Estudio bíblico de 2 Juan 1:6-8

2 Juan 6-8

Continuamos hoy, amigo oyente, recorriendo esta breve epístola, la Segunda carta del Apóstol Juan. Y comenzaremos nuestro estudio en el versículo 6. Debemos recordarle algo nuevamente, que es de suma importancia y que debemos mantener siempre ante nosotros al estudiar esta epístola. La polaridad de la fe cristiana y de la vida cristiana, es la verdad y el amor. Es cierto que para el creyente es la fe, la esperanza y el amor. Pero, la polaridad objetiva de la fe cristiana es la verdad y el amor.

En su primera epístola, Juan enfatizó el amor, pero él también dijo que ese amor es para los hermanos, para los creyentes, para aquellos que están en Cristo. Él dice: Hijitos, amaos los unos a los otros. Y él se está refiriendo a los creyentes. Hay algunos que piensan que debemos diluir las Escrituras y la fe cristiana hoy, y decir que uno debe amar a todo el mundo. No podemos comprender esto muy bien, porque sabemos que cuando uno dice algo así, uno no ama en realidad a todo el mundo. Eso es algo imposible de hacer. Hay demasiadas personas en este mundo que, bueno, son difíciles de amar, muchos de nosotros somos así. Y como resultado, no somos amables.

Como dijimos en nuestro programa anterior, Dios ama al mundo. Él nos ama a todos nosotros. Nosotros no somos dignos de ser amados, pero Dios nos ama. Lo importante es que Él dijo que usted y yo debíamos llevar el evangelio a esta gente. Así es como usted y yo podemos demostrar nuestro interés y nuestro amor; llevando el evangelio a esta gente. Dios los ama. Nosotros pensamos que a veces nos sentiremos en nuestros corazones lo que sucedió en el corazón de Jonás: que se irá desarrollando un amor por aquellos que escuchan el mensaje de la salvación; pero lo importante es ver que Dios es amor. Ese es Su atributo. Y Su amor ha provisto un Salvador para nosotros. Es importante mantener siempre esa verdad en nuestra mente.

Ahora, la verdad es muy importante también. Usted no puede poner el amor por encima de la verdad, porque cuando usted así lo hace, entonces sacrifica la verdad. Y Juan enfatizó esta idea.

Ahora, al comenzar el versículo 6, él dijo:

"Y este es el amor: que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento: que andéis en amor, como vosotros habéis oído desde el principio."

¿Qué es el amor? Es vivir cumpliendo Sus mandamientos. El Señor dijo: si me amáis, guardad mis mandamientos. El versículo 6 fue otra forma de decir lo mismo. Los mandamientos del Señor son más que los Diez Mandamientos. Los Diez Mandamientos son básicos para los gobiernos de los pueblos y para la civilización, pero el cristiano ha sido llamado a vivir en un nivel más elevado, en el cual ha de producir en su vida, por el Espíritu Santo - y este es el fruto del Espíritu--- amor, gozo, paz, paciencia, etc. Si estas virtudes están en nosotros y permanecen en nosotros, quiere decir que usted y yo estamos cumpliendo Sus mandamientos. Si esas virtudes no están en nosotros, no estamos obedeciendo Sus mandamientos.

Y el amor siempre se expresa por medio de acciones de ayuda a otras personas, Nadie puede decir que ame a alguien a menos que tenga una genuina preocupación que le impulse a ayudar a quien lo necesite, y especialmente una preocupación por su bienestar espiritual.

Bueno, aquí se nos dice que pongamos en práctica sus mandamientos. Este pedido llega directamente a nuestra vida práctica diaria. Es la salvación expresada caminando por las aceras de nuestras calles, donde vivimos la vida diaria y de relación. Recordemos que hombres como los apóstoles Juan y Pablo estaban escribiendo a personas que vivían en el mundo Romano. En los días de Pablo el emperador era el sangriento y cruel Nerón. Juan llegó a ver a un emperador tras otro asumir el poder y perseguir a los cristianos. Comenzando con el emperador Tito, la persecución fue especialmente severa y dura. El mundo romano era brutal y cruel, pagano hasta la médula. Y sin embargo había hombres y mujeres caminando por los caminos romanos, viviendo en ciudades paganas que estaban poniendo en práctica los mandamientos divinos. Estaban traduciendo el evangelio a la vida diaria. Esta es la actitud que urgentemente necesitamos en nuestro tiempo.

El versículo 6 finaliza diciendo Este es el mandamiento: que andéis en amor, como vosotros habéis oído desde el principio. En otras palabras, este mandamiento no era para guardarlo en un lugar secreto, ni expuesto en una estantería. Lo habían oído desde el principio, y había sido enseñado por el Señor mismo. Por lo tanto debían ocuparse en llevarlo a la práctica y vivir de acuerdo con esta enseñanza, expresando amor a aquellos que estaban dentro y fuera de su círculo. Y ahora llegamos a un párrafo que hemos titulado

El amor es una expresión de la doctrina de Cristo

Aquí surge ante nosotros el otro extremo de la polarización: el amor está en un lado, y la verdad se encuentra en el otro lado. Y el apóstol Juan pronunció su advertencia. Leamos el versículo 7 de esta epístola:

"Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en cuerpo humano. Quien esto hace es el engañador y el anticristo."

Aquí debería traducirse un anticristo. En su primera epístola, Juan dijo que ya había muchos anticristos, y que estaba el espíritu del Anticristo, ¿Cómo identificamos el espíritu del anticristo? Estamos repitiendo aquí lo que hemos dicho anteriormente, pero este es un tema tan importante que es necesario recordarlo siempre, y tiene relación con la persona del Señor Jesucristo. Dijo aquí Juan que un anticristo era el Que no confiesa que Jesucristo ha venido en cuerpo humano. El espíritu del Anticristo consiste en negar la deidad de Cristo, es negar tanto aquello que se ha dicho de Él, como todo aquello que Él ha dicho. Así también como todo lo que Él hizo por nosotros en la redención, muriendo en la cruz, siendo resucitando corporalmente de entre los muertos. Ese es el anticristo; este es el espíritu del Anticristo.

El profesor McGee, autor de estos estudios, cree que el espíritu del Anticristo, en su momento, será dirigido no por un solo hombre, sino por dos, que quedaron descritos en el libro de Apocalipsis 13. Uno de ellos será un gran líder político, un gobernante, un enemigo de Cristo - él estará en contra de Cristo. El otro será un líder religioso, que imitará a Cristo y que conseguirá que el mundo adore a la "primera bestia", es decir, que adore al líder político. Eso ocurrirá en el futuro y todo lo que está sucediendo en nuestro tiempo está preparando el camino para la llegada de este último; hasta el punto de que cuando el gobernante político y el dirigente religioso finalmente aparezcan, el mundo estará dispuesto para recibirlos. Y el Profesor McGee cree que el mundo está casi preparado para llegada de ellos en estos días en que estamos viviendo. En primer lugar, el gobernante político prometerá paz para el mundo, durante 3 años y medio, y en ese período de tiempo lo logrará, pero esta paz no será permanente o definitiva. Irá creando un estado de cosas que culminará en una gran catástrofe que será introducida por la guerra de Armagedón, que durará aproximadamente 3 años y medio, hasta la venida de Cristo a la tierra para establecer Su reino.

En aquel tiempo habrá una religión, por cierto que, incluso en estos tiempos, parecemos estar yendo en esa dirección. Será una religión mundial en la que todos compartirán su forma de pensar. Será una religión vacía de creencias; los que la acepten no tendrán nada que los mantenga unidos. En el día de hoy se habla mucho librarnos de todo aquello que nos separe. Por ello se creará una religión cuyos adeptos que, al no creer en nada, no se dirigen hacia ninguna dirección en particular, es decir, que no van a ninguna parte, y por lo tanto pueden unirse. Esta será la obra del engañador que finalmente surgirá en la historia, en los últimos tiempos; por ello se habla de uno que dirigirá la religión y otro, la política de este mundo. Este será, pues, el Anticristo que vendrá.

Por ello el versículo 7 dice: Muchos engañadores han salido por el mundo. El Gnosticismo estaba creando perturbación en los días del apóstol Juan. A cualquier lugar donde haya llegado el Evangelio, los cultos y sectas siempre lo han seguido. Esas sectas siempre llegan siguen a la predicación del Evangelio - nunca llegan antes. Así que, en aquel tiempo se habían introducido en la zona, la que fue conocida por la secta Gnóstica, que realmente estaba dividida en muchos grupos. Había uno de esos grupos que formaba una secta conocida como los gnósticos de Cerintios. Ellos seguían a un maestro de Éfeso que se llamaba Cerintius. Cuenta una tradición que Juan, que era Pastor de la iglesia en Éfeso, fue a los baños públicos que había en aquella época, y que allí se encontraba Cerinto que también estaba tomando un baño, y que cuando Juan vio que él estaba allí, salió del agua, tomó sus ropas, se vistió rápidamente, y salió de ese lugar, porque no quería tener nada que ver con aquel hereje. Bueno, ésta es una tradición que puede ser cierta o no, pero con seguridad expresa el punto de vista de Juan en esta epístola que estamos estudiando. Aquellas sectas de Gnósticos se parecen a diversos cultos que se han organizado en la actualidad, en el sentido en que enseñan que Jesús y Cristo eran dos entidades diferentes. Los gnósticos de Cerinto eran parecidos a algunas sectas que existen en el presente. Ellos enseñaban que Jesús y Cristo eran dos entidades completamente diferentes. Y que lo divino descendió sobre Jesús en Su bautismo, pero que le dejó cuando Él murió en la cruz. Estaba también otra filosofía gnóstica docética, cuyos adeptos negaban la realidad del cuerpo físico de Cristo. Ellos dijeron que los apóstoles pensaban que veían a Jesús, pero que de hecho, El no era una persona real. Según ellos, El era simplemente una aparición. Hay algunas sectas que han adoptado también esta herejía. Fue por esa razón que Juan dijo en su primera epístola, recordando a Jesús, en el capítulo 1:1, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y palparon nuestras manos. Los apóstoles sabían de que estaban hablando, y que Jesús era un hombre real.

En aquel momento había algunas sectas judías, y cuando surgió el cristianismo, ellas adoptaron muchas de las enseñanzas de la fe cristiana. Había un grupo de Esenios en Qumran, donde se encontrarían los rollos del Mar Muerto. Y en Masada, que cayó en el año 73 de nuestra era, 3 años después de la caída de Jerusalén, había alrededor de 967 celotes, que también habían escogido algunas de las enseñanzas de Cristo. Ambos grupos habían tergiversado, distorsionado o pervertido concepciones de la persona de Cristo.

Y lo que Juan estaba diciendo aquí era de suma importancia, porque a través de los tiempos se han difundido ideas falsas sobre la persona de Cristo. Los grupos que sostienen esos puntos de vista no son difíciles de identificar. Solo basta comparar esas creencias y enseñanzas con la persona de Cristo y Sus enseñanzas con las de las Sagradas Escrituras.

Ahora, esto no quiere decir que una persona no pueda tener un punto de vista un poco diferente al suyo, por ejemplo en el tema de la elección. Este tema ha sido debatido por siglos. Juan Wesley lo enseñó desde cierto punto de vista, mientras que Juan Calvino lo enseñó desde otro punto de vista. Pero ambos creían en la deidad de Cristo; y cuando uno cree en la deidad de Cristo, amigo oyente, ello indica que también cree en el nacimiento de Cristo de una virgen, la virgen María. Y significa que esa persona cree en el registro histórico que tenemos en la Biblia, y que también cree en la doctrina de los apóstoles, que ellos enseñaron en sus epístolas. Así que los teólogos citados tenían una diferencia de opinión sobre la doctrina de la elección, pero ninguno de ellos era un falso maestro porque ambos estaban de acuerdo en las doctrinas básicas de la fe cristiana.

Permítanos ilustrar esto con otro ejemplo. El profesor McGee inició sus estudios teológicos en un seminario que, en profecía, había adoptado la postura amilenarista, totalmente contraria a un milenio literal en el cual Cristo reinaría sobre la tierra. Posteriormente, continuó sus estudios superiores en un seminario que había adoptado la posición premilenarista, que es favorable a ese reino literal. Hablando de su primera etapa de estudios, el profesor McGee recordó siempre a un profesor del primer seminario, el amilenarista, y aunque no compartía la posición del citado profesor, reconoció que le encantaba escuchar la elocuencia con que aquel hombre exaltaba la persona de Cristo, y como defendía su nacimiento virginal, la redención por Su sangre y la resurrección corporal en una forma que jamás había escuchado antes. Su claridad había llegado a emocionarle. Por supuesto que aquel profesor se oponía al premilenarismo, posición del profesor McGee. Pero ambos se hicieron buenos amigos y sus diferencias nunca llegaron a perturbar su amistad. Por su parte, McGee lo consideraba equivocado, pero ambos disfrutaban de largas conversaciones compartiendo aquello que les unía en Cristo y el respeto a la autoridad de las Sagradas Escrituras. Ellos consideraban a sus divergencias teológicas como elementos secundarios y pensaban que al llegar al cielo, estarían completamente de acuerdo, porque cada uno de ellos tendría que modificar un poco su posición en los aspectos secundarios de la fe. Y los consideraban factores secundarios porque los comparaban con las verdades fundamentales sobre la persona de Cristo.

Ahora, Juan dijo que la forma en que íbamos distinguir a alguien que fuera hijo de Dios de una persona que no lo fuera era observando. El que no practicara la justicia ni amara a su hermano, no pertenecía a Dios. El amor y la justicia eran y son dos manifestaciones de un hijo de Dios. Por ello debíamos conocer a aquellos que negaban la deidad de Cristo. Juan decía que aquel que negaba la deidad de Cristo, no era cristiano. Podría ser una persona religiosa, pero no cristiana. Después de todo, "cristiano" significa seguidor de Cristo, o sea, alguien que cree en El. Nadie puede ser un seguidor de Cristo menos que crea en el nacimiento virginal, en su Deidad, en su vida milagrosa, en Su obra de redención en la cruz, y en su resurrección de entre los muertos. Y continuó diciendo el apóstol en el versículo 8:

"Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis la recompensa completa."

Usted no pierde su salvación cuando tiene comunión o compañerismo con personas equivocadas y esto tiene que quedar bien aclarado. Pero usted se coloca en una posición peligrosa desde el punto de vista espiritual. Ello significa que en el momento en que usted y yo nos identificamos con alguien de una secta o culto falso en el sentido de sentirnos cómodos en un contexto en el que se niega la deidad de Cristo, sería como someter a nuestra fidelidad a presiones extrañas que podrían desviarnos de la fe. No creemos que haya recompensa para un cristiano que se coloque en esa posición límite.

Cada creyente debería sentir una gran motivación para ser fiel a Cristo, viviendo la expectativa de aquel día en que le escuche decir a su Salvador y Señor; Está bien, buen siervo:...has sido fiel (Lucas 19:17). Al final de su vida, el apóstol Pablo pudo decir lo que leemos en 2 Timoteo 4:7 y 8: 7He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8Por lo demás, me está reservada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no solo a mí, sino también a todos los que aman su venida. Durante su vida, no estuvo completamente seguro de ello, porque en una ocasión dijo que no quería ser desaprobado cuando llegara a la presencia de Cristo. Por lo tanto, nos incumbe a nosotros no ser engañados ni convencidos por el error.

Amigo oyente, el tiempo nos obliga a concluir nuestro estudio de hoy en este punto. Le agradecemos la atención con que nos ha escuchado y le invitamos cordialmente a acompañarnos en nuestro próximo programa, en el cual finalizaremos nuestro estudio de esta segunda epístola del apóstol Juan. Le sugerimos que lea por sí mismo y anticipándose al programa, hasta el versículo 13, o sea, hasta el final del único capítulo de esta carta y, si es posible, vuelve a repasar los versículos ya leídos, para estar más familiarizado con esta breve epístola que expone algunos de los puntos esenciales de la doctrina cristiana, a la vez que enfatiza su aplicación práctica a nuestra vida diaria. A nuestras relaciones con nuestros hermanos en la fe y a nuestro contacto con los que no comparten nuestra fe. Y si surge alguna duda o tiene usted alguna pregunta sobre la exposición Bíblica, le invitamos a que nos escriba, e intentaremos contestarle lo antes posible. Consideramos que el contacto con nuestros oyentes tiene gran importancia, pues constituye un gran estímulo para continuar con nuestra labor. Nos despedimos, pues, hasta nuestro próximo encuentro.

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Estudios relacionados

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Prédicas cristianas: Introducción al evangelio de Marcos (2)
Prédicas cristianas: Introducción al evangelio de Marcos (2)