Estudio bíblico de Gálatas 1:1

Gálatas - Introducción 1:1

Continuando nuestro recorrido bíblico, llegamos hoy a la epístola del apóstol San Pablo a los Gálatas. Y en primer lugar, queremos presentar alguna información preliminar que facilite nuestra comprensión del contenido; creemos que esta información hará que la Epístola tenga un mayor significado y que presente con claridad el mensaje del Evangelio, así como sus implicaciones para la vida práctica de todos los cristianos en su lucha diaria con la vida.

Nosotros creemos que el apóstol Pablo escribió esta carta a las Iglesias en Galacia, aproximadamente en al año 57, desde Éfeso, durante su permanencia de dos años en esa ciudad y como parte de su tercer viaje misionero. Sin embargo, hay argumentos sólidos para afirmar que esta carta puede haber sido escrita desde Corinto, poco antes de que Pablo escribiera la carta a los Romanos. El Dr. Lenski propuso esta teoría desde esta ciudad en al año 53, durante el segundo viaje misionero. Después de que Pablo visitase a los Gálatas, descubrió que los judaizantes le habían seguido los pasos y que aquellas iglesias les estaban prestando atención en sus enseñanzas sobre guardar la ley de Moisés. Y Pablo escribió esta carta para hacer frente a ese mensaje y para indicar claramente lo que era el evangelio.

Pablo visitó a las iglesias de Galacia en cada uno de sus tres viajes misioneros. En esta carta, no hay mención a alguna de otra visita a esas iglesias. La carta fue evidentemente la última palabra del apóstol a esas congregaciones, escrita después de haberles visitado durante su tercer viaje misionero.

En el caso de la Carta a los Gálatas, la gente a la cual fue enviada constituye un detalle importante. Y los destinatarios de esta carta han dado lugar a la existencia de algunas teorías, pero nosotros no vamos a entrar en ellas. Usted que está familiarizado con las introducciones a los Libros de la Biblia, sabe que nosotros no dedicamos tiempo a esos asuntos que en el día de hoy son materia para la crítica especializada. Por ejemplo, existe lo que se conoce como la teoría de Galacia del norte y la de Galacia del sur. Pero parece más razonable suponer que la carta fue enviada a las iglesias de la zona visitada por Pablo durante su primer viaje misionero, pero esto no excluye la posibilidad de que el escrito haya tenido una circulación más amplia (incluso en dirección al norte, en Pesino, Ancira y Tavio) O sea, que Pablo estaba escribiendo a todas las Iglesias en Galacia. Era una zona bastante amplia y poblada, y allí se habían establecido varias Iglesias.

La palabra "gálatas" podía ser usada en un sentido etnográfico, que se refería a la nacionalidad de la gente, o en un sentido geográfico, aludiendo a la provincia romana de ese nombre. Ahora, indiferentemente de la posición que se tome, debemos decir que existía una descendencia, un linaje común que identificaba a la gente en esa zona, donde había una mezcla de la población. El pueblo que dio su nombre a la provincia eran los Galos, una tribu Celta de la misma descendencia que habitó en Francia, es posible seguir la forma en que ellos llegaron a ese lugar, por medio de la Historia. En el siglo IV A.C., ellos invadieron el imperio romano y terminaron saqueando a Roma. Luego cruzaron hacia Grecia y allí capturaron la ciudad de Delfos en el año 280 A.C. Ésta era gente guerrera y siempre iba de un lugar a otro, y ante la invitación del rey Nicómedes I, rey de Bitinia, una zona en Asia Menor, cruzaron hacia ese lugar para ayudar al rey en una guerra civil. Pronto se establecieron en Asia Menor; les gustó mucho ese lugar pues tenía un clima muy agradable con paisajes muy hermosos. Al visitar Turquía el turista puede encontrar lo hermoso que es ese lugar, en las orillas del mar Egeo y también tierra adentro en esa zona; así como también en las orillas del mar Mediterráneo.

Ahora, en el año 189 A.C. estas tribus celtas se sometieron al imperio romano y se convirtieron en una provincia. Los límites de la provincia variaban y por muchos años, ellos mantuvieron sus propias costumbres y su idioma. Eran orientales rubios. Las iglesias que el apóstol Pablo estableció en su primer viaje misionero, estuvieron una vez incluidas en el territorio de Galacia, y ése fue el nombre por el cual el apóstol Pablo solía referirse a las iglesias en esa zona.

Ahora, estos celtas galos, tenían en cierto sentido el mismo temperamento y características de pueblos americanas y europeos. Es interesante notar lo que se ha dicho de ellos. Muchas de estas tribus germánicas eran salvajes y violentas. César tuvo algo que decir en relación a ellos y fue lo siguiente: "La debilidad de los galos consiste en que son inconstantes en cuanto a sus resoluciones; les encanta el cambio. Y no se puede confiar en ellos. Alguien más los describió como "sinceros, impetuosos, muy inteligentes, amantes de la espectacularidad, pero extremadamente inconstantes, evidenciando siempre una excesiva vanidad". En este sentido, podemos constatar nuestro parecido con ellos. Cualquier cosa que se presenta, nosotros la adoptamos y la aceptamos por lo menos por un tiempo y somos muy inconstantes en nuestras resoluciones. Nos gusta demasiado el cambio y tenemos una sed insaciable por las cosas nuevas, especialmente en pleno auge de la sociedad de consumo. Y pensamos que somos inteligentes. En realidad la alta estima que tenemos de nosotros mismos es el fruto de una vanidad excesiva. Éste es pues un cuadro de nosotros mismos, estimado oyente.

En el libro de los Hechos, leímos que los Gálatas querían convertir a Pablo en un dios, y al día siguiente le apedrearon.

En consecuencia, la carta a los Gálatas tiene un mensaje en particular para nosotros, porque fue escrita para personas que, en muchos aspectos, son como nosotros somos. Tenían un temperamento similar al nuestro, y estaban acosados por todos partes por cultos y sectas innumerables, que también hoy nos quieren arrancar de nuestro amarradero seguro en el evangelio de la gracia.

Permítanos decir ahora algunas palabras acerca de ciertas características de esta Epístola, antes de entrar de lleno en ella:

1. En ella, encontramos un mensaje duro, severo, solemne. (Ver Gálatas 1:6-9; 3:1-5). No corrigió la conducta como lo hizo la Carta a los Corintios, pero es una Epístola correctiva. Los creyentes de Galacia se hallaban en un grave peligro porque los mismos fundamentos de su fe estaban siendo atacados. Toda su vida cristiana estaba siendo amenazada. La Epístola, por tanto, no se encuentra ningún elogio en ella, ni palabras de agradecimiento. No hay ningún pedido de oraciones. Tampoco se menciona su posición en Cristo. Ninguno de los amigos de Pablo es mencionado por nombre. Si usted compara esta Epístola con las otras Cartas de Pablo, podrá ver que es un poco diferente de todas ellas.

2. En esta Epístola, el corazón del apóstol Pablo se muestra al desnudo, por decirlo así; aquí hay mucha emoción y sentimiento. Para el apóstol fue una epístola de mucha lucha y casi nos lo imaginamos vestido con ropa de combate, listo para entrar en la batalla. Él no mostró ninguna tolerancia con el legalismo. Alguien dijo que la Carta a los Romanos proviene de la mente de Pablo, mientras que la Carta a los Gálatas proviene de su corazón. Y un teólogo dijo: "La carta a los Gálatas toma controversialmente lo que la Carta a los Romanos indica sistemáticamente".

3. Esta epístola constituye una declaración de emancipación de legalismo de cualquier clase. Es muy interesante notar que los legalistas no dedican mucho tiempo a estudiar esta epístola a los Gálatas. Es que los reprende mucho. Y ésta fue la Epístola favorita de Martín Lutero, quien dijo: "Ésta es mi epístola, me siento como casado con ella". Estaba en el estandarte de La Reforma. Ha sido llamada la Carta Magna de la Iglesia Primitiva. Es el manifiesto de la libertad cristiana, la ciudadela inexpugnable, y una verdadera muralla contra cualquier ataque al corazón del evangelio.

Gálatas es la Epístola que conmovió a Juan Wesley. Él llegó a América como misionero para los indios, pero cuando él llegó allí, hizo un descubrimiento sorprendente, y dijo: "Yo llegué a América para convertir a los indios, pero ¿quién va a convertir a Juan Wesley?" Regresó a Inglaterra, a la ciudad de Londres, y una noche caminando por Aldersgate, verdaderamente él se convirtió. En esa zona hay ahora una placa que dice: "Éste es el lugar donde se convirtió Juan Wesley". La suya fue considerada una conversión evangélica, que es la única clase de conversión que menciona la Biblia. Y Juan Wesley salió de ese lugar para comenzar una renovación espiritual, predicando el evangelio de esta Epístola, que salvó a Inglaterra de una revolución, y trajo multitudes a un conocimiento personal de la salvación en Cristo. Wilberforce, uno de sus convertidos, tuvo mucho que ver en lo que se relacionó con el problema del trabajo a que eran forzados los niños, y con el comienzo de la revolución industrial que trajo muchos cambios positivos para el trabajador. Esta realidad, cuya influencia ha llegado a nuestros días, es ignorada por muchos en la actualidad.

En un sentido, creemos que esta epístola ha sido la columna vertebral y la base de cada uno de los grandes movimientos espirituales de renovación que han tenido lugar en los últimos dos mil años. Y, estimado oyente, pensamos que será la base de cualquier futuro despertar espiritual. Nos gustaría ver la acción maravillosa del Espíritu de Dios en cada uno de nuestros países hoy; nos gustaría que multitudes de todos los pueblos se pusieran a estudiar la epístola a los Gálatas, para que las vidas de muchas personas fueran transformadas por ella.

4. Esta carta contiene la declaración y defensa más firme de la doctrina de la justificación por fe en las Escrituras o fuera de ellas. Es la polémica de Dios a favor de la verdad más vital de la fe cristiana en su enfrentamiento contra cualquier ataque. Y no sólo dice que el pecador es salvo por gracia, por la fe y nada más; sino que el pecador salvado vive por gracia. En esta Epístola podemos ver que la gracia es un camino a la vida y que también es un camino de vida; y que estas dos formas juntas se pertenecen.

Como un bosquejo hemos dividido esta Epístola en cinco secciones, son muy sencillas.

Tenemos primero la introducción en los primeros diez versículos; luego tenemos una segunda sección que es personal (1:11 - 2:14), que trata sobre la autoridad del Apóstol y la gloria del Evangelio. A ésta le sigue una tercera sección que es doctrinal (2:15 - 4:31), que trata sobre la justificación por la fe, y en la cual aparece el antagonismo entre la fe y las obras, y entre la libertad y la esclavitud. La cuarta sección es práctica (5:1-6:10) y habla de la santificación por el Espíritu; aquí las contradicciones se encuentran entre el Espíritu y la naturaleza pecaminosa, y entre la libertad y la esclavitud. Finalmente, la quinta sección es una conclusión firmada (6:11-18).

Queremos ahora analizar

Gálatas 1:1

Tenemos aquí en la introducción los saludos formales del apóstol en los cinco primeros versículos. Luego, se declara el tema, en una declaración un poco más cálida, en los versículos 6 al 10. Como ya hemos dicho, la epístola a los Gálatas es la polémica de Dios contra el legalismo de cualquier tipo. Debemos decir que aquí no se desacredita a la ley; no se la desprecia, ni se la deja de tener en cuenta. Su majestad, su perfección, sus demandas, su plenitud y su propósito se mantienen. Sin embargo, esas cualidades, hacen completamente imposible que el hombre pueda seguir ese camino para llegar a Dios. Se ha abierto un nuevo camino para que el hombre sea justificado ante Dios, un camino que evita completamente la ley mosaica. La nueva ruta se recorre por la fe. El tema es la justificación por la fe, con un énfasis especial en la fe.

Tres cartas del Nuevo Testamento citan al libro de Habacuc, capítulo 2, versículo 4, de que el justo por su fe vivirá. Se menciona primero en la epístola a los Romanos, capítulo 1, versículo 17; allí leemos: Mas el justo por la fe vivirá. El énfasis en la carta a los Romanos se pone sobre el justo, la justificación. En la carta a los Hebreos, capítulo 10, versículo 38, se menciona nuevamente esta declaración y allí pone el énfasis sobre el vivir, es decir sobre que el justo vivirá por la fe, Y aquí en la epístola a los Gálatas, en el capítulo 3, versículo 11, donde se cita nuevamente, el énfasis recae en la fe. Así es que tenemos tres puntos de énfasis: el justo en la epístola a los Romanos; por la fe aquí en la epístola a los Gálatas, y vivirá en la epístola a los Hebreos.

Ampliando cada uno de estos énfasis diremos que en Romanos, el énfasis se colocó sobre el hecho de que el hombre, es justificado ante Dios por la fe, aparte de la ley mosaica, En Gálatas, Pablo estaba defendiendo al Evangelio de aquellos que añadían la ley a la justificación por la fe. La idea clave del judaísmo se resumía en "fe y ley". Y la respuesta de Pablo fue, la "fe y nada más".

Los judaizantes cuestionaron la autoridad de Pablo como apóstol, y su enseñanza de que la simple fe era adecuada para la salvación. Pablo defendió su apostolado y demostró la suficiencia del evangelio de la gracia para salvar.

Han existido dos métodos utilizados por aquellos que han atacado el evangelio. Han intentado agregar algo al mismo, y también han intentado desacreditar a la persona que predica el evangelio. Como hemos dicho anteriormente, el método de Satanás hoy, no es el de atacar la Biblia en un ataque frontal; como usted ya sabe, en la guerra no siempre es conveniente atacar de frente, a no ser que usted tenga fuerzas superiores. La mejor manera de hacerlo es no de frente, sino hacerlo por los lados. Uno envía sus tropas y ataca por un ángulo diferente. Pues bien, el enemigo en el día de hoy no hace ataques de frente contra la Biblia, el ataque es hecho con astucia, con más sutileza; y por lo general se hace contra aquel que está predicando la Palabra de Dios. Usted podrá ver en este estudio, que se perpetró un ataque contra el apóstol Pablo, contra su apostolado, contra su autoridad; ésa fue la forma en que todo comenzó. El apóstol Pablo defendió su apostolado aquí, al mismo comienzo del Libro, y por esa razón les dirigió un saludo bastante formal a esta gente a quienes él mismo había guiado al Señor Jesucristo, y establecido como Iglesia y que él visitaba en cada uno de sus viajes misioneros. Para comenzar pues, leamos el primer versículo del capítulo 1 de esta epístola a los Gálatas, que comienza un párrafo que hemos titulado

Un frío saludo

"Pablo, apóstol (no por disposición de hombres ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios Padre que lo resucitó de los muertos)"

Ahora, Pablo estaba diciendo aquí simplemente que él era un apóstol, y por la forma en que lo estaba diciendo no creemos que fuera necesario haber colocado esos paréntesis en esta frase. La palabra apóstol fue utilizada en sentido doble; en primer lugar, se refería a uno de los doce, aquellos que estuvieron con el Señor Jesús durante Sus tres años de ministerio público (v. 21); a aquellos que fueron testigos de Su ministerio después de la resurrección (v.22); y a quienes fueron elegidos por Cristo (v. 22, Hechos 9:15; 26:16 y 17). En segundo lugar, en un sentido más amplio, el término apóstol se refería a aquel que había sido enviado, como en Hechos 11:22.

Pensamos que el apóstol Pablo fue quien ocupó el lugar de Judas. Después de la resurrección de Jesús, Matías fue elegido por los discípulos para ocupar el lugar de Judas. Pero ninguna otra información sobre Matías fue dada, excepto en el relato de Hechos 1:15-26. Nunca más fue mencionado. Si el Espíritu Santo lo hubiera elegido, ciertamente en alguna parte podríamos ver en alguna parte de este relato al Espíritu colocando su sello sobre este hombre. Sin embargo, Pablo probó que él era un apóstol, mientras que Matías nunca lo hizo. La elección de Matías tuvo lugar antes de Pentecostés, o sea, antes de que el Espíritu Santo entrara en la Iglesia. Por esta razón, pensamos que el Espíritu Santo no tuvo nada que ver con la elección de Matías. Y pensamos que Pablo fue a quien el Espíritu de Dios eligió para ocupar el lugar dejado por Judas Iscariote.

En este versículo, Pablo estaba diciendo aquí algo que era muy importante. Que él era un apóstol no por disposición de hombres, y en el griego, la preposición "apo" da a la traducción el significado: "no de parte del hombre", es decir, que no era apóstol debido a disposiciones legales emanadas de los hombres. No había sido nombrado o comisionado después de haber ido a algún colegio, o de haber completado algún curso especial.

Pablo también declaró que su apostolado no era por hombre. Ahora, la preposición "dia" indica que no fue designado por medio de los hombres, es decir, a través del ritual de la imposición de las manos de los otros apóstoles, o de algún tribunal eclesiástico.

Pablo era un apóstol ¿cómo?, por Jesucristo y por Dios el Padre, Aquel que lo resucitó de los muertos. Y el Cristo resucitado le llamó, y le apartó para el oficio apostólico (Hechos 9:15 y 16).

Bien podía el apóstol hablar de la realidad de su encuentro con Cristo, que se le apareció en medio de un gran resplandor, de una gran luz. Fue el Señor mismo quien se cruzó en su camino. Y a partir de aquel día, su vida comenzó a ser transformada. Estimado oyente, la Palabra de Dios ha llegado a usted hoy, y aquel que murió por usted en la cruz, el Señor resucitado, está frente a usted. Si usted da el paso de fe que le convierte en un hijo de Dios, y que le confiere por Su gracia el don de la salvación y la vida eterna, entonces el Espíritu de Dios vendrá a su vida. Y la luz de Aquel que dijo "Yo soy la luz del mundo", irá despejando la oscuridad e iluminando su vida como la luz del amanecer, que va en aumento hasta que el día es perfecto.

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Predicaciones cristianas: La petición de Marta y María (Jn 11:1-6
Predicaciones cristianas: La petición de Marta y María (Jn 11:1-6