La Biblia en un año - Reina Valera 1960

Un plan de lectura bíblica diaria y consejos para saber cómo leer la Biblia adecuadamente

Al leer la Biblia cada día, permita que las Escrituras le hablen. Aquí tiene algunos consejos:

  • Antes de comenzar su lectura ore a Dios pidiéndole que él le hable por su Palabra.

  • Busque un lugar tranquilo y lea el texto con atención.

  • Hágase ciertas preguntas: ¿Por qué escribió Dios esto? ¿Qué me quiere enseñar? ¿Cómo lo puedo aplicar a mi vida?

  • Ore al Señor pidiéndole que le dé el poder para poner en práctica lo aprendido.

Fecha seleccionada: 30/06/2015

Salmos 86-89

Capítulo 86

Oración pidiendo la continuada misericordia de Dios

 1Inclina, oh Jehová, tu oído, y escúchame, Porque estoy afligido y menesteroso. 2Guarda mi alma, porque soy piadoso; Salva tú, oh Dios mío, a tu siervo que en ti confía. 3Ten misericordia de mí, oh Jehová; Porque a ti clamo todo el día. 4Alegra el alma de tu siervo, Porque a ti, oh Señor, levanto mi alma. 5Porque tú, Señor, eres bueno y perdonador, Y grande en misericordia para con todos los que te invocan. 6Escucha, oh Jehová, mi oración, Y está atento a la voz de mis ruegos. 7En el día de mi angustia te llamaré, Porque tú me respondes. 8Oh Señor, ninguno hay como tú entre los dioses, Ni obras que igualen tus obras. 9Todas las naciones que hiciste vendrán y adorarán delante de ti, Señor, Y glorificarán tu nombre. 10Porque tú eres grande, y hacedor de maravillas; Sólo tú eres Dios. 11Enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad; Afirma mi corazón para que tema tu nombre. 12Te alabaré, oh Jehová Dios mío, con todo mi corazón, Y glorificaré tu nombre para siempre. 13Porque tu misericordia es grande para conmigo, Y has librado mi alma de las profundidades del Seol. 14Oh Dios, los soberbios se levantaron contra mí, Y conspiración de violentos ha buscado mi vida, Y no te pusieron delante de sí. 15Mas tú, Señor, Dios misericordioso y clemente, Lento para la ira, y grande en misericordia y verdad, 16Mírame, y ten misericordia de mí; Da tu poder a tu siervo, Y guarda al hijo de tu sierva. 17Haz conmigo señal para bien, Y véanla los que me aborrecen, y sean avergonzados; Porque tú, Jehová, me ayudaste y me consolaste.

Capítulo 87

El privilegio de morar en Sion

 1Su cimiento está en el monte santo. 2Ama Jehová las puertas de Sion Más que todas las moradas de Jacob. 3Cosas gloriosas se han dicho de ti, Ciudad de Dios. Selah 4Yo me acordaré de Rahab y de Babilonia entre los que me conocen; He aquí Filistea y Tiro, con Etiopía; Este nació allá. 5Y de Sion se dirá: Este y aquél han nacido en ella, Y el Altísimo mismo la establecerá. 6Jehová contará al inscribir a los pueblos: Este nació allí. Selah 7Y cantores y tañedores en ella dirán: Todas mis fuentes están en ti.

Capítulo 88

Súplica por la liberación de la muerte

 1Oh Jehová, Dios de mi salvación, Día y noche clamo delante de ti. 2Llegue mi oración a tu presencia; Inclina tu oído a mi clamor. 3Porque mi alma está hastiada de males, Y mi vida cercana al Seol. 4Soy contado entre los que descienden al sepulcro; Soy como hombre sin fuerza, 5Abandonado entre los muertos, Como los pasados a espada que yacen en el sepulcro, De quienes no te acuerdas ya, Y que fueron arrebatados de tu mano. 6Me has puesto en el hoyo profundo, En tinieblas, en lugares profundos. 7Sobre mí reposa tu ira, Y me has afligido con todas tus ondas. Selah 8Has alejado de mí mis conocidos; Me has puesto por abominación a ellos; Encerrado estoy, y no puedo salir. 9Mis ojos enfermaron a causa de mi aflicción; Te he llamado, oh Jehová, cada día; He extendido a ti mis manos. 10¿Manifestarás tus maravillas a los muertos? ¿Se levantarán los muertos para alabarte? Selah 11¿Será contada en el sepulcro tu misericordia, O tu verdad en el Abadón? 12¿Serán reconocidas en las tinieblas tus maravillas, Y tu justicia en la tierra del olvido? 13Mas yo a ti he clamado, oh Jehová, Y de mañana mi oración se presentará delante de ti. 14¿Por qué, oh Jehová, desechas mi alma? ¿Por qué escondes de mí tu rostro? 15Yo estoy afligido y menesteroso; Desde la juventud he llevado tus terrores, he estado medroso. 16Sobre mí han pasado tus iras, Y me oprimen tus terrores. 17Me han rodeado como aguas continuamente; A una me han cercado. 18Has alejado de mí al amigo y al compañero, Y a mis conocidos has puesto en tinieblas.

Capítulo 89

Pacto de Dios con David

 1Las misericordias de Jehová cantaré perpetuamente; De generación en generación haré notoria tu fidelidad con mi boca. 2Porque dije: Para siempre será edificada misericordia; En los cielos mismos afirmarás tu verdad. 3Hice pacto con mi escogido; Juré a David mi siervo, diciendo: 4Para siempre confirmaré tu descendencia, Y edificaré tu trono por todas las generaciones. Selah 5Celebrarán los cielos tus maravillas, oh Jehová, Tu verdad también en la congregación de los santos. 6Porque ¿quién en los cielos se igualará a Jehová? ¿Quién será semejante a Jehová entre los hijos de los potentados? 7Dios temible en la gran congregación de los santos, Y formidable sobre todos cuantos están alrededor de él. 8Oh Jehová, Dios de los ejércitos, ¿Quién como tú? Poderoso eres, Jehová, Y tu fidelidad te rodea. 9Tú tienes dominio sobre la braveza del mar; Cuando se levantan sus ondas, tú las sosiegas. 10Tú quebrantaste a Rahab como a herido de muerte; Con tu brazo poderoso esparciste a tus enemigos. 11Tuyos son los cielos, tuya también la tierra; El mundo y su plenitud, tú lo fundaste. 12El norte y el sur, tú los creaste; El Tabor y el Hermón cantarán en tu nombre. 13Tuyo es el brazo potente; Fuerte es tu mano, exaltada tu diestra. 14Justicia y juicio son el cimiento de tu trono; Misericordia y verdad van delante de tu rostro. 15Bienaventurado el pueblo que sabe aclamarte; Andará, oh Jehová, a la luz de tu rostro. 16En tu nombre se alegrará todo el día, Y en tu justicia será enaltecido. 17Porque tú eres la gloria de su potencia, Y por tu buena voluntad acrecentarás nuestro poder. 18Porque Jehová es nuestro escudo, Y nuestro rey es el Santo de Israel. 19Entonces hablaste en visión a tu santo, Y dijiste: He puesto el socorro sobre uno que es poderoso; He exaltado a un escogido de mi pueblo. 20Hallé a David mi siervo; Lo ungí con mi santa unción. 21Mi mano estará siempre con él, Mi brazo también lo fortalecerá. 22No lo sorprenderá el enemigo, Ni hijo de iniquidad lo quebrantará; 23Sino que quebrantaré delante de él a sus enemigos, Y heriré a los que le aborrecen. 24Mi verdad y mi misericordia estarán con él, Y en mi nombre será exaltado su poder. 25Asimismo pondré su mano sobre el mar, Y sobre los ríos su diestra. 26El me clamará: Mi padre eres tú, Mi Dios, y la roca de mi salvación. 27Yo también le pondré por primogénito, El más excelso de los reyes de la tierra. 28Para siempre le conservaré mi misericordia, Y mi pacto será firme con él. 29Pondré su descendencia para siempre, Y su trono como los días de los cielos. 30Si dejaren sus hijos mi ley, Y no anduvieren en mis juicios, 31Si profanaren mis estatutos, Y no guardaren mis mandamientos, 32Entonces castigaré con vara su rebelión, Y con azotes sus iniquidades. 33Mas no quitaré de él mi misericordia, Ni falsearé mi verdad. 34No olvidaré mi pacto, Ni mudaré lo que ha salido de mis labios. 35Una vez he jurado por mi santidad, Y no mentiré a David. 36Su descendencia será para siempre, Y su trono como el sol delante de mí. 37Como la luna será firme para siempre, Y como un testigo fiel en el cielo. Selah 38Mas tú desechaste y menospreciaste a tu ungido, Y te has airado con él. 39Rompiste el pacto de tu siervo; Has profanado su corona hasta la tierra. 40Aportillaste todos sus vallados; Has destruido sus fortalezas. 41Lo saquean todos los que pasan por el camino; Es oprobio a sus vecinos. 42Has exaltado la diestra de sus enemigos; Has alegrado a todos sus adversarios. 43Embotaste asimismo el filo de su espada, Y no lo levantaste en la batalla. 44Hiciste cesar su gloria, Y echaste su trono por tierra. 45Has acortado los días de su juventud; Le has cubierto de afrenta. Selah 46¿Hasta cuándo, oh Jehová? ¿Te esconderás para siempre? ¿Arderá tu ira como el fuego? 47Recuerda cuán breve es mi tiempo; ¿Por qué habrás creado en vano a todo hijo de hombre? 48¿Qué hombre vivirá y no verá muerte? ¿Librará su vida del poder del Seol? Selah 49Señor, ¿dónde están tus antiguas misericordias, Que juraste a David por tu verdad? 50Señor, acuérdate del oprobio de tus siervos; Oprobio de muchos pueblos, que llevo en mi seno. 51Porque tus enemigos, oh Jehová, han deshonrado, Porque tus enemigos han deshonrado los pasos de tu ungido. 52Bendito sea Jehová para siempre. Amén, y Amén.
La Biblia en un año
"Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes." (Dt 6:6-7)

Compartir

Encuestas

Con qué iglesia se identifica más
Católica
Evangélica
Testigo de Jehová
Otra
Soy agnóstico
Ninguna, soy ateo

Libros electrónicos

Comentario bíblico de 2 Timoteo
Comentario bíblico de 2 Timoteo
Descarga gratuita