Estudio bíblico de Salmos 39-41

Salmos 39, 40 y 41

Llegamos hoy, estimado oyente, al Salmo 39, y este es un Salmo muy destacado porque nos revela la fragilidad, la debilidad y la pequeñez de la humanidad. Nos expone la vanidad de la existencia humana. Esa es la razón por la cual este Salmo ha sido utilizado mucho en funerales, entierros, y debemos decir que su uso es apropiado para esas ocasiones. Ha habido aquellos que lo han considerado como probablemente la elegía más hermosa de todo el salterio. El Decano Perowne dijo: "el cantor santo había reprimido por mucho tiempo sus sentimientos, y aun cuando muchos pensamientos se estaban agitando dentro de él, no los podía expresar. Él no podía desnudar su intimidad ante las miradas rudas de un mundo indiferente: Y él temía que al mencionar sus perplejidades, alguna palabra pudiera escapar de sus labios que le podía dar a los malvados ocasión de hablar mal contra Dios. Y cuando por fin, incapaz de refrenar su tremenda emoción habló a Dios y no a los hombres, fue como aquel que sentía cuán desesperado era el problema de la vida, excepto cuando era visto bajo la luz de Dios". Hasta aquí, la cita de Perowne. El salmista habló de esta fragilidad y pecaminosidad; de esta debilidad y pequeñez de la humanidad con profunda convicción. Y hablando sinceramente, debemos decir que la vida humana es sin duda alguna el fracaso más grande en el universo de Dios, y aparte de la relación con Dios, estimado oyente, esa vida es algo sin sentido. Todo es vanidad, y lo que usted tiene que decir "debajo del sol", utilizando la frase del Eclesiastés, sin el Hijo de Dios, no tiene ningún sentido.

Este es un Salmo de David, dedicado al músico principal, a Jedutún. Ahora, ¿quién era Jedutún? Quizá él escribió la música para este salmo. Era uno de los tres directores de música o de coro relacionados con la adoración de Israel. Asaf y Henán eran los otros dos. En otras palabras, David, llamado el "dulce cantor" de Israel, se había asociado con estos hombres para el ministerio de la música.

Vamos a apreciar entonces las hermosas palabras de este salmo. Él autor dijo aquí en el versículo 1, del Salmo 39:

"Yo dije: «Atenderé a mis caminos para no pecar con mi lengua; guardaré mi boca con freno en tanto que el impío esté delante de mí»".

Este salmo trataba un tema del cual él no quería hablar con el hombre del mundo. Él no llegaría a comprenderlo correctamente, ? así es que David dijo, según otra versión ? "me pondré una mordaza en la boca". Luego dijo en el versículo 2:

"Enmudecí con silencio, me callé aun respecto de lo bueno; pero se agravó mi dolor".

Pero él quería decir algo y finalmente, abrió su corazón ante Dios, y dijo en el versículo 3:

"Se enardeció mi corazón dentro de mí; en mi meditación se encendió un fuego y así proferí con mi lengua:"

Aquí estaba hablando con el Señor. Escuchemos lo que dijo en el versículo

"Hazme saber, Señor, mi fin y cuánta sea la medida de mis días; sepa yo cuán frágil soy".

David reconoció la fragilidad del hombre y preguntó: ¿cuál es el propósito de la vida? ¿Qué es lo que le da significado a la vida? Esta es una pregunta que a través de la historia, generaciones de jóvenes se han formulado.

Los creyentes pueden vivir de tal manera en la actualidad que su vida no tenga ningún sentido. ¿Está usted, estimado oyente, viviendo una vida como creyente de tal manera que está enseñándole a sus hijos a seguir a Jesús, o los está apartando de todos los valores cristianos? Hay muchos inadaptados que vagan de un lugar a otro sobre la tierra, que han dejado sus hogares y se han metido en problemas a causa de los ejemplos deficientes que han tenido ante ellos. Muchos provienen de los que podríamos considerar, desde un punto de vista exterior, buenos hogares. Pero estos jóvenes han observado que la forma de vida de sus padres no tenía ningún sentido.

Este salmo en el que David oró a Dios que le permitiese saber el límite de sus días y el tiempo que le quedaba por vivir, buscando un propósito y un significado en la vida, es relevante para cualquier generación. Luego el Salmista dijo en el versículo 5, de este Salmo 39:

"Diste a mis días término corto y mi edad es como nada delante de ti; ciertamente, es apenas un soplo todo ser humano que vive. Selah"

Este versículo termina con la palabra Selah, que nos invita a detenernos por un momento, para escuchar, mirar y reflexionar. La brevedad de la vida humana aquí nos debería decir algo. En realidad, si esta vida aquí en la tierra fuera todo, hablando francamente, tendríamos que reconocer que es un fracaso colosal. Sería preferible haber sido un dinosaurio, o algún árbol de pino gigantesco, para poder permanecer aquí en la tierra por algún tiempo, porque comparada con esa existencia, la vida humana es demasiado breve, como un suspiro. Y en el versículo 6, el salmista dijo:

"Ciertamente, como una sombra es el hombre; ciertamente, en vano se afana; amontona riquezas y no sabe quién las recogerá".

((William Thackeray, novelista inglés y cristiano, escribió una novela llamada "La feria de las Vanidades". Es una sátira brillante en la que un pequeño grupo de personas, una pequeña camarilla con sus símbolos de rango, interpretaban sus pequeños papeles, cometían sus pequeños pecados que en realidad eran aborrecibles para el cielo. Ellos vivían y morían con sus pequeñeces y sus riñas. Y en esto consistía la vida para ellos.)) Este versículo nos demuestra que esta forma de ser ha caracterizado a todas las generaciones. Otra versión lo traduce así: "Un soplo, nada más, es el mortal, un suspiro que se pierde entre las sombras; ilusorias son las riquezas que amontona, pues no sabe quién se quedará con ellas". El salmista, ante esta perspectiva se preguntó: "¿Cual es el propósito de todo esto?" Y continuó diciendo en el versículo 7:

"Y ahora, Señor, ¿qué esperaré? Mi esperanza está en ti".

Aquí vemos que David recurrió a Dios. Estimado oyente, si usted no deposita en El su esperanza, no encontrará un significado en la vida. El versículo 8 dice:

"Líbrame de todas mis transgresiones; no me conviertas en la burla del insensato".

Es que David quería ser un buen ejemplo. Y añadió en el versículo 9:

"Enmudecí, no abrí mi boca, porque tú lo hiciste".

El no quería expresar sus pensamientos a la multitud, porque eran bastantes pesimistas. Dice el versículo 10:

"Quita de sobre mí tu plaga; estoy consumido bajo los golpes de tu mano".

Él estaba sintiendo la disciplina de Dios en su vida, y esa disciplina tenía un propósito. Estimado oyente, ¡cuánto necesitamos tener una perspectiva adecuada de la vida! La tumba no es el objetivo de la vida. La frase del Génesis "Polvo eres y al polvo volverás", no se estaba refiriendo al alma. El ser humano está actualmente realizando un largo viaje y la eternidad se encuentra delante de él. Esto debería crearnos una anticipación gloriosa. Y ahora él finalizó diciendo en el versículo 12, del Salmo 39:

"Oye mi oración, Señor, y escucha mi clamor. No calles ante mis lágrimas, porque forastero soy para ti y advenedizo, como todos mis padres".

Aquí en esta tierra somos solo peregrinos y extranjeros, pero nosotros no lo consideramos así. Queremos instalarnos en un pequeño rincón aquí en la tierra y pensar que ese lugar será permanente. Queremos rodearnos de una falsa seguridad. Debemos decir que lo mejor que podemos ser aquí, es ser peregrinos y extranjeros en esta tierra, y así es con esa actitud que deberíamos vivir nuestra vida. Estamos en un viaje y, como aquellos grandes de la fe mencionados en Hebreos 11:10, esperamos una ciudad cuyo arquitecto y constructor es Dios. ¡Qué bueno es tener esa esperanza en el presente! Y el Salmista dijo, "Mi esperanza está en ti". Escuchemos lo que dijo en el versículo 13:

"Déjame, y tomaré fuerzas antes que vaya y perezca".

Es decir que le pidió a Dios que le permitiera vivir su vida en la tierra de manera que hiciera pensar a hombres y mujeres en la eternidad, y que no viviese de una manera que no apartara a las personas de Dios, sino por el contrario, que las acercase a Dios. Y en cuanto a nosotros, ¿está la gente buscando a Dios debido a la forma en que estamos viviendo? O, ¿se están apartando de Dios? Estamos seguros de que nuestras vidas están haciendo una cosa o la otra.

Llegamos ahora al

Salmo 40

Tenemos aquí dos Salmos mesiánicos que concluyen con esta sección de los salmos. Son salmos mesiánicos, porque fueron citados de esa manera en el Nuevo Testamento. Leamos el primer versículo de este Salmo 40:

"Pacientemente esperé al Señor, y se inclinó a mí y oyó mi clamor"

Este era el Salmo apropiado para seguir al 39. Todos estos Salmos están unidos, así que veremos una nota de continuidad. Hay quienes opinan que este salmo expresa la experiencia de David en su huida de Absalón. Y hasta cierto punto, esto es exacto. Pero este salmo fue citado en el Nuevo Testamento, en la epístola a Los Hebreos de una forma muy destacada. Encontramos aquí que el que celebra en alabanza y agradecimiento la resurrección, el triunfo y la ascensión es el Señor Jesucristo mismo. Este es verdaderamente un Salmo mesiánico, que revela que la muerte de Cristo no fue en ninguna manera una derrota, sino que, por el contrario, fue una gran victoria. Cuando El dijo: Pacientemente esperé al Señor, y se inclinó a mí y oyó mi clamor se estaba refiriendo a Su clamor desde la cruz. Leamos el versículo 2, del Salmo 40:

"y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; puso mis pies sobre peña y enderezó mis pasos".

La agonía y muerte de Cristo fue comparada a un pozo horrible, a una fosa de destrucción. No podemos imaginarnos cuan terrible fue en realidad la muerte de Cristo en la cruz.

"Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos y temerán, y confiarán en el Señor".

Este versículo menciona una nueva canción, de la cual ya hemos oído hablar anteriormente, y es la canción de la redención.

¿Y qué es esto que verán muchos y temerán y confiarán en el Señor? Pues, verán la muerte y resurrección del Señor Jesucristo. Leamos ahora el versículo 4:

"¡Bienaventurado el hombre que puso en el Señor su confianza y no mira a los soberbios ni a los que se desvían tras la mentira!"

Nuestro Señor Jesucristo fue el ejemplo de un hombre que depositó su confianza en Dios, que dejó de lado a los vanidosos y a los que caían en mentira o falsedad. Y dice el versículo 5:

"Has aumentado, Señor, Dios mío, tus maravillas y tus pensamientos para con nosotros. No es posible contarlos ante ti. Aunque yo los anunciara y hablara de ellos, no podrían ser enumerados".

Dios ha revelado lo que Él piensa de nosotros al enviar a Su Hijo a morir en la cruz. Ahora en este pequeño mundo nuestro hay personas que están discutiendo si hay vida en otros planetas o si existen otras clases de criaturas. Existe esa posibilidad, pero de una cosa estamos seguros; y es que en ninguno de esos planetas del espacio habrá una cruz. Solo fue aquí que el Hijo de Dios murió en una cruz. Realmente, podemos hacer nuestras las palabras del salmista en este versículo cuando dijo: Has aumentado, Señor, Dios mío, tus maravillas, y tus pensamientos para con nosotros. ¡Es hermoso ver como la cruz revela el amor de Dios por nosotros!

Leamos los versículos 6 al 9, citados en la carta a los Hebreos:

"Sacrificio y ofrenda no te agradan; has abierto mis oídos; holocausto y expiación no has demandado. Entonces dije: He aquí, vengo; en el rollo del libro está escrito de mí; el hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, y tu Ley está en medio de mi corazón. He anunciado justicia en la gran congregación; he aquí, no refrené mis labios, Señor, tú lo sabes".

En el versículo 6 dice: "Sacrificio y ofrenda no te agrada; has abierto mis oídos". Pero observemos que en Hebreos 10:5 fue citado de la siguiente manera: "Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste, mas me diste un cuerpo". Ahora, ¿se ha cometido aquí una equivocación? Y algunos críticos de la Biblia han dicho que aquí tenemos un error en el texto de la Biblia por la diferencia entre el Salmo 40:6 que dice has abierto mis oídos y Hebreos 10:5 que dice me diste un cuerpo.

El Espíritu Santo es el autor de la Biblia. Escribió el Antiguo y el Nuevo Testamento. Escribió los Salmos y Hebreos, y tiene todo el derecho de cambiar Su propia escritura. Cuando lo hizo, tuvo siempre una buena razón.

Consideremos los antecedentes. En Éxodo 21 se mencionó una ley relacionada con los siervos y sus dueños. Si un hombre llegaba a ser esclavo de otro hombre, al final de un período de tiempo quedaba en libertad. Pero supongamos que durante ese período él se enamoraba y se casaba con una esclava, y la pareja más adelante tenía hijos. Cuando llegaba el momento en que el esclavo podía salir libre, podía hacerlo, pero su esposa e hijos no podían irse con él porque ella era una esclava. ¿Qué podía hacer este hombre? Bueno, como amaba a su amo y a su esposa podía decidir quedarse y no salir en libertad. En ese caso, según Éxodo 21:6, el amo lo haría comparecer ante los jueces, luego lo llevaría a una puerta, o al marco de una puerta, y allí le horadaría la oreja con un punzón. Así, el esclavo se quedaría de por vida con su amo.

El salmista se estaba refiriendo a esta costumbre cuando dijo: has abierto mis oídos. Cuando Cristo vino a esta tierra, ¿se le perforó Su oído? No. A Él le fue dado un cuerpo. Él asumió nuestra humanidad. Se identificó con nosotros cuando se convirtió en un siervo, y se transformó en un sacrificio. Aquí en el versículo 6 dice: "Sacrificio y ofrenda no te agradan". Dios no se deleitó en todos los sacrificios de animales del Antiguo Testamento, pero ellos estaban señalando hacia el sacrificio del Señor Jesucristo

Veamos lo que Isaías 50:5 dijo de este tema: "El Señor me abrió el oído, y yo no fui rebelde ni me volví atrás". Este versículo estaba profetizando la humillación de Cristo, el Siervo, que vendría a esta tierra. Cuando el Señor Jesús vino al mundo fue a la cruz. Su oído no fue "abierto" u horadado. Él recibió un cuerpo, y ese cuerpo fue clavado en la cruz. Pero al resucitar, el tomó un cuerpo glorificado con las señales de los clavos y cicatrices por toda la eternidad para que usted y yo pudiéramos ser presentados sin mancha ni contaminación ante El. Es que El hizo más que tener Su oído perforado con un punzón; el entregó Su cuerpo para ser crucificado porque nos amó y no regresaría al cielo sin nosotros.

Estimado oyente, este es un hermoso salmo mesiánico que revela la crucifixión del Señor Jesucristo, en la que nos reveló Su amor.

Ahora llegamos al

Salmo 41

Este Salmo mesiánico fue escrito por David probablemente en los días en que fue traicionado por Ahitofel, su consejero de confianza. Ahitofel tomó partido por Absalón, hijo de David, cuando el joven encabezó una rebelión contra su padre. Finalmente, Ahitofel se suicidó ahorcándose (2 Samuel 17:23) De esa manera, Ahitofel prefiguró a Judas, el que traicionó a Cristo y fue así citado por el Señor mismo.

Este Salmo 41 comienza con una bendición. Leamos el versículo 1:

"Bienaventurado el que piensa en el pobre; en el día malo lo librará el Señor".

El salmo comienza diciendo Bienaventurado el que piensa en el pobre". Y finaliza diciendo en el versículo 13: "Bendito sea el Señor, el Dios de Israel". La palabra "bienaventurado", como ya dijimos antes, significa "feliz", así que la sección de los Salmos equivalente al Génesis (Salmos 1-41) comienza con la palabra "feliz" y termina con la palabra "feliz".

Observemos ahora la sección del Salmo que lo convierte en un salmo mesiánico. Leamos el versículo 9:

"Aun el hombre de mi paz, en quien yo confiaba, el que de mi pan comía, alzó el pie contra mí".

Jesús citó este versículo como referencia a Judas en Juan 13:18, donde dijo: "No hablo de todos vosotros; yo sé a quienes he elegido. Pero debe cumplirse la Escritura: El que come pan conmigo alzó el pie contra mí. También fue citado por Pedro en los Hechos 1:16. Tenemos algo más, en el versículo 10, que dice:

"Mas tú, Señor, ten misericordia de mí y hazme levantar, y les daré el pago".

Tenemos aquí una referencia a la resurrección. En la sección equivalente de Génesis tenemos la muerte de Cristo, y también Su resurrección. Pero hay que aclarar que la muerte de Cristo sola no salva a nadie. Son la muerte de Cristo y Su Resurrección las que salvan. El apóstol Pablo definió explícitamente el Evangelio en 1 Corintios 15:3-4, cuando dijo: Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras. Sin la resurrección del Señor, no existiría el Evangelio.

Casi todos tienen hoy una opinión del Señor Jesús. En Su día, el les preguntó a los discípulos, como vemos en Mateo 16:13-16: ? ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre? 14Ellos dijeron: ?Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas. 15Él les preguntó: ?Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?16Respondiendo Simón Pedro, dijo: ?Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. ¿Qué opinión de Jesús tiene usted, estimado oyente? En el día de hoy estamos viendo muchas obras en las que se deja a Jesús en la cruz, o en la tumba. Pero la piedra fue quitada del sepulcro y El resucitó de los muertos. Y gracias a la resurrección podemos decir, con el versículo 13:

"¡Bendito sea el Señor, el Dios de Israel, por los siglos de los siglos! ¡Amén y amén!"

Este versículo finaliza con un doble "amén". Significa que Dios dio el último toque en cuanto a nuestra salvación cuando Cristo resucitó de los muertos, ascendió al cielo, y se sentó a la derecha de Dios. Cristo finalizó la obra de la salvación para nosotros. Usted no tiene que añadirle nada. Pero nadie puede anular el contenido del Evangelio omitiendo la Resurrección. Sin ella, no hay Evangelio.

Este es el último salmo de esta sección equivalente al Génesis. Se ha dicho bien que el Génesis es una versión en miniatura de toda la Biblia; es decir, que todas las grandes verdades de la Biblia se encuentran en el Génesis en estado embrionario. De la misma manera, esta primera sección de los Salmos, cubre a todo el libro de los Salmos. Mientras que el libro del Génesis finaliza con un "ataúd" en Egipto", esta sección de los Salmos equivalente al Génesis termina con la nota triunfal de la resurrección.

Copyright © 2001-2016 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados
CONDICIONES DE USO
Estudio bíblico
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)

Compartir

Estudios relacionados

Libros electrónicos

Comentario bíblico de Marcos
Comentario bíblico de Marcos
Descarga gratuita

Estudios en video

Prédica: Juan el Bautista y el bautismo de arrepentimiento
Prédica: Juan el Bautista y el bautismo de arrepentimiento