Estudios bíblicos

Un programa para estudiar toda la Biblia en cinco años


29/09/2016

Rut - 3:3-18

Rut 3:3-18

Continuamos hoy nuestro estudio del capítulo 3 de Rut. Y en nuestro programa anterior vimos que Noemí le dijo a Rut que fuese a la era de Booz, es decir, al lugar donde quebraban los granos de la cosecha y separaban el grano de la paja, y le pidiera que fuese su pariente- redentor. Como ya vimos en nuestro estudio del libro de los Jueces en el caso de Gedeón, la era quedaba en la parte más alta de la colina.

La era se instalaba por costumbre en la parte más alta de la colina para que el viento pudiera soplar a través de ella desde cualquier dirección. Ahora el aventamiento del grano se empezaba por la tarde. Todas las familias que trabajaban en determinado campo, el dueño, su familia y sus siervos, acampaban alrededor de la era. En aquella tierra el viento comenzaba a soplar en las horas de la tarde y los hombres comenzaban a trabajar. Por la mañana no había brisa alguna, pero en la tarde, el viento empezaba a soplar y se llevaba el polvo y la arena por todas partes. Luego a la puesta del sol, o durante la noche, el viento dejaba de soplar.

Luego al concluir esta labor celebraban una gran fiesta, una fiesta mayormente religiosa. Muchos de los hermosos Salmos acerca de la naturaleza serían apropiados para esta fiesta de la era como, por ejemplo el Salmo 19, versículos 1 y 2 que dicen: "Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, y una noche a otra noche declara sabiduría". Allí estaban bajo la capa del cielo, bajo el sol de día, y bajo la luna y las estrellas de la noche. Así se celebraba la fiesta en la era en los tiempos de Rut y Booz. Era un tiempo para comer y beber, y para dar gracias a Dios por una cosecha abundante. Era una ocasión para darle gracias a Dios por Su bondad y por Su gracia. Y, estimado oyente, esto es algo que hoy en día realmente no hacemos lo suficiente. Noemí continuó hablando con Rut y le dijo aquí en el versículo 3 de este capítulo 3:

"Te lavarás, pues, te perfumarás, te pondrás tu mejor vestido, e irás a la era; pero no te presentarás al hombre hasta que él haya acabado de comer y de beber."

Noemí le dijo a Rut que esperase hasta que hubiera terminado la fiesta religiosa y la instruyó para que le dijera a Booz que ella quería que él fuese su pariente-redentor. Hasta este momento Rut no había hecho nada al respecto. Había cuatro cosas que Rut debía hacer. Creo que estas instrucciones constituyen una figura del pecador que viene a Cristo. Porque hay cuatro pasos que son esenciales para el pecador. En primer lugar, Rut debía "lavarse". Cuando llegamos al Señor Jesucristo para recibir la salvación, según lo expresó el apóstol Pablo en su carta a Tito capítulo 3, versículo 5: "Él nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo". Tenía que ser así porque en Isaías capítulo 64, versículo 6 leemos que: ". . .todas nuestras justicias son como trapo de inmundicia". Por tal motivo, el Señor le dijo a aquel fariseo llamado Nicodemo que, por más que el fuese un hombre bueno y religioso, y realmente lo era, necesitaba un baño espiritual, es decir, el lavamiento de la regeneración. Por eso el Señor también le dijo, en Juan 3:7, "Os es necesario nacer de nuevo". Se trata de experimentar un nuevo nacimiento espiritual. De otra manera, no se podrá entrar al cielo. Nadie puede salvarse sin convertirse en una nueva criatura unida a Jesucristo. Ninguno de nosotros está preparado para entrar en el cielo hasta que hemos experimentado ese nuevo nacimiento y hemos sido regenerados por el Espíritu Santo. Volviendo al relato, a Rut se le dijo que como había estado trabajando duramente en el campo, tenía que lavarse.

En segundo lugar, Rut debía "ungirse". Después de la muerte de su primer marido, suponemos que Rut habrá utilizado vestidos de luto y no habrá hecho ningún esfuerzo por aparecer atractiva. Pero ahora Noemí era consciente de que alguien estaba interesado en Rut, y le dijo que se perfumase. Ahora, esto también se corresponde con nuestra experiencia cristiana. Cuando nos convertimos en hijos de Dios, somos como niños. Pero también se espera que crezcamos que alcancemos el desarrollo pleno en el cual podremos comprender la verdad divina. Y al creyente se le dice algo sobre la unción que él ha recibido. Los creyentes tenemos una unción del espíritu Santo. Y esto habla de la unción del Espíritu Santo. El apóstol Juan, el apóstol del amor, dijo en su primera carta, capítulo 2, versículo 20: "Vosotros tenéis la unción del Santo y conocéis todas las cosas". Es decir, que el Espíritu de Dios es el que puede enseñarnos toda la verdad y todos necesitamos recibir esa enseñanza del Espíritu de Dios. Esa es la única manera en que podamos entender lo que necesitamos saber hoy de la Palabra de Dios. Uno no puede acercarse a este libro, la Biblia, solamente con el intelecto humano y esperar comprenderlo. Con el intelecto humano podríamos entender los hechos y ciertas verdades intelectuales; pero solo el Espíritu de Dios nos puede enseñar las verdades espirituales. Si vamos a comprender la Palabra de Dios, estimado oyente, nuestros ojos necesitan ser ungidos por el Espíritu de Dios a fin de que veamos la verdad. El apóstol Pablo dijo en su primera carta a los Corintios capítulo 2, versículos 9 y 10: "Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido al corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios". Es preciso reconocer que cuando hemos experimentado el nuevo nacimiento espiritual, se nos ha dado una unción del Espíritu de Dios. Ello no quiere decir que uno prescinda del aprendizaje ni de los maestros humanos. Todos nos hemos beneficiado de todo lo que nos ha sido legado por devotos maestros del pasado, y de personas cualificadas y enseñadas por el Espíritu de Dios. Por supuesto que Dios ha dado maestros a la iglesia actual. Pero ni ellos, ni toda la riqueza didáctica del pasado pueden iluminarnos a menos que el Espíritu de Dios sea el maestro. Así pues, en cuanto a nuestro relato, hemos visto que el segundo paso que tendría que dar Rut era importante. Primero tenía que lavarse y después ungirse con perfume.

Bien, en tercer lugar, Noemí le dijo a Rut: "Ponte tu mejor vestido". En otras palabras, debía quitarse esa ropa de luto que llevaba y ponerse un vestido de fiesta. Noemí le dijo: "Rut ponte un vestido como los que te gustaba ponerte cuando tú y mi hijo salíais de noche para asistir a un evento social. Si Booz se ha enamorado de ti mientras has llevado aquella ropa de luto, mucho más le agradará verte con un traje bonito". Este es el tercer paso para el creyente. Cuando vinimos a Cristo y le aceptamos como Salvador, se nos dijo que Él se convertía en nuestra justicia. No sólo quitó nuestros pecados, no sólo nos regeneró convirtiéndonos en hijos de Dios, pero nos impartió, nos traspasó Su propia justicia, porque nosotros no tenemos ninguna justicia propia. En realidad, se puede hablar de un manto de justicia, con el cual el reviste a todos los que Él salva.

El apóstol Pablo habló en sus cartas sobre la justicia de Cristo. Él aclaró que es sólo mediante el creer en Cristo que uno recibe esta justicia. En su carta a los Filipenses capítulo 3, versículo 9, dijo: "...no teniendo mi propia justicia, que se basa en la ley, sino la que se adquiere por la fe de Cristo, la justicia que procede de Dios y se basa en la fe". Y en su carta a los Romanos capítulo 3, versículo 22, habló de "la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en Él, porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios". Cristo cubre como con un manto al pecador que cree en Él, de manera que Dios nos ve unidos a Cristo, y Su justicia se convierte en nuestra justicia.

Por último, la cuarta cosa que Noemí le aconsejó a Rut que hiciera, fue que se dirigiera a la era y le dijera a Booz que quería tenerle a él como su pariente- redentor.

Aquí pues estamos en la era. Una de las leyes extrañas de aquel entonces hacía necesario que Rut se declarara a Booz. Aunque era muy obvio que él estaba enamorado de ella, él se hallaba en una posición difícil. Ella era viuda. Ella debía pedirle que fuera su pariente-redentor. Por muchas semanas Booz había estado caminando por los campos con Rut. Se contuvo lo mejor que pudo, sin declararse a Rut porque sucedía que había otro pariente más próximo que Booz. Booz pues tenía que esperar hasta que Rut diera algún indicio de que ella misma quería que él fuese su pariente-redentor.

Noemí pues, instruyó a Rut que fuera a la era y que le dijera a Booz cuáles eran sus intenciones. Pero, Noemí le amonestó a que no dijera nada hasta que él terminara de comer y de beber. En otras palabras, no debía interrumpir su trabajo hasta que hubiera terminado el día. No debía interrumpir la celebración de acción de gracias a Dios por haberles dado una cosecha abundante. Noemí continuó hablando aquí en el versículo 4 y dijo:

"Cuando se acueste, fíjate en qué lugar se acuesta, ve, descubre sus pies, y acuéstate allí; él mismo te dirá lo que debas hacer."

Éste cuarto paso es muy importante. Es el paso que cada pecador debiera dar. Muchas personas han asistido a iglesias, e incluso habrán solicitado su membresía en alguna iglesia. Pero nunca han recibido al Señor Jesucristo como su Salvador. Figurativamente hablando, nunca han ido a la era, como Rut, para reclamarle como su Redentor. Estimado oyente, ¿le ha pedido usted alguna vez a Cristo que Él sea su Salvador? La fe, debe ser activa, y no una fe que se ejercita desde fuera, como un asentimiento de cabeza desde la distancia. Debe ser una fe activa que hace que el pecador reclame a Jesucristo como su Redentor. Se trata de un regalo. Como dijera San Pablo en Romanos 6:23, "El don de Dios es vida eterna en unión de Cristo Jesús, nuestro Señor".

Bajo la ley Mosaica, Rut no sólo tenía derecho a reclamar a Booz como su pariente-Redentor, sino que tenía que tomar la iniciativa de reclamarle como tal. El incidente que estaba teniendo lugar formaba parte de la cadena generacional que haría posible la venida de Jesucristo a esta tierra, naciendo en Belén, donde precisamente estaban ocurriendo estos eventos descritos en el libro de Rut. Por lo tanto y como hemos leído, Rut fue instruida por Noemí para tomar esa iniciativa.

Los hombres de aquel entonces se acostaban como radios de una rueda, alrededor de la era para proteger el grano de algún merodeador que pudiera tratar de robarse el grano durante la noche. Cada hombre se acostaba con su cabeza hacia el grano. Noemí pues le dijo a Rut que ella debía ir al lugar donde Booz se había acostado y acostarse a sus pies. Allí debía extender el borde del manto de Booz sobre ella, para que él supiera que ella buscaba refugio y protección. Ahora, esto era una manera simbólica y humilde de decirle a Booz que ella estaba dispuesta a aceptarle como su goel o sea, su pariente-redentor, para tomar el lugar de Mahlón su primer esposo. Rut actuó según la sugerencia de Noemí; fue una manera discreta y humilde de proceder. Y veremos que así lo interpretaría. Leamos ahora los versículos 4 al 6:

"Cuando se acueste, fíjate en qué lugar se acuesta, ve, descubre sus pies, y acuéstate allí; él mismo te dirá lo que debas hacer. Rut respondió: Haré todo lo que tú me mandes. Descendió, pues, al campo, e hizo todo lo que su suegra le había mandado."

Noemí no le estaba aconsejando a Rut que hiciese alguna cosa impropia. Por una parte, ella iba a reclamarle como redentor y por otra, la era o lugar donde se trillaba el grano de la cosecha, era un lugar público, donde los segadores se encontraban reunidos con sus familias. Noemí le dijo que una vez que hubiesen terminado el trabajo de la tarde y hubieran cenado, y tenido su tiempo de alabar a Dios en un servicio religioso, él, como los demás segadores se acostaría con su cabeza junto al grano y sus pies hacia fuera, formando como un círculo con sus compañeros. Le aconsejó que en ese momento, que ella se acostase junto a los pies de Booz y levantase su manto destapándole los pies. Luego, él le diría lo que ella tendría que hacer. Continuemos leyendo el relato en los versículos 7 y 8 de este capítulo 3 de Rut:

"Cuando Booz hubo comido y bebido, y su corazón estaba contento, se retiró a dormir a un lado del montón. Un rato más tarde vino ella calladamente, le descubrió los pies y se acostó. A la medianoche se estremeció aquel hombre, se dio vuelta, y descubrió que una mujer estaba acostada a sus pies."

Rut obedeció todo mandato e instrucción de Noemí. Y a la media noche, Booz debió sentir frío porque no estaba cubierto por su manto. Se sentó y descubrió que alguien estaba acostado a sus pies y al fijarse más detenidamente, descubrió que era una mujer. En la oscuridad, él le preguntó su identidad. Y la contestación de Rut fue notable. Leamos el versículo 9 de este capítulo 3 de Rut:

"Entonces dijo: ¿Quién eres? Ella respondió: Soy Rut, tu sierva; extiende el borde de tu capa sobre tu sierva, por cuanto eres pariente cercano."

Ésta fue una de las escenas más hermosas de la Palabra de Dios. Aquí estaba este hombre de guerra, hombre bueno y valiente, un hombre rico. Y también estaba aquí la bella mujer de Moab, quien se hallaba desvalida y muy pobre. Y ella le pidió que él fuera su pariente-redentor. Leamos el versículo 10:

"Dijo Booz: El Señor te bendiga, hija mía; tu segunda bondad ha sido mayor que la primera, pues no has ido en busca de algún joven, pobre o rico."

En lugar de actuar como permitía la ley de Moisés, llevando a Booz ante los jueces, llamando a los ancianos de la ciudad para obligarle a cumplir su deber como goel, es decir, como pariente-redentor, Rut callada y discretamente le dio una oportunidad para rechazar o aceptar esa función. No le habrían puesto en aprietos públicamente, ni le habrían obligado legalmente a hacer lo que no tenía en mente ni en su corazón para hacer. Pero, Noemí y Rut tenían todos los indicios como para creer que él sólo estaba esperando poder actuar como goel o sea como pariente-redentor, cuando se presentara la oportunidad. Y la respuesta de Booz así lo confirmó. En cuanto a nosotros, demos gracias a Dios que tenemos un Salvador y nuestra relación con Él es también una historia de amor. Porque Él se entregó a sí mismo a la muerte en la cruz para poder redimirnos. Continuemos leyendo ahora en el versículo 11, las palabras de Booz:

"Ahora, pues, no temas, hija mía; haré contigo como tú digas, pues toda la gente de mi pueblo sabe que eres mujer virtuosa."

Observemos la reputación de esta joven extranjera, que en circunstancias normales, habría sido una paria en Belén, porque la ley de Moisés no admitía la presencia de una Moabita. A ella se le había dicho que una Moabita a Amonita no podría entrar en la congregación del Señor. Su suegra Noemí ya le había advertido que no había posibilidades de que ella se casara y Rut había aceptado esa situación. Imagino que la gente del pueblo la habrá observado cuidadosamente cuando llegó por primera vez. Pero ya vemos la buena fama que logró alcanzar. Pero Booz continuó hablando. Leamos el versículo 12 de este capítulo 3 de Rut:

"Aunque es cierto que soy pariente cercano, hay un pariente más cercano que yo."

¿Cómo lo supo? Seguramente ya lo había investigado, porque en el mismo momento en que Rut le manifestó su deseo, estuvo listo para actuar. Pero al haber un pariente más cercano que él, se veía impedido para aceptar el pedido de Rut.

Incluso era posible que el otro pariente cercano fuera un hombre más rico que Booz y éste habrá pensado en la posibilidad de que Rut prefiriese ser redimida por ese otro pariente. Así que seguramente habrá esperado con ansiedad el momento en que Rut se dirigiese a él pidiéndole que la redimiese. Y así quedaron planteadas las cosas. Creemos que el otro pariente habrá sido un hermano de Elimelec, un tío del primer marido de Rut, mientras que Booz era probablemente un primo de su primer marido. Por ello, después de mostrarse dispuesto a redimirla, le dijo que habría que contar con la opinión del otro pariente más cercano que él mismo. Leamos el resto de su declaración en el versículo 13:

"Pasa aquí la noche, y cuando sea de día, si él te redime, bien, que te redima; pero si no quiere redimirte, yo te redimiré. El Señor es testigo. Descansa, pues, hasta la mañana."

En otras palabras, Booz no estaba seguro de lo que haría si el otro hombre quería actuar como pariente-redentor. Pero tenía un plan a seguir, según el cual esperaba prevalecer sobre el otro pariente cercano. Observemos como enfatizó la expresión "redimir", que proviene del término hebreo "goel", que equivale a pariente-redentor. Booz le pidió a Rut que se quedase allí por la noche y no regresase a Belén debido a la oscuridad. En el período de los jueces la gente no viajaba por los caminos principales porque estos no eran seguros. Continuemos leyendo el versículo 14 de este capítulo 3 de Rut:

"Después que durmió a sus pies hasta la mañana, se levantó Rut antes que los hombres pudieran reconocerse unos a otros; porque Booz había dicho: Que no se sepa que una mujer ha venido al campo."

Vemos que Booz no quiso que el otro pariente se enterase de lo sucedido, porque si ese otro pariente tenía alguna idea de reclamar a Rut como esposa, el conocimiento de este encuentro podría descalificar a Booz inmediatamente. Por ello, quiso llevar este caso con discreción. Dicen los versículos 15 y 16:

"Después él le pidió: Quítate el manto con que te cubres y sujétalo bien. Mientras ella lo sujetaba, midió Booz más de cuarenta kilos de cebada y se las puso encima. Entonces ella se fue a la ciudad. Cuando llegó a casa de su suegra, ésta le preguntó: ¿Qué hay, hija mía? Rut le contó todo cuanto le había ocurrido con aquel hombre"

Quizás Rut había sido reacia a tomar la iniciativa por las pocas expectativas que había tenido al llegar como extranjera a esa tierra. Quizás Noemí tuvo que insistirle y asegurarle que se daba cuenta que él la amaba y querría casarse con ella. Es comprensible que la esperara ansiosamente, para comprobar cómo le había ido. Leamos la respuesta de Rut en los versículos 17 y 18 de este capítulo 3 de este libro de Rut:

"y añadió: Me dio estas seis medidas de cebada, y me dijo: Para que no vuelvas a la casa de tu suegra con las manos vacías. Entonces Noemí dijo: Espérate, hija mía, hasta que sepas cómo se resuelve esto; porque aquel hombre no descansará hasta que concluya el asunto hoy."

Rut tendría que limitarse a esperar a que Booz actuase, porque la redención estaría a cargo de él. Estimado oyente, trasladando esta historia a su aplicación espiritual para nuestro tiempo, diremos que es maravilloso tener un Salvador en quien usted puede esperar y descansar, sabiendo que Él es su Redentor. Él ha llevado a cabo toda la obra de la redención. Usted y yo hemos sido invitados a entrar en este descanso, en este reposo de la redención, sabiendo que la redención ya ha sido lograda. Recordemos que en el Evangelio de Juan 17:4, en su gran oración sacerdotal, Jesús le dijo a Su Padre: "He acabado la obra que me diste que hiciera". Ahora, esa obra era la obra de la redención en la cruz. Cuando Él estaba colgado en aquella cruz, recordemos que pronunció, justo antes de morir, aquella gran declaración que podemos leer en Juan 19:30: "Consumado es" o, dicho en otras palabras "Todo está cumplido" En aquel momento su redención, estimado oyente, y la mía fueron consumadas. Jesús pagó el castigo por su pecado y el mío, hasta tal punto que ni usted, ni yo, ni nadie, puede añadir nada, ni necesita hacerlo, para conseguir esa salvación. Él ya lo ha hecho todo.


Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados - Condiciones de uso

Radio cristiana
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Estudios en video

Prédicas cristianas: Resurrección de Lázaro (Juan 11:38-44)
Prédicas cristianas: Resurrección de Lázaro (Juan 11:38-44)

Libros electrónicos

Comentario bíblico de 2 Timoteo
Comentario bíblico de 2 Timoteo
Descarga gratuita