Estudio bíblico de Daniel 11:37-45

Daniel 11:37-45

Recordemos que al comenzar a estudiar el capítulo 11, enfatizamos la unidad de los capítulos 10 al 12, que tratan la misma visión, y este capítulo 11 es una continuación del anterior. Creemos que es un capítulo muy importante porque completa algunos de los detalles de las setenta semanas del capítulo 9, que concierne específicamente al pueblo de Daniel, o sea, al pueblo de Israel. También complementa algunos de los detalles que ya tenemos en cuanto a las últimas tres de las cuatro naciones simbolizadas en esa estatua de varios metales que vimos en el capítulo 2, y en las bestias del capítulo 7. La misma importancia de este capítulo impulsó a Satanás a estorbar al ángel cuando se dirigía al encuentro de Daniel para responder a su oración. Porque esta profecía concernía a dos de las naciones que tenían suma importancia en relación con el pueblo de Daniel. Las dos naciones eran Persia y Grecia.

Otra aspecto importante de este capítulo es que une proféticamente parte de ese vació o espacio que existe entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Nosotros hablamos del período inter-testamentario entre el Antiguo y el Nuevo Testamento como de un período de silencio, lo cual no es rigurosamente exacto. Este período fue el tiempo del mayor sufrimiento para Israel. Los israelitas sufrieron en manos de Siria y Egipto. Como estas naciones mantuvieron guerras entre sí, Palestina fue sorprendida en el medio de estos conflictos cuando los ejércitos de estas dos naciones marchaban en una u otra dirección a través de la tierra de Israel.

En nuestro programa anterior comenzamos un párrafo del capítulo concretamente en el versículo 36, en el que afirmamos que en ese punto del texto Bíblico, la historia terminaba y comenzaba la profecía. El texto pasa de una persona vil a un personaje despiadado, avanzando sobre un puente de tiempo ilimitado en la historia. Antíoco Epífanes fue seguramente una persona despreciable, y es que era una figura del Anticristo. En esta sección se destaca especialmente la agresividad verbal del llamado "hombre de pecado".

El versículo 36 nos ofreció ciertas características inquietantes de ese personaje, que recordamos brevemente:

Dice aquí, "el rey hará su voluntad". El Anticristo será una persona obstinada. Qué contraste con el Señor Jesucristo, que dijo en Juan capítulo 5, versículo 30: "No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo, y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del Padre, que me envió."

También dice que el rey "se enaltecerá". Ahora, el cuerno pequeño, que es otro nombre para el Anticristo, de Daniel capítulo 7, tratará de ser un gran cuerno. Nuevamente vemos el contraste con el Señor Jesucristo. El apóstol Pablo escribió de Cristo en su epístola a los Filipenses, capítulo 2, versículos 5 al 8, diciendo: "Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús. El, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomó la forma de siervo y se hizo semejante a los hombres. Más aún, hallándose en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz".

Pero hay más aún. Dice aquí que "se engrandecerá sobre todo Dios". El apóstol Pablo, una vez más, en su Segunda Epístola a los Tesalonicenses, capítulo 2, versículo 4, dijo de él: "El cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto, que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios". Y en Apocalipsis, capítulo 13, versículo 8, se nos dice: "La adoraron todos los habitantes de la tierra cuyos nombres no estaban escritos desde el principio del mundo en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado".

Será esta rebelión blasfema contra Dios, la que señalará a este rey obstinado como la expresión final y lógica del humanismo. Él será un típico representante de todo aquello que se opone a Dios y de lo que constituye nuestra vieja naturaleza. Dice Romanos capítulo 8, versículos 7 y 8, en otra versión: "La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo. Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios". Esa mentalidad concentrada en la carne, en lo material, se volverá al Anticristo. Es que los pueblos suelen elegir a quienes se parezcan a ellos.

Finalmente dice el versículo 36, "y prosperará hasta que sea consumada la ira". Ese rey obstinado tendrá éxito al principio y por un breve período de tiempo. Dios permitirá que esto suceda durante la última mitad de la Gran Tribulación.

Y, continuando con nuestra lectura asignada para el día de hoy, se nos dice algo más en cuanto a él en el versículo 37, de este capítulo 11 de Daniel;

"Del Dios de sus padres no hará caso, ni del amor de las mujeres, ni respetará a dios alguno, porque sobre todo se engrandecerá."

La frase "del Dios de sus padres no hará caso" ha dado lugar a suponer que el Anticristo tendría que ser un israelita. Sin embargo, esta frase podría referirse a una persona que profese cualquier religión o un pagano. Provenga de donde provenga, no respetará al Dios de sus padres.

Como ya hemos dicho anteriormente, creemos que serán necesarios dos hombres para ocupar este cargo, y ambos se nos presentan en el capítulo 13 de Apocalipsis. El primero es un guía o gobernante político que sale del imperio romano, y probablemente de la sección griega del imperio romano. Pero éste será aquel que no tiene que ser en absoluto un israelita. La segunda bestia que surgirá será un líder religioso, e imitará a Cristo. Suponemos que será un israelita.

Y luego dice el versículo 37 que no hará caso "ni del amor de las mujeres". Otra versión traduce esta frase desde el principio del versículo: "No le importarán los dioses de sus padres, ni el favorito de las mujeres". Esto se refiere evidentemente al deseo de las mujeres hebreas de ser la madre del Mesías. No sólo será el Señor Jesucristo rechazado completamente, sino que se convertirá en el enemigo. El Anticristo dirigirá una rebelión contra Dios y Cristo. Como lo expresa el Salmo 2, versículos 2 y 3, "Se levantarán los reyes de la tierra, y príncipes conspirarán contra el Señor y contra su ungido, diciendo: Rompamos sus ligaduras, y echemos de nosotros sus cuerdas".

Continúa diciendo el versículo 37, "ni respetará a dios alguno". Esto indica claramente que él se opondrá a todas las religiones y a toda la adoración, con excepción de la adoración dirigida a él mismo. Su lema será promover una sola religión para el mundo, y él mismo constituirá esa religión.

Termina diciendo este versículo "porque sobre todo se engrandecerá" y ese será el cumplimiento final de su propia voluntad de este obstinado rey. Su ambición total será la adulación propia.

Estas son las perspectivas terribles para los días finales de la Gran Tribulación. Dice en Apocalipsis capítulo 13, versículos 15 al 17: "Se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablara e hiciera matar a todo el que no la adorara. Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiera una marca en la mano derecha o en la frente, y que ninguno pudiera comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre". Ésta va a ser realmente una dictadura motivada por la venganza. Ahora, en el versículo 38 de este capítulo 11 de Daniel, leemos:

"Pero honrará en su lugar al dios de las fortalezas, un dios que sus padres no conocieron; lo honrará con oro y plata, con piedras preciosas y cosas de gran precio."

El Dr. Newell señaló lo siguiente: "Sabemos por la mitología pagana, que las diosas Cibeles y Diana son representadas muchas veces como coronadas con coronas de hileras múltiples, indicando claramente la idea de una fortificación con sus torres, sus murallas almenadas y cosas por el estilo". Hasta aquí, las palabras del Dr. Newell. Ahora, estamos seguros que usted ha visto cuadros de estos ídolos paganos, con esas coronas de hileras múltiples y con toda clase de fortalezas en ellas, y que representan a los reinos de este mundo. Según este versículo, el Anticristo honrará al dios de las fortalezas, que tiene los reinos de este mundo. ¿Y quién es él? Bueno, es Satanás, que le ofreció a Cristo los reinos de este mundo, y el Señor rechazó su oferta. Aparentemente él tenía el derecho de hacerle ese ofrecimiento. El Anticristo aceptará esa oferta, y llegará a ser un dictador mundial. Esto se nos dijo en la Segunda Epístola a los Tesalonicenses, capítulo 2, versículo 4 y también en Apocalipsis, capítulo 13, versículo 4, que el Anticristo va a aceptar la adoración, y él hará que en aquellos días el mundo adore a Satanás. Todos los reinos de este mundo estarán bajo su gobierno, que será la primera dictadura mundial verdadera. Continuando ahora en la lectura de este capítulo 11 de Daniel, leemos en el versículo 39:

"Con un dios ajeno se hará de las fortalezas más inexpugnables, colmará de honores a los que lo reconozcan, los hará gobernar sobre muchos y repartirá tierras como recompensa."

Ésta será la hora de Satanás, y él le sacará el mayor beneficio posible, ya que él sabe que su tiempo será breve. En Apocalipsis, capítulo 12, versículo 12 leemos: "Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar!, porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo". El Anticristo será el instrumento para cumplir totalmente, en ese tiempo, la voluntad de Satanás. Él ejercerá su gobierno sobre muchos pueblos y dispondrá de las propiedades como prefiera hacerlo. Él es ese rey obstinado en hacer realidad su voluntad, y será el último dictador de este mundo.

Ahora, en el versículo 40 de Daniel 11, comenzaremos a comprobar que:

La victoria del rey obstinado será temporal

"Al cabo del tiempo, el rey del sur contenderá con él; y el rey del norte se levantará contra él como una tempestad, con carros y gente de a caballo y muchas naves; y entrará por las tierras, las invadirá y pasará."

Otra versión comienza este versículo diciendo "Y al tiempo del fin". Este era el tiempo del fin que Daniel había tenido en mente por toda esta sección, es decir, los últimos días de la nación de Israel, que el Señor Jesús llamó la "Gran Tribulación".

El "rey del sur" mencionado aquí, será evidentemente un gobernante de Egipto, pero nos resulta imposible identificarlo. En realidad, Egipto no había tenido un gobernante nativo por años. Sin embargo, este que va a surgir en el tiempo del fin probablemente unirá a toda África como ningún líder de Egipto ha sido capaz de hacerlo, y él vendrá contra el Anticristo.

El "rey del norte" es más fácil de identificar. Ocupará el lugar de la dinastía Seléucida, y creemos que será el que provenga del norte y que fue mencionado en Ezequiel 38 y 39. Esa potencia desencadenará la campaña de Armagedón, que no será una simple batalla, sino una guerra total. En el mismo principio, el rey del norte será eliminado, cuando Dios ponga en acción su juicio sobre esa nación. Y continúa la profecía diciendo en el versículo 41:

"Entrará en la tierra gloriosa, y muchas provincias caerán; pero escaparán de sus manos Edom, Moab y la mayoría de los hijos de Amón."

La entrada de esa nación del norte en Palestina precipitará la gran crisis y el conflicto del período de la Gran Tribulación.

Cuando el Anticristo entre a Palestina, es decir, en la llamada "tierra gloriosa", él se dará cuenta que va a tener problemas con Edom, Moab y Amón. Y ése es el territorio donde se encuentran hoy los descendientes de Ismael, que en el día de hoy son los árabes. Él va a tener dificultades con ellos, al menos por un tiempo. Y luego, en el versículo 42, leemos:

"Extenderá su mano contra las tierras, y no escapará el país de Egipto."

Así que, según estas palabras, Egipto y el rey del sur se entregarán al Anticristo. Y en el versículo 43 continuamos leyendo:

"Se apoderará de los tesoros de oro y plata, y de todas las cosas preciosas de Egipto. Los de Libia y de Etiopía lo seguirán."

Este personaje obtendrá el control de la riqueza de este mundo. Controlará todos los mercados monetarios del mundo. Libia y Etiopía se rendirán ante él, que obtendrá el control del África. Y dice también el versículo 44 de este décimo capítulo de Daniel:

"Pero noticias del oriente y del norte lo atemorizarán, y saldrá con gran ira para destruir y matar a muchos."

Aquí se habla de "noticias del oriente y del norte". Estas noticias se refieren al Oriente, con sus numerosos millones. Un gran ejército vendrá de aquellas tierras para participar en la batalla de Armagedón, y este gobernante mundial estará preocupado. En aquel tiempo, no habrá esperanza para el pueblo de Dios, excepto en Dios mismo. Y leamos ahora el versículo final de este capítulo 11 de Daniel, que dice:

"Plantará las tiendas de su palacio entre los mares y el monte glorioso y santo; pero llegará a su fin, y no tendrá quien lo ayude."

"Los mares" aquí se refieren al Mar Mediterráneo, y "el monte glorioso y santo" es Jerusalén. En otras palabras, en ese tiempo el Anticristo establecerá su cuartel general para la conquista del mundo entre el Mar Mediterráneo y Jerusalén. Sin embargo, en vez de gobernar desde allí, será destruido por el regreso personal del Señor Jesucristo (como podemos ver en Apocalipsis capítulo 19, versículos 17 al 20). El mal habrá asumido el control total, y sólo la venida personal del Señor Jesucristo para establecer Su reino podrá liberar y salvar a cualquiera que se encuentre sobre la tierra.

Iniciaremos en detalle y concluiremos el próximo capítulo, el capítulo 12, en nuestro próximo programa, terminando al mismo tiempo nuestro estudio del libro de Daniel. El capítulo 12 concluye entonces la visión que comenzó en el capítulo 10. Todo lo comprendido en estos capítulos, como destacamos al principio, forma parte de una visión, y todos los detalles de la misma deben encajar conjuntamente como un gigantesco rompecabezas. El problema es que algunas personas se meten en esta profecía por aquí y por allá, haciendo aplicaciones donde lo consideran apropiado. Necesitamos recordar que se trata de una sola visión, y que con respecto a ella un mensajero celestial no identificado le dijo a Daniel en 10:14, "He venido para hacerte saber lo que ha de sucederle a tu pueblo en los últimos días, porque la visión es para esos días". Hay tres detalles importantes que necesitamos observar en este versículo:

1. Vemos que se refería a "tu pueblo". Concernía al pueblo de Daniel, es decir, a la nación de Israel, después de que la iglesia fuera removida de la tierra.

2. Es una visión para "los últimos días". Los últimos días del Antiguo Testamento son identificados con los últimos días del nuevo Testamento que el Señor Jesús llamó el período de la Gran Tribulación, y que corresponden, en opinión del profesor McGee, a la Semana Setenta de la profecía revelada a Daniel.

3. Dice aquí "porque la visión es para esos días". Y, como traduce mejor otra versión. "la visión es para días aún lejanos". Es decir que transcurrirá un prolongado período de tiempo hasta que lleguemos a los últimos días. Ya hace mucho tiempo que Daniel tuvo estas visiones; en realidad, por lo menos, han pasado 2.600 años. No sabemos realmente si nos estamos moviendo en la órbita de esos días. La iglesia tendrá que ser recogida primero, lo cual constituiría el próximo evento en el programa de Dios. Y para ese evento no hay fecha ni señal que pueda anticiparla. Cualquiera que intente fijar una fecha para el momento en que Cristo recoja a Su iglesia estará manejando datos que no se encuentran en la Palabra de Dios.

El capítulo 12, tratará los siguientes temas: La Gran Tribulación (versículo 1); La resurrección de los santos del Antiguo Testamento (versículos 2 y 3), El sello de la profecía hasta el tiempo del fin (versículos 4 al 9) y La abominación desoladora o sacrilegio (versículos 10 al 13).

Estimado oyente, esperamos que nos acompañe en nuestro próximo encuentro en el que estudiaremos el último capítulo de este libro. Y mientras tanto, le sugerimos que lea todo este capítulo final de Daniel, el capítulo 12, siguiendo el breve temario que hemos presentado del mismo.

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Estudios relacionados

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Prédicas cristianas: ¿Quién es Jesús? (Juan 11:45-48)
Prédicas cristianas: ¿Quién es Jesús? (Juan 11:45-48)