Testimonios cristianos

Así me convertí

JUAN ENRIQUE RAMIREZ PEQUEÑO

México

  México

Fue en un campamento de jovenes adultos, fue mi primer campamento, nunca habia asistido a algo similar, fue algo diferente, en uno de los estudios ke nos dio el pastor, tome la decision, me acuerdo ke llore mucho, pedi perdon por todos mis pecados y le pedi al Señor Jesucristo ke entrara en mi corazon, de ahi en adelante hemos estado en el Camino, no digo que todo ha sido facil pero con la ayuda de Dios hemos seguido adelante, tengo una Esposa a la que quiero y nos a prestado tres hermosas hijas y nuestro deseo es seguir trabajando en las mies ya ke son pocos los obreros, gracias.

Guillermo Herrera Retamales

Chile

  Chile

A los 28 años de edad, mientras trabajaba en el turno de noche, un compañero de trabajo, me habló de Cristo y después de 1 o 2 semanas acepté al Señor Jesús como mi Señor y Salvador personal. Ciertamente mi vida tuvo un cambio desde dentro de mi corazón, puesto que yo era un adúltero y no tenía verdadera conciencia de mi pecado.
Hoy el Señor Jesús ha hecho grandes cosas en mi vida, ya que después de 18 años de vida cristiana Él me ha permitido conservar a mi esposa y además me dio lindos hijos (3).
Vale la pena rendirse al Señor.
Atte.
Guillermo Herrera Retamales

Svetlana Serediná

Costa Rica

  Costa Rica

Soy una mujer e 39 años de edad, ama de casa. Tengo un esposo y dos preciosos hijos, uno de 18 años y otro de seis. Vivo en Costa Rica, pero nací y crecí en Ucrania, en la antigua Unión Soviética, en un país donde desde pequeña me enseñaron que Dios no existe, que eso era opio para el pueblo.

Así, completamente atea, viví hasta que conocí a mi esposo, un costarricense que viajó a estudiar a mi país. Después que nos casamos, nos vinimos para Costa Rica y aquí por primera vez abrí la BIBLIA. Sin embargo, yo la leía no para buscar la verdad, el amor de Dios, sino para burlarme. Durante ese tiempo, mi suegra que es una cristiana, oraba incansablemente por mi pidiendo a Dios misericordia para mi.

Pasaron dos años, y sin haber logrado acomodarnos a un nuevo estilo de vida, nos regresamos otra vez a mi país. Al llegar, nos enteramos que el país había cambiado muchísimo. Desde el año 1985 se había iniciado el proceso de la perestroica y con ella llegaron los conflictos, dificultades económicas, pobreza y el desorden social. Yo temía mucho por mi esposo y mi pequeño hijo, ya que debido a su origen extranjero podían ser víctimas de algún asalto. Pero Dios en su infinito amor nos estaba cuidando, a pesar de que yo no era capaz de entender eso, y tampoco quería saber nada sobre EL.Transcurrieron dos años mas. La situación en mi país seguía empeorando, y yo empecé a enfermarme cada vez mas seguido. Una noche estando muy enferma tuve un sueño. En el sueño me veía entrando a una iglesia y pidiéndole perdón al SEÑOR, a lo cual EL respondía otorgándome la sanidad de mis enfermedades. A la mañana siguiente, le conté a mi mamá lo del sueño, pero ella no me respondió nada, debido a que a ella tampoco conocía al SEÑOR. En la siguiente noche volví a tener el mismo sueño, así tres noches seguidas. Fue entonces cuando mi madre me dijo:

-Anda a la iglesia de la ciudad.
-Pero cómo voy a entrar a una iglesia si nunca lo he hecho- respondí,
-Ve -me repitió ella,- si has soñado lo mismo por tres noches seguidas es por algo.

Y yo fui. Al entrar en la iglesia, una paz me abrazó fuertemente y esto me conmovió mucho. Al pararme frente a la imagen de JESUS (entiéndase que en mi país las iglesias son en su mayoría cristianas ortodoxas, razón por la cual abundan las imágenes) pedí con todo corazón el perdón al SEÑOR. Le pedí perdón por no conocerlo, por no haberlo buscado. Le pedí que fuera mi guía y que tomara mi vida en sus manos. Que fuera mi dueño. De pronto vi como una nube blanca, una nube llena de amor que descendía del cielo hacia mi y me envolvió por completo. Luego salí de la iglesia, y durante todo el día me sentía en esa nube y fue así como fui sanada.

Así fue como JESÚS me llamó. Así fue como abrí mi corazón a EL. De esto hace ya como de 12 años.

De nuevo regresamos a Costa Rica, donde vivimos actualmente. DIOS me estado guiando todo este tiempo. Estando aquí empecé a conocer personas cristianas que me ayudaron a crecer en el amor de DIOS.

Yo se que DIOS tiene un propósito para mi vida y quiero prepararme.

Sarita Bermudez

Estados Unidos

  Estados Unidos

Por la gracia de mi padre soy salva!!! Yo nací en un hogar cristiano y toda mi vida he asistido a una Iglesia Cristiana pero nunca había tomado una decision de servir a mi Padre. Cuando llego la adolecensia me aparté aunque todavía iba a la iglesia pero porque mis padres me obligaban. A los 18 años me propusieron que fuera presidenta de Jovenes pero dije que no porque yo sabía que yo vivía otra vida fuera de la iglesia. Pero Dios desde ese momento comenzó a tratar conmigo y así duré un año decidiendo que iba a hacer. Este verano el Señor me mando fuera de mi casa muy lejos y todo ese tiempo que estuve fuera el Señor me transformo; fui bautizada en agua, bautizada por su Espiritu Santo y muchas maravillas más que mi Padre Dios ha hecho en mí. Hoy tengo 19 años y siempre confiando en el que todo lo puede y dejando que su Espiritu trabaje dentro de mí. Pidiéndole que él sea mi roca fuerte. No me arrepiento de tomar esta decision porque hay muchos que dicen que son muy jovenes pero estamos en el buen tiempo de trabajar por él. Realmente AMO A Jesucristo por lo que hizo por mí y por lo que hace en mi familia.

Agradecida con mi Padre
Sarita Bermudez

Testimonios cristianos
"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14:6)

Compartir

Estudios en video

Prédicas cristianas: Judas: ladrón y traidor (Juan 12:4-6)
Prédicas cristianas: Judas: ladrón y traidor (Juan 12:4-6)

Libros electrónicos

Comentario bíblico de 2 Timoteo
Comentario bíblico de 2 Timoteo
Descarga gratuita