Estudio bíblico de Cantares 1:4-8

Cantar de los Cantares 1:4-8

En nuestro programa anterior, estimado oyente, llegamos hasta el versículo 4, del capítulo 1, de este Libro de Cantar de los Cantares. Este versículo es la expresión de alguien que le ama profundamente, y que desea tener una relación íntima de comunión y compañerismo con El. Pero también dijimos que somos conscientes de que no podemos alcanzar ese estado, no podemos lograr esa posición porque es demasiado elevada para nosotros. Y es desde esa posición que clamamos, como dice este versículo, Llévame en pos de ti.

La idea no es que pedimos ser atraídos por El porque seamos perezosos o indiferentes, sino que el pensamiento es que somos impotentes. Tenemos el deseo, es decir, que el espíritu está dispuesto, pero el problema es que el cuerpo es débil. Queremos correr en pos de El, pero el tendrá que fortalecer nuestras piernas para que podamos hacerlo así. El tendrá que darnos la capacidad, la capacidad divina, es decir, el poder. El tiene que atraernos. De esa manera podremos correr en pos de El.

El versículo 4 contiene otro elemento importante del esposo, que son

Sus habitaciones

Así que cuando clamamos Llévame en pos de ti El responde. Y el resultado es la siguiente experiencia, como expresa el resto de este versículo 4: El rey me ha llevado a sus habitaciones. La habitación es el secreto de Su presencia. Su pabellón, como el Lugar Santísimo que se encontraba en el santuario del Antiguo Testamento. Es el lugar secreto alejado de la multitud. Es el lugar situado en la hendidura, en la grieta de la roca, que El ha preparado para nosotros, en el cual puede cubrirnos, protegernos con Su mano, y estar en contacto con nosotros. Esta actitud se ve en la invitación de Cristo registrada en Apocalipsis 3:20, que dice lo siguiente. Yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él y él conmigo. ¡Qué gran privilegio es disfrutar de una relación de comunión y compañerismo con El!

Y sin embargo, nosotros nos apartamos y tenemos que clamar con Isaías en 6:5: ¡Ay de mí que soy muerto!, porque siendo hombre inmundo de labios y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Señor de los Ejércitos". Pero, aquí en el Cantar de los Cantares dice "el Rey me ha llevado a sus habitaciones". Él es quien ha provisto esa redención. Y como relata el pasaje que acabamos de citar de Isaías 6, Él es quien tomó uno de esos carbones encendidos que estaban en el altar, y tocó con él mis labios. Es Él quien realizó el sacrificio supremo. Y por medio de la muerte en la cruz, habiéndole aceptado como nuestro Salvador y Señor, somos hijos de Dios y tenemos acceso a Su presencia, a sus habitaciones, a su morada eterna, que es también la nuestra.

Y entonces, como dice el texto del versículo 4, bien pudo el coro entonar estas palabras: Nos gozaremos y alegraremos contigo. Creemos que los cristianos necesitamos experimentar más alegría en nuestra vida. El Señor Jesús dijo en el Evangelio de Juan 10:10, 10yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Y el mismo apóstol Juan escribió en su primera carta 1:4, Estas cosas os escribimos para que vuestra alegría sea completa. El Señor quiere que vivamos y disfrutemos de la vida en toda su plenitud.

Permítanos hacerle una pregunta, estimado oyente: ¿Cómo lo está pasando? ¿Está usted viviendo, disfrutando de la vida como hijo de Dios? ¿Está usted sintiendo la alegría que corresponde a su posición ante Dios, unido a Cristo? ¿Está usted cerca de Él en este momento de su vida? A veces nos preocupamos de nuestras relaciones con otras personas, o sobre la aceptación que podemos tener ante los demás. Dejemos todas estas cosas superfluas a un lado y preocupémonos de nuestra relación con el Señor. Recordemos nuevamente las palabras que hemos leído en el versículo 4: nos gozaremos y alegraremos contigo, nos acordaremos de tus amores más que del vino. ¡Con razón te aman!

Amigo oyente, me imagino que hoy en cualquier lugar donde usted se encuentre, probablemente habrá, literalmente hablando, millones de personas que sentirán la necesidad de recurrir a la bebida o a las drogas. El auge del alcoholismo es innegable. ¿Por qué? Bueno, si yo estuviera en la condición que ellos se encuentran, quizás sentiría lo mismo. Necesitan algo estimulante para enfrentarse a la vida. Otros lo necesitan para hacer frente a las presiones de su trabajo o su vida profesional. Y muchas personas lo hacen para enfrentarse a la soledad o al aburrimiento. La vida es demasiado para ellos. La vida les parece demasiado complicada. Estimado oyente, si usted es un hijo de Dios, usted siempre puede recordar que Cristo le ama. Porque el amor de Dios es derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado. Y Él quiere que ese amor sea algo real y verdadero en nosotros. Él quiere manifestar Su amor en usted, y es mucho mejor que dejarse esclavizar por la bebida u otros estimulantes. Recordemos el pasaje que ya hemos citado, en el que Pablo les dijo a los Efesios, en 5:18, que no se embriagaran, sino que fueran llenos del Espíritu Santo.

Y si continuamos leyendo en Efesios 5, veremos que el versículo siguiente, el 19, dice: hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones. Nos agrada comprobar que el apóstol Pablo dijo "hablando" y no "cantando", porque muchos no pueden cantar, pero sí pueden expresar la letra de salmos, canciones y demás alabanzas al Señor. Así que hemos leído en este versículo 4 del capítulo 1 del Cantar de los Cantares una verdadera expresión de alegría: Nos gozaremos y alegraremos contigo, nos acordaremos de tus amores más que del vino.

Y el citado versículo 4 finaliza diciendo: ¡Con razón te aman! ¿A quienes se estaba refiriendo aquí el poeta? A aquellos que le pertenecen. Son los que le han dicho: "llévame contigo". Él los levantó, los puso en pie y ellos han de correr la carrera de la vida con la mirada puesta en Jesús, el autor y consumador de su fe.

La vida cristiana es un asunto de amor, una aventura de amor. Nosotros le amamos a Él porque Él nos amó primero. Nos amó hasta el punto de entregarse por nosotros. Ahora Él dice: "Yo quiero vuestro amor". Y esto sella la relación. Si usted no le ama, no finja ante los demás lo que no existe. Sea sincero, porque la vida carece de significado si usted no le ama.

Ahora escuchemos la respuesta de amor del creyente, tal como la encontramos en el Salmo 63:1, que dice: ¡Dios, Dios mío eres tú! ¡De madrugada de buscaré! Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela en tierra seca y árida donde no hay aguas. Estimado oyente, ¿tiene usted sed de Dios? Recuerde que en Juan 7:37 el Señor dijo: "Si alguno tiene sed, venga a mí y beba".

Ahora, el versículo 2 de este Salmo 63, dice: para ver tu poder y tu gloria, así como te he mirado en el santuario. Este es el lugar secreto donde la esposa disfruta de la comunión del esposo.

Y ya hemos entrado en esa habitación, de la cual se habla en Cantar de los Cantares. Y el Salmo 63, en los versículos 3 al 5 dice entonces: Porque mejor es tu misericordia que la vida, mis labios te alabarán. Así te bendeciré en mi vida; en tu nombre alzaré mis manos. Como de médula y de grosura será saciada mi alma, y con labios de júbilo de alabará mi boca. Realmente, esta es toda una invitación para que nuestra boca esté más ocupada en alabar el nombre de Jesús.

Y después el Salmo 63:7 dice; porque has sido mi socorro y así en la sombra de tus alas me regocijaré. Y estas alas nos recuerdan las alas de los querubines que cubrían la tapa del arca (o propiciatorio) en el tabernáculo o tienda de reunión en el desierto. Recordemos también que el Señor Jesús, en Mateo 23:37, dijo que El quiso reunir al pueblo de Jerusalén bajo sus alas, así como una gallina protege a sus polluelos. Esto nos presenta una figura de Su amor y de Su gran deseo de proteger a los indefensos de todo daño.

Y el Salmo 63:8-11 dice finalmente: Esta mi alma apegada a ti; tu diestra me ha sostenido. Pero los que para destrucción buscaron mi alma caerán en los sitios bajos de la tierra. Los destruirán a filo de espada; serán presa de los chacales, Pero el rey se alegrará en Dios; será alabado cualquiera que jura por él, porque la boca de los que hablan mentira será cerrada. En todas estas citas Bíblicas del Salmo 63 encontramos una hermosa figura de la devoción del creyente hacia Cristo.

Bien, volvamos ahora a este hermoso pasaje que tenemos aquí en el Cantar de los Cantares. Leamos los versículos 5 y 6, que nos hablan de

La joven esclava bronceada por el sol

"Morena soy, hijas de Jerusalén, pero hermosa como las tiendas de Cedar, como las cortinas de Salomón. No reparéis en que soy morena, pues el sol me miró. Los hijos de mi madre se enojaron contra mí; me pusieron a cuidar las viñas, mas mi viña, que era mía, no guardé"

Aquí estaba hablando la esposa. Se nos dice que las tiendas de Cedar se construían de la piel de ovejas negras y de cabras negras. Aún en el día de hoy se puede observar en aquella zona que los nómadas utilizan tiendas de color negro.

Cuando la esposa dijo que era morena, no se estaba refiriendo a su raza. Ella era una joven judía de la zona de Sunem. Ella misma explicó el motivo del color de su piel. Los miembros de su familia eran agricultores arrendatarios de una de las viñas que pertenecían al rey Salomón, y trabajaban a la intemperie. Vemos que dijo soy morena porque el sol me miró. El sol había bronceado su piel y era una mujer hermosa. El color de la piel es hermoso, cualquiera que sea, cuando el corazón de la persona está en la debida relación con Dios. El pigmento de la piel no tiene ninguna importancia. Lo realmente importante es la condición del corazón.

Se nos dice que la piel nuestra puede absorber todos los rayos del sol con la excepción de los rayos ultravioleta, y estos son los rayos que queman nuestra piel. A veces esos rayos pueden pasar a través de las nubes y nosotros nos quemamos aunque no seamos conscientes de ello. Así que los rayos ultravioletas pueden quemar y pueden causar el cáncer. Las personas que sufren de cáncer tienen que tener mucho cuidado al exponerse al sol, y los médicos tienen que advertirles a sus pacientes que no pasen mucho tiempo debajo del sol y que se cubran la cabeza y la piel, incluso en los días nublados.

Pues, bien, hay muchas personas que piensan que exponerse a entrar a la luz de la santa presencia de Dios sin cubrirse, sin una protección. Bueno, la verdad es que usted y yo no podemos entrar a la presencia santa de Dios sin la cobertura o protección de la justicia de Cristo. Esa es nuestra protección. La protección es otro de los significados derivados de estar cubiertos por Sus alas, como acabamos de leer en el Salmo 63. Usted y yo necesitamos estar vestidos con la justicia de Cristo para entrar en la presencia de Dios.

Regresemos a la joven de nuestra historia, cuya piel se había oscurecido por los rayos del sol. Ella había estado trabajando a la intemperie porque sus hermanos estaban enfadados con ella, y en consecuencia la enviaron a trabajar a las viñas. Entonces ella dijo: más mi viña, que era mía, no guardé. Este fue el retrato de la esposa pintado por ella misma. Ella tenía una belleza natural, no tenía nada elogiable, que se pudiera decir a su favor, porque no había podido cuidarse a sí misma. No había podido ir a algún salón de belleza. No había podido arreglar su cabello, ni hacerse un tratamiento facial. No había podido hacer nada para resaltar su belleza. Ese aspecto había sido descuidado porque había sido obligada a trabajar tan duramente.

La humanidad no es hermosa ante la presencia de Dios. A veces tenemos la tendencia a pensar Dios está interesado en nosotros es porque somos personas buenas y atractivas. Y no es así. Nosotros no somos nada agradable de contemplar. Estamos como quemados por el sol. En la condición en que nos encontramos, no resultamos atractivos para El. Pero El dijo que va a convertirnos en su esposa, en una esposa atractiva. Esta es la hermosa imagen que presenta Efesios 5, donde el ejemplo dado a los maridos es el amor de Cristo por la iglesia. Allí, en los versículos 25-27 el apóstol Pablo dijo: Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviera mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa y sin mancha. Como podemos ver, Cristo nos está llevando al salón de belleza. , ¿Por qué? Bueno, para poder santificarla y limpiarla por medio del lavado de la Palabra de Dios. Él va a llevarnos, por así decirlo, al salón de belleza. El va a convertirnos en una iglesia radiante, sin mancha ni arruga ni ninguna otra imperfección, santa e intachable.

Pero la historia continúa. La joven Sulamita habló del pastor que acababa de conocer. Leamos el versículo 7, en el cual ella piensa en

Los pastos del rebaño de su amado

"Dime tú, amado de mi alma, dónde apacientas tu rebaño, dónde descansas al mediodía; pues ¿por qué he de andar como errante junto a los rebaños de tus compañeros?"

El parecía ser un pastor peculiar, en el sentido en que no tenía ovejas que ella pudiera ver. Así que ella le preguntó acerca de sus ovejas. El pastor pareció mostrarse evasivo. Ahora miremos debajo de la superficie y veamos algo hermoso.

El Señor dijo en Juan 10:14 y 16: 14»Yo soy el buen pastor y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, 16Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; a esas también debo atraer y oirán mi voz, y habrá un rebaño y un pastor. Todos tenemos cierta tendencia, como la joven Sulamita con el pastor, a preguntar por "las otras ovejas", por los paganos. ¿Están perdidos? Queremos entender la doctrina de la elección. Queremos saber si cierta persona es salva y si otra no lo es. Tendemos a juzgar a los que se encuentran a nuestro alrededor. En vez de cuestionar la posición de otros en Cristo, necesitamos asegurarnos que somos Sus ovejas. Esa debe ser nuestra preocupación directa.

Continuando con el relato, el pastor le respondió. Leamos el versículo 8 de este primer capítulo del Cantar de los Cantares:

"Si no lo sabes, hermosa entre las mujeres, sigue las huellas del rebaño, y apacienta tus cabritas junto a las cabañas de los pastores."

Y ante nuestras preguntas, ésta sería la respuesta del Señor para nosotros. Apacienta tus cabritas. Las ovejas más jóvenes necesitaban ser alimentadas. Y todos nosotros, estimado oyente, entramos en esta categoría. Como dijo el apóstol Pedro en su primera carta 2:2, desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación.

El versículo 8 se completa diciendo: y apacienta tus cabritas junto a las cabañas de los pastores. Los creyentes necesitan alimentarse junto a las cabañas de los pastores, porque ese es el lugar donde la hierba estaría más verde. Por supuesto que nuestro alimento es la Palabra de Dios. No podemos alimentar a otros y hablarles de la alegría que produce esa Palabra, a menos que experimentemos esa alegría nosotros mismos. Pero una vez que nos hemos alimentado de ella, necesitamos hacerla llegar a otros. La esposa de Cristo, que ha de ser presentada al Señor en el futuro, debe difundir hoy la Palabra de Dios. En conjunto, como cuerpo de creyentes, estamos descuidando esa misión.

Destacamos la frase del versículo 8, aparentemente cantadas por el coro: si no lo sabes, hermosa entre las mujeres. Y esto nos recuerda que hay muchos asuntos para los cuales no tenemos una respuesta. Un buen consejo es no permitir que lo que no sabemos altere o sea un obstáculo para lo que sabemos. ¿Sabe usted que Cristo murió por sus pecados? ¿Sabe usted si está confiando en El? ¿Está usted descansando en El? Usted puede decir, como el patriarca Job en 19:25, Yo se que mi Redentor vive. Usted puede decir, Yo se a quien he creído. San Pablo pudo decirlo en 2 Timoteo 1:12. El apóstol pudo expresar así su fe, pero en ninguna parte encontramos que Pablo supo todo acerca de la doctrina de la elección. Así que no permitamos que lo que no sabemos constituya un obstáculo para aquellas grandes verdades de la fe que sí sabemos. Eso es lo que el pastor de nuestro relato en el Cantar de los Cantares le estaba diciendo a la joven. Le dijo que no necesitaba saber acerca de todas las demás ovejas. Ella solo tenía que alimentar a sus cabritos. Así que no debemos preocuparnos por todo aquello que ignoramos. Simplemente asegurémonos de difundir el alimento de la Palabra de Dios a aquellos que la necesitan. Esa es nuestra responsabilidad.

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Estudios relacionados

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Prédicas cristianas: El evangelio de Jesucristo Hijo de Dios
Prédicas cristianas: El evangelio de Jesucristo Hijo de Dios