Estudio bíblico de Jueces

Predicación escrita y en audio de Jueces 16:25-19:30

Jueces 16:25-19

Continuamos hoy nuestro estudio del capítulo 16 de Jueces. Y en nuestro programa anterior dejamos a Sansón en la cárcel, capturado por los filisteos. Continuemos hoy leyendo los versículos 25 al 27 de este capítulo 16 de Jueces:

"Y aconteció que cuando sintieron alegría en su corazón, dijeron: Traed a Sansón para que nos divierta. Trajeron de la cárcel a Sansón y les sirvió de juguete. Luego lo pusieron entre las columnas. Entonces Sansón dijo al joven que lo guiaba de la mano: Acércame y hazme palpar las columnas sobre las que descansa la casa, para que me apoye sobre ellas. La casa estaba llena de hombres y mujeres, y todos los principales de los filisteos estaban allí. En el piso alto había como tres mil hombres y mujeres que estaban mirando el escarnio de Sansón."

Para hacer que su celebración de victoria fuese aún más completa, los filisteos sacaron a Sansón de la cárcel para que les divirtiera. Luego, le pusieron en ridículo. Había como unos tres mil hombres y mujeres mirando como Sansón era atormentado. Veamos ahora lo que hizo Sansón aquí en los versículos 28 al 31 de este capítulo 16 de Jueces:

"Entonces clamó Sansón al Señor, y dijo: Señor, acuérdate ahora de mí y fortaléceme, te ruego, solamente esta vez, oh Dios, para que de una vez tome venganza de los filisteos por mis dos ojos. Asió luego Sansón las dos columnas de en medio, sobre las que descansaba la casa, y echó todo su peso sobre ellas, su mano derecha sobre una y su mano izquierda sobre la otra. Y gritó Sansón: ¡Muera yo con los filisteos!. Después se inclinó con toda su fuerza, y cayó la casa sobre los principales y sobre todo el pueblo que estaba en ella. Los que mató al morir fueron muchos más que los que había matado durante su vida. Y descendieron sus hermanos y toda la casa de su padre, lo tomaron, se lo llevaron y lo sepultaron entre Zora y Estaol, en el sepulcro de su padre Manoa. Y él juzgó a Israel veinte años."

Tres versículos significativos cuentan o resumen la historia de Sansón.

El primer versículo nos da el secreto del éxito de Sansón. Y es el versículo 5 del capítulo 13 de Jueces, que dice: "Pues concebirás y darás a luz un hijo; no pasará navaja sobre su cabeza, porque el niño será nazareo a Dios desde su nacimiento, y él comenzará a salvar a Israel de mano de los filisteos."

El segundo versículo nos da el secreto de la fuerza de Sansón. Es el versículo 25 del mismo capítulo 13 de Jueces. Dice: "Y el Espíritu del Señor comenzó a manifestarse en él en los campamentos de Dan, entre Zora y Estaol."

Y el tercer versículo nos da el secreto del fracaso de Sansón. Y es el versículo 20 del capítulo 16 de Jueces, donde leemos: "Y gritó de nuevo: ¡Sansón, los filisteos sobre ti! Sansón despertó de su sueño y pensó: Esta vez me escaparé como las otras. Pero no sabía que el Señor ya se había apartado de él."

Observemos ahora, aunque parezca sorprendente, el paralelo que hay entre la vida de Sansón y la de Jesucristo. Tenemos primero una comparación:

1. Ambos nacimientos fueron predichos por un ángel.

2. Ambos fueron apartados para Dios desde el vientre de su madre.

3. Ambos eran nazareos.

4. Ambos fueron impulsados por el poder del Espíritu Santo.

5. Ambos fueron rechazados por su pueblo.

6. Y ambos destruyeron a sus enemigos.

Pero hay también un contraste entre la vida de Sansón y la de Jesucristo:

1. Sansón vivió una vida de pecado, mientras que la vida de Jesús fue impecable.

2. En la hora de su muerte, Sansón oró: "Oh Dios, para que de una vez tome venganza de los filisteos por mis dos ojos". Jesús en cambio oró: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen."

3. En la muerte, los brazos de Sansón se extendieron en ira. En cambio en la muerte, los brazos de Jesús se extendieron en amor.

4. Y finalmente, Sansón murió, mientras que Jesucristo vive hoy.

Nosotros podemos aprender algo de la historia de Sansón. El Espíritu de Dios nunca se aparta de un cristiano, eso es cierto. Pero le es posible a usted entristecerle, de modo que usted se halle sin poder, sin fuerza espiritual. Llegó el tiempo cuando el Espíritu de Dios ya no dio más poder a Sansón. En Génesis capítulo 6, versículo 3 leemos: "Y dijo el Señor: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre. . ." Dios dijo esto en los tiempos de Noé. Y esto puede ser cierto hoy en día, en la vida de un creyente. Estimado oyente, si el Espíritu de Dios mora en usted, permítanos decirle que sería muy trágico vivir una vida sin el poder de Dios. No seamos pues, como Sansón.

Y aquí concluye el capítulo 16 de Jueces. Llegamos ahora a

Jueces 17

El tema es la apostasía religiosa. En primer lugar consideraremos

La confusión religiosa en Israel

En los capítulos 17 al 21 de Jueces, se nos presenta la filosofía de la historia que mencionamos al principio de nuestro estudio de este libro de Jueces. La hemos visto ilustrada en los Jueces como el ciclo de la historia que sigue repitiéndose una y otra vez. Comienza cuando Israel está en el momento en que recibe bendición y están sirviendo a Dios. Luego, hay un alejamiento de Dios, hacen lo malo y siguen su propio camino. Después, son vendidos a la esclavitud. En su esclavitud y servidumbre claman a Dios por liberación. Luego, vuelven a Dios y se arrepienten. Dios levanta entonces jueces para librarlos, e Israel una vez más experimenta la bendición y se convierte en un pueblo que sirve a su Dios. Y así, precisamente cuando parece que todo anda bien, pecan otra vez y se apartan de Dios. En total, Israel pasó por siete apostasías. Y tenemos aquí representada la filosofía de su historia. Las naciones suelen seguir este orden: (1) se alcanza una apostasía religiosa; (2) se produce una decadencia moral y (3) surge una anarquía política. Así le sucedió a Israel. El deterioro comenzó en el templo, avanzó llegando hasta el hogar; y por último, se extendió por el estado. Así estimado oyente, es como decae una nación.

En los capítulos 17 y 18 vemos la apostasía religiosa ? la del templo. Este período de apostasía comenzó en la tribu de Dan, que quería extender sus fronteras. Fue otra caída en la idolatría. Todo se remontaba hasta la casa de Micaía y su madre, que le consentía. El sacerdote contratado por Micaía para cuidar de sus ídolos, aconsejó a Dan que continuase con su plan egoísta. Aquellos consejos fueron como el habla melosa de un predicador contratado. Leamos pues los primeros dos versículos de este capítulo 17 de Jueces, que comienzan a hablarnos sobre

La idolatría en Efraín

"En los montes de Efraín vivía un hombre que se llamaba Micaía, 2el cual dijo a su madre: Las mil cien monedas de plata que te robaron, por las cuales maldijiste y de las cuales me hablaste, están en mi poder; yo tomé ese dinero. Entonces la madre dijo: ¡Bendito seas del Señor, hijo mío!"

Micaía fue un ejemplo de un hijo mimado. La madre le había consentido demasiado. Él sabía que su madre había ahorrado algún dinero y decidió robárselo. Su madre, no sabiendo quién había robado el dinero, pronunció una maldición sobre el ladrón. Así que él confesó ser el ladrón, y ella, en lugar de castigarle le felicitó, diciéndole: "Bendito seas del Señor, hijo mío". Ahora el versículo 3 de este capítulo 17 dice:

"Cuando él devolvió las mil cien monedas de plata a su madre, ésta dijo: En verdad, por mi hijo he dedicado el dinero al Señor, para hacer una imagen de talla y una de fundición; pero ahora te lo devuelvo."

Cuando Micaías devolvió el dinero a su madre, ella le dijo que había dedicado ese dinero al Señor para hacer un ídolo tallado y recubierto de plata. Era evidente que ellos habían caído en la idolatría. Así que ella fue y se lo devolvió. Ahora, leamos los versículos 5 y 6 de este capítulo 17 de Jueces:

"Este hombre Micaía tuvo así un lugar donde adorar a sus dioses. Hizo un efod y unos dioses familiares, y consagró a uno de sus hijos para que fuera su sacerdote. En aquellos días no había rey en Israel y cada cual hacía lo que bien le parecía."

Micaía tuvo casa llena de dioses. Su madre proveyó la plata para los ídolos y Micaía proveyó una casa o santuario para ellos. También hizo un efod, que era una prenda que se ponía sobre el pecho del sumo sacerdote, e ídolos familiares para completar el mobiliario de la casa. Luego, para culminar su actuación, consagró a uno de sus hijos para que fuera sacerdote. Los israelitas habían llegado a una situación realmente caótica, expresada en el relato Bíblico con la frase: "cada uno hacía lo que bien le parecía". Ahora, continuemos con los versículos 7 hasta el 10:

"Había un joven de Belén de Judá, el cual era levita y forastero allí. Este hombre partió de la ciudad de Belén de Judá para ir a vivir donde pudiera encontrar un lugar. En su viaje llegó a los montes de Efraín, a la casa de Micaía. Micaía le preguntó: ¿De dónde vienes? El levita le respondió: Soy de Belén de Judá y voy a vivir donde pueda encontrar lugar. Micaía le propuso: Quédate en mi casa, y para mí serás padre y sacerdote; y yo te daré diez monedas de plata por año, vestidos y comida. Y el levita se quedó."

Debió haber molestado un poco a Micaía, el haber hecho sacerdote a su hijo. Por eso, cuando pasó este predicador viajero sin empleo, Micaía lo contrató. Este levita de Belén de Judá llegó a ser entonces el sacerdote privado de la familia, con un sueldo pagado en dinero, ropa y comida. ¡Este levita se convirtió en un sacerdote de una casa llena de ídolos! Continuemos con los versículos finales, versículos 11 al 13 de este capítulo 17 de Jueces:

"Le agradó, pues, al levita quedarse con aquel hombre, y fue para él como uno de sus hijos. Micaía consagró al levita; aquel joven le sirvió de sacerdote y permaneció en casa de Micaía. Entonces Micaía pensó: Ahora sé que el Señor me prosperará, porque tengo a un levita por sacerdote."

Este capítulo ciertamente revela el bajo nivel moral al que la nación de Israel había llegado. Aquí estaba un hombre que creía que simplemente por tener a un levita como predicador, no necesitaba nada más. ¡Cuán trágica fue esa manera de pensar! Sin embargo, Micaía esperaba la bendición de Dios sobre él. Y llegamos ahora a

Jueces 18

El primer párrafo del relato se titula

Idolatría en la tribu de Dan

A los danitas se les había asignado un territorio que estaba ocupado por los poderosos filisteos. Ellos consideraron que necesitaban más espacio para vivir. Recordemos que en aquella época no había rey en Israel y eran tiempos de una confusión total, al no haber ningún tipo de liderazgo. Leamos el primer versículo de este capítulo 18 de Jueces:

"En aquellos días no había rey en Israel. La tribu de Dan buscaba un territorio propio donde habitar, porque hasta entonces no había obtenido su heredad entre las tribus de Israel."

Recordemos que según el libro de Josué ninguna de las tribus tomó posesión de toda la tierra que les pertenecía. Ese fue el caso de la tribu de Dan en el norte. Los danitas tenían un verdadero problema, que llegó a ser tan grave que se fueron a los montes. Leamos ahora el versículo 2:

"Por eso los hijos de Dan enviaron desde Zora y Estaol cinco hombres de su tribu, hombres valientes, para que reconocieran y exploraran bien la tierra. Y les dijeron: Id y reconoced la tierra. Éstos vinieron al monte de Efraín, hasta la casa de Micaía, y allí posaron."

Estos hombres salieron para reconocer y explorar el territorio que la tribu de Dan podía tomar para poder extender y ensanchar los límites de su territorio. Durante sus viajes llegaron hasta la casa de Micaía. Continuemos con los versículos 3 y 4 de Jueces capítulo 18:

"Cuando estaban cerca de la casa de Micaía, reconocieron la voz del joven levita y, llegándose allá, le preguntaron: ¿Quién te ha traído acá? ¿Qué haces aquí? ¿Qué buscas tú por aquí? Él les respondió: De esta y de esta manera ha hecho conmigo Micaía, y me ha tomado para que sea su sacerdote."

Este hombre no era nada más que un predicador contratado. Pero este levita se había avenido a hacer concesiones. Ese era un período de compromiso, de corrupción y de confusión, que han sido las evidencias de la apostasía en cualquier época. Hoy también nos hallamos en un estado de apostasía. Muchos cristianos han hecho concesiones acomodando sus convicciones al entorno que les rodea, llegando así a una situación de corrupción y confusión. El problema es que no regresan a la autoridad suprema, que es la Palabra de Dios, y al Señor Jesucristo, que está revelado en la Biblia. Continuemos pues con los versículos 5 y 6 de este capítulo 18 de Jueces:

"Ellos le pidieron entonces: Pregunta, pues, ahora a Dios, para que sepamos si ha de irnos bien en este viaje que hacemos. El sacerdote les respondió: Id en paz: delante del Señor está el camino en que andáis."

Éste era el habla melosa de un predicador contratado, que estaba diciendo las cosas que a las personas les gustaba escuchar. Los cinco hombres salieron pensando que lo que les había dicho el levita era maravilloso. Y después de reconocer la tierra, volvieron a sus hermanos y les dijeron, en los versículos 9 al 11:

"Levantaos, subamos contra ellos, porque hemos explorado la región y hemos visto que es muy buena. ¿No haréis vosotros nada? No seáis perezosos en poneros en marcha para ir a tomar posesión de la tierra. Cuando vayáis, llegaréis a un pueblo confiado y a una tierra muy espaciosa, pues Dios la ha entregado en vuestras manos; es un lugar donde no falta cosa alguna que haya en la tierra. Entonces salieron de Zora y de Estaol seiscientos hombres de la familia de Dan provistos de armas de guerra."

Los espías dieron un informe bueno, y sugirieron que los danitas debían poseer a Lais. Por tanto, se formó un grupo de seiscientos soldados y llevaron con ellos a sus familias y posesiones. De camino a Lais, se detuvieron en casa de Micaía para robarle sus ídolos y a su sacerdote. Los danitas tomaron a Lais, la quemaron, la reconstruyeron y vivieron en ella. Le pusieron el nombre de Dan. Pasando ahora a los versículos 30 y 31 de este capítulo 18 de Jueces, leemos:

"Allí los hijos de Dan levantaron, para adorarla, la imagen de talla. Y Jonatán hijo de Gersón hijo de Moisés, y sus hijos, fueron los sacerdotes en la tribu de Dan hasta el día del cautiverio de la tierra. Así, todo el tiempo que la casa de Dios estuvo en Silo, tuvieron levantada entre ellos la imagen de talla que Micaía había hecho."

Tenemos aquí una descripción de la verdadera apostasía. Ahora, ¿quién era Jonatán? Bueno, era nieto de Moisés. Ese pueblo se había alejado mucho de Dios. Recordemos lo que Moisés había dicho, hablando de parte de Dios, en Éxodo 20:3, 4, "No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra". Y aquí estaba el nieto de Moisés, un sacerdote, con una imagen. Esto era realmente trágico.

Pasando ahora a

Jueces 19

El período abarcado en los capítulos 19 al 21 es similar al período anterior que revelaba compromiso, corrupción y confusión. Como vimos en la sección anterior, la decadencia de un pueblo comienza con la apostasía religiosa. De ahí se pasa a un segundo paso: la degradación moral, que en este episodio se refiere al hogar y se centra en la tribu de Benjamín, que se metió en una inmoralidad tal que la condujo a la guerra civil. Comenzó con los hombres de Benjamín abusando y por último, matando a la esposa de un levita. Las otras tribus trataron de exterminar a la tribu de Benjamín. Y este período terminó con la corrupción y confusión nacional total, y el libro de los Jueces concluye con las palabras: "En estos días no había rey en Israel; cada uno hacía lo que bien le parecía". Leamos pues, los primeros dos versículos de este capítulo 19 de Jueces:

"En aquellos días, cuando no había rey en Israel, hubo un levita que vivía como forastero en la parte más remota de los montes de Efraín. Había tomado para sí, como concubina, a una mujer de Belén de Judá; pero su concubina le fue infiel, lo abandonó y se fue a casa de su padre, en Belén de Judá, y estuvo allá durante cuatro meses."

Estos versículos nos dan otra idea de la vida de los israelitas en aquel entonces. Ésta es una buena ilustración de los primeros tres capítulos de la carta del apóstol Pablo a los Romanos, capítulos 1 al 3. ¿Puede usted imaginarse a un levita casándose con una mujer como aquella? Bueno, este levita se casó con ella, y como ella era ramera, le dejó y se fue a la casa de su padre. Este levita la siguió, y fue recibido afectuosamente por el padre de ella, y se quedó allí por algunos días. Luego, el levita y su concubina salieron y se dirigieron hacia el norte. Se quedaron una noche en Gabaa, una ciudad de la tribu de Benjamín. Un anciano que era también del monte de Efraín y que vivía en Gabaa, les ofreció su hospitalidad. Aquella noche, mientras su anfitrión les atendía, algunos hombres de la ciudad quisieron abusar del levita. Pero éste, sabiendo que ello implicaría para él la muerte, les entregó a su concubina. Entonces abusaron de ella, y por último la mataron. Quizás pensemos que estos actos horribles no podrían ocurrir en nuestra sociedad, ¿verdad? Pero, en realidad, hay mucho paralelismo entre este relato y mucho de lo que sucede en la actualidad.

Ahora, después que su concubina murió, el levita se puso furioso. Lo que él hizo revela las profundidades a las cuales habían descendido los hombres de aquel tiempo. Este levita cortó el cuerpo de la mujer en doce partes y envió una parte a cada uno de los territorios de Israel, junto con un mensaje contando lo que les había sucedido. La reacción del resto de la nación está registrada en los próximos dos capítulos. Y así estimado oyente, concluimos este estudio del capítulo 19 de Jueces. Solo nos queda reflexionar sobre los extremos y las aberraciones infrahumanas a los que pueden llegar las personas al alejarse de Dios, su creador. En nuestra época, ya quedan pocos eventos que puedan sorprendernos. Y nos estamos acostumbrando a contemplar el horror y el sufrimiento que los seres humanos pueden provocarse entre si, cada vez con menor sensibilidad. Algunos incluso abusan de los miembros más débiles de la sociedad como, por ejemplo, los niños. Solo Dios puede crear esa sensibilidad de pecado y de rechazo hacia esa depravación moral. Solo Dios puede impartir Su naturaleza divina, que puede limpiarnos de los bajos instintos y de las tendencias que se despiertan en nuestra naturaleza humana. Solo Dios puede crear algo nuevo de aquello para lo cual ya no hay esperanza humana. Solo Dios puede, por medio de la obra de Jesucristo en la cruz, transformar a todo aquel que cree, salvándole de la perdición, del pecado y de sí mismo. ¡Es que este rescate requiere un milagro, y solo Dios puede realizarlo!

Copyright © 2001-2014 ( TTB - Thru the Bible, RTM - Radio Transmundial, EEA - Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados - Condiciones de uso
Estudios bíblicos por libros de la Biblia
"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Ti 3:16)
Comentario bíblico de 2 Timoteo