha producido algunos de los principales santos de la Iglesia primitiva, incluyendo a San Agustín, Tertuliano y Atanasio, pero la iglesia cayó en la apostasía y se apartó de la fe.

Cuando Pablo dijo aquí en los últimos tiempos no estaba pensando en la segunda venida de Cristo. Sin embargo, en 2 Timoteo 3:1, donde dijo También debes saber que en los últimos días vendrán tiempos peligrosos, estaba usando una expresión técnica que siempre se refería a los últimos días de la iglesia en la tierra antes que el Señor la recoja. Pero recordemos que los últimos tiempos mencionados aquí en 1 Timoteo 4:1, Pablo estaba hablando de lo que ocurriría en la iglesia de su tiempo, y a partir de aquellos días hasta nuestro tiempo.

Veamos la frase algunos apostatarán de la fe. Pablo les estaba advirtiendo que habría maestros herejes que engañarían a muchísimas personas. Habría una desviación de la fe. Pablo también escribió en 2 Tesalonicenses 2 que llegaría la apostasía. En realidad, este problema de la apostasía ha estado presente en la iglesia por mucho tiempo, y en ningún modo será nuevo al final de esta época.

Sin embargo, el problema de la apostasía ha aumentado y lo continuará haciendo. Cuando la iglesia de Cristo sea recogida, quedará atrás una iglesia organizada totalmente apóstata.

El verbo apostatar corresponde al término griego "aphistemi", que significa "apartarse" o "permanecer lejos de". Y una partida sugiere no solo que usted tiene un punto al cual se está dirigiendo, pero también un punto de procedencia del cual usted ha llegado. y los que apostatan son aquellos que en un tiempo han profesado mantener la fe, pero después se han apartado de ella. No puede haber una apostasía en el paganismo porque ellos nunca han profesado la fe. Ellos nunca han profesado confiar en Cristo como su Salvador. Nunca han oído hablar de Él y por ello no puede existir la apostasía entre ellos. La apostasía surge dentro de la iglesia organizada, entre aquellos que profesan la fe y después se apartan de ella.

Y prosigue diciendo este versículo 1, escuchando a espíritus engañadores. Bien, cuando ellos se apartan de la fe, ¿cuál es el factor responsable por ello? ¿Qué fue lo que causó que ellos se apartaran de la fe? ¿Fue acaso porque ellos habían obtenido una educación mejor, un mejor nivel educativo, o eran más intelectuales? ¿Fue a causa de que el desarrollo científico y el aumento del conocimiento revelaron que la fe ya no podía mantenerse? No, estimado oyente. Pablo dijo que algunos se apartarían de la fe escuchando a espíritus engañadores.

Engañadores realmente contiene la idea de alguien errante, que va de un lado para otro y proviene de la palabra "vagabundo", "engañador", o "seductor". Y en realidad, Satanás reúne esas características. Ellos prestarían atención a espíritus satánicos.

Y se completa la frase diciendo que las personas escucharán a doctrinas de demonios. Resulta alarmante que muchísima gente, incluso en nuestra época tan materialista existe un retorno a las cosas del mundo de los espíritus, y se le da mucho énfasis al tema.

A los cristianos la Palabra de Dios, en 1 Juan 4:1, les dice no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido por el mundo, La verdadera prueba que deberíamos aplicar es el credo que vimos expuesto en 1 Timoteo 3:16, y que dice al principio Dios fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu. El único camino de salvación es por medio de la muerte de Cristo, y es por esta verdad que podemos probar hoy las doctrinas de demonios.

Hay algunos entre aquellos que dicen ser creyentes, que están poniendo mucho énfasis en el demonismo. Están muy interesados en este tema y leen todo lo que se publica sobre el mismo. Creemos que estamos viendo hoy una manifestación real del mundo espiritual. Pero lo mejor que podemos hacer usted y yo en cuanto al diablo es no obsesionarnos con él, implicando todos nuestros pensamientos en ese tema. Pablo nos advirtió en contra de ser seducidos por las doctrinas de los demonios. Debemos tener las ideas claras al respecto, probando cada espíritu por medio de su reconocimiento de la deidad de Cristo, y por su reconocimiento de que Dios se manifestó en un cuerpo humano, y que somos justificados a través de la redención que el realizó por nosotros en la cruz. Continuemos leyendo ahora el versículo 2 de este cuarto capítulo de 1 Timoteo:

"De hipócritas y mentirosos, cuya conciencia está cauterizada."

Aquí se usa un lenguaje duro y directo, al hablar de hipócritas y mentirosos. Los apóstatas fingen ser muy piadosos y muy religiosos. A veces uno llega a tener malos pensamientos ante personas que adoptan una posición marcadamente piadosa, carente de humildad y dando la impresión de que poseen algo especial que nadie tiene. Estimado oyente, si usted tiene la verdad, la verdad le hará a usted una persona humilde, porque una de las cosas que usted descubrirá, es lo poco que usted verdaderamente sabe. Cuanto más estudiamos la Biblia, más conscientes somos de que necesitamos aprender mucho más de ella. Sin embargo, hay personas que conocen muy poco de la Palabra de Dios, pero hablan de ella como si fueran autoridades en temas Bíblicos. La frase de este versículo, al poner de relieve la hipocresía y la mentira, señala a personas que fingen ser lo que no son.

El versículo se completa con la frase cuya conciencia está cauterizada. En 1 Timoteo 1:5 leímos que las cosas que deberían caracterizar a la iglesia visible son una fe no fingida, el amor y una buena conciencia. Deberíamos ser personas compasivas y bondadosas.

Cuando observamos algunos excesos o hechos graves protagonizados por personas que profesan ser cristianas, o cuando se expresan conceptos que claramente se alejan de la enseñanza de la Biblia, o que la contradicen expresamente, uno piensa que tales cosas no podrían ser hechas o dichas a menos que las conciencias de tales personas hayan sido cauterizadas y, en consecuencia, se han alejado de la Palabra de Dios. En el plan y propósito de Dios es importante que la iglesia tenga una conciencia tierna, sensible, a la influencia de Su Palabra, para no rebajarse a semejantes extremos. Continuemos leyendo el versículo 3 de 1 Timoteo 4:

"Estos prohibirán casarse y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participaran de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad"

Aún en los días del Señor Jesucristo había personas que se habían apartado del judaísmo y se habían dejado seducir por diversos cultos y sectas. Esto no es algo nuevo de nuestro tiempo. Ha estado sucediendo desde entonces.

Aquí se advierte contra los que prohibirán casarse. En los días del Señor Jesucristo, por la zona cerca al Mar Muerto, había un grupo conocido como los Esenios. Fue en la zona donde esa comunidad vivía, que se encontraron los Rollos del Mar Muerto. Cuando llegó el cristianismo, muchos de ellos se unieron a la iglesia de Palestina y contribuyeron al surgimiento de sus características herejías, incluyendo el celibato, es decir, la regulación de la prohibición de casarse. También practicaban el ascetismo.

Y también dice: Y mandarán abstenerse de alimentos. Hay algunos que adoptan ciertas normas o reglas sobre la dieta que no se encuentran en la Palabra de Dios. Se dejan llevar por esta tendencia pensando como si esta actitud frente a ciertos alimentos pudiera ser reconocida por Dios como un mérito. Es cierto que si comemos cierta clase de comidas podemos sufrir malestares estomacales, pero ese tema no tiene nada que ver con nuestra vida espiritual. Continuemos leyendo ahora los versículos 4 y 5 de este cuarto capítulo de 1 Timoteo:

"Porque todo lo que Dios creó es bueno y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias, ya que por la palabra de Dios y por la oración es santificado."

La Palabra de Dios no condena la comida, sino que la recomienda. Dios la dispuso y la provee para nuestro bien. Si usted puede dar gracias por la comida, esa actitud los santifica para su cuerpo, por eso aquí dice si se toma con acción de gracias. Y entonces, usted puede comer con la conciencia tranquila. Y Dios también nos da la sabiduría para evaluar de qué alimentos debemos prescindir por motivos de salud.

Vamos a leer ahora el versículo 6 de este cuarto capítulo de 1 Timoteo, que nos introduce en otro párrafo titulado

Lo que un buen ministro puede hacer en tiempos de apostasía

"Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido."

Veamos la frase inicial. Si esto enseñas a los hermanos. Pablo había advertido a Timoteo sobre la apostasía y las enseñanzas falsas que se introducirían en la iglesia. Habría hombres que profesarían la fe y después llegarían a un punto en que la negarían. Timoteo debía advertirles a los creyentes acerca de ello.

Y continuó diciendo serás un buen ministro de Jesucristo. Cada creyente es un ministro, es decir, un servidor de Cristo, pero aquí Pablo estaba pensando en Timoteo como maestro de la Palabra de Dios. Ese es un don que algunas personas tienen y otras no. Pero todos los creyentes son servidores.

Y además añadió nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina. Así es como un creyente crece espiritualmente en la Palabra de Dios. No debemos salirnos por la tangente de dietas o programas de ascetismo, como si ello nos recomendara ante Dios como un mérito. En cambio, nuestra dieta espiritual, es ser nutridos con las verdades de la fe y de la enseñanza sana de la Palabra de Dios.

Y finalmente, reconoció que Timoteo había seguido la buena enseñanza. Algunos intérpretes creen que como en Éfeso, había tanta religión falsa y de la obra de Satanás, existía el peligro de que Timoteo fuera arrastrado por esas desviaciones y tendencias. Pero Pablo aclaró que él había seguido fielmente la verdadera enseñanza de la Palabra de Dios y le elogió por ello

Nos detenemos pues, aquí por hoy, y Dios mediante, continuaremos en nuestro próximo programa. Hasta entonces, pues, estimado oyente. Le esperamos para continuar nuestro viaje a través de la Biblia.

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Prédicas cristianas: ¿Quién es Jesús? (Juan 11:45-48)
Prédicas cristianas: ¿Quién es Jesús? (Juan 11:45-48)