Estudio bíblico de Juan 17:7-18:5

Juan 17:7-18:5

Continuamos hoy considerando la oración de Jesús, aquí en el capítulo 17 del evangelio según San Juan y decíamos en nuestro programa anterior, que es maravilloso poder escuchar esta oración y saber que Jesús está a la diestra del Padre, hablándole al Padre en cuanto a nosotros. Continuemos hoy con los versículos 7 y 8 de este capítulo 17 del evangelio según San Juan. Dijo Jesús:

"Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado proceden de ti, porque las palabras que me diste les he dado; y ellos las recibieron y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste."

El Señor les había transmitido las palabras del Padre. No les dio alguna propiedad, ni dinero, sino las palabras del Padre. Aunque no comprenderían Su propósito, ni Su muerte y resurrección, Jesús testificó aquí que estos discípulos habían creído que El procedía del Padre, que El había salido del Padre. Ahora, el versículo 9 dice:

"Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste, porque tuyos son"

Cabe destacar aquí que Jesucristo no ora por el mundo hoy en día. Su ministerio de intercesión se realiza a favor de los Suyos que están en el mundo. Él murió por el mundo. ¿Qué más podía hacer por él? Ha enviado al Espíritu Santo al mundo para convencer al mundo de pecado, de justicia, y de juicio. Usted y yo somos los que debemos orar por el mundo.

"y todo lo mío es tuyo y lo tuyo mío; y he sido glorificado en ellos. Ya no estoy en el mundo; pero éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros."

El propósito total de nuestra salvación es traer gloria a Jesucristo. Él ora por dos asuntos importantes. Ora que seamos guardados. Usted estimado oyente, si ha aceptado a Cristo Jesús como su Salvador personal, será guardado porque ha sido sellado por el Espíritu Santo y porque su Salvador está hoy orando por usted.

Su otra petición es que seamos uno. Oró por la unidad de creyentes. No oró por que todos perteneciésemos a la misma organización cristiana. En primer lugar, oró al Padre que los Suyos fuesen uno. Y oró que fuéramos uno, diciendo "así como nosotros", es decir, como el Padre y el Hijo son uno. El Padre contestó cada oración de Su Hijo y ha contestado ésta misma oración. Hay una unidad orgánica que Dios ha hecho. El Espíritu Santo toma a todos los verdaderos creyentes y los bautiza en el cuerpo de Cristo, es decir, los identifica con el cuerpo de Cristo, que es la iglesia. La deshonra de todo este asunto es que aquí en la tierra los creyentes estamos divididos. Pero hay una sola Iglesia verdadera y cada creyente en Cristo Jesús es miembro de esa Iglesia, que es el cuerpo de Cristo. Continuemos leyendo el versículo 12 de este capítulo 17 del evangelio según San Juan:

"Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliera."

Jesús dijo "Los que me diste". Aquí tenemos a la elección mencionada nuevamente. Hay ciertos Temas que para nosotros no son contradictorios sino ciertamente paradójicos y entre ellos, cabe mencionar a la elección realizada por Dios y el libre albedrío. En cuanto a Judas, se le menciona como "el hijo de perdición"; él cumplió las profecías que se habían hecho con respecto a él. Continuemos leyendo los versículos 13 y 14:

"Pero ahora vuelvo a ti, y hablo esto en el mundo para que tengan mi gozo completo en sí mismos. Yo les he dado tu palabra, y el mundo los odió porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo."

La Palabra de Dios causa problemas en el mundo actual. La Biblia es el libro más revolucionario en el mundo. Es revolucionario enseñar que usted se puede salvarse a sí mismo. Sólo Cristo le puede salvar. Y que usted no puede mejorar este mundo. Sólo Jesús puede hacerlo. Eso es revolucionario y el mundo no quiere oírlo. Aunque hay mucha gente bien intencionada que intenta acabar con la corrupción, el problema radica en que el mal se encuentra en el mismo corazón del hombre. Leamos ahora el versículo 15 de Juan capítulo 17:

"No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal."

Esta última parte de este versículo, debiera leerse así: "sino que los guardes del maligno". Nuevamente, resulta sorprendente que Él no oró que fuésemos quitados del mundo. Creemos que el arrebatamiento de la iglesia es maravilloso, y así será. Pensamos que el arrebatamiento traerá gloria a Dios, y eso es verdad. Pero debemos comprender una cosa. Dios recibe gloria al guardarle a usted y a mí en este mundo. Es verdad que ansiamos la llegada de Cristo. En el Apocalipsis 22:17, leemos que el Espíritu y la Novia, dicen ven. El Espíritu Santo está cansado de este mundo. Está entristecido. Él dice: ven. Nosotros también estamos cansados, y como somos llamados la novia de Cristo, decimos: ven. Pero Jesús no oró que fuésemos quitados del mundo, sino que fuéramos guardados del maligno, de Satanás. No quisiéramos estar aquí ni por un momento, si no fuera por que nuestro Señor nos está guardando del maligno.

Lloramos y nos quejamos porque las cosas aquí nos resultan difíciles. Y claro que son. Él dijo que tendríamos aflicción. Pero también dijo: "confiad, yo he vencido al mundo". Estimado oyente, nos imaginamos que los ángeles o seres celestiales se maravillan que los creyentes todavía estén en el mundo. Ellos saben que sería tan fácil quitarles del mundo, pero saben que es un verdadero milagro que Dios les guarde en el mundo. Si pudiéramos aprender esto, estaríamos más capacitados para sufrir los problemas, las tensiones, las dificultades y las tentaciones. El Señor Jesús ha orado para que seamos guardados en el mundo y protegidos del maligno. Continuemos ahora con los versículos 16 y 17:

"No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Santifícalos en tu verdad: tu palabra es verdad."

En la medida en que como creyentes nos demos cuenta de esto, cumpliremos Su voluntad y llevaremos a cabo Su propósito. Santificar significa "poner aparte", es decir, apartar. El creyente no pertenece al sisTema del mundo, ha sido apartado de él. Este pensamiento se refiere más bien a la tarea del creyente, que al creyente mismo. El creyente ha sido apartado por la Palabra de Dios. Y esa Palabra, revela el sentir de Dios. Al leer la Palabra, el creyente es guiado a apartarse para dedicarse a un servicio particular. Y todos nosotros podemos servir a Dios en la medida que conocemos Su Palabra y la obedecemos. Leamos los versículos 18 y 19 ahora:

"Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo. Por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad."

Hemos sido enviados al mundo para dar testimonio. Él se apartó para identificarse con nosotros, y nosotros debemos estar identificados con Él en este mundo.

Y pasamos ahora a considerar el tercer aspecto en la oración de Jesús. Y éste es que

Jesús oró por su iglesia

Leamos los versículos 20 y 21 de este capítulo 17 de San Juan:

"Pero no ruego solamente por estos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, Padre, en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste."

Jesús nos tuvo a usted y a mí en Su pensamiento. Ahora, muchos siglos después, podemos saber que nuestro gran Sumo Sacerdote está orando por nosotros. Ésta oración ha sido contestada. La Iglesia es una unidad orgánica. Los creyentes son uno en Cristo, porque la Iglesia es un cuerpo, y en el momento en que cualquier pecador confía en Cristo, ese pecador pasa a formar parte del cuerpo de Cristo. Si los creyentes manifestaran esa unión al mundo, entonces el mundo tendría una impresión mejor de Cristo. Con demasiada frecuencia los no creyentes ven a los creyentes dividirse y alejarse entre ellos y esta puede ser una de las causas por las cuales no aceptan a Cristo. Continuemos con los versículos 22 y 23 de este capítulo 17 de San Juan:

"Yo les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado."

"Yo en ellos, y tú en mí". Solo el Espíritu de Dios puede lograr esto. La unidad que existe entre el Padre y el Hijo, es la unidad que debe existir entre el creyente y el Señor Jesucristo. Y la frase los has amado a ellos como también a mí me has amado, significa que Dios le ama a usted tanto como ama al Señor Jesucristo. Ante la profundidad de esta frase, hasta parece que uno se resiste a pensar en ello. Ahora, leamos el versículo 24:

"Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo esté, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado, pues me has amado desde antes de la fundación del mundo."

Será glorioso estar con Él en perfecta comunión. Y creemos que ese fue el propósito de Dios al crear al hombre. Hay otras criaturas en el universo y en la tierra, pero Dios hizo al hombre una criatura con quien pudiera tener compañerismo. Dios creó al ser humano con libre albedrío; y aunque el ser humano pecó, Dios quiere tener compañerismo con él. El cielo va a ser maravilloso, y será importante que todas sus ovejas estén allí con Él. Cada una tendrá una contribución especial que hacer.

Contemplar la gloria del Señor Jesús será la satisfacción del creyente. Moisés pidió ver la gloria de Dios. Felipe pidió ver al Padre. A veces recibimos una visión fugaz de gloria en un arco iris o en una puesta de el sol. Pero piense usted lo que será cuando lleguemos a Su presencia misma y contemplemos Su gloria. Ésa es la meta hacia la cual nos dirigimos.

Leamos ahora el versículo 25 de este capítulo 17:

"Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y éstos han conocido que tú me enviaste."

El hecho de que fue enviado del Padre, realmente comprende toda Su misión de redención. Ellos y todos los creyentes saben que el Padre le ha enviado con el propósito de que muriese por nuestros pecados. Leamos ahora el versículo 26:

"Les he dado a conocer tu nombre y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado esté en ellos y yo en ellos."

Lo último que Jesús mencionó en Su oración fue que Su amor estuviese en nuestros corazones y en nuestras vidas. Hablamos tanto en cuanto a la gracia y en cuanto a la fe, y con razón. Sin embargo, el gran deseo del corazón de Jesús, es que Su amor sea manifestado en las vidas de aquellos a quienes Él ha redimido. Estimado oyente, ¿cuánto del amor de Cristo es manifestado en usted?

Como repaso ahora, mencionaremos las cosas que esta oración revela en cuanto a los creyentes y el mundo.

En primer lugar, los creyentes han sido tomados del mundo y dados a Cristo, según el versículo 6.

En segundo lugar, han sido dejados en el mundo, según el versículo 11.

En tercer lugar, no son del mundo, según el versículo 14.

Según el mismo versículo 14, los creyentes son aborrecidos por el mundo.

En quinto lugar, son guardados del maligno, de acuerdo con el versículo 15.

En sexto lugar, los creyentes son enviados al mundo, según lo vemos en el versículo 18.

Y en séptimo lugar, los creyentes deben manifestar unidad ante el mundo, de acuerdo con el versículo 23.

También presentaremos una lista de las peticiones de Cristo por los Suyos:

En primer lugar, Preservación, conforme al versículo 11.

En segundo lugar, Alegría y Plenitud del Espíritu Santo, según el versículo 13.

En tercer lugar, Liberación del maligno, según el versículo 15.

En cuarto lugar, Apartados, - "Santifícalos" dice Él en el versículo 17.

En quinto lugar, Unidad - "para que todos sean uno" según el versículo 21.

En sexto lugar, Comunión - "que ellos estén conmigo" según leemos en el versículo 24.

Y en séptimo lugar, Satisfacción - "para que vean mi gloria" según leemos en el versículo 24.

El Señor Jesucristo es nuestro gran Sumo Sacerdote. Ésta es la gran verdad de la epístola a los Hebreos. En la época del Antiguo Testamento, el sumo sacerdote llevaba un efod, vestimenta corta de lino, que reflejaba belleza y gloria, unida en los hombros por dos piedras de ónice con los nombres de las 12 tribus de Israel grabados en ellas; seis de ellas en cada hombro. De esa manera, llevaba los nombres de los israelitas con él cuando se presentaba ante la presencia de Dios. Esto nos hablaba de la fuerza y poder del sumo sacerdote. Hebreos 7:25 nos habla de Jesucristo, nuestro Sumo Sacerdote y nos dice que Él puede salvar para siempre a los que se acercan a Dios por medio de Él, pues vive para siempre, para interceder por ellos delante de Dios. En otras palabras, Cristo puede salvarnos; por su fuerza y poder puede salvar perpetuamente.

El sumo sacerdote tenía un pectoral, una especie de bolsa cuadrada, que contenía 12 piedras preciosas. Sobre cada piedra estaba el nombre de una tribu de Israel. Cuando el Sumo Sacerdote entraba en la presencia de Dios llevando el pectoral, era un símbolo del Señor Jesucristo, nuestro Sumo Sacerdote, que está a la derecha de Dios intercediendo por nosotros. El Señor no solo nos lleva sobre Sus hombros, lo cual nos habla de Su fuerza y poder, sino que también nos lleva en Su pecho, sobre Su corazón, lo cual nos habla de Su amor. ¡Él es el Todopoderoso, y nos ama!

Y así estimado oyente, terminamos nuestro estudio de la oración de Jesús, aquí en el capítulo 17 del evangelio según San Juan. Llegamos ahora a

Juan 18:1-5

Ya hemos concluido el discurso del aposento alto, que comenzó en el capítulo 13 de este evangelio de Juan, culminando en el capítulo 17, con esta maravillosa oración del Señor Jesús. Agustín hizo la siguiente declaración en cuanto al discurso: "Respecto a las palabras, es el más sencillo, pero respecto a las ideas, es el más profundo."

Llegamos ahora a la quinta división de este evangelio según San Juan, que trata el testimonio de Jesús al mundo, e incluye los capítulos 18 hasta el 20. Nos encontramos en los últimos días de la vida de nuestro Señor Jesucristo. En este capítulo vemos que le arrestaron y le llevaron ante el Sumo sacerdote. La presentación de Juan aquí fue diferente a la de los otros escritores sinópticos: Mateo, Marcos y Lucas. En estos tres evangelios el énfasis estuvo colocado en la humanidad de Cristo, Su naturaleza humana y en los sufrimientos del Salvador. En estos relatos, al acercarse a Jerusalén, Él dijo que iba allí para morir y mencionó Su muerte, el trato que le dieron, y como abusaron de Él los no judíos y luego, Su resurrección corporal.

En el evangelio de Juan, el énfasis recae en la Deidad del Señor Jesucristo. Él es el Dios-Hombre en este evangelio, y el énfasis aquí está en Su gloria. En Su arresto, Su muerte, y Su resurrección, veremos Su gloria. Recordemos con cuanta frecuencia Él resaltó en Su último discurso que volvería al Padre. Y esto está de acuerdo con el citado énfasis en Su gloria.

Leamos el primer versículo de Juan 18, que comienza a relatar

El arresto de Jesús en Getsemaní y el juicio ante Anás

"Habiendo dicho Jesús estas cosas, salió con sus discípulos al otro lado del torrente de Cedrón, donde había un huerto en el cual entró con sus discípulos."

Deseamos mencionar que en estos pasajes hallaremos una combinación de Su majestad y Su mansedumbre. Ahora, ¿Por qué salió de Jerusalén y cruzó el torrente de Cedrón? Bueno, al parecer, tenía la costumbre de ir allí. Ahora leamos el versículo 2 de este capítulo 18 nos dice:

"Y también Judas, el que lo entregaba, conocía aquel lugar, porque muchas veces Jesús se había reunido allí con sus discípulos."

El evangelista Lucas nos dijo en 21:37: "Y enseñaba de día en el templo; y por la noche, salía y se quedaba en el monte de los Olivos". Y una vez más en 22:39, el mismo evangelista Lucas dijo "Salió y se fue, como solía, al monte de los Olivos; y sus discípulos le siguieron". Para poder llegar al monte de los Olivos, tenía que cruzar el arroyo de Cedrón.

El Señor cruzó el Cedrón después de que Judas hubiese concertado un acuerdo para traicionarle ¿Recuerda usted en el capítulo 15 del segundo libro de Samuel, cuando David, cuyo hijo había encabezado una rebelión contra él, fue traicionado por Ahitofel, su consejero, un hombre a quien consideraba su amigo? En aquella ocasión, David también cruzó al otro lado del arroyo de Cedrón.

Según lo que sabemos, Jesús nunca pasó ni una noche en la ciudad de Jerusalén, en la ciudad amurallada. En la última semana de Su vida, fue a Betania y se quedó con sus amigos. Aún en esta última noche, salió de la ciudad amurallada para ir al lugar llamado el jardín de Getsemaní. Ahora, iba a este lugar solitario para dar a Sus enemigos la oportunidad de detenerle. Ellos querían apresarle, pero tenían miedo del pueblo, y por tanto no se atrevieron a detenerle en el templo, ni en las calles de Jerusalén.

Ahora, observe usted que Juan no incluyó la agonía en el huerto. Juan no registró Su oración ni Su sufrimiento extremo, sino que más bien habló de Su gloria. Puso el énfasis en la Deidad de Cristo, mientras que los otros evangelios acentuaron Su humanidad. Notará usted también que Jesús no se opuso al arresto. Él era el Cordero de Dios que no ofrecería ninguna resistencia. Como dijo el profeta Isaías en 53:7: "Como una oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca". La dignidad de Su persona en aquellos momentos, fue absolutamente abrumadora.

Recordemos que en incidentes previos, cuando los enemigos del Señor Jesús trataron de detenerle, Él se escondió. Aparentemente, Él podía desaparecer simplemente de una manera milagrosa. Pero en este momento, se expuso públicamente para que le arrestaran. Es muy importante que tomemos nota de este detalle. Leamos ahora el versículo 3 de este capítulo 18 de Juan:

"Judas, pues, tomando una compañía de soldados y guardias de los principales sacerdotes y de los fariseos, fue allí con linternas, antorchas y armas."

El evangelista Lucas nos informó en el 22:52 de su evangelio, que Él dijo: "¿Como contra un ladrón habéis salido con espadas y palos? Lucas dijo que una compañía de soldados fue hasta allí. Una compañía era la décima parte de una legión, y estaba compuesta por aproximadamente 600 hombres. El evangelista Mateo por su parte, dijo que mucha gente vino con Judas. Ahora, ¿Por qué vino tal multitud con espadas y palos? Creemos que la multitud sabía que Jesús había hecho milagros y creía que si traían con ellos una compañía de soldados lo suficientemente grande y bien armados, les sería posible capturarle. Pero observemos la dignidad de nuestro Señor. Leamos el versículo 4 de este capítulo 18:

"Pero Jesús, sabiendo todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les preguntó: ¿A quién buscáis?"

Estimado oyente, ¿cree usted que este Jesús era simplemente un pobre hombre débil, que había sido atrapado por algunos líderes religiosos y por el poder de Roma? Si Él no se hubiera entregado, todas las armas que esos hombres tenían, habrían sido completamente inútiles. Dice el versículo 5:

"Le respondieron: A Jesús nazareno. Jesús les dijo: Yo soy. Estaba también con ellos Judas, el que lo entregaba."

No deseamos pasar esto por alto, porque no deseamos que usted lo pierda de vista. Vea usted que le llamaron "Jesús nazareno". Es decir, que no le tributaron la dignidad que se merecía. Rehusaron llamarle el Cristo. Y bueno, estuvo bien, porque Jesús es un nombre que está sobre todo nombre. El día vendrá cuando aquellos en la tierra, y aún debajo de la tierra, en el mismo infierno, se arrodillarán ante el nombre de Jesús. Pero en aquel día de nuestro relato, esta multitud no le reconoció como el Salvador, el Cristo, el Hijo del Dios vivo. Y usted, estimado oyente, ¿le reconoce como el Hijo de Dios y como su Salvador?

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Estudios relacionados

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Predicación: La importancia de la resurrección (1 parte)
Predicación: La importancia de la resurrección (1 parte)