Estudio bíblico: Predicación de Juan el Bautista - Marcos 1:2-4

Serie:   El Evangelio de Marcos   

Autor:   Luis de Miguel   Email:   estudios@escuelabiblica.com
Votar
Resultado
Votos:
10
Visitas:
12291

Predicación de Juan el Bautista - Marcos 1:2-4

(Mr 1:2-3) "Como está escrito en Isaías el profeta: He aquí yo envío mi mensajero delante de tu faz, el cual preparará tu camino delante de ti. Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor; enderezad sus sendas. Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el bautismo de arrepentimiento para perdón de pecados."

Jesús es el Mesías anunciado por las Escrituras

Marcos comienza su evangelio afirmando que Jesucristo es el Mesías anunciado por los profetas del Antiguo Testamento. Con esto coincide también el apóstol Pablo.
(Ro 1:1-3) "... el evangelio de Dios, que él había prometido antes por sus profetas en las santas Escrituras, acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo ..."
De este hecho se desprenden varias conclusiones importantes: El hombre puede confiar en la Biblia porque ha sido inspirada por un Dios fiel que cumple sus promesas. Todas estas profecías proveían la información necesaria para identificar al Mesías cuando apareciera en la historia, cerrando al mismo tiempo el paso a cualquier impostor.
El Antiguo Testamento anunciaba innumerables detalles de la vida y la obra del Mesías que abarcaban desde su nacimiento hasta su muerte y resurrección. De entre todo este extenso material, Marcos recoge las profecías de Isaías y Malaquías que adelantaban que el Mesías sería precedido por un heraldo que prepararía su camino.

Una aclaración sobre las profecías del Antiguo Testamento

Antes de comentar brevemente lo que Isaías y Malaquías escribieron, debemos aclarar dos cosas acerca de las profecías del Antiguo Testamento.
Lo primero a tener en cuenta, es que muchas de estas profecías tenían más de un cumplimiento. Era frecuente que los profetas anunciaran un evento que ocurriría a corto plazo, en su misma época o poco tiempo después, pero que ese primer cumplimiento no agotaba todo el propósito de la profecía, haciendo referencia en muchas ocasiones a la venida del Mesías.
Y lo segundo, es que las circunstancias en las que tenía lugar el primer cumplimiento de una profecía, constituían un patrón o modelo que anunciaba algún detalle de la vida del Mesías.

La profecía de Isaías

(Is 40:3-5) "Voz que clama en el desierto: Preparad camino a Jehová; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios. Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane. Y se manifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá; porque la boca de Jehová ha hablado."
Empecemos por preguntarnos: ¿en qué contexto escribió Isaías esta profecía? ¿Cuál fue su primer cumplimiento? Israel había desoído las numerosas advertencias de Dios para que cambiaran su comportamiento. Finalmente Dios cumplió su palabra y los entregó en manos de los babilonios que los llevaron en cautiverio. En medio de esas circunstancias Isaías anunció que Dios mismo, pasado un tiempo, volvería a buscarlos allí donde habían sido llevados cautivos. El camino para este encuentro, toda la región desértica entre Babilonia y Palestina, debía ser preparado. Esta labor sería anunciada por un heraldo o mensajero real. Esta profecía se cumplió en el siglo VI a. de C. cuando los judíos volvieron a Palestina después de setenta años de cautiverio.
¿Cuál fue su segundo cumplimiento? ¿Cómo la aplicaron los evangelistas? El regreso del cautiverio en Babilonia sólo fue un patrón o tipo de aquella liberación mucho más gloriosa que iba a llevar a cabo el mismo Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, y de la que Juan el Bautista era el mensajero, la voz que clamaba en el desierto.
Debemos subrayar que quien iba a llevar a cabo la obra de salvación a favor de la humanidad sería Dios mismo. Según Isaías, a quien había que preparar el camino era a Jehová (Is 40:3). Es interesante notar que Marcos identifica el Jehová del Antiguo Testamento con Jesucristo.
¿En qué consistía la preparación del camino? Era costumbre antigua que si un rey iba a visitar alguna parte de su reino, enviara un mensajero delante de él para que el camino fuera preparado. Éste encargaría a cada población por donde había de pasar para que se ocupara de quitar los baches y montículos que hubiera en el camino dentro de su término. Ahora era Juan el Bautista quien anunciaba la venida del gran Rey y el camino que debía ser preparado era el corazón de los hombres. La preparación que había de llevar a cabo consistía en denunciar el pecado del pueblo y hacer un llamamiento al arrepentimiento.
Había aspectos "torcidos" en sus vidas que debían ser enderezados, altibajos (valles y montañas) que habían de ser aplanados para facilitar la venida Rey. Podemos pensar en los valles como aquellas cosas bajas, ocultas y despreciables de nuestra personalidad. Y en los montes como el orgullo y la altivez del corazón.
El mensaje de Juan es muy pertinente para nuestros tiempos. Si queremos que Dios venga a nuestras vidas tendremos que preparar nuestros corazones por medio del arrepentimiento.

La profecía de Malaquías

(Mal 3:1) "He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos."
Comencemos por preguntarnos nuevamente cuál es el contexto original de esta profecía. Cuando leemos el profeta Malaquías, lo primero que notamos es que la cita que recoge Marcos tenía cierto tono de amenaza. Esto era así porque los sacerdotes estaban incumpliendo sus deberes. Las ofrendas que presentaban eran de animales defectuosos y tarados; el culto del templo les resultaba fastidioso. Por lo tanto, el mensajero de Dios comenzaría por limpiar y purificar el culto del templo antes de que viniera el Ungido de Dios.
Este mensajero del que habla Malaquías, que se interpretaba comúnmente como el precursor del Mesías, Marcos lo asocia con Juan el Bautista. Y nuevamente aquí, como en la profecía de Isaías, se resalta el hecho de que es necesaria la preparación para ir al encuentro de Dios.
Un detalle importante surge de la comparación entre el texto de Marcos y la cita tal como la encontramos en Malaquías. En el texto original, Malaquías dice: "Yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí", pero Marcos al citarlo cambia el final ("delante de ti"), sugiriendo nuevamente que en Jesús, Dios se hace presente en medio de su pueblo.

Juan el Bautista, el mensajero de Dios

Después de más de cuatro siglos de silencio, se volvía a oír la voz de Dios por medio de un profeta. Este hecho, unido al ambiente que se respiraba entre los dirigentes religiosos de su tiempo, que parecían sólo preocupados por el dinero y el poder político, despertó una gran expectación en medio del pueblo que se sentía como el salmista.
(Sal 63:1) "Dios, Dios mío eres tú; de madrugada te buscaré; mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, en tierra seca y árida donde no hay aguas."
¡Por fin una bocanada de aire fresco en medio del ambiente asfixiante de la religión! Su ministerio fue tan importante que los cuatro evangelistas lo recogen.

Juan el Bautista, el profeta del cambio

El Bautista rompió todos los moldes religiosos de su tiempo. En aquella época, como en muchas otras, la religión reservaba la salvación para unos pocos "buenos" y el perdón se ofrecía en el Templo después de la realización de diferentes sacrificios bajo la dirección de los sacerdotes.
Juan el Bautista, sin embargo, a pesar de ser hijo de un sacerdote llamado Zacarías (Lc 1:5), salió del Templo y se fue al desierto. Allí predicaba a todo tipo de personas del pueblo que venían él: Publicanos (Lc 3:12), soldados (Lc 3:14), fariseos y saduceos (Mt 3:7).
Les anunciaba el perdón de pecados por medio de un bautismo para arrepentimiento, pareciendo ignorar los sacrificios que se hacían en el Templo. Y en lugar de dirigir al pueblo hacia sus dirigentes espirituales, anunciaba la venida de Uno que estaba entre ellos y que era el Mesías.

Juan el Bautista y el desierto

Lucas nos dice que antes de que se manifestase al pueblo estuvo en "lugares desiertos" (Lc 1:80). Su formación no tuvo lugar en las escuelas rabínicas de su tiempo, sino estando en la soledad con el Señor.
Mateo nos explica que cuando comenzó su ministerio fue al "desierto de Judea" (Mt 3:1). Esta es la región que se ubica entre Jerusalén y el valle del Jordán, a lo largo del Mar Muerto (buscar en un atlas bíblico). No era un lugar totalmente desértico, sino una zona montañosa, de poco uso para la agricultura.
¿Qué atrajo a Juan al desierto? Como ya hemos dicho, podría haber sido simplemente la soledad de un lugar donde poder dedicarse a buscar a Dios, evitando las tentaciones y distracciones de la vida urbana. Y aunque sin duda esto era cierto, debemos notar también que en el Antiguo Testamento, el "desierto" tenía otras connotaciones. Dios había hablado a Israel en el desierto antes de que entraran a la tierra prometida. Y el profeta Oseas lo identifica como el lugar donde se efectuaría la reconciliación con Dios, y donde Israel hallaría la renovación espiritual.
(Os 2:14) "Pero he aquí que yo la atraeré y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón."

Preguntas

1. ¿Por qué le parece importante que el Mesías hubiera sido profetizado por el Antiguo Testamento?
2. Cite cinco profecías del Antiguo Testamento que encontraron su cumplimiento en Jesús y que sean diferentes de las que hemos considerado en esta lección. No olvide escribir las citas correspondientes.
3. ¿Cómo debía preparar Juan el Bautista el camino para la venida del Mesías? ¿En qué sentido podemos aplicar esto a nosotros mismos?
4. Razone en qué sentidos podemos decir que Juan el Bautista fue un profeta del cambio.
5. ¿Recuerda algún acontecimiento importante de la vida del pueblo de Israel que tenga que ver con el desierto?

Comentarios

El Salvador
  Giovanni Amaya  (El Salvador)  (01/05/2016)
Gracias por la serie de Marcos, en mi iglesia tambien estoy impartiendo una serie de este evangelio, y su sermon de Marcos 1:2-4 fue de mucha bendicion. gracias y bendiciones
Copyright © 2001-2016 (www.escuelabiblica.com). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO

Estudios en video

Predicas cristianas: Jesus: Resurrección y Vida (Jn 11:7-27)
Predicas cristianas: Jesus: Resurrección y Vida (Jn 11:7-27)

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita