Estudio bíblico de Génesis 1:1

Génesis 1:1

En nuestro programa anterior habíamos comenzado con la primera frase de la Biblia, y del libro del Génesis, que se encuentra en Génesis 1:1. "En el principio creó Dios los cielos y la tierra."

Hoy terminaremos de examinar las teorías sobre el origen de la vida y continuaremos con las afirmaciones que la Palabra de Dios ofrece al respecto.

Finalizando nuestro breve comentario sobre las teorías de la evolución, convendría resumir nuestras consideraciones. En nuestro programa anterior hablábamos de dos significados de la evolución: el primero, la evolución especial (o micro evolución), basada en experimentos, y el segundo, la evolución general (o macro evolución). Los adeptos a este sisTema, parten de la base de que esta última, la teoría general de la evolución o macro evolución biológica, está establecida como ley de la naturaleza. Ellos aplican dicho concepto, a las esferas de la historia, la filosofía, la ética y la religión. De esa manera, hablamos ahora de un tercer significado, el llamado evolucionismo que no es, en realidad, una teoría científica sino, más bien, un concepto más amplio. Se refiere a una filosofía evolucionista, según la cual la vida entera se contempla como un gran desarrollo desde formas inferiores a formas superiores, lo que conduce a una mejora continua e inexorable de la humanidad. Para algunos, el evolucionismo se ha convertido en una pseudoreligión, un sisTema de fe que compite con el cristianismo para conseguir la adhesión de la gente.

Hay también un grupo de teólogos que, no queriendo ser definidos como obscurantistas intelectuales, han adoptado lo que se conoce como "evolución teísta," que trata de conciliar la acción creadora de Dios con los postulados de la evolución. De esta teoría, dice el científico Kirtly Mather: "cuando un teólogo acepta la evolución como el proceso utilizado por el creador, debe estar dispuesto a mantenerse asumiendo esta opción en todos sus aspectos. No se trata solo de un proceso ordenado sino también progresivo, continuo. La edad de oro del hombre, si es que existe, se encuentra en el futuro, no en el pasado . . . Más aun, el proceso creativo de evolución no debe ser interrumpido por ninguna intervención sobrenatural. La evolución de la primera célula viva de materia preexistente no viva puede representar un salto cuántico antes que un paso infinitesimal en el sendero del progreso, pero es un desarrollo enteramente natural."

La evolución teísta es, probablemente, la más irreal de todas las teorías. Es casi un dogma irracional y una posición ilógica. Es que hay algunos que están tratando de correr con las liebres y con los sabuesos. Es decir, les agradaría avanzar con los no creyentes pero llevando la Biblia bajo el brazo. Y es difícil hacer ambas cosas. Es como aquella antigua carrera griega en la cual el contendiente cabalgaba con un pie en un caballo y el otro pie en un segundo caballo. Todo iba bien mientras los dos caballos mantenían el mismo rumbo. Pero cuando uno de los caballos decidía cambiar de dirección, el jinete tenía que decidir con cual quedarse corriendo. Esta es la situación del evolucionista teísta que, dicho sea de paso, generalmente acaba cabalgando en el caballo equivocado.

Hay mucha desinformación, incluso en las mentes de personas inteligentes. Y, como ejemplo, el que he leído un recorte de una revista secular publicada hace varios años. Proponía una pregunta y luego la contestaba. La pregunta era, " ¿ cuál es, de acuerdo con los datos Bíblicos, la fecha de la creación del mundo ? Y la respuesta ofrecida era: "el año 4.004 A.C." ¿Cómo se puede llegar a una conclusión tan ridícula?

En un artículo de la revista Life sobre el origen de la vida se afirmaba que en un momento indeterminado de la historia del universo --según algunos hace 2 billones de años y según otros, 1 billón y medio-- la vida apareció milagrosamente sobre la superficie del abismo. La ciencia no puede especificar la forma que esa vida adoptó. Todo lo que puede decirse, de acuerdo con este artículo, es que por medio de algún agente o acción, ciertas moléculas gigantes adquirieron la capacidad de duplicarse a sí mismas. Estimado amigo, ¿estás dispuesto a aceptar una teoría semejante?

También se han promovido otras suposiciones ridículas, como la de que el hombre se ha originado en la tierra de los desperdicios dejados sobre la tierra en un pasado lejano por alguna inteligencia prehistórica. ¡ Y esta afirmación fue hecha por un científico ! Mientras algunos científicos nos enviaban a buscar a nuestros antepasados en los árboles, otros nos dirigían a investigar en las algas y, finalmente, nos orientaron para que buscásemos entre la basura. ¿No es cierto que esto va de mal en peor? No sé lo que piensas, estimado oyente, pero yo creo que la declaración de Dios sobre la creación aun permanece firme en nuestra época moderna.

He aquí una famosa definición sobre la evolución, formulada por Herbert Spencer: "Es una integración de la materia y una disipación concomitante del movimiento durante la cual la materia pasa de un estado de homogeneidad indefinida e incoherente a un estado de heterogeneidad definida y coherente en la cual el movimiento conservado experimenta una transformación paralela."

Puedes meditar en esta definición, estimado amigo. Pero para mí tiene más sentido leer la frase: "En el principio creo Dios los cielos y la tierra." ¿Quien ha creado este universo? Dios lo ha hecho. Y lo ha creado de la nada. ¿Cuándo? No lo sé, y nadie lo sabe. Algunos dicen que hace 1 billón de años, otros, 2 billones o 5. Sospecho que limitan bastante el tiempo. Quizás fue creado mucho antes. Debemos recordar que Dios tiene detrás de sí mismo a la eternidad. ¿Qué crees que ha estado haciendo durante los billones de años del pasado? ¿Esperando que tu y yo entrásemos en la escena? No. El ha estado ocupado. Ha estado preparando esta creación desde hace mucho tiempo. Y, verdaderamente, no nos ha dicho mucho sobre ella, ¿no es cierto? Y por ese motivo, ¿no resulta presuntuoso por parte nuestra, como seres humanos con limitaciones, pretender saber más de lo que realmente conocemos?

Al pensar en la grandeza y en los misterios de la creación, viene bien recordar el siguiente poema de Sherman A. Nagel:

No puedes poner en movimiento a una pequeña estrella
No puedes formar una sola hoja del bosque,
Ni hacer surgir una montaña, ni sumergir un océano,
¡Pigmeo presuntuoso, lleno de incredulidad!

No puedes hacer aparecer un amanecer de regio resplandor,
Ni ordenar que el día decline hacia un crepúsculo oscuro,
Ni lograr que la pálida luna emita su radiante ternura;
¿Y osas dudar de Aquel que todo lo creó?

Nos incumbe a nosotros simplemente aceptar aquella majestuosa declaración que inaugura la Palabra de Dios: "en el principio creo Dios los cielos y la tierra." Y con el autor del Salmo 8 consideremos la obra de Sus dedos, la luna y las estrellas que El formó, dándonos cuenta de que, como bien lo expresa el Salmo 19, "los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos."

El apóstol Pablo escribió lo siguiente, en su carta a los Romanos 1:20:

"Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa."

Y el escritor de la carta a los Hebreos dice, en el capítulo 11:3

"Por la fe entendemos que el universo fue preparado por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve no fue hecho de cosas visibles."

Debemos aceptar la creación por la fe. Ni siquiera la ciencia puede explicarnos cómo algo puede ser hecho de la nada. Aparentemente, Dios lo hizo de esta manera. Y el ser humano de nuestro tiempo no puede establecer cuándo tuvo lugar la creación.

Cuando comparamos el relato del Génesis con otros sobre la creación, los contrastes son relevantes. La mayoría de las naciones tienen leyendas sobre la creación, y probablemente todas ellas son corrupciones del relato Bíblico. Por ejemplo, uno de los mejores, de una nación secular, se encuentra en las tablas de la creación de Babilonia. Observa algunos de los contrastes. Primero, la narración de Babilonia comienza con caos, y el relato Bíblico comienza con la perfección del universo, cuando dice "en el principio creo Dios los cielos y la tierra". Segundo, de acuerdo con el relato Babilónico, los cuerpos celestes son dioses, mientras que según la Biblia, no son otra cosa que simple materia. Tercero, en las inscripciones Babilónicas, encontramos una teología politeísta, y en las escrituras Bíblicas es monoteísta, presentando la verdad de un solo Dios. Cuarto, la relación Babilónica dice que el universo es simplemente la obra de un artesano, mientras que la Biblia afirma que Dios habló y surgió la vida. Quinto, el relato Babilónico se caracteriza por su carácter grotesco, mientras que la Biblia presenta la realidad sublime y solemne del Dios Creador, que es santo, y además, es un Salvador. Y sexto, la narración Babilónica está rotundamente en desacuerdo con la ciencia conocida, mientras que la Biblia está de acuerdo con la verdadera ciencia.

Puedo decir que no acepto la evolución porque ésta rechaza a Dios y a Su revelación, niega la caída del hombre y la realidad del pecado, y se opone al nacimiento virginal de Cristo. La rechazo categóricamente y no creo que sea la respuesta al origen de este universo.

Hay tres problemas que la evolución no puede tratar ni resolver. No puede llenar la brecha que existe entre la nada y algo, entre algo y la vida y entre la vida y la existencia humana como vida humana consciente, con una voluntad libre.

Naturalmente, la prensa está siempre buscando algo nuevo y sensacional y publica descubrimientos interesantes. Como cuando aparecen huellas de dinosaurios. La cosa se complica y resulta inquietante encontrar, en los mismos lugares, huellas humanas gigantescas. Es difícil conciliar estos hallazgos con las teorías que relacionan nuestro origen a partir de una pequeña ameba o de una hez en la superficie del agua.

Podría decirse mucho más sobre estos problemas, pero surge una tercera y gran pregunta. No solo es legítimo que la gente pregunte quien creó y cuándo creó, sino también por qué. Esto constituye un aspecto esencial y es muy importante.

La Palabra de Dios nos dice que este universo fue creado por la propia Voluntad de Dios. El consideró apropiado crearlo y se deleitó en ello. En el último libro de la Biblia, en el Apocalipsis, capítulo 4:11, encontramos las siguientes palabras de Juan, quien en una visión, contempló el cielo abierto y en él, el que estaba sentado en un trono recibía la adoración, el homenaje y la gratitud de quienes le rodeaban, expresándolo con estas palabras:

"Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria y el honor y el poder, porque tu creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas."

Un segundo motivo por el que creó el universo fue su propia gloria. La creación original cantó aquella maravillosa alabanza al Creador que se encuentra el libro de Job, capítulo 38:7 y, hablando de aquel momento dice:

". . . cuando cantaban juntas las estrellas del alba, y todos los hijos de Dios, gritaban de gozo."

Y en la profecía de Isaías, capítulo 43:7, dice el Señor, que se presenta como el Creador, y como el Salvador, y se refiere al ser humano como

". . . a quien he creado para mi gloria, a quien he formado y a quien he hecho."

Podemos pues afirmar que Dios ha creado este universo para su gloria.

La palabra de Dios también nos dice que Dios creó al ser humano para tener compañía. El quiso tener compañerismo con la humanidad y por eso creó a un ser moralmente libre. Dios podría haber creado a un grupo de robots o seres mecánicos que, cuando el pulsase un botón, se inclinaran ante El. Pero Dios no deseo crear este tipo de criatura. Dios quiso que el ser creado fuese libre para elegirle, amarle y servirle.

Estimado amigo, en medio de toda la incredulidad, blasfemias y hostilidad hacia Dios que nos rodean en la época actual, lo mejor que podrías hacer como ser humano es elegir públicamente al Señor Jesucristo. Creer en Dios el Padre Todopoderoso, Creador de cielos y tierra, y recibir a su Hijo, Jesucristo, es el privilegio más magnífico que tú y yo tenemos. Hoy en día oímos hablar mucho de libertad de expresión y de toda clase de libertades, pero hay muchos a nuestro alrededor que, en voz alta, proclaman la libertad, y no parecen conocer lo que es realmente la libertad. Porque tenemos verdadera libertad cuando elegimos a Jesucristo como nuestro Salvador.

Volvamos al primer versículo del Génesis. "En el principio creo Dios los cielos y la tierra." Este es una declaración majestuosa y solemne. Es como una puerta de acceso obligada a la Biblia. Tienes que creer que Dios es el Creador, porque aquel que quiera acercarse a Dios tendrá que creer en El, tal como El realmente es.

La expresión "en el principio" se refiere a ese comienzo cuya fecha no se puede determinar, que podría estimarse en millones de años e incluso acertar. Pero lo cierto es que ningún ser humano lo sabe.

"Creó Dios." La palabra "crear" proviene de una palabra hebrea que significa, crear de la nada. Esta palabra se utiliza solamente 3 veces en el primer capítulo del Génesis, porque traduce 3 acciones de creación: La primera vez, la encontramos en la frase "en el principio creó Dios los cielos y la tierra." La segunda, al relatar la creación de la vida, cuando se dice: "y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve . . ." es decir, la vida animal en todas sus formas. Y la tercera vez, en el episodio de la creación del hombre, cuando expresa: "y creo Dios al hombre a su imagen" (v. 27).

La evolución teísta, que ya mencionamos al principio de este programa, no constituye una respuesta válida. Intenta seguir el esquema de la evolución hasta el momento de la creación del hombre, y entonces considera a Adán y a Eva como productos de algún proceso evolutivo. La evolución teísta sostiene que los días del Génesis son largos períodos de tiempo. Yo creo que eso no es cierto. Dios delimita los días de la creación con la expresión: "y fue la tarde y fue la mañana: un día." y así sucesivamente para los demás días, lo cual indica que El no se estaba refiriendo a largos períodos de tiempo sino a días concretos de 24 horas.

Veamos la frase "Dios creó los cielos y la tierra." La tierra aparece separada del resto de la creación. ¿Por qué? Porque la tierra es el hogar de la humanidad, el lugar que sería ocupado por el ser humano. Nosotros pertenecemos a esa raza. Debemos darnos cuenta de que tú y yo somos criaturas, creación de Dios y, como tales, le debemos todo.

Concluimos pues nuestro programa de hoy, en el que hemos examinado algunos de los excesos que se cometen al tratar de penetrar en los misterios que Dios no ha explicado, que nuestra mente y conocimientos actuales no permiten comprender y expresar en términos científicos. Porque ya hemos afirmado en una ocasión que tal exposición científica está fuera de la intención y exposición didáctica del Creador al dejarnos esta solemne y majestuosa declaración sobre la creación de los cielos y la tierra y el relato Bíblico que nos ocupará a continuación.

En nuestro próximo programa seguiremos considerando, en el contenido de este primer capítulo del Génesis, lo que Dios nos quiso revelar sobre la creación del universo, del mundo en que vivimos y del comienzo de la historia de la raza humana. Se trata de una historia que nos concierne a nivel personal, que constituye un mensaje de Dios relevante para nuestra vida en la actualidad. Te invitamos a que nos acompañes pues, en nuestro próximo estudio sobre este Tema.

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO