Estudio bíblico de Mateo Introducción

Mateo - Introducción

Aunque solo tiene una extensión de 28 capítulos, el Evangelio según Mateo es un libro muy importante. En realidad, Génesis y Mateo son los 2 libros claves de la Biblia. Lo consideramos como

El puente entre el Antiguo y el Nuevo Testamento

Al acercarnos hoy al Evangelio según Mateo, me agradaría tender un puente entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. Porque, para apreciar y tener una comprensión correcta del Nuevo Testamento, es casi esencial saber algo sobre este período de, aproximadamente, 400 años. Es el período de tiempo entre la época de Nehemías y Malaquías, y el nacimiento de Jesucristo en Belén. Es que desde que el profeta Malaquías habló, fue como si el cielo hubiese permanecido en silencio. Hasta que un día el ángel del Señor irrumpió en el templo, a la hora de la oración, cuando un sacerdote llamado Zacarías estaba ejerciendo su ministerio ante el altar en Jerusalén. El ángel anunció el nacimiento de Juan el Bautista, quien sería el precursor del Señor Jesús. Más adelante consideraremos la importancia de Juan el Bautista en este Evangelio.

Descubriremos que muchos sucesos tuvieron lugar en este intervalo de 400 años, aunque en cuanto a las Sagradas Escrituras, fue un período de silencio. Fue un tiempo apasionante y emocionante de la historia de los pueblos y en ciertos aspectos, fue también una época trágica. Las condiciones internas del pueblo descendiente de Judá experimentaron una transformación radical. En esos tiempos surgieron nuevas culturas, diversas instituciones y organizaciones desconocidas. Muchos de estos nuevos elementos aparecerían luego en el Nuevo Testamento.

La historia mundial ha registrado grandes progresos en el intervalo entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento se clausuró con el Imperio Medo Persa como potencia dominante. Y Egipto era aún un poder con el que había que contar en las relaciones políticas mundiales. Durante el mencionado intervalo entre los dos Testamentos, ambas potencias fueron decayendo gradualmente como naciones destacadas en el panorama internacional. El poder mundial se desplazó del Este al Oeste, del Oriente a Occidente, de Asia a Europa y de Medo Persia a Grecia. Cuando se inauguró el Nuevo Testamento, un nuevo poder, Roma, era el líder mundial. Una breve consideración de algunas fechas importantes nos ofrecerá una vista panorámica de este gran período de transición. Solo cabe aclarar que estas fechas son aproximadas, teniendo en cuenta que algunos historiadores difieren al respecto.

480 A.C. Jerjes, de Persia, venció a los griegos en las Termópilas, aunque fue derrotado en la batalla de Salamina. En realidad, fue vencido por una tempestad. Este fue el último intento del Este para dominar al mundo.

333 A.C. Del Este vino aquel "macho cabrío" que menciona el libro del profeta Daniel en su octavo capítulo. Era Alejandro Magno, el macho cabrío con un cuerno prominente. El llevó a los ejércitos griegos unidos a la victoria sobre los persas en Issus.

332 A.C. Alejandro Magno visitó Jerusalén. Se le mostró la profecía de Daniel, que hablaba de él y por ello perdonó a la ciudad. Esta fue una de las pocas ciudades que evitó atacar.

323 A.C. Alejandro murió en Persia, a donde, aparentemente, había tratado de trasladar el imperio. Las partes oriental y occidental de su imperio mundial se dividieron entre sus cuatro generales.

320 A.C. Judea fue anexionada a Egipto por Tolomeo Sóter.

312 A.C. Seleuco fundó el reino de los Seleúcidas, que era Siria. Intentó tomar Judea y, de esta manera, Judea fue un campo de batalla entre Siria y Egipto. Ese pequeño país se convirtió así en un estado tapón.

203 A.C. Antíoco el Grande ocupó Jerusalén y Judea quedó bajo la influencia de Siria.

170 A.C. Antíoco Epífanes conquistó Jerusalén y profanó el templo. El había sido citado en el libro de Daniel 8:9 como el "cuerno pequeño". Ha sido llamado el "Nerón de la historia judía".

166 A.C. Matatías, el sacerdote de Judea, provocó una rebelión contra Siria. Aquel fue el principio del período de los macabeos. Es posible que la nación de Israel nunca haya sufrido tanto como durante aquella época, ni jamás lucharían con tanto heroísmo como en aquellos tiempos. Macabeo, cuyo nombre significa "el martillo", fue el líder que organizaría la sublevación.

63 A.C. Pompeyo, de Roma, tomó Jerusalén y el pueblo de Israel pasó a estar gobernado por un nuevo poder mundial. Ellos estaban bajo la autoridad de los romanos cuando nació Jesús, extendiéndose su gobierno durante todo el período del Nuevo Testamento.

40 A.C. El Senado romano nombró a Herodes como Rey de Judea. Nunca ha habido una familia o un personaje tan malvado como éste.

37 A.C. Herodes ocupó Jerusalén y asesinó a Antígono, último de los reyes y sacerdotes macabeos.

31 A. C. César Augusto se convirtió en Emperador de Roma.

19 A.C. Comenzó la construcción del templo de Herodes. La edificación ya había estado llevándose a cabo durante unos años en el momento en que el Señor nació y aun continuó en la época del Nuevo Testamento.

4 A.C. Nuestro Señor Jesucristo nació en Belén.

En la vida interna de la nación de Judea se registraron cambios radicales, debido a las experiencias vividas durante este período entre los dos Testamentos. Después del cautiverio en Babilonia, los judíos se apartaron de la idolatría y se implicaron en un intenso esfuerzo de búsqueda de la santidad de la ley, que se convirtió en un ídolo para ellos. El hebreo clásico dio paso al arameo en su lenguaje diario, conservándose el hebreo para su utilización en las sinagogas. Las sinagogas comenzaron a existir después de la citada cautividad, convirtiéndose en centros de la vida religiosa en Judea y por todas las regiones donde el pueblo se dispersó. También surgieron un grupo de partidos que se mencionan en el Nuevo Testamento y de los que no se había oído hablar en el Antiguo Testamento.

1. Los fariseos

Eran el partido dominante, que surgió para defender el estilo de vida de los judíos frente a las influencias extranjeras. Sus integrantes eran legalistas estrictos que creían en el Antiguo Testamento. En política, eran nacionalistas, que querían restaurar el reino para la descendencia de David. Eran, pues, un partido político-religioso. Hoy en día se les consideraría conservadores desde el punto de vista teológico y de extrema derecha en política.

2. Los saduceos

Este partido estaba constituido por personas de buena posición y de mentalidad social, que querían librarse de la tradición. Eran liberales en su teología y rechazaban el elemento sobrenatural. De esta manera, se oponían a los Fariseos. Los Saduceos eran muy semejantes a los Epicúreos griegos, cuya filosofía, que en un principio se limitó a afirmar que el más alto bien de la vida era el placer, que consistía en la ausencia de dolor, al final llegó a la perversión de promover la búsqueda de placeres extravagantes. Más allá de la conocida frase "comamos y bebamos que mañana moriremos". Lo que ellos pretendían alcanzar era una vida buena; muchos pensaban que podían vencer sus apetitos o pasiones físicas satisfaciéndolas. Y que dando rienda suelta a tales pasiones, éstas ya no necesitarían ser atendidas. Muchos aceptan hoy esta filosofía. Solo cabe agregar que si ya entonces, no funcionó, hoy tampoco lo hará.

3. Los escribas

Eran un grupo de expositores profesionales de la ley, que surgieron en la época de Esdras, descendiente de Aarón, y funcionario del gobierno persa encargado de los asuntos judíos, que fue a Jerusalén con los repatriados que regresaban para reanimar su fe. Tuvo autorización para imponer la ley de Moisés, que leyó públicamente, según veremos al estudiar el libro de Nehemías. Ellos eran los que argumentaban y discutían sobre sutilezas, más preocupados por la letra de la ley, que por el espíritu de la ley. Cuando el rey Herodes llamó a los escribas para preguntarles dónde iba a nacer Jesús, ellos le informaron que sería en Belén. Estimado oyente. Existe el peligro de desear solamente información y un conocimiento de la Biblia sin integrarlo, sin interiorizarlo, ni haciéndolo formar parte de nuestra vida. Por medio del estudio podríamos aprender los hechos básicos de la Biblia y la verdad teológica de las Escrituras, pero sin permitir que la Palabra de Dios tome posesión de nuestros corazones. Los escribas, fueron un claro ejemplo de esto. Sí, es importante conocer la Palabra de Dios; es un logro muy loable, pero es igualmente importante traducirla a la vida real y transmitirla a otros.

4. Los herodianos

Ellos formaban un partido en los días de Jesús y eran exactamente, oportunistas políticos. Procuraban mantener a Herodes en el trono para que su partido pudiese permanecer en el poder.

El período de tiempo que transcurrió entre ambos Testamentos fue de gran actividad literaria, a pesar de que no hubo una revelación de Dios. El Antiguo Testamento fue traducido al griego en Alejandría, en Egipto, entre los años 285 y 247 A.C. El grupo de traductores estaba formado por 6 miembros de cada una de las 12 tribus de Israel. Por lo tanto, el nombre dado a esta traducción fue Septuaginta, que significa " setenta." Esta traducción fue utilizada por el apóstol Pablo, y nuestro Señor aparentemente citó algunos pasajes de ella.

En este período se escribieron los libros llamados Apócrifos, que no formaron parte de las Escrituras hebreas, sino de la citada traducción griega realizada en Egipto. Los puntos de vista sobre ellos divergen según las iglesias o su tradición eclesiástica. Desde un no reconocimiento de autoridad o inspiración sobre cuestiones de fe y doctrina, algunas opiniones admiten que tales libros pueden resultar provechosos para una lectura privada, mientras que otras destacan el valor histórico de algunos de estos libros, para un mejor conocimiento del período que estamos considerando.

Aunque esta época se caracterizó por el silencio de Dios, es evidente que Dios estaba disponiendo en el mundo las condiciones para la venida de Cristo. El pueblo judío, la civilización griega, el Imperio Romano y las inquietas multitudes del Oriente estaban todos siendo preparados para la llegada de un Salvador, puesto que todos esos pueblos de resonancia universal formaban la escena que el apóstol Pablo describió como "la plenitud de los tiempos".

Los cuatro Evangelios fueron escritos y dirigidos a los 4 grupos principales del mundo de aquella época,

El Evangelio según Mateo fue escrito primero en Hebreo a la nación de Israel, dirigido principalmente a las personas religiosas de aquella época.

El Evangelio según Marcos fue dirigido a los romanos. El Romano era un hombre de acción que creía que el gobierno, la ley y el orden eran los métodos con los que se podía controlar el mundo. Muchísimas personas piensan que aquellos métodos deberían aplicarse en la actualidad. Es cierto que la ley y el orden son esenciales, pero los romanos pronto se dieron cuenta de que con estos principios solos, no se podía gobernar el mundo. El mundo necesitaba escuchar a Alguien que creía en la ley y el orden, pero que también ofrecía el perdón de los pecados, la gracia y misericordia de Dios. Este era el Señor a quien el Evangelio según Marcos presentaba a los Romanos.

El Evangelio según Lucas fue escrito en Griego, para el hombre racional.

El Evangelio según Juan fue escrito directamente a creyentes, e indirectamente para el Oriente, donde en aquella época, había millones de personas cautivadas por creencias y religiones misteriosas, clamando por una liberación.

Aun en la actualidad se percibe un clamor, por parte de un mundo que necesita un Libertador. El ser humano religioso necesita a Cristo más que a su religión. La persona poderosa necesita a un Salvador que tiene poder para salvarle. El hombre racional necesita a Alguien que puede satisfacer todas sus necesidades mentales y espirituales. Y naturalmente, el ser humano desdichado necesita conocer a un Salvador que, no solo puede salvarle sino también restaurarle para que pueda vivir para Dios.

El escritor

El Evangelio según Mateo fue escrito por un recaudador de impuestos sobre quien el Señor Jesús puso su mano de una manera muy clara, como relata este escritor en 9:9. Y se convirtió en un seguidor del Señor Jesús; en un apóstol. Papias, dirigente cristiano, lo afirmó; Eusebio, un historiador, lo confirmó y otros padres apostólicos, que fueron teólogos cristianos que conocieron personalmente a los apóstoles, estuvieron de acuerdo en que este Evangelio fue escrito originalmente por Mateo en Hebreo, para la nación de Israel: un pueblo religioso.

No tenemos tiempo para entrar en el trasfondo y los antecedentes aquel momento histórico, pero Dios había preparado a toda aquella nación para la venida de Cristo al mundo. Y El procedía de esta nación. En el Evangelio según Juan 4:22, se registraron las palabras del mismo Señor Jesucristo, que dijo: "la salvación viene de los judíos". Un gran historiador alemán dijo que Dios había preparado al Salvador para que procediese de Israel, y a los paganos para la salvación, porque estaban perdidos y la necesitaban.

Un libro clave

Esta obra notable es un libro clave en la Biblia porque recurre al Antiguo Testamento y recoge más profecías del mismo que ningún otro libro. Esto resulta lógico, ya que fue escrito primeramente para los Judíos. Pero también avanza en dirección al Nuevo Testamento más que los otros Evangelios. Por ejemplo, ningún otro Evangelio menciona específicamente a la iglesia, pero Mateo, sí lo hace. El es el único que registra las Palabras del Señor, en 16:18; "sobre esta roca edificaré mi iglesia". Incluso Renan, el escéptico francés, hablando de este Evangelio dijo que era "el libro más importante de la cristiandad, el libro más importante que jamás haya sido escrito". ¡Viniendo de él, ésta es una afirmación extraordinaria! Mateo, un recaudador de impuestos que se había convertido, fue le elección del Espíritu de Dios para escribir este Evangelio principalmente para el pueblo de Israel.

El Evangelio de Mateo presenta el programa de Dios. La expresión peculiar de esta obra es "reino de los cielos" y aparece 32 veces. La palabra "reino" se repite 50 veces. Una comprensión adecuada de la frase "reino de los cielos" resulta esencial para cualquier interpretación del Evangelio y de la Biblia. Quizás este sea el momento apropiado para afirmar categóricamente que el reino y la iglesia no son iguales. No son términos sinónimos. Aunque la iglesia está en el reino hay que destacar la diferencia entre ambas entidades. Porque el reino de los cielos, sencillamente expresado, es el reino de los cielos sobre la tierra. Los judíos, como receptores de este Evangelio, comprendieron esta expresión como la suma total de todas las profecías del Antiguo Testamento relacionadas con la venida de un Rey desde los cielos para establecer un reino en esta tierra, de acuerdo con el modelo celestial. La expresión no era nueva para aquellos lectores del Antiguo Testamento.

Podemos concluir, pues, que el reino de los cielos es el Tema de esta Evangelio. El que va a establecer ese reino en la tierra es el Señor Jesús. El reino es sumamente importante y el Evangelio según Mateo contiene 3 discursos importantes sobre el reino:

1. El sermón del monte. Esta es la ley del reino. Creo que es solamente una lista parcial de lo que se pondrá en vigor.

2. Las parábolas de los misterios. Estas parábolas de Mateo 13 tratan el Tema del reino. Nuestro Señor nos enseña que el reino de los cielos es como un sembrador, como el grano de mostaza, y así sucesivamente.

3. El discurso del monte de los Olivos. Este considera el futuro establecimiento del reino aquí en la tierra.

Podrá verse que el término "reino de los cielos" es una expresión progresiva en el Evangelio según Mateo, y es importante tomar nota de ese desarrollo. En el Evangelio hay un movimiento que debe ser percibido para no perder la perspectiva de esta obra.

Este libro se parece mucho al libro del Génesis. Porque ambos son libros esenciales en la Biblia. Debiéramos estar suficientemente familiarizados con ellos para que al leerlos, podamos captar el desarrollo del pensamiento unificador de sus hechos y enseñanzas, y la idea total que comunican. He colocado títulos a los capítulos para que sirvan de orientación al progreso del mensaje. Para terminar, incluyo una forma de esquematizar el libro bajo el título,

"He aquí vuestro Rey"

1. La persona del Rey - capítulos 1 y 2

2. La preparación del Rey - capítulos 2 - 4:16

3. La propaganda del Rey - capítulos 4:17 - 9:35

4. El programa del Rey - capítulos 9:36 - 16:20

5. La pasión del Rey - capítulos 16:21 - 27:66

6. El poder del rey - capítulo 28

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Estudios relacionados

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Predicación: La resurrección de Jesús: Evidencias
Predicación: La resurrección de Jesús: Evidencias